El «buenismo» se vuelve en contra cuando el Estado no puede obligar a las personas de la calle a vivir mejor

- Publicidad-

La extrema pobreza y la crisis cultural y educativa están inundando la vía pública con personas en situación de calle.

El “buenismo” políticamente correcto del gobierno nacional de Alberto Fernández y de la Ciudad que dirige Horacio Rodríguez Larreta se declara incompetente. Si las víctimas de ese flagelo no quieren aceptar ser ayudados por el Estado tienen derecho a permanecer en la calle, aún a costa de su propia seguridad.

Hace un mes, di aviso al número de teléfono 108 para que el programa BAP (Buenos Aires Presente) pudiera ayudar a una mujer, adulta mayor, que desde hace varios meses duerme en la calle en el barrio de Palermo.

https://www.buenosaires.gob.ar/desarrollohumanoyhabitat/buenos-aires-presente-bap

En el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, que dirige María Migliore, me atendieron con mucha amabilidad y enviaron un móvil a socorrer a la señora. Pero la persona rechazó la ayuda del BAP para ser llevada a un refugio de la Ciudad. Entonces, el móvil no tuvo más remedio que regresar sin la mujer, que quedó en la calle en condiciones de insalubridad, suciedad y con olor nauseabundo porque hace allí mismo sus necesidades fisiológicas.

En el Ministerio dijeron lo siguiente: “Rechazó la intervención del BAP de manera violenta. Hoy a la tarde también habíamos enviado un móvil. No quiso saber nada. No se lo puede obligar a aceptar la ayuda del Estado. Es la segunda vez en el día que lo abordaron”.

Hoy, la señora sigue allí, frente a un local de Juntos por el Cambio, expuesta a todos los peligros que encierra vivir a la intemperie en la calle, las 24 horas, día y noche. En apariencia, se respetaron los supuestos derechos y garantías de una ciudadana que elige libremente vivir en la vereda y en la vía pública.

En rigor, la Constitución exige que todas las personas deben vivir en condiciones dignas de salud y de higiene y tienen derecho a la vivienda. Con lo cual no se estaría respetando uno de los principales derechos humanos para los más vulnerables.

Pero ese “buenismo” cultural, que todo lo confunde, puede volverse en contra y por pretender ser comprensivos y democráticos con las víctimas sociales y podemos hacerles el peor daño, tanto a ellos como a muchos ciudadanos, pero empezando por los propios interesados en cuidar sus propios derechos.

El asesinatato cruel de Violeta

En abril de 2021, una mujer de 78 años que vivía desde hacía muchos años a dos cuadras de allí, sobre la calle Agüero esquina Las Heras, fue asesinada a golpes por un loco que pasaba por la calle y la agredió mientras ella dormía.

Violeta, de ella se trata, vivía en la puerta del departamento donde la ex esposa de Horacio Rodríguez Larreta, Bárbara Diez, hace funcionar su negocio de wedding planner. Un edificio de época adornado por innumerables candados que son el símbolo del casamiento de las parejas que acuden a sus servicios para organizar sus casamientos.

https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2021/05/04/quien-es-el-acusado-por-el-brutal-asesinato-de-violeta-la-mujer-que-vivia-en-un-trailer-en-recoleta/

El gobierno de la Ciudad, aun cuando Diez seguía casada con Rodríguez Larreta, le había dispuesto a Violeta una casita rodante, que quedaba estacionada a mano izquierda como si fuera un automóvil más de los que estacionan sobre esa vereda.

Violeta cuidaba unos gatitos y solía dormir en esa casita con muy escasa ropa, nada de higiene y en condiciones insalubres.

Salía a la vereda durante el día para pasar la jornada en la vereda y cuidar a sus animalitos y si se la fotografiaba podía enfurecerse. La sabiduría políticamente correcta acepta que no se puede molestar a los otrora llamados vagabundos, porque son víctimas sociales y entonces hay que dejar que vivan y mueran en la mugre, la insalubridad y la miseria, expuestos a la violencia.

Eso sí, ya no hay que llamarlos vagabundos porque es discriminatorio, entonces se los denomina personas en situación de calle. Pero, si por estar en esa situación, los matan, luego a nadie le importa. Lo mismo pasó con Violeta. ¿Quién le garantizará a esta pobre mujer que no corra la misma suerte que Violeta?

El Estado tiene la obligación de velar por la seguridad y los bienes de todos los ciudadanos. Muchas personas en situación de calle obstruyen los ingresos de personas o automóviles en los edificios que son propiedad privada de otros ciudadanos. Y muchos de esos hombres y mujeres podrían perfectamente estar en condiciones de trabajar porque tienen edad y salud para hacerlo.

Pero el “buenismo” impide exigirles lo que cualquier ciudadano debe hacer. Educarse, formarse y trabajar. O en caso de no poder hacerlo, vivir en condiciones dignas asistido por especialistas en salud mental.

¿Cómo lo podría hacer? El Estado debería disponer un servicio de alojamiento con todas las comodidades para esas personas, custodiados, con seguridad y con atención psicológica, sanitaria y laboral. Existen miles de lugares: dependencias del Estado, hospitales, centros de salud, unidades militares, universidades, escuelas, etcétera.

Podrían ser revisados por psicólogos, médicos y ser obligados a desarrollar, aquelos que pueden, competencias actitudinales y laborales acordes a sus posibilidades psicológicas y físicas, para lo cual habría que organizar equipos multidisciplinarios que resocialicen a los hombres y mujeres en situación de calle.

Y si tienen domicilios previos, deben volver a ellos. De lo contrario, se procurará encontrar lugares adaptados para que puedan vivir y trabajar hasta que encuentren un hogar definitivo. El Estado tiene que asistir con todos los recursos para recuperar la salud, la vida, y el futuro de todas las personas en situación de calle, lo único que no puede es garantizarle esa situación de manera perpetua, porque más que ayudarlas les arruina el futuro y la vida.

 

 

 

Últimas noticias

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...

Compañía Sud Americana de Dragados, presente en la Rural como aliado estratégico de la agroindustria en la Hidrovía

La Compañía Sud Americana de Dragados, filial local del grupo internacional Jan De Nul, líder en obras de dragado,...

Con la parsimonia habitual, la Casa Rosada analiza sumar a Massa al Gabinete y crear un «dólar-campo»

El presidente se demora en tomar decisiones. Sectores internos le piden que sume a Sergio Massa al Gabinete. La...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted