Inflación: Alberto Fernández prepara un nuevo IFE y paritarias que le ganen a los precios

- Publicidad-
Preparan un salario universal para trabajadores no sindicalizados y beneficiarios de planes sociales con financiamiento de las alimenticias. Convalidarían paritarias que ronden el 60% y le ganen a la inflación anual.
En medio de la convulsión política por la difusión del índice de inflación de marzo del 6,7%, el gobierno de Alberto Fernández apura un proyecto de ley para crear un nuevo Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para trabajadores no sindicalizados, informales, monotributistas y beneficiarios de planes sociales. Sería financiado por parte de las ganancias extraordinarias de los productores de alimentos, a los cuales la Casa Rosada tiene siempre en la mira. En el Gobierno prefieren llamarlo «salario universal».

Por otro lado, para los sectores formales y sindicalizados, la Casa Rosada alentará paritarias que le ganen a la inflación, por lo cual se acercarían a un piso de 60%, que es el índice de precios previsto para 2022 puertas adentro del Gobierno. Además, el ministro de Economía, Martín Guzmán, quiere mayor regulación de precios, reducir el gasto y la emisión.

Según pudo saber A24.com de fuentes oficiales, el nuevo IFE sería una manera de equilibrar la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos de los sectores no sindicalizados y más necesitados y de licuar el costo político del anuncio del miércoles último del nuevo índice de precios al consumidor (IPC) del Indec. Por eso también se busca alentar las paritarias al 60%.

El módico consuelo del ministro de Economía, Martín Guzmán, consiste en que el 6,7% del mes de marzo se transformará en un 5% en abril, con una tendencia a la baja. Guzmán ahora estudia el nuevo IFE.

«Tendremos que convivir con los piquetes hasta que haya trabajo»

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, no pudo llegar a un acuerdo con la Unidad Piquetera que pide más planes Potenciar Trabajo. No aceptan reforzar los programas alimentarios y los planes de producción de alimentos para dar trabajo a emprendedores pequeños.

“Va a seguir habiendo marchas y piquetes, hasta que haya laburo, tenemos que convivir con ellos”, dijo a A24.com un funcionario del entorno del Presidente muy vinculado a movimientos sociales. “No daremos más planes. Es como dar droga, hay que dar trabajo”, señaló. El Gobierno asume que perdió el control de la calle.

Pero el nuevo IFE sería también una manera de acercar posiciones con la vicepresidenta Cristina Kirchner, en medio de la guerra interna contra el Presidente. Es parte de su menú de recetas para recuperar el consumo y el poder adquisitivo.

El IFE, que sería por ley del Congreso, estaría destinado a trabajadores informales, monotributistas y beneficiarios de los planes Potenciar Trabajo y de la Asignación Universal Por Hijo, entre otros planes sociales. Y se otorgaría durante la duración de la guerra Rusia Ucrania y mientras sigan subiendo el precio de los alimentos y de la inflación en general.

Los detalles están todavía en estudio en el equipo económico del oficialismo. Sería mediante un proyecto de ley que debería sancionar el Congreso en acuerdo con la oposición.

Guzmán cuida las metas del acuerdo con el FMI, que las revisará en mayo

Guzmán debe garantizar el cumplimiento de las metas del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, cuya primera revisión será en mayo. El proyecto pretende ser una manera de acercar posiciones entre Guzmán, el Presidente y la vicepresidenta. Aunque Cristina Kirchner no quiere saber nada con que continúe Guzmán.

Para no tocar el gasto público, el nuevo IFE no se financiaría con las partidas del Presupuesto ni con emisión monetaria, como en la pandemia de Covid 19. En esta oportunidad se echaría mano de un aporte extraordinario del sector privado. No está claro si sería un aporte por única vez o permanente.

La nueva línea será “correr por izquierda al cristinismo” y apelarían a la idea de que “los que quieren, que me sigan”. Guzmán advirtió dos días antes del anuncio que la inflación de marzo sería la más alta del año para curarse en salud y al mismo tiempo advirtió que gestionará con los que estén alineados. Fue un mensaje al kirchnerismo.

Los destinatarios eran los ministros y secretarios de Estado que responden a Cristina Kirchner y critican en público y en privado la gestión económica: Roberto Feletti (Comercio Interior), Darío Martínez (Energía), Federico Basualdo (subsecretario de Energía Electrica) y Federico Bernal (titular de Enargas).

Los tres últimos son el mayor obstáculo para el recorte de subsidios a la energía y al gas, acordada con el FMI, lo que implicaría la suba de tarifas segmentada prevista para junio.

Alberto Fernández enfurecido con Cristina, pero le baja el precio

Antes de conocer el nuevo índice de inflación, Cristina Kirchner respondió a Guzmán con un mensaje al Presidente. “Que te pongan una banda y que te den el bastón no es todo el poder”, dijo Cristina. Completó: “Y lo digo por experiencia. Ni te cuento si además no se hacen las cosas que hay que hacer, pero dejémoslo ahí». Esta frase enfureció al Presidente, pero la orden fue bajarle el precio y no mostrar enojo.

“Cada vez afecta menos lo que dice Cristina. Cada vez la escuchan menos, ya los canales de televisión no le dan bolilla. Nosotros seguimos gobernando”, dijo a A24.com un funcionario que tenía encendidas cuatro pantallas con canales de noticias. La portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, dijo a A24.com que “es lo que dice siempre Cristina, habla del poder real y el poder institucional”.

Sin embargo, el metamensaje de la vicepresidenta fue: ella considera que fue quien le puso la banda y el bastón a Alberto Fernández. El otro mensaje claro fue: si Alberto gobierna solo, sin el kirchnerismo, se queda sin poder. O en otras palabras: debe cuidarse de desplazar a funcionarios de La Cámpora que controlan cajas de la administración nacional.

Se espera un relanzamiento para mayo, pero siempre hay dudas

De todos modos, en la Casa Rosada siguen hablando de posibles cambios de gabinete o de funcionarios. El ala de los “halcones” del albertismo sugieren la salida de Feletti, Martínez y Basualdo. La semana próxima se convocará a las audiencias públicas para el aumento segmentado de tarifas de energía.

En cambio, las “palomas” de Alberto Fernández no quieren profundizar la “grieta” con el kirchnerismo duro. Por ahora, el Presidente sigue apostando a la unidad, pero ello no quiere decir que no haya cambios.

La mayor certeza es que Alberto Fernández quiere un relanzamiento del gabinete para mayo próximo para aprovechar el envión del crecimiento y del empleo, para bajar la inflación y abordar la crisis energética. Lo que no está definido es si se animará a ese relanzamiento y el modo. Podría crearse un Ministerio de Energía. En un eventual plan de reducción del gabinete a 8 o 9 ministros, esto implicaría fusionar varias carteras actuales.

Se busca un lugar en el gabinete para Agustín Rossi

La otra gran certeza es que el Presidente buscaría el reingreso al gabinete del ex ministro de Defensa Agustín Rossi, pero aún no se conoce el lugar. Se la considera una figura política de peso y se convirtió en ministro y vocero sin cartera. La salida de Eduardo “Wado” De Pedro del Ministerio del Interior hacia el Ministerio de Justicia está descartada. “Con Wado está todo muy bien”, señalan en el albertismo.

La otra silla es la de Juan Manzur. Pero el Presidente sólo prescindiría del jefe del Gabinete si éste decide retomar la gobernación de Tucumán. Alberto no quiere echar a Wado para no desatar la guerra contra el kirchnerismo ni a Manzur para no enfrentarse con los gobernadores del PJ, que son los que lo sostienen.

Rossi podría ser asesor o jefe de un nuevo ministerio o secretaría. ¿En lugar de Gustavo Beliz en la secretaría de Asuntos Estratégicos? ¿Ministro de Energía y subordinar a Martínez, Basualdo y Bernal? Rossi no sería un obstáculo para aumentar tarifas y podría actuar en línea con Guzmán, algo imposible con Martinez, Basualdo y Bernal.

Malestar de Guzmán con Feletti y con el «Plan Platita»

Guzmán le reclama mayor actividad a Feletti en el control de precios y buscará bajar el gasto con una modificación presupuestaria por DNU respecto del presupuesto de 2021 y reducir la emisión monetaria, que fue el gran motor de la trepada inflacionaria. “Estamos reduciendo en estos meses la emisión y seguirá así. Es una meta del FMI”, dijo un allegado a Guzmán. El Banco Central comenzó a acelerar al suba de tasas, como anticipó A24.com y devaluará el dólar oficial.

“El 6,7% de inflación en marzo se debe al Plan Platita (emisión para distribuir ingresos) de las elecciones de 2021, que no sirvió para ganar, sino solamente para que ingresaran a la cámara dos diputados del kirchnerismo puro (el 14 y 15 de la lista bonaerense), que votaron en contra del acuerdo con el FMI, Rogelio Iparraguirre y Monica Macha”, dijo un diputado albertista con ironía en línea con Guzmán.

¿Y cuáles serían las medidas económicas para atacar a la inflación? “Hay que activar el nuevo IFE y lograr que las paritarias queden por encima de la inflación en este año, un objetivo que parece complicado si se estima que la inflación estará en el 60%”, señalan en la Casa Rosada.

Para mostrar: el crecimiento y la creación de empleo, pero no es suficiente

Guzmán y la Casa Rosada se consuelan de que la economía está en crecimiento y que el empleo volvió a los niveles de 2019, prepandemia. “Creamos empleo, pero si los salarios pierden contra la inflación no se notará”, reconocen funcionarios. Guzmán y los sindicatos de la CGT se opusieron a otorgar un bono a los trabajadores.

El ministro quería cuidar el gasto público, porque el mayor empleador es el Estado. Los sindicalistas quieren que los aumentos sólo pasen por las negociaciones paritarias de los convenios. Por eso, las paritarias se negociarán al 60% a tono con la inflación prevista. Para los no sindicalizados, el IFE. Para los trabajadores formales, las paritarias. La idea es calmar a la calle, a los piqueteros, y a la vicepresidenta.

Últimas noticias

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...

Compañía Sud Americana de Dragados, presente en la Rural como aliado estratégico de la agroindustria en la Hidrovía

La Compañía Sud Americana de Dragados, filial local del grupo internacional Jan De Nul, líder en obras de dragado,...

Con la parsimonia habitual, la Casa Rosada analiza sumar a Massa al Gabinete y crear un «dólar-campo»

El presidente se demora en tomar decisiones. Sectores internos le piden que sume a Sergio Massa al Gabinete. La...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted