Con la ampliación de la Corte, Cristina Kirchner preparó su defensa y buscó el apoyo de los gobernadores del PJ

- Publicidad-

Se rompe el llamado al diálogo con la oposición. La vicepresidenta hará su alegato de defensa en la causa Vialidad con la media sanción que aumenta a 15 miembros el tribunal; los gobernadores podrían nombrar jueces; el dictamen podrá caer en Diputados, pero ahora lo usa ¿Cómo avanza Cristina 2023?

El presidente Alberto Fernández está corrido de la agenda política. La vicepresidenta Cristina Kirchner avanzó este jueves y logró media sanción en el Senado de la ampliación de la Corte Suprema de 5 a 15 miembros: por un lado, preparó el terreno para su alegato de defensa de este viernes en la causa Vialidad donde está acusada de corrupción y envió una advertencia a los jueces y fiscales que pidieron para ella prisión de 12 años; por otro, les ofrendó a los gobernadores del peronismo el potencial control del Poder Judicial.

Con ello, según dijeron a A24.com fuentes del kirchnerismo, Cristina Kirchner buscó asegurarse el apoyo de los gobernadores para revertir su debilidad política y judicial. Pero al mismo tiempo rompió el diálogo al que había convocado a Juntos por el Cambio y a Mauricio Macri, presuntamente inspirada en Cristo luego del atentado del 1ro de setiembre ante sacerdotes y monjas católicos de barrios pobres.

«Rompió todos los puentes de diálogo antes de empezar», señalaron los opositores. La vicepresidenta introdujo por la ventana un debate que no estaba en el contexto de la coyuntura post-atentado.

De todos modos, la media sanción de la Corte podría quedar en una mera pataleta política contra los magistrados, porque la Cámara de Diputados no aprobaría la media sanción del Senado y aun si aprobara la ley el kirchnerismo no tiene los dos tercios para nombrar a los futuros ministros. Pero el regalo para los gobernadores es fuerte.

Un regalo de Cristina a los gobernadores para revertir su debilidad

Según confiaron a A24.com en la Casa Rosada, con la sanción de la ampliación de la Corte Suprema casi todos los gobernadores del PJ podrán designar un representante en el máximo tribunal. “Hoy la Corte tiene dos santafecinos (Horacio Rosatti y Ricardo Lorenzetti), un cordobés (Juan Carlos Maqueda) y un porteño (Carlos Rosenkrantz). Con la nueva corte habría un delegado por cada gobernador, imagínate que es un poder enorme para las provincias y tiene el total apoyo de los gobernadores”, dijo un funcionario a A24.com.

Las provincias peronistas quedarían en postura favorable para cualquier pleito con la Nación, máxime si en 2023 asume un presidente de Juntos por el Cambio. Para la vicepresidenta, en tiempos de debilidad de la economía y con imagen en caída libre en las encuestas, además de causas judiciales comprometedoras, es fundamental tener el apoyo del viejo club de gobernadores del peronismo.

El proyecto de ley que votó ayer el Senado amplia de 5 a 15 los miembros de la Corte Suprema. El país se dividiría en cinco regiones: el NEA, el NOA, el Centro, Cuyo y Patagonia. Cada bloque regional designaría tres representantes por lo cual cada gobernador peronista pondría la mayoría de los 15 asientos.

Desprolijidades de una sesión improvisada e imprevista

La propuesta original era ampliar la Corte a 25 jueces. Tras una propuesta combinada entre el puntano Adolfo Rodríguez Saá, cada vez más K, y el rionegrino Alberto Weretilneck, se redujo a 15. “Las eventuales regiones, la composición final y el método de selección, estarán regulados por un decreto posterior del Poder Ejecutivo”, dijo un allegado al senador kirchnerista Oscar Parrilli a A24.com.

La senadora radical Carolina Losada dijo a A24.com que el oficialismo ni siquiera le envió el dictamen a Juntos por el Cambio, que no había dado quórum hasta que la riojana Clara Vega se sentó en el recinto.

Más allá del favor político a los gobernadores, Cristina Kirchner se hizo un favor a sí misma, pese a que tal vez sea efímero, porque en Diputados no podría prosperar el dictamen. Igual suerte (media sanción en el Senado y entierro en Diputados) tuvieron otros proyectos como las reformas judicial del kirchnerismo y la del Ministerio Público.

El Senado no pudo nombrar siquiera al procurador general de la Nación, cargo que hoy sigue en manos del interino Eduardo Casal. Si no pudo designar al juez Daniel Rafecas en esa silla y tampoco pudo reemplazar a la cortesana renunciada Helena Highton de Nolasco, ¿cómo haría el Frente de todos para designar 11 miembros que faltan en la Corte?

El Senado, la parada previa a su defensa en la causa Vialidad

Pero más allá de que el proyecto no prospere, Cristina Kirchner necesitaba esta media sanción, según confiaron en el Gobierno, para preparar (sin estar presente en el Senado) el alegato de su defensa de este viernes en la causa de Vialidad, donde deberá desarmar la acusación de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola que en la causa de Vialidad pidieron para ella una pena de 12 años de prisión por corrupción y por asociación ilícita.

La media sanción le confiere una espalda política más ancha a la vicepresidenta para demostrar que todavía tiene capacidad de manejar el Senado y condicionar con leyes a los jueces y fiscales de alguna manera. Es un mensaje político: los jueces del Tribunal Oral Federal 2 deben pensar dos veces cómo dictar la sentencia cuando les toque el turno y los tribunales superiores, incluida la Corte, deberían poner las barbas en remojo cuando les toque actuar según las distintas apelaciones.

Cristina Kirchner presume que los jueces no suelen fallar en contra de los funcionarios que preservan cuotas de poder y por eso y por los fueros ella buscaría perpetuarse en una banca en el Senado en 2023.

Cristina maneja la agenda política y hay ministros «entregados»

“La idea de Cristina Kirchner es instalar y convencer a la gente que el Poder Judicial es un problema cotidiano de la gente, porque los fallos judiciales te pueden perjudicar cuando es una justicia antipueblo”, señaló un ministro del Poder Ejecutivo.

Hubo un cambio de clima en el oficialismo. Hace seis meses, el presidente Alberto Fernández no asumía esa agenda judicial de Cristina Kirchner y pulseaba con su propia agenda. Era la época de las crecientes tensiones dentro del Frente de Todos. ¿Se pusieron de acuerdo?

“No exactamente –responde un alto funcionario-, la realidad es que el Presidente y el albertismo están entregados”. Un ejemplo es el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. “Si hubiera una mínima embestida del kirchnerismo, Moroni entrega todo, está harto de Pablo Moyano, que es fogoneado por los K”, dicen en las oficinas más altas de la Casa Rosada.

Fue Pablo Moyano, el jefe del sindicato de Camioneros, quien motorizó el conflicto aún irresuelto con el Sindicato Unico de Trabajadores del Neumático (Sutna), que tiene tomado el Ministerio de Trabajo en el cuarto piso de Callao al 100, bajo las directivas de Alejandro Crespo, que se hizo fuerte en las oficinas con una decena de sindicalistas.

En el Gobierno aseguran que Crespo es un dirigente radicalizado que responde al hijo de Hugo Moyano. Y Pablo tiene el total aval del kirchnerismo duro para tomar el ministerio. Crespo asegura que espera una propuesta seria sobre la paritaria 2021-2022 para los trabajadores que desde febrero no tienen aumento, mientras que argumenta que las empresas ganaron mucho dinero.

El conflicto de los neumáticos no va sobre ruedas

En Trabajo aseguran que el Sutna presiona en verdad por la reducción e la jornada laboral de 8 a 6 horas diarias, pero adicionar dos horas extras (hasta completar 8) pagaderas al 200%. También apuntan que los trabajadores del sector se beneficiaron con un bono por productividad de más de 700 mil pesos.

Moroni tiene orden de dejarlos apoderarse del cuarto piso de Callao al 100 y que sigan teniendo más audiencias con los empresarios además de las 31 que ya celebraron sin resultados. En secreto, Pablo Moyano fue este jueves a hablar con Moroni. El sindicalista parecía el ministro y viceversa.

“Cristina quiere sacarlo a Moroni y su candidato es Pablo Moyano para Trabajo y Pablo se pone el traje”, señalaron fuentes oficiales a A24.com. Pablo Moyano fue también el primero en bajar la manifestación en apoyo de Cristina Kirchner para este viernes cuando la propia vicepresidenta dio la orden. A partir de allí comenzaron a bajarse todos, incluso La Cámpora. Pablo tiene línea directa con Máximo Kirchner.

Otro Moyano, Facundo, tiene a matraer a Kicillof y a Massa

Mientras un Moyano atormentaba a Moroni, su hermano Facundo Moyano, jefe del Sindicato Unico de Trabajadores de Peajes y Afines (SUTPA) hostigaba al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y a un funcionario del ministro de Economía, Sergio Massa. Sobre el final del jueves acordaron la normalización de los peajes, pero en una semana de paro se perdieron 20 millones de pesos diarios. El relato indicó que el conflicto se encaminó gracias al ministro de Trabajo provincial, Walter Correa, pero en realidad también se negoció en el Ministerio de Moroni.

El SUTPA denunció irregularidades en la administración de la empresa AUBASA, que preside Ricardo Lissalde, que responde a Massa y que es funcionario de Kicillof.

En Trabajo señalaron a A24.com que el conflicto real es por el encuadramiento futuro de los trabajadores de SUTPA, que saldrán de las casillas de peajes porque se cobrarán mediante la tecnología de nuevas cabinas.

“Moyano quiere que garanticen la reconversión a esos trabajadores en la administración de las empresas, pero que sigan encuadrados en SUTBA y no pasen al sindicato de empleados de comercio de Armando Cavalieri”, dicen cerca de Alberto Fernández. Otra vez, los Moyano enfrentados a Cavalieri por conflictos de encuadramiento gremial. Se abre así continuamente la grieta entre el sindicalismo kirchnerista y el sindicalismo histórico del peronismo y de la CGT.

También persiste la guerra entre Pablo Moyano y los “gordos” de la central obrera que disputan con Massa el dinero de las obras sociales sindicales. La primera batalla ganada por Máximo Kirchner en esa disputa fue el ascenso de Abel Furlan a la jefatura de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) en lugar de Antonio Caló.

Crece el clamor por Cristina Kirchner y la estrategia de victimización

En ese contexto, el peronismo comenzó a discutir el liderazgo para 2023 y tras las acusaciones del fiscal Luciani y el atentado fallido contra Cristina Kirchner comenzó a crecer el “operativo clamor” para que la vicepresidenta sea la candidata presidencial “como la candidata natural” del Frente de Todos.

La ex presidenta preferiría pelear por una senaduría pero no desactivará ese clamor porque le conviene para mejorar su situación judicial. Los jueces se cuidarían más ante una dirigente con poder emanado del peronismo, supone. En ese contexto se inscriben los rumores de la suspensión de las PASO para 2023. Por ahora, el Gobierno asegura que no la impulsará y que no están los votos en el Congreso, como tampoco están para la Corte pero avanzan igual.

En la reunión secreta de la vicepresidenta con el senador José Torello, quedó claro que no se iban a modificar las PASO. Eso fue hace un mes. El Presupuesto 2023 previó los recursos para hacerlas y en la Casa Rosada dicen que no se eliminan. Sólo los gobernadores presionan públicamente para eso. “En verdad para avanzar en esa idea se verá como queda Cristina después de su alegato de defensa y de la definición de la causa vialidad, y de la sentencia”, señalan en Balcarce 50.

Massa se baja de su proyecto de 2023 para enfocarse en la economía

Cualquier condena judicial, le servirá para agitar la victimización ante la sociedad y denunciar una supuesta “proscripción” política hacia 2023. Y con ello la vicepresidenta buscará la solidaridad de su electorado perdido. Por ahora, las victimizaciones no le dieron resultado en las encuestas.

Por las dudas, Sergio Massa se bajó de la candidatura presidencial en estas horas. Ordenó a sus voceros desactivar cualquier versión de que tiene un proyecto político para 2023. “Massa se corrió de 2023, no piensa en eso, puede ser en 2027. Ahora quiere abocarse a la gestión y a los problemas y cumplir su trabajo”, dijo un funcionario de su estrecha confianza a A24.com.

El ministro de Economía sabe que si tiene éxito será una figura en ascenso, pero no lo promoverá. Tiene confianza en revertir la crisis, pero sabe que su propia candidatura presidencial podría conspirar contra el objetivo: todos sus interlocutores actuarían de distinta manera ante un ministro fuerte que ante un candidato. Quiere despojarse del título de candidato. Considera que ese es un requisito para su éxito en la gestión.

¿Qué pasaría en junio cuando haya que definir las candidaturas? Falta mucho tiempo, pero por ahora no se subirá. De paso, dejará la cancha liberada para que Cristina Kirchner haga su jugada política y en última instancia ella y el peronismo designarán a un candidato y si es él tendrán que convencerlo. Los candidatos presidenciales en la Argentina aparecen a último momento antes del cierre de listas.

 

Últimas noticias

Lejos del diálogo, Cristina Kirchner buscará ampliar la Corte Suprema y amedrentar a los fiscales y jueces

La vicepresidenta quiere demostrar que aún puede diluir el poder de la Corte como mensaje a los jueces que...

El 4 de octubre se firmará el «Consenso por la Cultura del Trabajo» en el Club del Progreso

El Movimiento por los Valores de la Argentina ofrecerá firmar a todos los que adhieran el «Consenso por la Cultura...

El otro ajuste: Sergio Massa le trasladó al Congreso la facultad de eliminar beneficios impositivos por $ 3,6 billones 

  La ley de Presupuesto 2023. En una separata, Massa le informó al Parlamento que existen privilegios a sectores económicos...

Presupuesto 2023: ajustes del gasto, dólar, tasas y el consumo, salida del cepo y de la restricción de importaciones

El Plan oculto en un año electoral. Recortarán subsidios económicos a las industrias y sectores privilegiados, además de gas,...

El Movimiento por los Valores inauguró en Pilar el curso de formación actitudinal con Proyectar y la UAI

El Movimiento lanzó el Primer Curso de Cultura del Trabajo y Habilidades Actitudinales. Lo instrumentaron la fundación Proyectar y...

Sergio Massa y «Wado» de Pedro, las dos patas de una receta que el kirchnerismo siempre resistió

Ajuste y acuerdos con la oposición. Con Alberto Fernández, al margen de la agenda, Massa acumuló las fotos con...
- Publicidad -

Debe leer

Lejos del diálogo, Cristina Kirchner buscará ampliar la Corte Suprema y amedrentar a los fiscales y jueces

La vicepresidenta quiere demostrar que aún puede diluir el...

El 4 de octubre se firmará el «Consenso por la Cultura del Trabajo» en el Club del Progreso

El Movimiento por los Valores de la Argentina ofrecerá firmar...
- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted