El Pacto que falta: facilidades para los empresarios a cambio de reparto en las ganancias

- Publicidad-

El acuerdo que falta tiene que ser por más trabajo. Los empresarios deben lograr facilidades para contratar empleados, rebajas en las cargas patronales y posibilidad de despedir empleados sin tener que concursar sus empresas. A cambio, los trabajadores deben acceder a una participación justa en las ganancias de las empresas por el sólo hecho de que son una parte fundamental del negocio y de la producción. Sin empresarios y sin trabajadores no existiría la creación de riqueza.

Por lo tanto, es justo que los empresarios disfruten de sus ganancias pero que los trabajadores también participen de ese beneficio. El porcentaje habrá que definirlo en un gran acuerdo y tal vez sea por sectores y según cada actividad.

Se debería eliminar el impuesto a las ganancias en los salarios, pero se pasaría a cobrar un impuesto razonable a la ganancia que cada trabajador percibe como reparto de dividendos, así como los empresarios pagan sus impuestos a las ganancias.

Muchos gremios cobran actualmente un bono por productividad o por ganancias de las empresas. El sistema funciona bien y no hay motivo para que se extienda a la totalidad de los emprendimientos productivos. De ese modo, el trabajador se involucra en la suerte de la empresa y pasa a «ponerse la camiseta» por su producto.

Del mismo modo, el empresario debería dejar de tener una espada de Damocles en el régimen de despidos. Se podría instrumentar así un esquema de «mochila austríaca» en el cual el empleador deposita una parte del sueldo de los trabajadores en un fondo de desempleo, como el que existe actualmente en el régimen de la construcción, donde existe una alta rotación de trabajadores en las empresas.

Precisamente, la clave de la creación de fuentes de trabajo debe ser la posibilidad de rotación entre las empresas. Un trabajador quedaría sin empleo y pasaría a cobrar el seguro del fondo de desempleo pero inmediatamente conseguiría trabajo en otra empresa siempre que la economía favorezca la actividad económica.

Del mismo modo, los empresarios deberían comprometerse por ley a instrumentar un sistema de capacitación para los nuevos trabajadores como manera de promover la cultura del trabajo, tal como en la actualidad lo hacen las empresas Textilcom (indumentaria) o San Ignacio (lácteos) y funciona a la perfección.

Además, el Estado debe instrumentar un rediseño de la oferta educativa con una Agencia Federal de Empleo como la que existe en Alemania que establece el mapa de oficios demandados por las empresas y orienta a los trabajadores sobre capacitaciones a seguir.

Para ello, el Estado diseñaría con las instituciones públicas y privadas educativas que ya existen -fundaciones, ONGs, escuelas de formación profesional, empresas y sindicatos- un sistema de capacitación de nuevos trabajadores en distintos rubros. La novedad es que el Estado podría identificar las distintas demandas del mapa de la producción en los futuros 10 o 20 años y adecuar la oferta educativa.

En el mismo sentido se podrían instrumentar mejoras en las carreras universitarias para atender esas demandas empresariales de los nuevos oficios. Asimismo, el Estado debe investigar y determinar los nuevos oficios del futuro ante la desaparición de muchos viejos oficios por obra de la tecnología: las nuevas formas de producción, el cambio climático y la infraestructura ofrecen un sinfín de nuevos trabajos.

Por otra parte, los empresarios grandes y chicos deberían comprometerse por ley a adaptar sus instalaciones para guarderías de niños para que los empleados, madres y padres, puedan asistir a sus trabajos con la seguridad y la tranquilidad de que sus hijos están en buenas manos, al cuidado de profesionales y de tutores de cero a seis años y con posibilidades de verlos ante cualquier emergencia.

Para el caso de que las empresas sean muy chicas y no tengan recursos podrían acudir a un centro municipal adaptado para el cuidado de chicos. Pero en todos los casos, debería preponderar el concepto de ganar-ganar, en el cual los empresarios ganarían en facilidades de contratación de personal a cambio de que los trabajadores puedan garantizarse un sueldo digno y una participación en las ganancias, que a todas luces merecen por ser parte del proceso productivo.

 

EL GRAN ACUERDO

*Los empresarios deben lograr facilidades para contratar empleados, eliminar la indemnización y reemplazarla por un fondo de desempleo.

*Los trabajadores deben acceder a una participación justa en las ganancias de las empresas.

 

OTROS BENEFICIOS PARA EMPRESARIOS

*Rebajas en las cargas patronales.

*El Estado podría identificar las distintas demandas del mapa de la producción en los futuros 10 o 20 años y adecuar la oferta educativa.

 

OTROS BENEFICIOS PARA TRABAJADORES

*Eliminar el impuesto a las ganancias en los salarios, pero se pasaría a cobrar un impuesto razonable a la ganancia del reparto de dividendos.

*Los empresarios deben garantizar un sistema de capacitación para los nuevos trabajadores como manera de promover la cultura del trabajo.

*El Estado debe instrumentar un rediseño de la oferta educativa con una Agencia Federal de Empleo.

*Los empresarios grandes y chicos deberían comprometerse por ley a adaptar sus instalaciones para guarderías de niños de empleados, madres y padres.

Últimas noticias

Pese al ajuste, el Gobierno aumenta partidas en áreas clave y lanza un plan de ascensos en el Estado

Alberto Fernández avaló la Resolución 53/2022 de Jefatura de Gabinete que dispuso ascensos voluntarios sin los requisitos y por...

En Gualeguay, la Sociedad Rural convocó a los socios para confraternizar y hablar del futuro y del trabajo

La dirección del distrito Entre Ríos de la Sociedad Rural, que conduce Juan Diego Etchevehere, se reunió el sábado...

Más de 130 empresarios, políticos, economistas y ONGs firmaron el «Consenso por la Cultura del Trabajo»

El Movimiento por los Valores de la Argentina consiguió más de 130 firmas y adhesiones al "Consenso por la...

Rita Martinelli, la primera marinera mercante del país no puede trabajar vetada por el SOMU tras resistir un acoso

Por resistirse a un acoso sexual en 2008, la curtida mujer de alta mar no puede entrar en la...

En plena crisis judicial, la Procuración de la Ciudad celebrará el X Congreso Internacional de Abogacía Pública

El procurador Gabriel Astarloa recibirá a más de 2000 abogados ya inscriptos para debatir sobre el derecho público internacional,...

La protesta piquetera se recrudece y la oposición analiza propuestas para terminar con los planes sociales

Alberto Fernández no logra ordenar los planes sociales. Tolosa Paz denunció irregularidades y renunció un funcionario. Se agudiza la...
- Publicidad -

Debe leer

Pese al ajuste, el Gobierno aumenta partidas en áreas clave y lanza un plan de ascensos en el Estado

Alberto Fernández avaló la Resolución 53/2022 de Jefatura de...
- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted