Todos son parte del problema: Cristina asustada empodera a Alberto y la oposición no capitaliza su triunfo con ideas

- Publicidad-

La carta significa un apoyo al Presidente frente al acuerdo con el FMI y el mensaje de que no lo obstruirá. Alberto no presenta el plan plurianual y por eso nadie le cree. La oposición discute sus propias internas de cara a 2023

Luego de perder las elecciones, el presidente Alberto Fernández comenzó a dar señales de que quiere acordar con el FMI y que Cristina Kirchner lo acompaña. La vicepresidenta firmó una extensa carta para avalar esa postura. «La lapicera la tiene el Presidente», dijo. Lo vienen haciendo Juan Manzur y Wado De Pedro ante los empresarios y los mercados, pero estos no terminan de creerle y por eso se desploman las acciones, los bonos y sube el riesgo país. Tuvo que salir Cristina Kirchner a decirlo, pero es probable que tampoco le crean. Se mintió tanto que ya no hay credibilidad.

Este fue el segundo paso ante el alineamiento de los gobernadores (algunos), la CGT, los movimientos sociales y los intendentes del conurbano que piden su re reelección a cambio. Todos se alinearon con el Presidente, no porque lo consideren un estadista, sino porque lo necesitan para llegar a 2023.

Si bien está debilitado, Alberto Fernández tiene hoy el apoyo de todo el sistema de poder peronista. No porque lo quieran, sino porque todos están asustados por el peligro latente de no acordar con el FMI y por el desplome que significaría para ellos.

Tuvo que escribir Cristina Kirchner una carta para buscar ratificar la postura de Wado De Pedro: el kirchnerismo y La Campora no se van a oponer a un acuerdo con el FMI y al ajuste que ese acuerdo implicará, necesariamente: tarifas, dólar, jubilaciones, salarios, cepos turísticos y otros por venir.

La vicepresidenta no se volvió pro-FMI ni pro-mercado. No pasa por allí. Sabe que los resultados de las elecciones ya están puestos (reconoció que la oposición ganó las elecciones en su carta) y ahora necesitan que no se desmadre la economía. El acuerdo con el FMI es el primer objetivo para evitar la crisis.

Si se termina de desplomar la economía, la continuidad del peronismo en el poder está en peligro. Y Cristina Kirchner sabe que su permanencia en el poder es la garantía para su situación judicial. No habrá más sobreseimientos con ella en el llano. Mientras mantenga el poder, todavía los jueces obrarán con miedo, supone. El sobreseimiento a Cristina hizo respirar a muchos: ella en el banquillo de los acusados podría convertirse en arrepentida y acusadora. Muchos dirigentes políticos y empresarios temblarían.

Para evitar esa debacle de fuga de dólares, caída de acciones y suba de riesgo país, el Gobierno recurre a todo: cepo turístico, bloquea dólares para viajes al exterior, obliga a los bancos a vender sus dólares al Banco Central y podrían restringir aún más los consumos en dólares, sumado a una posible devaluación producida por un ajuste del mercado.

El panorama es confuso. Mientras esto ocurre, el Presidente amaga con un Plan Plurianual que todavía no explicitó y por eso los mercados no terminan de creerle. Sigue aumentando el gasto público y no hay reacción para mostrar señales de que se reducirá.

También la oposición es parte del problema. Ganó las elecciones, como lo subrayó Cristina Kirchner en su carta. Pero en lugar de presentar un plan de ideas y de acción para arrinconar al Gobierno para que tome decisiones urgentes se dedicó a imaginar cómo serán las PASO de 2023 o a dirimir quién quedó más fortalecido de cara a las próximas presidenciales.

El internismo los devoró en dos semanas y no capitalizaron el triunfo políticamente más allá de que equilibrarán las bancadas en el Congreso. Falta conducción política porque hay demasiados líderes, presidenciables, y no hay una cabeza.

¿Cómo podrían capitalizar el triunfo? Con el apoyo del 43% de los votos, Juntos por el Cambio debería haber convocado a todos los partidos políticos, incluido el Gobierno, y presentar un plan de 20 puntos sobre medidas posibles para superar la crisis y acordar con el FMI.

Marcar la cancha para un futuro acuerdo en el Parlamento y no esperar a que el gobierno muestre sus cartas, que seguramente no serán coincidentes con el de la oposición. También podría haber formado una suerte de gabinete paralelo para monitorear cada punto. Si la gente votó a JXC para que se oponga, tendría que presentar sus ideas.

No es como dicen sus dirigentes: el Gobierno fue votado para gobernar y es el único que tiene que presentar políticas. No, señor. La oposición también debe gobernar o apuntalar al país porque para eso fue votada en las últimas elecciones. Máxime si todos sabemos que el Gobierno está desconcertado y sin rumbo.

Esos 20 puntos deberían contener las propuestas de la oposición para el gasto público, los planes sociales en la Nacion, las provincias y los municipios, los subsidios, las tarifas, el dólar, la reforma tributaria, laboral y previsional, subir la edad jubilatoria, bajar el número de ministerios, congelar los ingresos en el estado, un plan para capacitar a millones de personas para insertarlas laboralmente y plantear un horizonte de ahorro en partidas sociales.

Cómo bajar la dotación de personal del Estado con reinserción laboral, cómo abordar el gasto en las provincias y los municipios, como reformar la educación, la salud, la justicia y la política, como cambiar el sistema electoral por la boleta única.

En lugar de eso, la oposición también se dedicó a medir fuerzas entre ellos y se olvidó de que hay un gobierno irresponsable que no toma medidas y en el medio está la gente. De ese modo, todos son parte del problema y no de la solución.

Últimas noticias

Los enigmas del «Plan Massa»: las demoras con el campo, las señales en energía y los desafíos para sumar reservas y bajar el gasto

El agro espera un llamado del ministro que no llega y el sector energético celebró el desplazamiento del kirchnerismo....

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted