Alberto Fernández le pidió a Silvina Batakis mostrar continuidad con Guzmán, pero ella responderá al Instituto Patria

- Publicidad-

El Presidente prefirió ceder ante Cristina Kirchner antes que ante Sergio Massa. En el peronismo, consideran que la vicepresidenta ganó la pulseada y maneja todo el poder. ¿Cómo congeniar continuidad con kirchnerismo?

La crisis que se incubaba en el Frente de Todos se desencadenó el fin de semana. El presidente Alberto Fernández prefirió este domingo rendirse ante la vicepresidenta Cristina Kirchner antes que ante el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Por eso le tomó juramento este lunes a Silvina Batakis como ministra de Economía, y le dio la instrucción de mostrar una continuidad de la gestión del ministro saliente Martín Guzman, pero con un discurso y una lealtad total hacia el Instituto Patria y la vicepresidenta. De esto y otros temas hablaron el Presidente la vicepresidenta en la comida que tuvieron anoche en Olivos.

La nueva ministra deberá demostrar la cuadratura del círculo. “Batakis mostrará continuidad, señaló que cree en el equilibrio fiscal y que seguirá con la segmentación de tarifas. Pero responderá a la vicepresidenta”, señalaron altas fuentes del oficialismo a A24.com. En esa contradicción consistirá el futuro de la ministra: ser Guzmán y Cristina al mismo tiempo.

Ver nota completa en A24.com

https://www.a24.com/politica/a-quien-responde-silvina-batakis-la-duda-que-desvela-al-peronismo-e-inquieta-los-mercados-n1028320

Según funcionarios del albertismo puro, fue la propia Cristina Kirchner quien le bajó el pulgar a Massa como jefe de Gabinete, una idea que éste venía barajando con el Presidente desde hace dos semanas, según adelantó A24.com la semana última. Y fue Cristina Kirchner la que le levantó el pulgar a Batakis. Y Alberto Fernández le pidió en Olivos este lunes por la mañana dar señales de continuidad con Guzmán.

Alberto prefirió rendirse ante Cristina antes que a Massa

En la noche del domingo estaba todo listo para que Massa asumiera como jefe de Gabinete y Marco Lavagna como ministro de Economía. “Fue Cristina quien le bajó el pulgar porque Massa se quedaba con todo el poder, con el equipo económico, la AFIP y el Banco Central”, reveló anoche un alto funcionario a A24.com.

Eso fue lo que reclamó Massa en lo peor de la crisis. ¿Alberto Fernández aceptaba a un Massa con todo el poder? «Alberto no tenía margen para negarse», dijo un funcionario albertista. Fue Cristina quien lo vetó a Massa.

El nombre de Batakis fue convalidado por la propia Cristina. La ministra trabajaba como secretaria de Provincias con el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, leal como nadie a la vicepresidenta. Cristina Kirchner despedazó en diez minutos lo que Alberto Fernández y Massa habían negociado 24 horas.

Si bien el nombre de Batakis para Economía fue propuesto por el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y por el canciller Santiago Cafiero, y mantiene una buena amistad con el asesor Juan Manuel Olmos, Batakis responde al kirchnerismo duro. Su ámbito de pertenencia es el Instituto Patria.

¿Cómo fue que Alberto accedió a consultar con Cristina?

Alberto Fernández no quería consultar con Cristina Kirchner el nuevo formato del gabinete. Pero había un motivo ineludible para hablar con ella. Si Massa iba a jefatura de Gabinete, pensaron en que el actual jefe de Gabinete, Juan Manzur, debía pasar al Ministerio del Interior, para lo cual había que correr a Eduardo “Wado” De Pedro al Ministerio de Justicia, donde hoy está Martín Soria, kirchnerista.

Había que tocar, por lo tanto, a dos kirchneristas puros: De Pedro y Soria. No consultar con Cristina Kirchner hubiera garantizado que la vicepresidenta boicotearía el plan e iba a pasar al ataque apenas asumieran Massa y Marco Lavagna.

Tanto la secretaria legal y Técnica, Vilma Ibarra, como el secretario general, Julio Vitobello, el asesor presidencial Juan Manuel Olmos y también Massa, insistieron a Alberto Fernández para que hablara con Cristina Kirchner. También fue clave la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. En diez minutos, la vicepresidenta derrumbó el plan.

Massa había intentado durante horas comunicarse al mediodía con Cristina Kirchner, pero sólo pudo hablar con el hijo y diputado Máximo Kirchner.

Massa fue por todo y, por ahora, se quedó sin nada

Massa y Alberto Fernández durante la tarde del domingo, habían consultado a los economistas Marín Redrado y Emmanuel Alvarez Agis. Redrado puso como condición la aprobación de cuatro leyes para equilibrar la economía. El Presidente no se las pudo garantizar: “El Senado lo maneja Cristina”, le recordó. Redrado declinó en el acto. Alvarez Agis, directamente, rechazó la oferta.

La tercera opción fue la de Marco Lavagna. Massa quedó muy golpeado: había ido por todo y quedó sin nada. Pero no se descarta que ante una nueva crisis de gabinete, su propuesta de conducir la economía con un comando unificado sea inevitable. Pero quizás sea demasiado tarde. Son análisis que aún se hacen en el poder.

Entre los allegados al presidente de la Cámara de Diputados aseguraron que Massa permanecerá en ese cargo y confirmaron que pidió ser jefe de Gabinete, con el equipo económico a su cargo, más el manejo de la AFIP y del Banco Central. Como Cristina Kirchner no lo concedió, seguirá en Diputados.

Los mercados y el peronismo creen que se impuso Cristina

Tal es el poder que tendrá Cristina Kirchner sobre Batakis, según coinciden en la Casa Rosada, que la vicepresidenta se dio el lujo de no ir a la jura como ministra. Ahora, los mercados esperan a comprobar las primeras medidas efectivas de Batakis más allá de sus declaraciones ambiguas. Por ahora, hay demasiada incertidumbre más allá de sus dichos. Consideran que obedecerá a la vicepresidenta.

En el peronismo, según pudo saber A24.com, hicieron una lectura política de toda la crisis. Luego de meses de confrontación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, la contradicción se resolvió: manda la vicepresidenta. “Ya no hay más un gobierno bicéfalo, ahora es unicéfalo. Es cristina”, dijo un gobernador de los que hablan con ambos.

Entre los operadores económicos, el nuevo escenario causa una profunda preocupación y se descuenta una nueva crisis inminente. Los brokers de bolsa y de las finanzas visualizan una degradación constante del Gobierno. Consideran que el desbarajuste fiscal, cambiario y monetario es demasiado grande.

Pero a eso se agrega una crisis política interna en el oficialismo que no parece tener final. “El Presidente quedó desfigurado. Cristina mirando por televisión por 24 horas lo que el Presidente y Massa hacían y en los últimos diez minutos entra y le rompe todo”, dijo un conocido analista económico internacional.

Crecen las incertidumbres en los sectores económicos

Ahora crece un serio problema de desconfianza de operadores y brokers financieros y Batakis agrega una dificultad, porque sus antecedentes no son de alguien que agrave el problema pero tampoco garantiza que lo pueda resolver.

“Ante la dificultad que hay, tenemos más de lo mismo. Yo no sé cuánto aguanta la opinión pública, cuánto aguanta la calle. Si hay más inflación y dólar más alto se agrava la inflación”, señalaron. Los diputados del PRO Gerardo Milman y Luciano Laspina pronosticaron una inflación para julio del 10%. Los comercios, las fábricas, las empresas y el turismo no operaron ayer porque no tenían precios por la incertidumbre del tipo de cambio.

Por pedido del Presidente, Batakis intentó mostrar continuidad

En ese contexto de incertidumbres, Batakis intentó llevar algo de calma: “Creo en el equilibrio fiscal, vamos a seguir el programa económico que el Presidente viene marcando”, dijo la nueva ministra al enfrentar a los periodistas en la Casa Rosada apenas después de haber jurado su nuevo cargo.

Señaló que buscará “la consolidación del programa económico”. Anticipó luego en declaraciones al canal oficialista C5N que “hay planificar el uso de los dólares” y continuar “la segmentación de tarifas”. Pero al mismo tiempo señaló que el Estado no tiene por qué tener superávit, aunque indicó que tiene que haber un sendero al equilibrio fiscal. Y recitó el manual kirchnerista de que “el motor de la economía es el consumo”.

“La segmentación se mantiene”, dijo Batakis. Y señaló que “es necesario que aquellos que tienen capacidad de pago se hagan cargo por completo del costo de las tarifas”. En esto hay un punto de conflicto con el kirchnerismo.

Nadie sabe si se enfrentará al kirchnerismo en Energía

Nadie en el gobierno podía asegurar este lunes que Batakis pueda lidiar con los funcionarios kirchneristas de la Secretaría de Energía, con Darío Martínez a la cabeza, que se opusieron al aumento de tarifas y fueron casi la clave de la salida de Guzmán, que tuvieron apoyo de Cristina Kirchner, y que fueron ratificados por el Presidente.

En ello Batakis intentó mostrar una continuidad con Guzmán. Pero no está claro cómo se compatibilizará eso con una buena relación con la vicepresidenta. Los funcionarios miran desconcertados ante la pregunta.

De hecho, todavía este lunes los allegados a Guzmán seguían diciendo que la causa principal de su renuncia fue que no tenia todas las herramientas de política económica -tarifas, política monetaria y cambiaria- y con un sector en contra (el kirchnerismo) y poniendo palos en la rueda constantemente no podía gestionar. Eso mismo dijo Guzmán en su carta de renuncia, donde recomendó un acuerdo político en el Frente de Todos para que el futuro ministro tenga poder.

Un manual de buenas intenciones, que no saben si se cumplirá

Batakis ensayó sus primeros lineamientos, que nadie sabe si cumplirá. “El rumbo de Argentina tiene que ver con el manejo fiscal de nuestras cuentas y lograr que el país tenga más exportaciones, revalorizar nuestra moneda, generar más fuentes de trabajo en todo nuestro país con una mirada federal», dijo la ministra.

También se pronunció en favor de «liberar los recursos enormes que tiene nuestro país». Y señaló: «Esa va a ser la tarea y es lo que me pidió el Presidente. Vamos a continuar el programa económico, creo en el equilibrio fiscal, ese es el camino”. Un economista señalaba que los postulados son impecables, pero la duda está en la instrumentación.

Sus primeros agradecimientos fueron para Cristina Kirchner, para Wado De Pedro y para el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, su mentor cuando ella fue ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015. Ahora están bajo la lupa sus primeros pasos y cómo congeniará la continuidad económica con su obediencia al kirchnerismo.

Últimas noticias

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...

Compañía Sud Americana de Dragados, presente en la Rural como aliado estratégico de la agroindustria en la Hidrovía

La Compañía Sud Americana de Dragados, filial local del grupo internacional Jan De Nul, líder en obras de dragado,...

Con la parsimonia habitual, la Casa Rosada analiza sumar a Massa al Gabinete y crear un «dólar-campo»

El presidente se demora en tomar decisiones. Sectores internos le piden que sume a Sergio Massa al Gabinete. La...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted