Fin de año en paz: Alberto Fernández tuvo respaldo de los gobernadores y Juntos por el Cambio una foto de unidad

- Publicidad-
El Presidente firmó con 23 mandatarios el Consenso Fiscal y los invitó a una reunión por el acuerdo con el FMI; la oposición ratificó que no aumentará impuestos en las provincias.
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio | 
En los dos lados de la grieta, bajó la espuma de los conflictos. El presidente Alberto Fernández terminó el año con una foto de presunto respaldo a su gobierno. En la Casa Rosada, firmó el Consenso Fiscal con 23 gobernadores, criticó al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por no participar, y convocó a todos los mandatarios provinciales a una reunión el 5 de enero próximo con el ministro de Economía, Martín Guzmán, que les explicará supuestos avances en las negociaciones del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Mientras tanto, la mesa de conducción de Juntos por el Cambio buscó instalar su postal de supuesta unidad para disimular –al igual que el oficialismo- sus múltiples peleas internas. Plantó su bandera de no aumento de impuestos: Rodríguez Larreta no firmó el Consenso Fiscal con ese argumento y los gobernadores radicales lo firmaron en la Casa Rosada, pero con la premisa de conseguir los recursos de la Nación y la promesa de no aumentarlos.

Lee la columna completa en A24.com en este link:

https://www.a24.com/politica/fin-ano-paz-alberto-fernandez-tuvo-respaldo-los-gobernadores-y-juntos-el-cambio-una-foto-unidad-n987272

«Hubo hermetismo absoluto. No quisieron mostrar más internas, ni se habló de los diputados que viajaron (Alvaro González y Gabriela Brouwer de Koning) y no fueron a la sesión de Bienes Personales. Sólo hubo una mención. Y bromas entre los que ayer se peleaban», dijo a A24.com un participante del encuentro.

“El Presidente está muy tranquilo, se lo transmitió a decenas de dirigentes del Frente de Todos con mucha autocrítica y bajada a tierra. Eso es señal de que hay un acuerdo: la vicepresidenta Cristina Kirchner no boicoteará nada, aunque su relato dirá que es el acuerdo de él y no de ella”, dijo a A24.com uno de los interlocutores de Alberto Fernández.

El Consenso Fiscal será un ajuste, pero por otros medios

En el Gobierno y en la oposición, buscaron terminar el año en paz. El Consenso Fiscal autorizará a las provincias a subir el gasto público por encima de la inflación y según el aumento del PBI. Pero también a crear el impuesto a la herencia y las donaciones, y a aumentar los impuestos a los Ingresos Brutos, Sellos, Automotor e Inmobiliario.

Además, el Frente de Todos logrará este miércoles en el Senado aumentar las alícuotas al impuesto a los Bienes Personales para los patrimonios mayores a los 100 millones de pesos y a los radicados en el exterior, en diversas escalas; al tiempo que reducirá el universo de contribuyentes por debajo de esos niveles al aumentar el piso no imponible de 2 a 6 millones de pesos. Es un ajuste fiscal, pero por otros medios.

Sin vueltas, el FMI exige un ajuste fiscal para reducir el déficit en un plazo de cinco años. El camino elegido por Alberto Fernández son los aumentos de impuestos, la devaluación del tipo de cambio oficial y la inflación. Prevé aumentar ingresos y licuar gastos. El Presidente prometió no hacer un ajuste fiscal para acordar con el Fondo, pero en los hechos ocurrirá.

Cristina Kirchner no entorpecerá el acuerdo con el FMI, pero no lo militará

En medio de ello, está la política. El Presidente pudo minimizar sus peleas internas con la vicepresidenta Cristina Kirchner: ahora conviven, pero sin grandes coincidencias. La vicepresidenta no boicoteará el acuerdo con el FMI, pero tampoco se embanderará ni lo militará. Aún todas las decisiones del Presidente y de cada ministro y secretario “albertista” tiene que ser consultada con cuatro instancias: el Instituto Patria, los gobernadores del PJ, los Movimientos Sociales y el massismo.

“Existe la sensación de un gobierno trabado por la gestión. El ministro de Agroindustria, Julián Dominguez, le puso los puntos al secretario de Comercio, Roberto Feletti, en el tema precios, pero todavía no pudo remover a su jefa de Gabinete de la gestión de Basterra, Diana Guillen, kirchnerista, y no la invitan a las reuniones”, dijo un funcionario del área. Así ocurre en todas las áreas del Estado: están loteadas.

Luego del fracaso por la caída del Presupuesto 2022 en el Congreso, el Presidente aseguró este lunes entre los gobernadores que la firma del Consenso Fiscal “sirve mucho en la discusión con el FMI” para renegociar la deuda de 44.000 millones de dólares en un acuerdo de facilidades extendidas. De ese modo, recuperó la esperanza: tarde o temprano, habrá acuerdo con el Fondo, dicen a A24.com en Balcarce 50.

El Presidente se prueba el traje de la reelección

El Presidente compartió la foto con los gobernadores junto al jefe del Gabinete, Juan Manzur, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro. En la intimidad, Alberto Fernández comenzó a instalar de que visualiza una luz al final del túnel para presentarse a la reelección en 2023: es clave el acuerdo con el FMI y la recuperación económica en estos dos años.

Se habla cada vez menos de la candidatura de Manzur. “Si Alberto no puede ser reelecto, nadie en el peronismo podría ganar las elecciones”, dijo un intendente del PJ del conurbano que tiene diálogo, paradójicamente, con Manzur.

“Nos ayuda mucho a demostrar que estamos trabajando con el acuerdo con la participación de todos y buscando consensos con gobernadores de todo el país”, dijo Alberto Fernández. Y convocó a todos para el miércoles próximo en la Casa Rosada para escuchar de boca del ministro de Economía, Martín Guzmán, los detalles de la negociación con el FMI.

“Es para explicarles en qué punto estamos y que todos estemos al tanto de lo que estamos haciendo”, dijo el Presidente. Rodríguez Larreta será invitado a ese encuentro.

En medio de las fotos, la tensión entre la Casa Rosada y la Ciudad

Sin embargo, ayer lo castigó en público. “Celebro que hayamos logrado el consenso con 23 jurisdicciones, y lamento que esto haya quedado sin firmar por la Ciudad de Buenos Aires, porque cuando se llevaba los puntos de coparticipación lo hacía sin consensos”, dijo Fernández.

Precisamente, Rodríguez Larreta no firmó el Consenso Fiscal porque, más allá de que no obliga a subir impuestos, sí lo obligaría a renunciar al juicio que la Ciudad tiene contra la Nación por la quita de 1,5% de PBI de coparticipación durante 2020. Son unos 65.000 millones de pesos. La demanda se encuentra en la Corte Suprema y existen altas chances de tener un fallo favorable.

El jefe del gobierno porteño aprovechó para capitalizar su faltazo en la Casa Rosada: se puso del lado de los contribuyentes. “Asumimos un compromiso central con los argentinos: no apoyar el aumento ni la creación de nuevos impuestos al trabajo y a la producción, más allá de que la realidad financiera de cada provincia lleve a firmar el Consenso Fiscal”, dijo Rodríguez Larreta.

“Habilita la creación de nuevos impuestos, como el impuesto a la herencia, y el aumento de otros, como el de las alícuotas máximas de Ingresos Brutos a los sectores productivos”, señaló el jefe de gobierno porteño.

Las tensiones opositoras se procesaron el fin de semana

Durante el fin de semana, en Juntos por el Cambio hubo discusiones internas por el Consenso Fiscal. El PRO exigía a los gobernadores radicales no firmarlo para cumplir el mandato electoral de sus votantes. Pero los gobernadores Gerardo Morales (Jujuy), Rodolfo Suarez (Mendoza) y Gustavo Valdés (Corrientes) no pueden prescindir de las partidas de la Nación y debían suscribirlo.

El punto de acuerdo consistió en aceptar que los radicales firmaran el Consenso, pero con la aclaración de todos de que no aumentarán impuestos para dejar a salvo la promesa electoral. Valdes, en tanto, se sumó a Morales entre los gobernadores con aspiraciones presidenciales para 2023.

Con la premisa de no aumentar impuestos en las provincias, se hizo la reunión de la mesa nacional de la conducción de Juntos por el Cambio, que también minimizó otros conflictos. Se buscó mostrar una imagen de unidad y se cerraron los grifos informativos y suturar las heridas abiertas:

*Todos los líderes de Juntos por el Cambio decidieron dejar en manos de la conducción de los partidos bonaerenses el conflicto por la reelección de los intendentes bonaerenses en 2023, que podría ser habilitada este martes por la Legislatura con los votos de varios legisladores de Juntos por el Cambio en un acuerdo con los del Frente de Todos y la protesta de los de María Eugenia Vidal.

*Además se resolvió no sancionar a los diputados Alvaro González y Gabriela Brouwer de Koning que viajaron al exterior cuando debían presentarse en la sesión del martes último donde se debía votar la rebaja del impuesto a los Bienes Personales y el Frente de Todos le terminó ganando por un solo voto y aumentó las alícuotas.

Sólo se dijo que ello no debía volver a ocurrir y se dejó en manos de los partidos algún tipo de sanción. Se acordará además un mecanismo de sanción futura para evitar fugas de votos en sesiones calientes y una estrategia para no convocar a sesiones sin antes tener los votos. Nadie pagará los platos rotos.

Cómo será la nueva conducción de Juntos por el Cambio

Durante la reunión en la sede nacional del PRO, en Balcarce al 400, pleno centro porteño, Mauricio Macri, que participó por zoom por estar de vacaciones en Villa La Angostura, convocó nuevamente a la unidad de la oposición. Por eso, se aprobó “una nueva conformación” de la Mesa Nacional integrada por:

*Macri como ex presidente;

*Los presidentes de la UCR, Morales; del PRO, Patricia Bullrich; de la Coalición Civica, Maximiliano Ferraro, y del Peronismo Republicano, Miguel Pichetto;

*Los gobernadores Suárez y Valdés además del jefe porteño, Rodríguez Larreta;

*Los presidentes de los bloques Cristian Ritondo (PRO), Mario Negri (UCR), Juan Manuel López (CC), por diputados, y Humberto Schiavoni (PRO) y Luis Naidenoff (UCR), por senadores;

*Los jefe de los interbloques, Alfredo Cornejo (Senado) y uno por designar por Diputados, que se definirá en marzo.

*Dos miembros notables de la UCR, otros dos el PRO, uno de la CC y uno el Peronismo Republicano.

Luego del traspié de Gabriela Brouwner de Koning, el jefe del bloque de UCR Evolución, Rodrígo De Loredo, quedó descartado como jefe del interbloque de la coalición, porque debía cuidar el número de su bancada en aquella sesión y no lo hizo. La nueva representación nacional se constituirá el 18 de marzo en Corrientes, territorio de Valdes. Fue la mejor forma que encontró la oposición de que la sangre no llegue al río.

Últimas noticias

El censo reveló que sólo el 0,12% se asume de «otro» sexo, pero un decreto les dio el cupo del 1% para cargos públicos

El 99,88% se reconoce “hombre” o “mujer” y sólo el 0,12% se asume con otro género diferente. El decreto...

Efecto no deseado del Censo, el 99,88% dijo que se reconoce hombre o mujer: fin del relato de género

Sólo el 0,12% de las personas contestaron que no se sienten varón o mujer: 56.793 sobre 47.327.407. De esos,...

Alberto Fernández y Cristina Kirchner activan contactos secretos para armar una mesa política y bajar la tensión

Wado De Pedro respondió a las invitaciones de Katopodis, Cafiero y Zabaleta con la propuesta de recrear un ámbito...

El Gobierno invita a Cristina Kirchner a ser parte de las decisiones y se descongela el hielo en el Frente de Todos

Uno de los ministros más duros del albertismo fue elogioso con la vicepresidenta. Gestos amigables, tensiones en baja y...

Una jueza de Salta le aplicó un «bozal legal» a un exdiputado por criticar a una médica que hace abortos

Andres Suriani fue condenado a no emitir sus opiniones en contra del aborto porque fue considerado como "violencia de...

Juan Diego Etchevehere: «En Paraná, la Rural comenzará hablar del protagonismo que debe tener la sociedad civil»

El director de la sección Entre Ríos de la Sociedad Rural explicó cómo será el encuentro "Protagonistas de una...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted