Hubo ganadores y perdedores, pero en 48 horas a nadie se le cayó una idea para salir de la pobreza y la inflación

- Publicidad-

Ante el silencio del Gobierno, la oposición debería presentar su plan para acordar con el FMI y obligar a un acuerdo con el Gobierno que abarcará los próximos diez años

Pasaron 48 horas desde que se cerraron las urnas, hubo un ganador y otros que simulan haber ganado por haber evitado una paliza y una derrota mayor. Pero ninguno de los dos frentes opositores, ni la derecha liberal ni la izquierda, nadie, hasta ahora esbozó ni una sola idea de cómo seguir, ni de cómo sacar al país de este atolladero, mientras la inflación sigue su curso y la pobreza camina y duerme en las calles.

El presidente Alberto Fernández anunció que enviará un plan económico plurianual para acordar con el FMI. ¿No era que le parecían inútiles los planes económicos? Si lo presenta ahora, la pregunta es por qué no lo presentó al asumir en diciembre de 2019 y quizás hubiéramos ganado dos años, pese a la pandemia.

En rigor, el plan de Alberto era el mismo de Macri: ambos creyeron que con ellos la economía crecería, y la propia reactivación iba a reducir el déficit y entonces podrían hacer los acuerdos financieros con la economía en crecimiento. Ni Macri tuvo un plan, ni Alberto lo tuvo. Ahora dice que lo presentará, pero ya lo debería haber presentado antes de las elecciones para que la gente pudiera votar sobre ese programa.

Es más, podría haberlo presentado para que la oposición tomara postura y pudiera enriquecerlo o consensuarlo, pero al parecer ambos estaban en campaña y hablaron de las cosas que a nadie le importa o de eslóganes como “sí” o como “basta”. Muy pobre todo, de un lado y del otro. Tampoco se soluciona la economía al grito de “Viva la libertad” ni diciendo “Juntos” cada dos palabras.

Ahora Juntos por el Cambio quiere que Alberto Fernández reconozca la derrota antes de comenzar a hablar. Lo dijo Horacio, María Eugenia, Patricia y ahora Facundo. Porque ahora a los políticos se los conoce por su nombre de pila: Alberto, Cristina, Axel… Pero a ninguno se le cae una idea o no las dicen.

En lugar de forzar a Alberto a que reconozca la derrota, Juntos por el Cambio tiene que presentar el programa económico plurianual que Alberto no está presentando. Los delfines de Mauricio tienen que comprender que ganaron y que nunca podrán curar a Alberto de su mitomanía (creerse sus propias mentiras como “ganamos”) pero sí podrán, al menos, comenzar a trazar un horizonte para mejorar el país. Mucha gente supone que es mejor pensar en el país que en las manías del Presidente.

Facundo (Manes) diagnosticó que Alberto Fernández padece “anosognosia” y dijo: “Me da una sensación de sorpresa que el Gobierno festeje, porque no ganó”. ¿Para qué seguir perdiendo tiempo?

Más que sorprenderse por las simulaciones del Frente de Todos, con acto en la Plaza de Mayo incluidos, Juntos por el Cambio tiene que presentar una propuesta de programa económico, de plan, porque tiene la obligación ante aquellos que lo votaron y que lo hicieron ganar la elección. La victoria da derechos, y uno de ellos es tomar la iniciativa. Lo mismo cabe para Javier Milei, de La Libertad Avanza, o para José Luis Espert para Avanza Libertado. Todos «avanzan», pero ninguno habló.

Otro de los derechos que emanan de la victoria es comenzar a gobernar aun sin tener el Poder Ejecutivo, porque el gobierno del Estado se ejerce no sólo desde el Poder Ejecutivo, sino también desde el Legislativo y de hecho JXC, Milei y Espert, e incluso la izquierda, aumentarán su representación en el Senado, en Diputados y muy posiblemente algunos de ellos sean gobierno en 2023.

Por lo tanto, tienen la obligación de presentar el programa que ellos quieren que se acuerde con un gobierno al que dicen “derrotado”. Además, el programa que presenten, tanto ellos como el Gobierno, abarcará el próximo período presidencial, habida cuenta que el acuerdo con el FMI será por diez años. Pero los políticos en la Argentina no tienen iniciativa. Las elecciones los consumen.

La mejor manera de demostrar el movimiento es andando. Y la mejor manera de demostrar el triunfo es ejerciendo el poder y llenando los vacíos que los otros dejan. Asimismo la mejor manera de demostrar la derrota del adversario es demostrar que está inerme y que no tiene ideas ni plan y que la oposición, triunfante, es la que tiene la mística, la épica y el plan para resucitar a la Argentina sin quedarse en el debate pueril de dirimir por televisión quien ganó las elecciones.

Se los votó para que gobiernen aun sin haber llegado al poder. Gobernar también es forzar los debates y las ideas y aglutinar consenso detrás de ellas y Juntos por el Cambio todavía discute quien salió mejor parado en la propia interna de ellos. Pero a 48 horas de que se cerraron las urnas, en un país que está en llamas, a nadie se le cayó una idea. No está ni el plan plurianual ni las grandes ideas de la oposición. La campaña los dejó cansados.

Últimas noticias

Los enigmas del «Plan Massa»: las demoras con el campo, las señales en energía y los desafíos para sumar reservas y bajar el gasto

El agro espera un llamado del ministro que no llega y el sector energético celebró el desplazamiento del kirchnerismo....

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted