Rita Martinelli, la primera marinera mercante del país no puede trabajar vetada por el SOMU tras resistir un acoso

- Publicidad-

Por resistirse a un acoso sexual en 2008, la curtida mujer de alta mar no puede entrar en la «Bolsa de Trabajo» del sindicato, que debería defender y promover al trabajador. Las empresas armadoras sólo pueden contratar marineros permitidos por el SOMU

La primera marinera mercante del país Rita Susana Martinelli Ibarbangoitia tiene prohibido trabajar, porque el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que debería defender y promover al trabajador, no la acepta en su “Bolsa de trabajo” por un viejo conflicto con un dirigente sindical que le pidió sexo a cambio de empleo en una de las empresas del sector y ella se resistió. La trabajadora, mujer curtida y de amplia experiencia, interpuso un recurso de amparo en 2021 contra el sindicato.

El caso de acoso sexual laboral vulnera todos los derechos de la mujer e implicaría violencia de género. Por lo tanto merecería ser abordado por el Ministerio de la Mujer que dirige Ayelén Mazzina y por el Inadi que conduce Victoria Donda, por un claro caso de discriminación. Ellos deberían hacer cesar este caso de violencia laboral. 

En el sector, las empresas navieras (Armadores) se componen con una parte de personal efectivo y permanente de sus travesías y otra parte de los marineros son los llamados personal de “relevo”. Estos trabajadores se contratan para travesías puntuales.

Son viajes de dos o tres meses de duración porque los que trabajan más de seis meses continuos para el mismo armador, pasan directamente a ser trabajador efectivo dentro de la plantilla. Y los marineros de «relevo» deben ser habilitados por el SOMU a las empresas (armadores) para trabajar. Y Rita Martinelli tiene bolilla negra. 

Rita Martinelli

Los convenios de trabajo marítimos fijan la obligación a los armadores de contratarlos mediante la “bolsa de trabajo” del SOMU, el sindicato que dirigía el controvertido Omar “Caballo” Suarez y ahora Raúl Durdos. La prohibición de trabajar a Rita Martinelli data de la gestión del Caballo Suarez, pero continuó con Durdos.

Esta modalidad de trabajo temporario le otorga un poder discrecional al SOMU que pasa a tener la última palabra en las contrataciones. Sin la venia del sindicato, el marinero no puede ser contratado por el armador.

El manejo de la «bolsa de trabajo» se da en forma opaca y poco transparente para el afiliado, según denunció la marinera vedada en su denuncia. No existe igualdad de oportunidades. Y en este caso también podría encuadrar en violencia de género. La realidad muestra que un grupo afín embarca permanentemente y el resto queda a la espera, sin respetarse orden de prioridades.

Ese poder pasa ser utilizado políticamente como herramienta de disciplinamiento, beneficia a los amigos de la conducción y perjudica a los que son críticos. Los armadores no aceptan al personal sin antes enviarlo al SOMU para su aprobación. El SOMU argumenta que ellos no tienen poder de contrato, pero si ordenan a los armadores a quien deben contratar.

Un currículum brillante en alta mar

Rita Susana Martinelli Ibarbangoitia tuvo un episodio desagradable en 2008 por una propuesta indecente de una autoridad gremial, que la invitó a tener relaciones sexuales para obtener un contrato de ajuste (contrato de trabajo marítimo) y no pudo conseguir ese empleo a través del SOMU. 

La primera marinera mercante del país nació el 5 de enero de 1968 en Santa Rosa, La Pampa. A los 12 años, ingresó en la Escuela Técnica de la Fuerza Armada Argentina en la Base Naval de Puerto General Belgrano. En 1983, con 15 años, se recibió de Auxiliar Mecánico de motores térmicos -clase 2- y la navegación pasó a ser su pasión en la vida.

Trabajó allí como Auxiliar Mecánico, hasta 1989, e ingresó en la Prefectura Naval Argentina, y se destacó en reparaciones en buques y de motores térmicos en dique seco, en la Base Puerto General Belgrano.

En 1993 recibió permiso para navegar como marinera en la pesca, y así fue la primer marinero mujer de pesca en nuestro país. La travesía en ultramar destinada a la pesca es una de las más arriesgadas y rudas que un hombre ha sabido realizar. El aspecto curtido de Rita no la hace menos femenina, pero se mueve en la cubierta de los barcos a la par de los hombres y a veces es más resistente que ellos.

El 10 de diciembre de 1993 embarcó en Ushuaia en el buque “Centurión del Atlántico” a los 25 años, para la empresa pesquera Santa Elena S.A. y trabajó allí durante cuatro años. Fue convocada por distintos armadores y fue formadora de mujeres pesqueras.

Trabajó en las empresas American Sinfus SA, Empresa Patagonia SA, Ibermar SA, entre otras: en planta, cubierta y bodega de buques pesqueros, con un excelente clima de camaradería en todas las travesías. Los muchachos marineros solían tener un solemne respeto por la mujer que les daba lecciones del oficio. 

Un retiro y regreso con acoso sexual

Se retiró de la actividad entre 2000 a 2008 para criar a sus tres hijos. Y al querer reintegrarse en 2008, ya eran otros tiempos, las costumbres machistas y la pérdida por el respeto a la mujer también llegó a las esferas sindicales. Fue entonces que se le cerraron las puertas en el SOMU.

Rita no pudo conseguir trabajo durante toda la gestión del Caballo Suarez. Uno de sus secretarios, según denunció, fue el que le propuso sexo a cambio de un contrato en 2008. Su negativa le cerró toda posibilidad. En 2016, cuando se dispuso la intervención del sindicato durante el gobierno de Mauricio Macri, Rita apenas pudo conseguir un embarque de dos meses.

En diciembre de 2017 hubo elecciones en el sindicato y Rita militó dentro de la corriente de Durdos, que ganó, pero de todos modos no consiguió ningún embarque, pese a que envió innumerables solicitudes y notas. En abril de 2020 le habilitaron un contrato en un remolcador fluvial por tres meses. Luego volvió a solicitar embarque y se le concedió a fin de año 2020 uno por una semana.

La principal propuesta de campaña cuando ganó Durdos fue la de transparentar la “bolsa de trabajo” del SOMU. Dentro del ambiente marítimo, Rita es conocida y tiene predicamento. Sin embargo, la conducción de Durdos también la tiene cruzada, más aún desde que en 2021 inició la acción de amparo que lleva adelante por la democratización de la “bolsa de trabajo”.

La presentación de un amparo judicial

La acción de amparo, con el patrocinio del abogado José Ignacio Murga, está caratulada como “MARTINELLI IBARBANGOITIA, RITA SUSANA c/ SINDICATO OBREROS MARITIMOS UNIDOS (S.O.M.U.) s/ACCION DE AMPARO” (Expte. 31.394/2021) tramita ante el Juzgado Nacional del Trabajo Nº34 a cargo de la jueza María Claudia Jueguen, que la tiene en estudio para dictar sentencia. Con esta acción busca dos cosas:

a) Que el S.O.M.U. de su conformidad frente a armadores para proponer a Rita como postulante para la concreción de un contrato de ajuste.

b) Que se transparente la “bolsa de trabajo” del S.O.M.U. ordenando la publicación de listado de trabajadores en lista de espera, la publicación de listado de pedido de mano de obra por parte de los armadores, publicación de asignación de trabajos y contrataciones, todo ello con giro al Ministerio de Trabajo para su control y seguimiento.

Últimas noticias

En plena crisis judicial, la Procuración de la Ciudad celebrará el X Congreso Internacional de Abogacía Pública

El procurador Gabriel Astarloa recibirá a más de 2000 abogados ya inscriptos para debatir sobre el derecho público internacional,...

Más de 130 empresarios, políticos, economistas y ONGs firmaron el «Consenso por la Cultura del Trabajo»

El Movimiento por los Valores de la Argentina consiguió más de 130 firmas y adhesiones al "Consenso por la...

La protesta piquetera se recrudece y la oposición analiza propuestas para terminar con los planes sociales

Alberto Fernández no logra ordenar los planes sociales. Tolosa Paz denunció irregularidades y renunció un funcionario. Se agudiza la...

Empresarios, sindicalistas y el PRO rechazan que el Gobierno le dará obras millonarias a cooperativas de piqueteros

La Cámara de la Construcción y la Uocra cuestionan el decreto 728, mientras que el diputado Luciano Laspina fue...

Preocupante encuesta sobre la violencia en la escuela y la falta de educación y soluciones para abordarla

El 61,7% de los docentes consultados, mayormente bonaerenses, dijo que sus pares de su escuela sufrieron algún acto de...

El discurso de Cristina Kirchner, los miedos de Alberto Fernández y el nuevo rol de Mauricio Macri

Cristina habla en la UOM. Sus palabras pueden sacudir el tablero político. Las tensiones en el Frente de Todos...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted