Alberto Fernández se estrella contra la derrota electoral: el Congreso y la Justicia desnudan su debilidad política

- Publicidad-
El nuevo mapa de político tras las elecciones empieza a hacer efecto. Los problemas con el Presupuesto y el último fallo de la Corte.
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio | 

Diputados.  Problemas para aprobar el Presupuesto. 

El gobierno de Alberto Fernández se estrelló con la derrota electoral del 14 de noviembre. El Congreso, la Corte Suprema y la Justicia Federal le pusieron límites y desnudaron su debilidad política. En la Casa Rosada irrumpió el nerviosismo, porque la oposición, encabezada por Juntos por el Cambio, estimulado por las peleas internas en la UCR, lo encaminaba a un serio revés, por el rechazo en la Cámara de Diputados del proyecto de ley de Presupuesto 2022.
Más temprano, por la mañana, la Corte Suprema le propinó un golpe fulminante al oficialismo. Mediante un fallo, declaró la inconstitucionalidad de la composición del Consejo de la Magistratura dispuesta por el kirchnerismo en 2006 –la redujo de 20 a 13 miembros- y dispuso que en 120 días retome su número original y le devuelva a la propia Corte la presidencia del organismo que designa y remueve jueces.

La vicepresidenta Cristina Kirchner trinaba contra el ministro de Justicia, Martín Soria, y contra el presidente Alberto Fernández por el fallo de la Corte. Algunos temían el desplazamiento de Soria en el mediano plazo. El ministro había ido a recriminarle hace dos semanas a la Corte la dilación de sus fallos y ese mismo día el máximo tribunal falló en favor de la provincia de Santa Fe por 86.000 millones de pesos.

El Gobierno, obligado a negociar y la UCR a no ceder

Fue una jornada negra para el Frente de Todos, en la que quedó expuesta su debilidad política tras la derrota electoral del 14 de noviembre, justo cuando debe negociar el tramo final del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar la deuda de 44.000 millones de dólares. El Gobierno necesitaba la media sanción del Presupuesto 2022 para dar una primera señal al FMI, que le reclama un fuerte ajuste fiscal.

Sin número en el Congreso para imponer el Presupuesto –las negociaciones y el rosqueo se extendieron toda la madrugada- y buscando abstenciones o el retiro del recinto de opositores, el panorama se agravó aún más por la pelea interna en la UCR, donde el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, buscará este viernes ser elegido como presidente del comité nacional del radicalismo.

Este factor obligó a todos los diputados radicales -aun los que responden a los gobernadores Morales, Rodolfo Suarez, de Mendoza, y Gustavo Valdes, de Corrientes- a no negociar abstenciones ni ausentismos por temor a quedar expuestos como colaboracionistas con el oficialismo.

El Gobierno descontaba que podría torcer voluntades radicales urgidas por el envío de fondos a las provincias o a las intendencias como la de La Rioja, conducida por Ines Brizuela y Doria.

Pero ni aún con la amenaza del desfinanciamiento, los radicales podían dar el brazo a torcer, porque entre todos los sectores se recelan por supuestos pactos con el Gobierno. “Brizuela y Doria llamaba a diputados para que faciliten la aprobación”, señalaban a A24.com altas fuentes de Juntos por el Cambio.

La pelea entre Morales y Lousteau se coló en el Presupuesto

En medio de estas reyertas, la UCR define este viernes si Morales sucederá a Alfredo Cornejo en la presidencia del partido. Tiene los votos para ganarle a Lousteau la presidencia en medio de acusaciones mutuas de ser funcionales al oficialismo.

Muchos radicales en el Congreso estaban más ocupados de las negociaciones en la UCR que en el Presupuesto. Morales buscará hoy que el comité nacional exhorte a Lousteau y Yacobitti a integrar su bloque de la UCR Evolución al bloque radical de Diputados que dirige Mario Negri.

También existe furia porque dos diputados bonaerenses de la UCR, que responden al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, decidieron romper la bancada de Juntos por el Cambio en la Legislatura Bonaerense y la dejaron en minoría. El Frente de Todos quedó con 41 y Juntos por el Cambio con 40. Posse es aliado de Lousteau y del operador radical Enrique “Coti” Nosiglia.

Dentro del radicalismo, hay sospechas de que Lousteau, Posse y Nosiglia tienen acuerdos con el oficialismo para debilitar a Juntos por el Cambio a nivel nacional y provincial.

La oposición obligada a oponerse a la ley

“Los radicales y opositores se tienen que oponer en el Presupuesto 2022 pero tienen que dejar que se apruebe porque si no hay partidas para las provincias y los municipios, pero ahora todos juegan a ver quién es más opositor. No podían desconocer que este viernes se elige el presidente de la UCR”, decía a A24.com un diputado radical.

En la Casa Rosada, el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando “Chino” Navarro, seguía las negociaciones y despotricaba contra la oposición: “Hay mucha irresponsabilidad en la oposición. No podes no votar en general el Presupuesto en este contexto del país, después en particular que se opongan…”

En el bloque de Juntos por el Cambio los voceros de todos los jefes de los bloques internos señalaban a A24.com que la dureza de los bloques minoritarios, desde los libertarios hasta los federales, incluso de los propios diputados del frente, como Ricardo López Muprhy, obligaron a unificar posturas en contra.

“El proyecto no se votaría, pero vaya a saber cómo termina esto”, señaló un allegado a Juan Manuel López, jefe del bloque de la Coalición Cívica. Lo mismo decían los hombres cercanos a Mario Negri, de la bancada de la UCR.

Intentos fallidos de negociación del oficialismo

A media tarde, en la reunión de jefes de bloque del oficialismo y la oposición, en pleno cuarto intermedio, el Gobierno ofreció que en junio de 2022 se podría revisar el Presupuesto, si la inflación resultara superior a la estimada en el Presupuesto de 33%. De ese modo, los mayores ingresos vía recaudación (IVA) serían redistribuidos por el Congreso y no por DNU del Poder Ejecutivo.

Pero Juntos por el Cambio no aceptó: exigió que se cambien los artículos que permiten al Gobierno aumentar y prorrogar las retenciones a las exportaciones, el impuesto a los Bienes Personales y otros tributos.

Además, reclamó que la Comisión de Presupuesto sancione con fuerza de ley el aumento del mínimo no imponible de Bienes Personales de 2 millones a 6 millones de pesos, tal como lo dispone la media sanción del Senado que había sido impulsada hace meses, antes de las elecciones, por el senador kirchnerista Carlos Caserio, y que fue cajoneada por el propio kirchnerismo en Diputados tras las elecciones.

“Se votará a suerte y verdad a las 8 de la mañana. Nos van a tratar de levantar algunos del recinto”, decían cerca de Negri. “Pero Gerardo (Morales) está firme, no puede ceder, porque tiene que asegurarse la elección como presidente de la UCR. No puede inmolarse”, señalaban los allegados al diputado radical.

“Están tocando a la riojana, Brizuela y Doria, pero ella no tiene Diputados”, agregaron. Así como estaba la cosa, nadie podía irse del recinto ni abstenerse porque todos están mirados por sus rivales internos, el primero que favorece la votación sería culpado de traidor.

“Si no sale el Presupuesto será porque Juntos por el Cambio está incendiada de internas. No se dieron cuenta que el 17 se elegía a Morales contra Lousteau”, criticaban en el bloque de la UCR. “Parecen niños que no leen diarios”, decían.

El oficialismo debería darle a la oposición un caramelo grande para que Juntos por el Cambio pudiera levantar alguna bandera a cambio de los votos. Ese caramelo podría ser la remoción de los artículos que autorizan la prórroga de impuestos y del cobro de retenciones. La respuesta fue negativa.

El peligro de que el Gobierno maneje el presupuesto por DNU

En los días recientes la Coalición Cívica había querido abstenerse para no darles el pretexto al Gobierno de prorrogar el presupuesto 2021 y manejar las partidas a su antojo por DNU. Pero la postura quedó sacrificada en las internas.

El Frente de Todos tenía 117 votos y sumaría cinco aliados del interbloque Provincias Unidas (Río Negro, Misiones y Neuquén). Pero no alcanzaba para llegar a 129. Y tampoco podían sacar del recinto a diputados opositores.

La oposición también reclamó que el Gobierno modifique las pautas macroeconómicas fijadas por el ministro de Economía, Martín Guzmán, por considerarlas “un dibujo”: inflación de 33% anual en 2022; el crecimiento del PBI de 4%; déficit fiscal de 33% y tipo de cambio de $131 por dólar.

Todas las bancadas opositoras sostenían que la inflación al 33% es inconsistente con el aumento del gasto en 180.000 millones de pesos aplicado anteayer sobre el proyecto original del Presupuesto, el incremento segmentado de tarifas y la reducción de subsidios a la energía y al transporte, la mayor emisión monetaria para financiar el déficit y el aumento de los impuestos con facultades extraordinarias otorgadas por el Congreso.

En rigor, tal como anticipó A24.com, el ajuste que prevé el Gobierno para acordar con el FMI se daría a través del mayor impuesto inflacionario y la devaluación encubierta. El Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central prevé un crecimiento del PBI del 2,5%, una inflación de 52% y un dólar de 161 pesos.

La inflación y la devaluación licúan el gasto público en salarios, jubilaciones y planes sociales y aumentan los ingresos. En ese sentido, también la oposición fustigó el tope impuesto al ajuste por inflación en el impuesto a las ganancias para empresas, algo que fue rechazado por los industriales.

El Presupuesto, ¿es un ajuste encubierto?

Para todas las bancadas opositoras, el Presupuesto implicaría un ajuste fiscal encubierto a jubilados, a los asalariados, a las tarifas y a la educación. Las internas en la oposición y los jueces le provocaron un día negro al Gobierno, que quedó enfrentado a su derrota y a su debilidad.

Ahora, temen que la Corte falle en favor de la Ciudad de Buenos Aires por el reclamo de la quita de coparticipación que Alberto Fernández le hizo al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en 2020.

El Presidente amenazó anteayer con modificar la composición de la Corte y viene blandiendo un nuevo proyecto para el Consejo de la Magistratura. Pero ayer quedó claro: no tiene los números en el Congreso como tampoco los tuvo para la reforma judicial, la ley de Ministerio Público y el nombramiento del Procurador.

Últimas noticias

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...

Compañía Sud Americana de Dragados, presente en la Rural como aliado estratégico de la agroindustria en la Hidrovía

La Compañía Sud Americana de Dragados, filial local del grupo internacional Jan De Nul, líder en obras de dragado,...

Con la parsimonia habitual, la Casa Rosada analiza sumar a Massa al Gabinete y crear un «dólar-campo»

El presidente se demora en tomar decisiones. Sectores internos le piden que sume a Sergio Massa al Gabinete. La...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted