Los amagues de Macri para competir en 2023 enardecieron la pelea interna en el PRO con Larreta y con Bullrich

- Publicidad-
Larreta y Bullrich sienten malestar por la irrupción del ex presidente y por sus fotos con dirigentes de otros partidos. ¿Cuál es la bronca que crece con el radicalismo?

La irrupción de Mauricio Macri como posible competidor en las presidenciales de 2023 enardeció la pelea interna del PRO. También disparó el nerviosismo explícito de los precandidatos ya lanzados a la carrera Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, que entre ellos compiten y discutieron anoche sobre el dilema “grieta” o “no grieta” en la comida de la Fundación Libertad en Parque Norte.

Rodríguez Larreta pidió cerrar la grieta y hacer un acuerdo amplió para ganar y poder imponer un programa. Patricia Bullrich contrapuso que “el medio es la decadencia”. Y Macri pareció darle un giño a la presidenta del PRO cuando pidió no ser “políticamente correctos”.

Por la tarde, Macri y todos los máximos jefes del PRO se reunieron en el restaurant El Dorado de Puerto Madero para “marcarle la cancha” a la UCR, que en la Cámara de Diputados respaldó proyectos de ley como la de HIV y Cannabis, que aumentan el gasto, crean impuestos y más organismos públicos. Se propusieron ser más firmes en no permitir la suba de impuestos, de gastos y nombramientos.

En el PRO temen que la UCR le dé la razón a Milei

“Si la UCR sigue aumentando el gasto, nos va a ganar Javier Milei con su discurso de bajar el gasto de la casta política”, señaló un dirigente del PRO a A24.com durante la comida de la Fundación Libertad que preside Gerardo Bongiovanni. Macri y Patricia Bullrich sienten que la UCR les marcó la agenda hace dos semanas cuando forzó un veto a Milei para ingresar a Juntos por el Cambio.

Si bien en este punto Larreta está cerca de la UCR -no lo quiere a Milei- todo el PRO, en su conjunto, considera que hay que limitar al radicalismo en su capacidad de imponer una agenda estatista. En esto coinciden desde Larreta hasta Bullrich.

En la comida de la Fundación Libertad, los invitados estelares eran el escritor y premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y el ex presidente de Uruguay José María Sanguinetti. Pero el encuentro al que asistieron unas 2000 personas terminó siendo parte de la puja interna de Juntos por el Cambio.

El senador Alfredo Cornejo se desmarcó de la impronta estatista del radicalismo y dijo que en Mendoza él redujo a la mitad la planta permanente de la gobernación. Cornejo aparece en los últimos días muy cerca de Macri con un discurso más ortodoxo.

En esas fotos aparece Miguel Pichetto, del Peronismo Republicano, que lanzará este viernes 13 su candidatura presidencial en Parque Norte. No pocos en Juntos por el Cambio hablan de una posible fórmula Macri-Cornejo o Bullrich-Cornejo, más allá de que el mendocino supo tener fuertes disputas con el ex presidente. Otros reemplazan a Cornejo por Pichetto. En ese lote están los íconos «halcones» contrapuestos a Larreta.

Macri candidato 2023 puso nerviosos a Larreta y Patricia Bullrich

Pero en la comida, entre las mesas, se conoció el dato político del momento en el PRO. La irrupción de Macri en la carrera presidencial –que definirá en marzo según las encuestas- enerva a Rodríguez Larreta y a Patricia Bullrich. “Ellos están nerviosos porque si Macri da señales no les deja armar y conseguir aliados en el país”, señaló un ex ministro de Macri a A24.com.

En el bunker de Larreta se desentienden ante la consulta de A24.com: «Todavía ninguno se lanzó como candidato y cada uno hace su juego, todavía no hay nada definido y falta mucho».

“El problema que ven es que Macri tiene consenso dentro del PRO pero un techo muy bajo afuera y tendrá que apoyar a Larreta, a Bullrich o quizás elija a una distinta, como María Eugenia Vidal”, señaló enigmática una fuente macrista. El juego de Macri no lo conoce ni él mismo, todavía.

«Macri ya no es nuestro jefe político», dicen en los pasillos del PRO

En el campamento de los dos candidatos en carrera admitieron a A24.com el malestar que genera la indefinición de Macri que durará hasta marzo. “Macri ya no es nuestro jefe político. Si él juega, Horacio y Patricia lo van a enfrentar”, señaló una fuente. Algo de eso se notó en la comida de la Fundación Libertad. Macri fue escuchado como un ex presidente, pero su intervención no despertó tanta expectativa como antaño en esas mesas.

Se presenta un problema, entre tantos: las PASO son una competencia entre partidos políticos dentro de un frente y cada partido debe presentar un candidato. Está por verse si es legal que el PRO, que es un partido, puede presentar tres candidatos. En ese caso, cada postulante deberá conseguirse un partido. ¿Quién llevaría los colores del PRO?

“En ese caso hay que hacer una interna antes para definir el candidato de PRO o una suerte de ley de lemas en las PASO”, señalaban entre las mesas de Parque Norte. Señal de que la competencia presidencial es lo único que importa en estos días.

Larreta hizo un discurso de lanzamiento; Bullrich lo cruzó con la grieta

En medio de ese nerviosismo, se cuela la disputa entre “halcones” y “palomas”. Rodríguez Larreta buscó hacer un discurso de lanzamiento presidencial en la Fundación Libertad y se presentó por primera vez como candidato casi formal. Hasta vistió de traje y corbata, abandonando la remera negra.

El jefe de gobierno porteño enumeró una serie de premisas económicas como la estabilización económica, la reducción del gasto y del déficit, de la inflación y mencionó la necesidad de hace “un acuerdo del 70% del electorado y los dirigentes” y de “cerrar la grieta” entre el peronismo y la oposición.

Pero Patricia Bullrich hizo un discurso más encendido, con tono de campaña, en el que terminó diciendo que “no hay medias tintas”, y “no hay que jugar al medio, el medio es la continuidad de la decadencia y la grieta no es un invento de esta coalición” sino del Gobierno “que ve como enemigos a los que quieren el progreso”. Su discurso recibió fuertes aplausos.

Macri se puso del lado de los «halcones» y pidió «no evitar conflictos»

Rodríguez Larreta había reclamado “agallas para dialogar” mientras Macri pidió “no evitar los conflictos ni ser políticamente correctos”. A muchos les sonó a una inconfundible autocrítica de su propio gobierno. El propio Macri se arrepiente de haber evitado conflictos al no bajar el gasto público y optar por el gradualismo impulsado por el ex jefe del Gabinete Marcos Peña y su asesor de campaña Jaime Duran Barba.

En la actualidad, Macri es más “halcón” que “paloma”. Quienes lo conocen aseguran que si el ex presidente entrevé que tiene chances de llegar a un ballotage se lanzará a la carrera presidencial. “Pero si no ve ninguna chance, se va a retirar como el gran elector porque tiene el 99% del electorado del PRO, aunque afuera tenga un techo bajo”, señalan en el macrismo.

Quien mira expectante su juego es María Eugenia Vidal, quien corre de atrás, pero guarda la secreta esperanza de que el ex presidente ahora convertido en halcón necesite una figura moderada y disruptiva para apoyar como jefe político que respalde a una candidata moderada.

Algo parecido al modelo aplicó hizo Cristina Kirchner en 2019 al elegir a Alberto Fernández como candidato presidencial porque ella generaba un amplio rechazo en la sociedad, pero sin estar dentro de la fórmula presidencial en el caso de Macri.

Una foto con Vargas Llosa en Los Abrojos desató la bronca en PRO

Según pudo saber A24.com, la gota que colmó la paciencia de muchos en el campamento de Rodríguez Larreta y de Patricia Bullrich fue la foto que Macri difundió el fin de semana último en su quinta de Los Abrojos, donde ofreció un almuerzo a Mario Vargas Llosa y a la diputada del Partido Popular Cayetana Alvarez de Toledo. “Fue una señal a la interna”, dicen en el PRO.

El dato que molestó a los larretistas y bullrichistas fue que Macri no convocó para ese almuerzo ampliamente difundido en la prensa a nadie del PRO, excepto el reaparecido Fernando De Andreis, su histórica mano derecha y ex secretario general de la Presidencia durante el gobierno macrista (2015-2019).

Los otros dirigentes políticos invitados eran Cornejo; el líder del Peronismo Republicano, Miguel Angel Pichetto, y el senador provincial de Juntos por el Cambio, Joaquín De la Torre, jefe político y ex intendente de San Miguel. “No llevó a nadie del PRO y buscó demostrar que se reúne con quien quiere y que tiene capacidad de hacer alianzas. Asi le fue y así le va a ir”, dijo enardecido un ex funcionario de otros sector de PRO.

Se propusieron bloquear las ideas estatistas de la UCR

En el almuerzo de este lunes en Puerto Madero, Macri, Larreta y Patricia Bullrich coincidieron con toda la cúpula del PRO en bloquear las iniciativas del radicalismo que impliquen crear o subir impuestos, gastos y nombrar nuevas estructuras.

Además de ellos participaron De Andreis, el jefe del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo, el de senadores Humberto Schiavoni, el ex senador Federico Pinedo, el ministro de gobierno porteño, Jorge Macri, y los diputados María Eugenia Vidal, Diego Santilli y Federico Angelini.

“Hay mucha calentura con los radicales porque la ley de cannabis el jueves último fue votada por el bloque de la UCR y los que la rechazamos fuimos solo el PRO y el bloque de Evolución UCR”, dijo un diputado nacional en la comida de la Fundación Libertad. Esa ley crea una Agencia estatal con seis secretarías y constituye un nuevo impuesto a los productores.

“Lo mismo ocurrió con la ley de lucha contra el HIV”, se indignó otro dirigente macrista. En ese sentido, los dedos acusadores apuntan al presidente de la UCR y gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que habría bajado la orden a sus diputados. “Finalmente, los radicales nos meten siempre en la agenda estatitsta y nos marcan la cancha. Ahora tenemos que marcarle nosotros la cancha a ellos”, señaló un dirigente halcón del PRO, que comulga con Macri y Patricia Bullrich.

 

 

 

 

Últimas noticias

El Gobierno invita a Cristina Kirchner a ser parte de las decisiones y se descongela el hielo en el Frente de Todos

Uno de los ministros más duros del albertismo fue elogioso con la vicepresidenta. Gestos amigables, tensiones en baja y...

Una jueza de Salta le aplicó un «bozal legal» a un exdiputado por criticar a una médica que hace abortos

Andres Suriani fue condenado a no emitir sus opiniones en contra del aborto porque fue considerado como "violencia de...

Juan Diego Etchevehere: «En Paraná, la Rural comenzará hablar del protagonismo que debe tener la sociedad civil»

El director de la sección Entre Ríos de la Sociedad Rural explicó cómo será el encuentro "Protagonistas de una...

Inflación 6%: el paper secreto que Martín Guzmán hizo circular en la Rosada para «tranquilizar la economía»

El documento plantea los principales lineamientos para bajar la inflación gradualmente. "No será un efecto inmediato o de única...

Los amagues de Macri para competir en 2023 enardecieron la pelea interna en el PRO con Larreta y con Bullrich

Larreta y Bullrich sienten malestar por la irrupción del ex presidente y por sus fotos con dirigentes de otros...

Alberto Fernández espera el discurso de Cristina Kirchner en Chaco: ¿Se puede romper el Frente de Todos?

El Gobierno deslizan que la vicepresidenta busque irse de la coalición. En La Cámpora dicen que solo buscan un...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted