Cultura del Trabajo: proponen capacitar en el agro, la forestación, turismo, medio ambiente, agua y saneamiento

- Publicidad-

Tercera Conferencia del Movimiento por los Valores para la Argentina: los expertos hicieron sorprendentes propuestas en cada sector para definir y crear nuevos los trabajos del futuro

La Cuarta Revolución Industrial está en marcha y la sociedad civil consolida un debate sobre futuras competencias laborales en cada sector y cómo capacitarlos. El Movimiento por los Valores de la Argentina (MVA) congregó a nuevos protagonistas que definieron nuevas demandas de trabajo y para un plan integral de capacitación laboral de oficios del futuro. El agro, la forestación, turismo, la biomasa, el medio ambiente, el reciclado, y agua y saneamiento fueron algunas de las propuestas de capacitación laboral con cultura del trabajo de la Tercera Conferencia sobre Cultura del Trabajo.

La conferencia se hizo por zoom y el 10 de noviembre se hará una cuarta sesión del MVA. Cada vez es mayor la adhesión que despierta este debate de la sociedad civil, que es de abajo hacia arriba, sin grietas y con la idea de una integración nacional entre sectores, dirigido a generar la amistad social y la paz social sobre la base de la cultura del trabajo, la educación el mérito y la producción.

“En tiempos electorales, la mejor elección es la Cultura del Trabajo”, es el lema de estas conferencias. Anteriormente se habían hecho dos conferencias en diciembre y en julio. Las reuniones continuarán con nuevos protagonistas.

VIDEO RESUMEN DE TODA LA CONFERENCIA

Se trata de consensuar un megaplan de capacitación laboral para todo el país, para todas las regiones, un plan para recuperar la cultura del trabajo en la Argentina, para volver a producir, a adquirir y recuperar la dignidad, la libertad y la independencia que siempre, históricamente, ha tenido la Argentina.

El debate se suma al borrador de Plan Maestro de Reconversión Laboral https://www.lanuevarepublica.com.ar/2021/10/15/los-consensos-basicos-para-un-programa-de-reconversion-laboral-y-de-cultura-del-trabajo/ sobre cómo volver a la cultura del trabajo. Este tema se ha puesto de moda entre los políticos, y lo que busca el MVA es volver a poner de moda los valores y entre ellos la cultura del trabajo.

Cada uno de los protagonistas tiene una parte de la solución. Cada uno tiene para aportar algo de su sector, de su ONG o de su sindicato para poder ver cómo integramos, en una integración nacional, erradicando las grietas, sin ideologías ni banderas políticas, sino con el trabajo como bandera, para poder ir atrás de un objetivo estratégico nacional.

Por ejemplo, Fernando Villela, experto en bioeconomía, explicó la potencialidad de capacitar en todos los productos de la fotosíntesis y la generación de la biomasa. German Paats, de Fundación Barbechando, propuso multiplicar en el agro las escuelas de formación en conjunto con la infraestructura de nuevas universidades que se han fundado en la provincia de Buenos Aires.

El padre Guillermo Marcó destacó el valor espiritual de volver al trabajo. José Luis Lingieri, titular del Sindicato de Obras Sanitarias, aportó el trabajo de las escuelas de formación de su organización en el futuro del agua y saneamiento y las de todos los sindicatos de la CGT. La abogada María Paula Lopardo enumeró propuestas de proyectos en medio ambiente, turismo y pesca, entre otros. El analista Jorge Castro, del Centro de Reflexión Segundo Centenario, destacó la necesidad de reconstruir la tríada de desarrollo, producción y trabajo para la Cuarta Revolución Industrial con una integración entre el sindicalismo, los movimientos sociales, el sector público, privado y la sociedad civil.

Diego Bustamante, de la Fundación Pata Pila de Salta, propuso la estructura de las ONGs para nuevas capacitaciones entre los más vulnerables. Marío Lussich, capacitador en pesca deportiva en la Patagonia, comentó las potencialidades de su actividad y del turismo en el Sur, y Juan Walsh comentó futuros beneficios de proyectos para prevenir el cambio climático, como la forestación, entre otros, y evocó las políticas del New Deal de los EE. UU. con planes para recuperar el medio ambiente.

También se busca promover cada una de las regiones del país, descomprimir los centros urbanos y repoblar aquellas regiones del país, que es donde está verdaderamente la riqueza, la minería, la pampa húmeda, y las economías regionales.

En esta oportunidad expusieron los siguientes oradores y más abajo se transcriben sus exposiciones completas y se adjuntan los videos de cada uno:

-FERNANDO VILLELA, INGENIERO AGRONOMO Y EXPERTO EN BIOECONOMIA, EX DECANO DE LA FACULTAD DE AGRONOMIA DE LA UBA

-GERMAN PAATS, PRESIDENTE DE BARBECHANDO. EL CAMPO EN EL CONGRESO

-GUILLERMO MARCO, SACERDOTE CATÓLICO

-JOSE LUIS LINGIERI, TITULAR DEL SINDICATO DE OBRAS SANITARIAS Y MIEMBRO DEL CONSEJO DIRECTIVO DE LA CGT

-JORGE CASTRO, CENTRO DE REFLEXION Y ACCION POLITICA SEGUNDO CENTENARIO

-MARIA PAULA LOPARDO, EX DIPUTADA NACIONAL (PRO) Y ESPECIALISTA EN DERECHO AMBIENTAL Y SUSTENTABILIDAD

-DIEGO BUSTAMANTE. FUNDACION PATA PILA. SALTA

-MARIO LUSSICH. INSTRUCTOR DE PESCA EN LA PATAGONIA. EMPRESARIO DE LA REGIÓN DE ALUMINÉ.

-JUAN RODRIGO WALSH. COORDINADOR DE LA DIVISION DE CAMBIO CLIMÁTICO DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE INGENIERÍA SANITARIA Y CIENCIAS AMBIENTALES

Los discursos completos de la conferencia se transcriben a continuación:

 

MARIANO OBARRIO, MOVIMIENTO POR LOS VALORES DE LA ARGENTINA

Hola que tal, bienvenidos a la Tercera Conferencia sobre la Cultura del Trabajo del Movimiento por los Valores de la Argentina. En tiempos electorales, la mejor elección es la Cultura del Trabajo. Por eso estamos aquí reunidos, vamos a estar con 10 protagonistas de la producción, de la economía, de la vida cultural y social de la Argentina para conversar y seguir debatiendo como en las dos conferencias anteriores sobre la mejor manera de consensuar un megaplan de capacitación laboral para todo el país, para todas las regiones, un plan para recuperar la cultura del trabajo en la Argentina que hace falta para volver a producir, a adquirir y recuperar la dignidad, la libertad y la independencia que siempre, históricamente, ha tenido la Argentina.

Queremos que entre toda la sociedad se vayan sumando ya más de 40 dirigentes, protagonistas de la sociedad civil y de la economía, ya han participado, han dado su opinión, se ha generado un principio, un borrador de Plan Maestro para empezar a consensuar sobre cómo volver a la cultura del trabajo.

Este tema se ha puesto de moda entre los políticos, en la campaña. Ya se habla de reconvertir los planes sociales en trabajo genuino. Bueno aquí estamos hablando de cómo hacerlo. Cada uno de los protagonistas tiene una parte de la solución. Cada uno tiene para aportar algo de su sector, de su ONG o de su sindicato para poder ver cómo integramos, una integración nacional, porque este proyecto también es de integración nacional, de fin de grieta, para poder ir atrás de un objetivo estratégico nacional, que es justamente volver a la cultura del trabajo para todos los argentinos.

Acá no hablamos de ideologías, ni de banderas políticas, esto es la sociedad civil, de abajo hacia arriba, la sociedad civil construyendo un gran consenso para armar un gran plan sobre la cultura del trabajo. De eso vamos a hablar hoy. Tenemos que poner de moda los valores, poner de moda de nuevo la cultura del trabajo, integrarnos, amistad social, para la producción, para el trabajo y para la dignidad y la libertad y la indendencia de cada uno de los argentinos que nos está mirando y que esta mirando esta iniciativa para poder elevar desde la sociedad civil un reclamo a la política para poder volver a lo que todos tanto queremos que es trabajar, producir, en cada una de las regiones del país, descomprimir los centros urbanos y repoblar aquellas regiones del país, que es donde está verdaderamente la riqueza, la minería, la pampa húmeda, las economías regionales.

Como tenemos que hacerlo, primero identificando las competencias que se van a necesitar para el futuro, aquellas de la producción, de la tecnología, de medioambiente, incorporar sectores, hoy hablaran dos personas expertas en medio ambiente porque allí también hay mucho trabajo para hacer. Y para capacitar. Identificar las competencias que tenemos que capacitar de aquí a 30 años en la Argentina y ponernos de acuerdo en cómo utilizar todos los recursos de la Nacion, de las provincias, los municipios, de la sociedad civil, del sector privado, de los sindicatos, de todos los recurso habidos y por haber para poner a la Argentina como una gran escuela de oficios. Ya arrancamos quiero saludar antes a Enrique Morad que nos acompaña siempre en las conferencias y que es parte impulsora y fundadora de este Movimiento por los Valores de la Argentina.

 

ENRIQUE MORAD, MOVIMIENTO POR LOS VALORES DE LA ARGENTINA

La verdadera inclusión es crear es crear las condiciones para generar trabajo, ésto importa en el cuadro estratégico y humanista del concepto tal como lo requiere nuestro tiempo. Esta mañana vamos a empezar por mitigar la angustiante situación de millones de argentinos, que están en situación de pobreza, de indigencia y cómo mejorar las necesidades de los trabajadores que felizmente están en relación de dependencia, porque entre todos vamos a reconstruir la Argentina, que a como está, no nos sirve a ninguno, constituye y afrenta a las condiciones que Dios nos dió en el territorio nacional.

Nuestro futuro con la tecnología como protagonista central, como promotora de oportunidades que no queremos desperdiciar. Mateo y Augusto Salvatto son dos jóvenes brillantes que circulan entre nosotros, que acaban de presentar un libro muy recomendable, se llama “La Batalla del Futuro”, hace treinta o cuarenta días. Allí plantean ocho batallas inmediatas para los argentinos, yo las voy a mencionar para que todos los que puedan, vayan a él.

Pero fíjense qué interesante, ellos plantean ocho batallas:

1- contra la brecha digital

2- por la educación

3- por el empleo

4- por el crecimiento y la economía del conocimiento

5- contra la crisis de representación

6- por los datos

7- por el espacio

8- y la más importante, la batalla contra nosotros mismos.

Alguna razón debe haber para que los argentinos estemos como estamos, tal vez esta mañana encontremos algunas maneras de ir recortando esa distancia entre aquel lugar donde podríamos estar y la situación de la cual tenemos que salir rápidamente.

 

FERNANDO VILLELA, INGENIERO AGRONOMO Y EXPERTO EN BIOECONOMIA, EX DECANO DE LA FACUTLAD DE AGRONOMIA DE LA UBA

 

Estamos atravesando un momento histórico de quiebre donde muchas de las tendencias que teníamos hasta hace pocos años están variando. En el siglo diecinueve, en el siglo veinte, el progreso eran las chimeneas humeando, eso ya no es así. Esa reconversión que, involucra un cuidado del ambiente, un cuidado de la gente, una percepción de que éstos son centrales  hacia adelante, los podemos conectar con la capacidad que tiene Argentina  de generar biomasa, o sea productos vegetales y animales a partir de la fotosíntesis, donde llamativamente los empresarios argentinos están en un primer nivel, están muy cerca de  la frontera del conocimiento, estos gerenciadores de la fotosíntesis. El punto es que a partir de ello uno puede tener distintos tipos de productos. Hoy Argentina es un exportador de alimentos para animales.

Nuestro maíz, la 2/3 parte sale como grano, la soja básicamente como producto con bajo nivel de agregación de valor transformado en harina y aceite, y el mundo por otro lado está requiriendo estos productos para transformarlos en proteínas animales y distintos tipos de otros usos. Ahí hay entonces una pregunta a hacerse y que está conectada con las inversiones a nivel general: en Argentina hace muchos años que no hay inversión real genuina de los sectores privados, y para transformar eso que estamos diciendo, alimentos para animales y para humanos, lo que hace falta es un marco que permita esas inversiones y que no las estamos haciendo, a diferencia de otros vecinos, como el caso de Brasil, que ha generado una potencia como exportador de proteínas animales, transformando entonces esos productos básicos en éstos que tienen más valor.

Pero además hay otra cuestión central: estamos transcurriendo los últimos años de la utilización de los hidrocarburos como fuentes de energía y las químicas tradicionales están siendo reconvertidas. Esto tiene que ver con estas cuestiones ambientales que yo recién mencionaba, con lo cual, hacia adelante, esos productos de la fotosíntesis que mencionaba son la base o deberían ser la base de un plan estratégico de la Argentina de reconvertir lo mismo, no solamente en proteínas sino también en biocombustibles, bioplásticos, bioinsumos de distinta naturaleza que reemplacen a aquellos. Esa eficiencia que tienen los productores argentinos que están marcados por algunos pocos trabajos aún en términos de huellas ambientales, nos están mostrando que las huellas ambientales de producción de granos están muy por debajo del resto de los competidores. Hay un reciente trabajo hecho por gente del INTA y del INTI por Argentrigo donde demuestran que la huella de carbono del trigo argentino, es 60 por ciento más bajo que la europea y que los productos industrializados a partir de los mismos que siguen esa misma tendencia, o que son, o tienen una huella de carbono 30 por ciento menor que los australianos, que es un sistema más parecido al nuestro, con lo cual este esquema de restricciones ambientales de solicitud y requisitos, yo lo entiendo como una gran oportunidad para Argentina.

Somos capaces de generar biomasa, tenemos que ser capaces de generar una información que acompañe esa biomasa mostrando justamente estos atributos de calidad que están conectados con un sistema que ha incorporado fuertemente tecnologías de avanzada. Nuestro sistema productivo en base a en caso de granos por ejemplo, en base a la siembra directa y un paquete tecnológico en permanente evolución es la que genera estos datos que estoy mencionando. Ahí hay mucho conocimiento incorporado y tenemos que tener presente para cualquier sector, para cualquier sociedad, que lo que viene es, hacia adelante, la competencia entre regiones y países básicamente y estrictamente, es una competencia de sus sistemas educativos, porque la clave va a ser incorporar conocimiento, entonces, cómo generar esos recursos humanos cada vez más capacitados va a ser clave en la competitividad de cualquier sistema que estamos mencionando. Una ventaja que tiene esta visión de la bioeconomía que en el caso nuestro es una visión de desarrollo local, porque la transformación de los productos tiene que ser in situ, es costoso la logística de moverlos. Ésto involucra entonces desarrollo local, cortar las migraciones hacia conurbanos de las grandes ciudades, La Matanza y el Gran Rosario es el fracaso de no haber tenido un plan bioeconómico en el norte de la Argentina, claramente, de transformación y de generación de trabajo y oportunidades en esos territorios. Entonces esta visión de incorporar y generar productos, que ya está ocurriendo, hay muchos ejemplos que podemos dar, no hay tiempo ahora para  citarlos, pero hay muchos que están con los mejores estándares aunque, como dije, pocas mediciones todavía, una política estratégica a largo plazo debería ser, colocar una parte relevante, sistema científico-tecnológico, a pensar qué hacer con esos almidones del maíz, de la soja, etc en las transformaciones que nos ubiquen reemplazando lo que mencioné de las químicas de los hidrocarburos y de la química pesada. Ahí tenemos mucho para hacer. La otra cuestión, y visto desde el punto de vista social, es que en este tipo de sistemas necesitamos actores de distintos niveles de conocimiento. Necesitamos algunos más masivos y otros mucho más sofisticados, los tenemos. Lo que tenemos que hacer es, que esas transformaciones que permitan que la gente no migre, que accedan a una educación suficientemente alta, para que haga sus tareas de la mejor manera en un contexto donde claramente todo esto requiere estar abierto al mundo. A esta altura del partido si uno no se identifica con los movimientos más internacionales donde todo este bagaje que estoy mencionando pueda ser exportado, va a ser muy difícil hacia adelante, y ahí tenemos un problema serio. Argentina es uno de los países más cerrados. Per cápita nosotros estamos exportando la tercera parte que un chileno por ejemplo, para tener idea de qué está pasando, y nuestra representación porcentual del comercio mundial es cada vez más baja a partir de esta cuestión.

Estos sectores de la economía tienen la ventaja que tenes a diferencia de otros que requiere de gente muy especializada y con mucha profundidad, necesitas actores que tengan diversas capacitaciones y ahí, a pesar de los esfuerzos que hubo en su momento de hacer desaparecer las escuelas técnicas, éstas han sobrevivido, las agrotécnicas, muchas de ellas son un ejemplo de cómo trabajar y cómo transformar ésta cuestión. Ahí tenemos una base importante, o sea educación técnica a nivel secundario, me parece que es una clave casi para cualquier sector que estás proponiendo, entonces ahí hay actores, hay personas que están trabajando adecuadamente y que son imprescindibles para un modelo de este tipo. Entonces tenés que combinar la punta del conocimiento de la transformación, con múltiples trabajadores que tengan diferentes accesos a nivel educativo. Otros sectores no son así. Éste creo que tiene esa ventaja. Podemos tirar algunos números, en la industria forestal, en Argentina es importadora neta. Argentina tiene un balance de 700 millones de dólares negativo y tiene en Corrientes y Misiones las zonas del mundo de mayor velocidad de crecimiento de árboles. Las tres plantas pasteras de Uruguay que hoy es el segundo producto de mayor exportación de este país, estaban previstas en Argentina y por razones que algunos conocen eso no fue posible. Hay un plan estratégico que te genera doscientos mil puestos de trabajo. Nosotros hemos hecho un retroceso muy grande en términos educativos, eso está más que claro. Cuando yo iba a la escuela pública, el que iba a una escuela privada era o muy de elite o muy marginal en términos intelectuales. Eso ha cambiado, esa debilidad de nuestra escuela hay que transformarla, hay un tema central, por eso dije que la competencia futura es entre sistemas educativos, y hay que hacer un esfuerzo gigante para mejorarlo en todos los niveles. Vos no podés pasar de hoy, de una economía como la nuestra, a pensar solamente en cosas ultra sofisticadas, porque tenés 40 o 50 por ciento de la población sin acceso al trabajo razonable, entonces ahí hay que generar esquemas de trabajo que involucren al conjunto de la sociedad y no sólamente a algunos actores.

Estas transformaciones requieren inversiones, yo no hablo de la “vaca viva” en contraposición de la muerta, que es la del pasado, aunque no incluyendo los “o”. No es una o la otra. Es una “y” la otra, y es uno más uno más uno. Tenemos que generar un esquema donde cada quién sume los “y” y saque los “o”, porque hay posibilidades para múltiples actores que puedan integrarse en un proyecto de desarrollo nacional. Tiro un último número porque a veces hay ideas muy equivocadas cuando se habla del sector agroindustrial o agroeconómico, se habla de que no genera trabajo, es una muletilla repetida y falsa. El sector de las carnes en Argentina representa entre 4 y 5 veces la cantidad de puestos de trabajo que genera la cadena automotriz en Argentina, y que además en ese caso es puramente deficitaria, hay que importar mucho más de lo que se exporta. Entonces tengamos la cabeza abierta, veamos las distintas opciones, las “y” para cada región, las “y” para cada sistema educativo. Eso me parece que va a requerir un consenso que no dependa que cada dos años una elección lo tumbe.

 

GERMAN PAATS, PRESIDENTE DE BARBECHANDO. EL CAMPO EN EL CONGRESO

Hoy el sector agroindustrial genera casi el 40 por ciento del empleo formal en la Argentina, más del 60 por ciento de las exportaciones vienen del sector agroindustrial. En las condiciones que estamos, que no son favorables, todos sabemos que la aplicación de impuestos extorsivos genera sin ninguna duda, restricciones, baja inversión, desconfianza, entonces nosotros proponemos y lo que estamos trabajando en el Congreso, es en el desarrollo de las políticas públicas entendemos que ya es momento de generar un consenso político en donde nos permita de alguna manera tener a todos los argentinos reglas del juego claras, previsibilidad, cero intervencionismo, una carga fiscal adecuada.

Sin dudas necesitamos este consenso político para generar estas condiciones que permitan invertir para generar empleo. ¿Cómo puede aportar o qué puede aportar el sector agropecuario o agrobioindustrial en esta senda? Primero el sector per se es un gran generador de empleo. Un empleo hoy muy tecnificado con una enorme cantidad de aplicaciones nuevas, porque por algo somos un sector sumamente eficiente y competitivo a nivel mundial y esto es porque hemos generado empresas competitivas. Esto necesita nuevas capacitaciones, nuevas tecnologías que se vienen aplicando en forma continua y ésto necesita nuevas actividades, nuevas enseñanzas. La agrobioindustria en Argentina tiene como decía Fernando, un poder de crecimiento con otras reglas inmenso, porque hoy por ejemplo exportamos alimento para animales y hoy tenemos una capacidad de crecimiento, por ejemplo el cerdo que puede duplicarse con unas políticas estratégicas en 10 veces, 15 veces. La Argentina hoy por ejemplo tiene 350.000 madres. Para que se den una idea, Dinamarca tiene 1 millón doscientos mil. Ésto es la posiblidad de crecimiento que tenemos. Europa es uno de los grandes exportadores de carne de cerdo y ya no tiene capacidad de crecimiento, sí la tenemos nosotros. Con condiciones distintas y claras, el sector puede explotar, puede tener un crecimiento en 15 años de un 100 por ciento, de eso no tenemos ninguna duda que puede llegar a ser así. Y aparte, no es una expresión de deseo nuestra, el mundo está necesitando, demandando éste tipo de productos que nosotros generamos, que sabemos hacer. El mundo está en plena explosión demográfica, el oeste asiático está generando riqueza en forma continua, la generación de riqueza es directamente proporcional con el consumo de proteína animal. Están dadas las condiciones que no podemos seguir desaprovechando sin ninguna duda. Este crecimiento que en condiciones normales el sector puede tener en el corto plazo genera potencia y tiene otras necesidades que también son generadoras de empleo. Es decir, la infraestructura del país está devastada, destrozada, sin mantenimiento, en donde para tener un crecimiento del sector agrobioindustrial necesitamos una red vial distinta, nueva, una red ferroviaria distinta, comunicaciones, energía…las comunicaciones para nosotros son fundamentales porque hoy la tecnología se maneja a través de un buen sistema de comunicación que no tenemos, yo en el campo tengo que hacerme 30 km para ir a sacar un DTE porque no tengo Internet y no hay posibilidades. A veces tenemos la posibilidad por satélite pero se complica en un día nublado, etc… Entonces hay una posibilidad de generar empleo a través de la infraestructura que el sector necesita que es impresionante. Hoy entendemos y creemos que el sector agrobioindustrial es un tren donde hay asientos para todos sin ninguna duda. Démonos las condiciones de inversión que necesitamos y esto explota, no tenemos dudas, necesitamos un consenso político importante. Necesitamos cambiar la forma de ver los conurbanos. Acá hoy va a hablar Lalo Kreus, un muy amigo con el cual venimos charlando hace mucho tiempo y Lalo tiene un concepto que dice lo siguiente: “Nosotros tenemos que dejar de ver a la Capital, darnos vuelta y ver el interior del país. Es la forma de solucionar el conurbano, hay que dejar de ver la Capital Federal o CABA. Con Lalo hace ya un tiempo largo que estamos trabajando en lo que es una esperanza que tenemos los dos de generar una escuela técnica agrobioindustrial en La Matanza. Generar ahí las posibilidades y hoy están dadas las infraestructuras para generar este tipo de capacitaciones porque en los últimos años, si bien coincido con Fernando, que hemos tenido una depreciación enorme en el sistema educativo, también se han generado universidades en los distintos partidos del conurbano, lo cual la infraestructura está, hay que hacer un plan estratégico de en qué hay que capacitar a esa gente que es mayoritariamente en tecnología, en empleos del sector agropecuario sin ninguna duda, porque hoy la producción de punta genera actividades que antes no teníamos en el campo. Hoy el campo es muy eficiente entonces medimos aplicación de fertilizantes, medimos en forma continua la siembra, monitoreamos en forma continua, para ésto se necesita gente, inversión, tecnología, una parte del sector.

Yo creo que es una mesa de consenso generalizado donde primero se tienen que dar las condiciones para la inversión. Vamos a capacitar gente que no va a tener empleo. No coincido con lo que se dice en la realidad, yo creo que la cultura del trabajo existe, lo que pasa es que no hay trabajo.

A mí me ha pasado generar un desarrollo que lo arranqué el año pasado en enero, me agarró la pandemia pero lo hicimos, un desarrollo nuevo en Marcos Paz donde tenemos 40 empleados. Todos los que tenemos vinieron a tocar el timbre mientras vieron la obra, dejaron sus currículums, mil, durante el proceso de obra, ni uno sólo había terminado la secundaria, todos cobraban el plan, pero los tomamos, los capacitamos. La capacitación agropecuaria necesita movilidad porque en distintos lugares se dan distintas capacitaciones. Gente que estaba casi desahuciada, triste, amargada, que no te miraba a los ojos, hoy está contenta, te mira a los ojos, tiene un auto, tiene una moto, tiene un plan de vida, y era gente que estaba cobrando un plan que les ofrecés algo distinto, y es dignidad pura.

Acá tenemos que generar las condiciones para la inversión y la inversión va a desarrollar el empleo. Tenemos las condiciones, generemos las condiciones, tenemos la posibilidad de hacerlo. La agrobioindustria hoy es un tren que tiene un asiento para todos. Generemos consensos políticos y arranquemos, no nos queda mucho y no tenemos muchas oportunidades más.

 

GUILLERMO MARCO, SACERDOTE CATÓLICO

Veo con cierta angustia un momento un país que supo atraer gente que venía de cualquier lugar del mundo, nuestros antepasados a trabajar aquí como tierra fecunda y que en poco tiempo podían hacerse la famosa América y conseguir una posición, hoy es todo lo contrario. Lo que sueñan los chicos es con irse de la Argentina porque es un país que no les generan condiciones para poder crecer o para poder progresar entonces es importante sin duda intentar revertir esta desgracia que nos está aconteciendo.

En primer lugar creo que no habría que soslayar la responsabilidad de la Iglesia. Me alegra muchísimo este mensaje del Papa, son temas que yo charlo recurrentemente con él. La Iglesia se la pasa hablando de los pobres pero los pobres no salen de la pobreza si no es con trabajo y no se puede vivir de subsidios que son simplemente o lo que puede hacer caridad puntual para un momento, solucionar una emergencia pero en la Argentina se volvió algo endémico. Sé que está Lalo, hemos compartido hace poco con él y con el Padre Pepe un panel que armé para la Academia de Ciencias Empresariales. Hay que revisar éstas mediciones de pobreza en Argentina porque según ciertos códigos que usa la UCA para medir la pobreza, Luis XIV estaría debajo de la línea de pobreza porque no tenía en Versalles agua potable ni cloacas. Es una realidad que en el campo argentino no hay red cloacal. Ni sé si es un indicador, en los países nórdicos debe ser así pero no sé en Argentina. Lo segundo es que tampoco es verdad que hay tanta gente que no trabaja, es decir, no trabaja con trabajos formales, pero si basta ir a La Salada para ver lo que es la red impresionante del trabajo informal donde la gente tiene una gran virtud argentina que es ser emprendedora. La gente pobre tiene su rebusque, su changa para tratar de sobrevivir. Ahora el tema es que la Argentina tiene dos sistemas, que son, un sistema de trabajo formal y otro de trabajo informal. Como el formal tiene que sostener al informal que es el que paga impuestos, la presión tributaria es cada vez más grande y por lo tanto es muy difícil que las personas pobres puedan pasar de la informalidad a la formalidad porque aquel que decidiera ampliarse, crecer o contratar gente terminaría fundido.

Esa es una primera reflexión que me parece que no es solamente de tantas buenas iniciativas, sino que las buenas iniciativas necesitan de marcos legales que hagan que la legalidad sea lo normal y no lo anormal. Lo segundo que quisiera aportar tiene que ver con una experiencia que hicimos. Soy copresidente del Instituto de Diálogo Interreligioso que fundamos hace veinte años con Omar Aboud y con el rabino Dany Goldman, nuestra experiencia que fue en su momento calificada, Luis Almagro la tomó para algunas cosas de la Organización de Estados Americanos, para la OEA. Luis Almagro es ateo, no tiene nada que ver lo religioso acá si no que en definitiva la metodología que acuñamos sirve para muchas de estas cosas que ustedes están planteando, de hecho Alberto Hensel que es el secretario nacional de minería, antes era el ministro de minería de San Juan nos pidió ayuda para poder hacer un plan de minería nacional. Nuestra cordillera de hecho podría producir el doble de lo que produce el campo argentino, porque tenemos, ahora que está tan de moda la suplantación de combustible fósiles, Argentina tiene la segunda reserva de litio a nivel mundial y un litio de muchísima calidad. Entonces él nos decía que está todo bien pero es un diálogo imposible, citaron hace un rato también el ejemplo de las pasteras y la forestación en Corrientes y sin embargo las movilizaciones por el tema de la contaminación hicieron que toda esa industria se fuera a Uruguay.

Colaboramos con hacer un gran diálogo, fue hecho por zoom el año pasado entre universidades, geólogos, empresas mineras, ambientalistas, pueblos originarios, intendentes (porque además están los gobiernos provinciales), el Gobierno Nacional… en realidad lo que nosotros hacemos dentro del diálogo, nosotros no discutimos de religión, no discutimos sobre qué cree cada uno porque hay un núcleo duro de nuestra confesión que yo no voy a renunciar, no voy a dejar de creer en Jesucristo como no le puedo pedir al otro que deje de creer en Alá, yo no creo en Alá, no le rezo a Alá, por lo tanto no puede rezar con él. Pero sí puedo entender qué es la oración y si puedo tener un espacio donde podamos rezar, juntos físicamente pero sí consecutivamente porque rezamos diferente, pero todos entendemos qué es dirigirse según la propia fe a algo sobrenatural.

Bueno acá estamos de acuerdo que la Argentina tiene una riqueza que necesita explotarla porque necesita trabajo y necesita recursos y necesita que entren divisas. Partimos de esa premisa básica y para llegar a ésto, como no se ponen de acuerdo, dicen mirá, la realidad es que si vos sos ambientalista y la fotito que sacás de la RAM, del petróleo la sacás con un celular, que tiene una batería de litio, entonces si no querés que se saque litio de la Argentina se va a sacar de otro país del mundo porque litio hace falta, entonces obviamente es mejor que lo saquemos de acá.

Ahora, ¿cómo hacen para sacarlo en otros lugares del mundo donde vos sí te compras la batería del teléfono? Bueno, entonces comparamos procesos mineros de países del primer mundo como Australia, Nueva Zelanda, Canadá, incluso Chile, y frente a eso lo que se trató de adoptar es, se llegó a un plan de minería nacional que va a salir en cualquier momento, donde obviamente como son industrias que necesitan inversión a largo plazo, creo que puede llegar a cambiar algo en la realidad. Ahora permítanme, mi familia y mis raíces era agropecuaria de Entre Ríos, tuvimos en 1870 un saladero que empleaba a mil personas que faenaba cabeza de ganado y salaba la carne y la mandaba a Inglaterra, pero la realidad es que todo eso se fundió, porque el campo sigue pensando y sigue desarrollándose y la política le sigue dando la espalda, sea de un partido o sea de otro, entonces a mi me parece que la política tiene que poner los marcos regulatorios, siendo la marca de la carne argentina  maravillosa, y de repente se les ocurre que hay que comer asado, bueno eso significa que hay que invertir mucho en comunicación. Se lo dije yo a la gente de CARBAB cuando vinieron a preguntar sobre cómo nosotros nos manejábamos con el Gobierno de Kirchner. La realidad es que la comunicación lo es todo, el tema es que haya gente (…….) si ustedes se van a fijar diputados y senadores la mayoría aunque salgan del interior no tienen contacto con la gente del campo. Me parece que hay un tema de comunicación que tienen que trabajar y mucho porque sin duda es un sector que moviliza y puede movilizar y es identitario en Argentina pero es un sector que lamentablemente está enfrentado siempre con el peronismo de turno y cuando llegan los otros partidos tampoco entienden mucho y a veces a la larga es como darle la vuelta a la cara al interior del país porque en definitiva del campo viven todos los pueblos del interior, la gente del interior trabaja en los campos y es algo que moviliza toda la economía.

Yo no puedo hablar lo religioso, no soy representante de nada, a duras penas como siempre decimos en el instituto del diálogo, nos representamos a nosotros mismos, yo no soy representante del cristianismo ni de la religión católica. Pero sí creo firmemente que nosotros hemos conseguido algo y es un testimonio. Qué es lo que pasa en Argentina? Que en otro países los musulmanes, los católicos y los judíos se matan o están en relaciones muy intensas, en la Argentina hemos hecho un trabajo de veinte años donde no solamente tenemos una excelente relación sino que además podemos, hemos llevado proyectos adelante, entonces creo que de vuelta recuperar la matriz del diálogo, no estoy hablando tanto de lo religioso sino más bien de la matriz del diálogo. El hecho de que vos para dialogar tengas que identificar exactamente de qué querés dialogar, querés dialogar del trabajo? Bueno, fantástico, entonces vamos a ver cómo hacemos, para qué necesitamos formar gente? Quién se puede oponer a decir que hay que formar gente, qué recursos tenemos, en general el problema es que no hay diálogos profundos en Argentina por eso celebro que exista ésto, hay que arrancar a que ésto sea un diálogo que sea transversal, queremos sacar la Argentina adelante independientemente del color que tengamos políticamente y los políticos en realidad son personas que están a sueldo para mejorar las condiciones de vida de la gente, entonces si la gente reclama ésto, en algún momento ésto va (………….) celebro que sea lo interesante, que estén los movimientos sociales reclamando trabajo, basta de planes, no me sirve. No me da dignidad, no me ayuda a crecer, un mal camino a que el Estado se funda, de tener que pagar 25 millones de cheques todos los meses. Habrá que hacer una reconversión lenta del no trabajo al trabajo, y es un error conceptual y real, es del trabajo informal al trabajo formal, porque la realidad es que hay trabajo y la gente trabaja, y hay una economía enorme informal pero obviamente es rentable porque es todo en negro.

El empleado no puede sobrevivir, y es todo, los marcos legales son tan terribles, la doble indemnización, son los sindicatos, son los marcos regulatorios, las leyes de impuestos, eso es política lamentablemente.

 

JOSE LUIS LINGIERI, TITULAR DEL SINDICATO DE OBRAS SANITARIAS Y MIEMBRO DEL CONSEJO DIRECTIVO DE LA CGT

Escuchaba a compañeros del agro y del campo y es cierto nosotros tenemos para alimentar a 400 millones de habitantes y estamos como bien lo dijeron alimentando a chanchos, caballos, vacas y no tenemos valor agregado a eso que producimos, que para nosotros el campo es un factor también de reactivación importante dentro del contexto nacional como es la industria. Pero tanto el tema que convoca que es recrear la cultura del trabajo yo creo que esto se hace a través de un acuerdo social, transversal, un contrato social que involucre a todos los componentes, ya sea al movimiento obrero, a sectores empresariales y al propio Gobierno.

Pero para esto tiene que haber lógicamente políticas de Estado que sean sustentables en el tiempo y que trasciendan a los gobiernos y que realmente también para que el sector privado pueda acceder a tener empleabilidad también hay que crearle condiciones de algunas situaciones desde el punto de vista impositivo o laboral que permite o facilite la incorporación de aquellos trabajadores que hoy no tienen ocupación y puedan ingresar al mundo del trabajo formal.

Si nosotros tenemos en cuenta que en el primer trimestre de 2021 la población económicamente activa era de alrededor de 20 millones de argentinos y argentinas representa un 67% que tienen ocupación. O sea que son casi 13 millones de compatriotas. A este grupo se le puede sumar un 5,8% de subcontratados u ocupados demandantes de empleo disponible, pero también tenemos que considerar que acá contamos con un 10% de desocupados que representan 1.300.000 trabajadores.

Para esto, nuestra actividad, como es el agua y el saneamiento, está muy ligado al tema de la obra pública. Y hemos llevado adelante este año a través de lo que fue el parate a la gestión anterior y retomar 110 obras que estaban paradas y hoy están normalizadas y pagándose los certificados se ampliaron 300 obras más y esto en común trabajo con la Uocra, porque es la que construye la obra y después nosotros operamos las plantas y los establecimientos que ellos realizan. Fue una generación de trabajo importante que le significó a la Uocra y también a nosotros el contar nuevos servicios para la comunidad.

En ese sentido la organización gremial tiene el tema de la capacitación como un tema central. Si nosotros tenemos en cuenta que tenemos a los chiquitos de los jardines maternales de cuatro años hasta llegar hoy a tener un decreto presidencial de que creamos la universidad del agua. O sea, pasamos desde la niñez hasta llegar a un nivel terciario, que es en la única universidad del agua y saneamiento que hoy hay en el país y en América. Esto significa un compromiso que nosotros hacemos a través de la formación profesional de tecnicaturas, de la capacitación para aquellos que todavía no terminaron de cursar el secundario. Y creamos una tarea que se llama Agua Más Trabajo y Cloacas Más Trabajo. Esto lo venimos desarrollando desde el año 2004 y hemos capacitado un promedio de 2500 participantes por año conjuntamente con los movimientos sociales, que se han sumado con cooperativas y desde 2014 hemos formado 20.000 alumnos en nuestros centros de formación profesional Leopoldo Marechal.

Agua Más Trabajo y Cloacas Más Trabajo son instalaciones internas para cooperativas de municipios. Trabajamos conjuntamente con los municipios. Capacitamos alrededor de 47.600 personas en lo que va de 2004 a la fecha, a hoy en este momento tenemos 2150 cooperativas en instalaciones internas y trabajando activamente 54 cooperativas que representan alrededor de 1080 trabajadores y trabajadoras. O sea que estamos permanentemente buscando la generación de trabajo formal y real, de salir de los planes pero que ese trabajador pase a la actividad formal y también con los aportes tanto previsional como de cobertura de salud.

Porque muchas veces nos reclaman de que no pueden acceder al sistema primario de salud. No digo a la alta complejidad, pero por lo menos mínimamente tener el nivel primario de cobertura de salud. Para nosotros el tema de competencia laboral es un tema que hoy está instalado en las agendas sindicales, responde al cambio que vive el mundo por el trabajo en términos de actualización de tecnología, de reorganización y desafío para los trabajadores y trabajadores.

El día lunes vamos a certificar 400 trabajadores en operación de mantenimiento eléctrico y mecánico, representación comercial, en atención al usuario, o sea evidentemente para nosotros es un compromiso dentro de nuestra actividad la generación de empleo la capacitación, teniendo en cuenta los cambios tecnológicos y la dinámica que hoy se da no sólo en la Argentina sino en el mundo y tenemos que llevar las dos cosas.

Ir capacitando a los jóvenes de 18 a 45 años que van a ser el motor generación de las nuevas el crecimiento económico que tiene que tener la Argentina. Para llegar a esto, primero tenemos que decir que tenemos que tener un plan económico, que sea sustentable, que le dé al empleador, a los trabajadores y con el Estado, sustentabilidad en el tiempo. Para esto, hay que lograr este acuerdo que no es fácil. Nosotros lo hemos intentado más de una vez con la UIA, con AEA, con el sector agropecuario. Buscar las asimetrías que permitan desarrollar y que permitan llevar adelante este tipo de tareas que realmente hoy nos demanda la sociedad. Nos duele la pobreza, porque decir que hay un 50% de pobres en la Argentina con un 50 y pico de inflación es un tema que nos preocupa, realmente tenemos que llegar a una salida a este desencuentro de los argentinos.

No tiene sentido, hay que dejar de lado los ideologismos y pensar en el bien común. Nosotros ya en el año 2017, con su Santidad, el papa Francisco, en Roma hicimos un seminario con más de 100 personas llegadas de distintas partes del mundo de agua y saneamiento y sacamos la Declaración de Roma, donde me tocó a mí junto con su Santidad, cerrar ese seminario, y pusimos el acento en el agua como un derecho universal, como un derecho humano, que hoy en la Argentina no está reconocido en ninguna legislación.

Y cuando el Papa habla de “cuidar la casa común” es cuidar el medioambiente, por eso también trabajamos en la Amazonía en la reforestación, en lo que implica el cambio climático que hoy está padeciendo el mundo. Todo esto que vemos, incendios, inundaciones, terremotos, ese es el signo de que el peor depredador que hay sobre la Tierra es el hombre. Y si nosotros no conseguimos buscar ese equilibrio, las grandes potencias, y llegar a un acuerdo para realmente ir transformando y llevando previsibilidad en los próximos años.

Por eso el tema de la cultura del trabajo, la relación que nosotros queremos llevar adelante con el sector empresarial y con el Estado tiene que dejar de ser un eslogan para ser una realidad. Hoy hay mucha gente que está padeciendo hambre, que está marginada, que no consigue trabajo. Vamos hacia un cambio también estructural. No sólamente con estas certificaciones, estamos hablando del automatismo, tenemos que ir al automatismo en nuestras plantas de producción de agua. Hoy prácticamente tenemos mayor de agua que de producción, porque ha habido un crecimiento exponencial muy importante y bueno yo creo que este es el desafío que tenemos nosotros como trabajadores, en inculcar y trabajar fundamentalmente con todos los sectores para lograr y tener credibilidad y decir de terminar con estos planes y con esta ayuda que lo único que hace es incrementar el gasto público.

Porque se han incrementado 3 millones ochocientos de empleados en el sector público. El sector público no aguanta más este tema, porque las cargas que nos dicen los privados… “y nosotros tenemos que trabajar para bancar al sector público” y yo creo que hay que buscar un equilibrio, sin que esto signifique que la incorporación de nuevas tecnologías, de los cambios que se avecinan, es expulsar a los trabajadores del mundo del trabajo, sino que hay que reconvertirlos, trabajar, capacitarlos permanentemente para poder acceder a cada de las actividades a las que nosotros representamos.

El compromiso de nuestra organización es central, nosotros tenemos hasta equipos móviles educativos que recorren el conurbano capacitando, llevando nuestra experiencia y formando gente para que pueda acceder a trabajos. Ahora estamos en la certificación de instalaciones internas y externas y conexiones para lograr la certificación de trabajadores que se puedan sumar una vez terminada nuestra obra a ser ellos los instaladores de la obra sanitaria de lo que es la parte de la línea de edificación hacia adentro de su domicilio.

Todo esto lo estamos trabajando, lo estamos elaborando, no trasciende pero son hechos importantes que desde nuestra actividad brindamos al conjunto de la comunidad. El compromiso nuestro es con los trabajadores y con la comunidad. Es un servicio público, si bien es una empresa estatal mayoritariamente. Nosotros tenemos el 10% de la participación de los trabajadores en el directorio de la empresa. Y de ahí fijamos, trabajamos mancomunadamente en elaborar políticas y fundamentalmente en el área educativa plasmarla en trabajo real.

MARIANO OBARRIO: ¿Crees que por la demanda que hay en la Argentina de agua potable y de cloacas en muchos sectores se puede incrementar el personal y la capacitación en obras sanitarias?. ¿Y se puede expandir este trabajo que hace obras sanitarias o la Uocra al resto de los sindicatos y poner a la capacitación en la CGT en la gran escala que pueda absorber a muchos trabajadores y compañeros de los movimietnos sociales o de los sectores?

JOSÉ LUIS LINGIERI: Si Mariano, porque en la CGT está la Secretaría de Capacitación, que está el compañero (Argentino “Tito”) Geneiro, de Gastronómicos y todas las organizaciones gremiales tienen su centro de formación y capacitación, los textiles, la Uocra, la UOM, todos tienen centro de formación y capacitación.

Y entonces cada uno dentro de su actividad como ser la UOM, Smata, tienen una relación muy estrecha con todas las terminales de automotrices en cuestión de capacitar, con planes tecnológicas, con la robótica, y en el armado de un auto, y también ellos está llevando y capacitando a sus trabajadores y buscando modalidades del trabajo y reinsertarlos en otras tareas y que no deje a ese trabajador desprotegido ante el avance de las nuevas tecnologías.

Este es el desafío que tenemos acá tenemos que poner la inteligencia, la capacidad, y la voluntad política para poder. Pero para esto tiene que haber lógicamente un lineamiento a nivel nacional, de una política económica que nos lleve a estos objetivos. Yo veo que hoy tenemos dificultades importantes desde el punto de vista económico, cosas que tendríamos que corregir y poner en marcha y este es el debate a diario que tenemos con el Estado y con los empresarios para llevar adelante políticas activas.

MARIANO OBARRIO: ¿Crees en una negociación que podría llegar a darse en el futuro por la cual se pueda ir a una reforma laboral parecida a la que tiene la Uocra para la cuestión de los despidos, con un fondo para los despidos y a cambio también discutir en la argentina la participación de los trabajadores en el esquema de las ganancias de las empresas? Para ganar de un lado y del otro…

JOSÉ LUIS LINGIERI: Yo creo que en aquellas empresas en que hay rentabilidad o se pueda dentro de sus balances se pueden llegar a acuerdos. Nosotros cuando se concesionó la empresa (Aguas Argentinas), ese diez por ciento le había generado ganancias a los trabajadores a través de las acciones que nosotros representábamos. Durante los años que duró la concesión la gente… hoy estamos casualmente estamos terminando un juicio que representa 6 millones de dólares que se tiene que repartir entre los trabajadores que fueron parte del programa de propiedad participada en la gestión que tuvo el Grupo Suez llevando adelante Aguas Argentinas. O sea, estas cosas se pueden hacer, se pueden reconvertir.

Sobre lo primero que me preguntaste, yo creo que la doble indemnización no tiene que ser eterna. Esto fue una coyuntura en una situación muy difícil que vivió el país. Nosotros heredamos una deuda de alrededor de 47.000 millones de dólares y con una pandemia que nos destrozó. Podemos decir que cada uno tiene un enfoque con respecto a esto, sufrieron mucho las Pymes las pequeñas industrias y hubo desocupación, esto golpeó muy fuerte en nuestra población y en el mundo. Aquellas potencias que tienen espaldas para sobrellevar van a salir más rápido. Y nosotros nos costará un poco más. Una de las cosas centrales es llegar en algún momento a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Mucho se oponen. Esos eslóganes populistas que a veces yo no los comparto, porque la realidad es que si hay una deuda, la deuda es soberana y hay que pagarla. Ahora cómo la vamos a pagar, bueno habrá que ver en cuanto tiempo, cuál sería la tasa a discutir, pero no es un tema que tenemos que eludir, porque si esto lo pateamos y lo dejamos fuera de agenda, Argentina va a quedar fuera del contexto del mundo. Y nosotros nos tenemos que integrar al mundo.

Tenemos que llegar a un acuerdo con el Mercosur, con la Comunidad Económica Europea, y con aquellos que podamos incursionar y ser competitivos. Y llevar valor agregado de nuestros productos al mundo, es la forma de crecer otra forma no hay.

Erradicar la pobreza es como decir gobernar es crear trabajo, y nosotros lo que tenemos que hacer es crear trabajo. El modelo de la Uocra es un modelo interesante, hay un aporte del 12% a un fondo del trabajador, ese trabajador lo puede utilizar si cambia de empresa lo puede tener ahí, mantienen la especialidad de oficios que venían de la empresa anterior, es un tema importante que se tendría que analizar para ver si se puede adecuar a otras actividades, está también el tema de la famosa mochila austríaca, bueno son cosas que nosotros vamos a tener que repensar. Soy de una generación de los que ya nos estamos yendo, pero para los jóvenes tenemos que aportar sin ningún tipo de egoísmo toda esta experiencia que hemos trabajado durante años para que realmente uno quiere que esta Argentina dichosa y querida pueda salir de una vez por todas salir de esta situación cíclica, porque no es parte de este gobierno, viene de distintos gobiernos, con esta situación. El que tiene el poder se cree que es el dueño del paquete, cuando ese poder se debilita quiere negociar con la minoría, y la minoría dice ahora no vamos a negociar ahora jódanse trabajen ustedes y solucionen el problema ustedes. Y así viene la rueda y nunca terminamos. Y hasta que no nos pongamos de acuerdo los argentinos y terminamos con estas cosas no vamos a tener salida para el país.

 

JORGE CASTRO, CENTRO DE REFLEXION Y ACCION POLITICA SEGUNDO CENTENARIO

Muchísimas gracias Mariano por invitarme a participar de esta importante conferencia. La epidemia del coronavirus ha desatado una explosión del teletrabajo o trabajo digital a distancia que a su vez ha provocado un fenomenal salto de productividad del capitalismo avanzado. Que puede estimarse en más de 15% en los últimos dos años. Esto ha acelerado el tiempo histórico. Y ha adelantado el cronograma de la Cuarta Revolución Industrial entre seis y ocho años. Lo que sucede en el mundo de hoy, comenzando por los EEUU, Europa y Japón es que hay un retraso evidente en la fuerza del trabajo en relación a las necesidades del extraordinario cambio tecnológico que ha ocurrido en ocasión de la pandemia del coronavirus.

Este es un fenómeno de nuevo tipo de carácter estructural cuya magnitud hace que se haya convertido en el nuevo parámetro mundial. La disputa entre asistencialismo y cultura del trabajo en la Argentina está directamente vinculada al problema de la pobreza, que abarca ya a 42% de la población, con este dato estratégico demográfico que hay que añadir: que más del 45% del total de la pobreza de la Argentina se encuentra concentrada en seis partidos del sur y el oeste del conurbano bonaerense en la denominada tercera sección electoral.

Hay que agregar que la pobreza como problema está históricamente situada en la Argentina. A finales de la década del 60 la pobreza en la Argentina era el 4% de la Población Económicamente Activa en el país. Y a partir de 1974 a partir del fenómeno denominado Rodrigazo comenzó a crecer sistemáticamente al ritmo de las sucesivas crisis del sector externo, que estallaron en forma inexorable cada cinco o siete años en adelante. Lo que esto provocó una fuga masiva de capitales, la desaparición de la moneda nacional, una situación de mega inflación que eclosionó con dos hiperinflaciones y recesiones cada vez más profundas y prolongadas. El resultado fue que la pobreza pasó de ser el 4% de la población del país al 42% actual y que más de tres generaciones de argentinos resultaron ajenos al mundo del trabajo.

Significa que quedaron ajenos también a sus pautas culturales en materia de cultura del trabajo. De ahí, el asistencialismo generalizado, especialmente a partir del año 2001, sumado a la aparición de una nueva pobreza en los últimos dos años, que afecta por primera vez a la baja clase media en tren de desaparición. Si este es el problema, esta también es la solución. Es lo que puso de manifiesto la declaración combinada de la CGT más los movimientos sociales organizados en la movilización del 18 de octubre. Allí esta combinación, sindicalismo y movimientos sociales organizados, presentó una nueva triada para el desarrollo de la Argentina, compuesto por tres términos: desarrollo, producción y trabajo, en ese orden.

Sin desarrollo, transformación productiva, no hay producción. Y si no hay producción, no hay creación de puestos de trabajo.

Por cierto, que estos tres términos cruciales, desarrollo, producción, trabajo, tienen un significado histórico que hace a su perfecta y actual pertenencia la presente histórico. Que significa que deben ser interpretados cada uno de acuerdo a las pautas globales de la Cuarta Revolución Industrial, que la pandemia del coronavirus a través de la explosión del teletrabajo o trabajo digital a distancia ha adelantado su cronograma entre seis y ocho años.

Lo que esto significa es que es preciso acompañar esta triada decisiva de desarrollo producción, trabajo, interpretada de acuerdo a los términos de la Cuarta Revolución Industrial con una revolución social de la Educación y del Trabajo, que lleven a cabo o que realicen los trabajadores organizados, tanto los sindicatos como los movimientos sociales, en un esfuerzo de autoeducación masiva y generalizada. Aplicando la consigna fundamental de la época acerca de cuál es el significado actual de la justicia social de que solo los pobres pueden terminar con la pobreza y solo los trabajadores pueden liberarse. Esto es autoeducarse a sí mismos.

Estos serían algunos de los apuntes que yo quería compartir con ustedes y te agradezco nuevamente mariano que me hayas permitido hacerlo.

MARIANO OBARRIO ¿Crees posible una articulación del movimiento obrero y los movimientos sociales con la sociedad civil, con el sector privado, con las empresas, con el Estados nacional, provinciales, municipales, e ir hacia el interior del país donde está la riqueza?

JORGE CASTRO: Absolutamente, un rasgo estructural de la sociedad argentina es la profundidad y el altísimo grado de institucionalidad que tiene su sociedad civil, es un resultado directo del carácter inmigratorio masivo de la sociedad argentina. Los inmigrantes europeos que vinieron a la Argentina, cuatro millones de inmigrantes europeos por cada argentino originario, esto fue la construcción de la nación argentina crearon en todo el país instituciones de ayuda mutua, de servicios sociales, servicios médicos, sistemas educativos. Los sindicatos son organizaciones previas a la aparición de Perón, su origen es precisamente el hecho de que durante más de 30 años los trabajadores argentinos fueron mayoritariamente inmigrantes europeos. De modo que la respuesta a tu pregunta es absolutamente que sí.

Pero con este agregado: para eso lo primordial, esto es lo que lleva a distinguir ante todo lo esencial de lo accesorio, es tener en cuenta de que esta es una empresa esencialmente política a realizar a través de un movimiento político de carácter nacional que convoque como premisa esencial a la unidad de los argentinos y nos vuelque a esta aventura extraordinaria de transformar con su propio esfuerzo el nivel de educación y de formación de los trabajadores, tanto formales como informales, expresado por los sindicatos y los movimientos sociales.

 

MARIA PAULA LOPARDO, EX DIPUTADA NACIONAL Y ESPECIALISTA EN DERECHO AMBIENTAL Y SUSTENTABILIDAD

Muchas gracias Mariano por la invitación. La verdad es un placer enorme escuchar propuestas concretas que cambien y generen esta cultura del trabajo y que tiendan a recuperar las fuentes de trabajo. La verdad es un orgullo. Estos son los valores que nos convocan, que pasan por recuperar la dignidad de nuestra gente, a través de trabajo decente, trabajo genuino.

Ya sea por medidas de tipo económico, tributario y fiscal que son realmente asfixiantes y conculcan contra la producción y contra la generación de trabajo y también una legislación laboral realmente obsoleta, que como ya se ha venido diciendo es necesario que se adecúe a las circunstancias actuales, y estas situaciones han ocasionado pérdidas de puesto de trabajo, de Pymes y el aumento de la pobreza, como acabamos de saber con los nuevos índices. Y también por supuesto el éxodo de ciudadanos que se han ido del país en búsqueda de trabajo.

Pero como también se ha dicho es urgente incorporar al mercado laboral a personas en situación vulnerable que durante muchísimos años han recibido planes y subsidios del estado y a los que no se capacitó para incorporarse al mercado laboral. Y para que ésta transición de la que nos estamos encargando y acercando propuestas, entiendo que es clave que se convoque a todos los sectores, cámaras empresarias que son quienes conocen los requerimientos y las demandas, las ONGs que también por tener un vínculo con la sociedad civil son de un valor inigualable. Pero también me refiero a los sectores educativos, donde va a ser indispensable readecuar las currículas a la realidad que nos convoca.

Principalmente van a tener mucha importancia las universidades en lo que respecta a la formación tecnológica, porque todo lo que hace al Big Data y al Internet, esta economía 4.0 hace que la cabeza y la capacitación implique una reconversión importante. Pero también va a ser necesario convocar a los jóvenes que tienen la cabeza de una nueva generación que conocen como ya alguien comentó tantos jóvenes con nuevos proyectos.

Esta generación de trabajo decente y trabajo genuino y la incorporación de tantas personas al mercado laboral va a tener que ser encarada con propuestas. Yo estoy acercando algunas propuestas, una de ellas innovadora porque no es un tema que se habla tanto, que es el tema de la depredación de los recursos ictícolas a raíz de cómo habrán visto por los medios hay más de 470 buques pesqueros en su mayoría chinos, coreanos y españoles, entre otros, que capturan en la zona económica exclusiva y también en la milla 201 y causan un daño enorme al ecosistema. Y no sólo eso, sino que con la captura de ingentes toneladas de peces destruyen un montón de fuentes de trabajo. Esta pesca que realizan es lo que se conoce como pesca ilegal y no declarada, en la cual la OIT y la Organización Marítima Internacional tiene mucha injerencia.

Estuve buscando números. Se ubican en la zona perpendicular al Golfo San Jorge donde hay está el caladero de calamares pero también merluza y abadejo. Sólo en la zona económica exclusiva se capturan 250 mil toneladas al año que generan un perjuicio a la Nación de 1000 millones de dólares.

Se suma a ello la captura que se realiza en alta mar es decir en la milla 201 y más allá de la zona económica exclusiva de especies que emigran desde la Zona Económica Exclusiva del Estado argentino de unas 750 mil toneladas anuales a las que se suman las capturas realizadas desde Malvinas de un millón de toneladas con lo cual con todo ello se totalizan unos 5000 millones de dólares que es lo que equivale a lo que capturan de esta manera ilegal no declarada y no reglamentada.

La actividad pesquera nos aporta un promedio de exportaciones de 2000 millones de dólares anuales. De modo que combatir esta pesca ilegal podría aportar una enorme cantidad de puestos de trabajo no sólo en personal embarcado sino en personal de tierra. Si bien la Ley Federal de Pesca fue modificada, se modificaron las multas con un piso de 25 millones de pesos a 150 millones la verdad es que frente a los números que estamos hablando son irrisorios.

La Zona Económica Exclusiva está siendo patrullada por Prefectura últimamente se celebró un convenio entre Defensa y Seguridad y se aumentó el patrullaje, pero no es ni por cerca la cantidad y la tecnología y los medios que se necesitan para hacer un patrullaje que efectivamente logre el objetivo deseado de combatir esta situación ilegal. De hecho, en 2021 Estados Unidos ofreció un buque de la Guardia Costera y Argentina lo rechazó. Entonces aquí propongo:

Por un lado, Argentina no es parte de una serie de acuerdos internacionales que sería muy importante que Argentina participe porque allí tendría voz y voto y presencia y mayor capacidad de proponer acciones para realizar si participara. Por ejemplo, el Acuerdo Estado Rector de Puertos. Por otra parte, sería importante que integre organizaciones regionales de ordenación pesquera donde también tener presencia significaría otro poder y otra posición.

Por otra parte, Argentina no está incluida en el Acuerdo de Ciudad del Cabo y sería fundamental, porque este acuerdo tiende a combatir la pesca ilegal no declarada y no reglamentada. También por supuesto sería importante incluir a la pesca ilegal como delito en el Código Penal y en cuanto puntualmente a lo que nos convoca la necesaria participación de las fuerzas de trabajo, desde que el pescado se captura hasta que llega a nuestra mesa, hay un montón de actividades que requieren una capacitación y recuperaría un montón de personas que han quedado sin trabajo.

Una segunda propuesta hace referencia al fomento y la capacitación para la producción de bioinsumos o biomateriales que son todos aquellos productos obtenidos a partir recursos biológicos, como por ejemplo la fécula de papa, la fécula de mandioca, el aceite de soja, de maíz, algas que los avances tecnológicos permiten hacer sustituir a aquellos productos que fueron resultado de la síntesis química.

Con ello se evitaría la generación de gases de efecto invernadero tan impactantes para el cambio climático que se producen como consecuencia de la quema de fósiles y a su vez se evitaría su lenta degradabilidad. Los materiales producto de la síntesis química tienen muy baja degradabilidad y con esto se elaboran productos fácilmente degradables y por ende con mucho menos daño al ecosistema.

Si bien hay normativas que trata de capacitar y obtener financiamiento, para capacitar en estas materias, creo que se debería fomentar, capacitar, y por eso esta alianza lo que mencionaba al principio con todos los sectores, cámaras empresarias, academia, ciencia, la participación de los jóvenes es sumamente interesante. Y por supuesto que es común a todas las propuestas la necesaria remoción de las trabas burocráticas, administrativas e impositivas, fiscales que conculcan contra estos objetivos.

Por otra parte, me parece sumamente importante el fomento del valor agregado en las etapas de la cadena alimentaria. Sabemos que la Argentina fue el granero del mundo y puede ser hoy el supermercado del mundo. Con esto sería sumamente importante poder capacitar para los distintos sectores distintos productos que incluyen una mano de obra importante que significaría al ser mano de obra calificada, con buenos ingresos, capacitación y dar dignidad a las personas.

Hay muchos alimentos que se pueden sofisticar en aras de prevenir determinadas enfermedades y por ejemplo la biotecnología o los biosensores pueden ser muy útiles en este sentido. Por otra parte, sabemos lo dañino que es el plástico. Actualmente en Argentina solo de envases Pet se descartan 200 mil toneladas anuales, de las cuales solo se recicla el 25%. A partir de una botella de Pet se pueden fabricar fibras textiles para la confección de mantas, prendas de vestir, bolsas, calzado, escobas, nuevas botellas… ¿Qué impacto genera producir nuevo plástico? Para fabricar una tonelada de Pet convencional se consumen 3,8 barriles de petróleo.

Si el material es reciclado sólo se usan botellas que van a parar a ríos, cunetas, arroyos, basurales, con el enorme daño que genera de rellenos sanitarios clandestinos, efluentes absolutamente contaminados con botellas que tardan años en degradarse.

El reciclado evita generar gases de efecto invernadero que son los que se requieren para producir utilizando petróleo y además requiere un 70% menos de energía. Aquí se pueden generar nuevas fuentes de trabajo y también la propuesta es por supuesto capacitar en estas nuevas prácticas y generar incentivas porque muchas veces el alto costo del reciclado o la dificultad en la degradabilidad del plástico hace que no se lo sea preferible otra opción con lo cual sería interesante que se generen incentivos.

Por otra parte, me parece sumamente interesante, yo como diputada fui participante de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados, y la verdad que hicimos un gran trabajo de la mano del ministro Santos para fomentar el turismo sostenible, la recuperación de los sabores locales y de los saberes locales genera arraigo de la población, dignidad, cultura, y sabemos que a nivel mundial uno de cada cinco empleos están vinculados al sector turismo.

No sólo lo que incide directamente, esto es hotelería o gastronomía, sino en lo que respecta a la construcción, las aerolíneas, el transporte y la gastronomía local. Que además de generar crecimiento económico y prosperidad fomenta la inclusión social porque se incluye a los jóvenes, a las mujeres, a los indígenas que tienen saberes tradicionales que vale mucho la pena convocarlos. Crea también nuevas habilidades para la gastronomía, como la preparación de platos y la reutilización innovadora de cereales y de productos agrícolas, que han quedado acotados a determinados usos, y con esto se puede ampliar, me toco formar parte de un plan que se llamaba Cocin Ar (Cocina Argentina) donde se capacitaba en nuevas regiones en nuevas recetas que nuevamente rescaten las culturas locales y los sabores regionales. Y a su vez al incentivar el turismo con todas estas condiciones también por supuesto ayudaría y contribuiría y sería una motivación muy importante para preservar los recursos naturales y el patrimonio cultural.

Según la cámara de Turismo en 2018 el gasto de los visitantes internacionales llego a 4800 millones de dólares, un monto equivalente al 6.4% de las exportaciones. Y en 2019 el sector representaba un 10% del PBI y un 9.4% de los empleos. De modo que con estas propuestas estaríamos contribuyendo a estos valores que nos convocan que son generar trabajo decente, trabajo digno, formal, también contribuiríamos a generar nuevas capacidades para los nuevos tiempos que corren. Contando para ello con la colaboración de los sectores académico y científico y lo que es también tan importante es que estaríamos incluyendo a sectores vulnerables.

Y además de ello se contribuiría, la Argentina forma parte de la agenda 2030 de la ONU, donde se han delineado 17 objetivos de desarrollo sostenible, que Argentina con medidas de este tipo también contribuiría y estaría haciendo un aporte importante a los objetivos vinculados con la seguridad alimentaria, la preservación de ecosistemas, la preservación de los mares y recursos marinos, la preservación del patrimonio cultural y la generación de trabajo decente. Como dice Amartya Sen, es muy importante generar las capacidades y generar las herramientas para que cada persona pueda desarrollarse y pueda pasar de los derechos a las libertades reales.

 

DIEGO BUSTAMANTE. FUNDACION PATA PILA. SALTA

Bueno, un saludo para todos. Muchas gracias Mariano por la invitación. Me presento. Soy Diego Bustamante, tengo 38 años, y como decía, soy Director y Presidente de Pata Pila, que es una organización, una ONG, Franciscana, creada en el 2015, que trabajamos fuertemente con las comunidades originarias del Norte de Salta, con los Wichí y los Guaraní. Y también tenemos algunos proyectos en Entre Ríos, provincia de Buenos Aires y Mendoza, en asentamientos y barrios vulnerables. Principalmente creo que bueno, muy interesante la conversación de hoy.

Creo que un poco de lo que se está conversando hoy en día tiene que ver con la recategorización o el traspaso de los planes sociales. Creo que es muy necesario hacer una interpretación como más concreta de qué significa el traspaso de un plan social que es para hoy, para muchas familias, el único ingreso económico, y en otros casos no, entonces no es lo mismo las personas que se van a incorporar a la asistencia social o alguien que ya está incorporado, entonces me parece como que hay que tener alguna distinción ahí. Nosotros particularmente en Pata Pila trabajamos con comunidades que están muy por debajo de la media. No sólo inmersos en la pobreza sino que es una pobreza estructural que están en el medio del monte, viviendo en comunidades muy alejadas de las posibilidades, donde muchas no tienen agua potable, no tienen un gran acceso a la educación no hay caminos, entonces me parece que para pensar de la asistencia social al trabajo, hay que ir con una batería de medidas, de inversión en infraestructura, tecnología, acceso a la comunicación, a la electricidad, al agua potable y demás.

Sin embargo, son comunidades que tienen mucha potencialidad, muchos de ustedes hablaron de estos temas, como la producción de alimentos pero con un sistema de alimentos sostenibles, donde hablemos de toda la cadena.

La producción de alimentos, la distribución y comercialización, donde entonces, se formen cooperativas de trabajo. Se pueden armar serias comercializaciones con las artesanías locales de las comunidades. Como recién decía María Paula, hay una base para armar algo de turismo comunitario y cultural muy importante en el norte de la provincia de Salta, en Formosa, en Santiago del Estero. Creo que hay mucha potencialidad que amerita pensar el traspaso de la asistencia social pero con un fuerte acompañamiento de capacitación y donde hay que tejer toda una estructura social.

Porque hoy estamos hablando de familias que tienen 12 chicos, que viven en ranchos de adobe o de plástico, que son madres por ahí de 29 años que no terminaron la secundaria, entonces no tiene sólo que ver con tomar una decisión de escritorio o a nivel nacional, sino que creo que como todo, los planes tienen que estar pensados provincialmente, tienen que estar sostenidos en las localidades, y sobre todo bajados y escalados a través de las estructuras de las organizaciones de bases comunitaria, de las escuelas, de las iglesias y no con satélites que se llenan desde la Nación a las provincias, viajando en aviones, con programas pensados de escritorio sino que realmente tienen que utilizar la estructura humana. Porque todo lo que todos estamos pensando en materia en macro, para bajarse a lo micro, muchas veces se amerita ser personas con personas, codo a codo, trabajando y discriminando, porque no es lo mismo. El nivel de pobreza que hay en este país es tan grande, pero se puede sectorizar o discriminar, de maneras muy diferentes. No es lo mismo una familia que está más constituida, donde hay gente como decía el Padre Guillermo Marcó, no es lo mismo, no. Hay gente que trabaja, hay gente que tiene un trabajo informal, hay gente que jamás trabajó, hay gente que está sola en la vida con 7 chicos. Todavía hay un montón de familias que ni siquiera acceden a los planes sociales. Y mismo desde Pata Pila trabajamos muchísimo para que la gente acceda al DNI y acceda a un plan social, sabiendo que el plan social, es la única oportunidad de poder comer! Entonces me parece que todas la lógicas… Si…

Nosotros hoy tenemos 70 personas contratadas en PP que trabajan en diferentes regiones del norte de la provincia y de Mendoza y en Entre Ríos y tienen centros de prevención de desnutrición primero, porque también hay un tema ahí.

Estamos hablando de un ejército de gente que hoy no tienen las herramientas intelectuales. No es sólo de capacitación Laboral. Si no que a veces no tienen las herramientas intelectuales, porque no estuvieron bien nutridos y bien acompañados en su etapa de desarrollo. Entonces, la primera vocación de Pata Pila, es que no haya más chicos con desnutrición que lleguen al sistema escolar con muchas menos herramientas intelectuales, y después, trabajar fuerte en la integración de la familia al sistema público. Que accedan al hospital, que accedan a la atención primaria de salud, que puedan sostenerse en la educación de sus adolescentes y de sus niños. Entonces creo que, hay que fortalecer mucho el sistema sanitario, mucho el sistema de educación, pero también hay que trabajar con gente que ya pasó esa etapa, que hoy tienen entre 20 y 30 años, que ya son madres o padres de familia pero que jamás trabajaron. Y que para trabajar, tienen que dejar un hogar. Que para eso hay que armar una red. Espacio de primera infancia, centros de cuidado de adolescentes, trabajar fuerte el tema de la desnutrición y fuerte el tema de las adicciones.

Falta una lectura política. Por ejemplo, mismo en Pata Pila hay un montón de familias o emprendedores que podrían empezar a traspasarse al sistema formal de trabajo, pero ni siquiera podían acceder a un monotributo. Porque pierden el plan. Recién ahora, el gobierno lanzó un programa de monotributistas que durante dos años pueden sostener los planes. Pero como esa medida, hay un montón de medidas que atentan contra la formalidad de las cooperativas, de los sistemas de trabajo y demás.

Entonces creo que hay que hacer, hay que dejar un poco la parte discursiva, que es muy interesante, para bajarla a terreno, para bajarla a las diferentes lógicas comunitarias y trabajar muy fuertemente como decía recién, y vuelvo a repetir, con las organizaciones de base comunitarias que tienen llegada diaria  y cotidiana, a los hogares de la Argentina, con las iglesias, con las escuelas y con los sindicatos.

Nosotros hoy estamos trabajando sobre todo en las comunidades Guaraní en el tema de emprendimientos, capacitaciones de oficios y demás. Pero no es lo mismo una familia Wichí que vive a 80 kms a 200 kms, no sé, del Tartagal, en el medio del monte, abajo de un árbol, jamás trabajaron, no tienen desarrollo, no tienen agua potable, no hay caminos. Es muy difícil hoy para una organización.

Hoy estamos trabajando en capacitaciones de costura, tejidos, peluquería, arreglo de motos, carpintería. Algunas cosas que tienen un poquito más de salida laboral, y en otros casos es la primera vez que una madre empieza a pensar que puede llegar a hacer algo. 1.57.29 Estamos con un nivel de atraso en algunos casos muuuy siderales. Como para que de repente piensen en armar un emprendimiento, sostenerlo y demás. Obviamente nosotros trabajamos con una base de gente que le cuesta un poquito más la vida que a gente que por ahí esta en villas o en el conurbano que puede trasladarse, que puede salir a golpear puertas y a buscar ayuda.

De hecho ya tenemos algunos de los programas que colaboramos con algunas empresas locales, porque justamente donde yo estoy, llamativamente hay muuuchas empresas de hidrocarburos, o sea, están todas las petroleras, y hay muchas empresas agropecuarias. Sin embargo, enfrente de los campos, enfrente de las plantas, toooodas las comunidades son pobres. Ni agua, ni gas… Entonces me parece que hoy empieza a haber programas de integración pero que tienen que estar acompañados. Por eso a mí que tienen que ser planes integrales. Bajados desde la política, financiados por el Estado, estructurados y también financiados por los privados, y acompañados por las organizaciones de base.

Entonces, tiene que ser algo como bastante integral, porque si no, hay muchos programas como muy aislados en Argentina. No se conocen bien…

 

MARIO LUSSICH. INSTRUCTOR DE PESCA EN LA PATAGONIA. EMPRESARIO DE LA REGIÓN DE ALUMINÉ.

Buenas tardes a todos. Cómo les va! Muchas gracias por la invitación, Mariano! Excelentes los expositores. Muy bien!

Bueno. Volviendo al tema este de la reconversión productiva, la reconversión del trabajo y demás, les voy a contar un poco mi experiencia, principalmente en la Patagonia. Como guía de pesca con mosca. Quiero mencionar principalmente, que hoy, cada uno de nosotros, puede brindar algo, tiempo y horas para realizar algún proyecto vinculado, no solamente al turismo, a los servicios de turismo, vinculados a la protección del ambiente, que sean sustentables en el tiempo, pero quiero hacer hincapié en que hoy, los que vivimos en sectores apartados, tenemos la posibilidad de estar vinculados a comunidades que ya hoy los podemos capacitar. Ya hoy podemos presentarnos. Les podremos dedicar un tiempo. Les podemos dedicar un día por semana. Horas por día. Y ya empezar a hacer un proyecto. Ya sea, como guía de avistaje de aves, como guías de pesca, como guías de caminata. Hay mucho que ya se puede hacer en el día de hoy y las comunidades están ávidas de recibir ese apoyo.

En la Patagonia, hay muchísimo para hacer. Ya tenemos en la zona de Junín de los Andes tenemos a la Fundación Cruzada Patagónica. Tenemos en toda la Argentina. Y quiero recalcar y hacer mención de que los proyectos vinculados a todas las organizaciones, un poco digamos que tienen su jurisdicción. En cada ambiente. A veces son difíciles de llevar adelante.

He tenido la experiencia de tratar de hacer muchos proyectos y son difíciles de llevar adelante. Por eso vuelvo a insistir en que cada uno de nosotros podemos ya hoy empezar a hacer algo.

Yo querría recalcar como idea fundamental de mi exposición, de HOY vincularnos al que necesita algo. Y ya empezar a incorporarlos a este sistema productivo sustentable, que también puede ser el turismo, como muchos de ustedes lo han expresado.

Los guías de pesca, es lo que más he tenido la oportunidad de conocer, en la zona de la Patagonia son muy capacitados. Tienen capacitación a nivel internacional.

Las asociaciones de pesca están en las jurisdicciones provinciales y en las jurisdicciones de Parques Nacionales, pueden colaborar muchísimo y lo están haciendo. Los guías de pesca se juntan. Trabajan por una reglamentación sustentable del recurso y de ahí surgen estos pequeños tiempos que le dedican a la capacitación de la gente de la zona.

La pesca con mosca, es una de tantas. Yo tengo una larga experiencia. Ya tengo 40 años como guía. Acá y en el exterior. Y estoy disponible. Tanto yo, como muchas otras organizaciones de guía de pesca, están disponibles hoy en día para colaborar con, los vecinos y el municipio que tenga la zona de injerencia de cada uno de nosotros.

Mariano, yo creo que… Quiero insistir! Quiero insistir en que la protección del recurso natural se puede iniciar hoy. No hay que esperar hasta mañana. Hoy en día ya todos podemos, no solamente donar tiempo, donar equipos en desuso, capacitación. Es mucho más valioso en el caso nuestro, un salmón en el agua, que en la sartén.

Estamos entendiendo que la captura y evolución de peces, en actividades recreativas, puede ser un movimiento económico fundamental para las economías regionales. Todos sabemos lo que es el furtivismo. Pero, introduciendo a los furtivos para estos grupos de capacitación y de trabajo, se logran lazos / casos excepcionales. Y ahí, esa es la reconversión. Que el furtivo pasa a ser un guía. Porque es el que más conoce la zona. El que más conoce el lugar. Obviamente que después viene la capacitación en la técnica. En el idioma. Pero hay muchísimo para hacer.

Coincido en lo que estuvieron mencionando. En que estos valores van mejorando la zona de influencia de cada uno, y ellos van tomando ese cariño al lugar. No necesitan irse. Porque al darle ese valor, pequeño, al lugar, como guía, los mantiene en su zona. Los mantiene en su comunidad. Y ésto se puede hacer hoy. Ya. Ya podemos ir a visitar al que está al lado. Y proponerle algo. Ya hoy en día, hoy en día. No tenemos que esperar a que venga algo de arriba o que venga una mega organización. O un mega proyecto para llevar adelante esta reconversión del trabajo en estas zonas de influencia.

Sé que estamos atrasados. No me gustaría sacarle el tiempo a los demas, pero Mariano, estoy disponible porque, para todas estas organizaciones yo personalmente estoy disponible porque conozco a los intermediarios. Para aportarles mi experiencia y poder colaborar en el diario hoy.

 

MARIANO OBARRIO: Me parece que no le sacás tiempo a nadie. Al contrario. Nos hacés ganar tiempo, porque lo que decís es muy alentador. Y, a ver… Vos hablabas en capacitación en turismo y pesca. Me imagino que hay tantas actividades en la Patagonia vinculadas al turismo y a la producción también. Porque hay mucha producción de alimentos, economías regionales, de artesanías, etcétera. Y también podría haberla por qué no de industria, fundamentalmente de la industria del turismo.

Creés que se puede organizar por ejemplo, un grupo de Cámaras, de Empresarios. Hoy están formando por ejemplo, Consenso Bariloche. Por todo el conflicto Mapuche. Ahí el conflicto mapuche marca la posibilidad de que hay sectores que están, digamos, excluidos del sistema, que tienen otros intereses políticos y también sobre ellos se podría generar algún tipo de capacitación o de programa para la inserción laboral. ¿Creés que se puede articular esto desde empresas sindicatos, sector turístico, ONGs?

MARIO LUSSICH: Se está haciendo. Ya por suerte se está haciendo en pequeña medida. Pero hoy en día ya se está haciendo. Con las comunidades originarias.

Lo que a mí me ha tocado hacer, y ya lo he hecho en el pasado, es la instrucción vinculada a la pesca. A formar guías dentro de las comunidades originarias. Están ávidos. La juventud está ávida de recibir este tipo… es como un aliento. Es como un aliento para permanecer, para que se sientan incluidos. Absolutamente que se puede hacer. Se puede seguir haciendo. Se está haciendo. Y mi experiencia en la Patagonia es larga. Mi familia hace más de 100 años que está en la zona, así que tengo la oportunidad de conocer y estar disponible, para la organización que necesite. Aportarle nuestros conocimientos.

 

JUAN RODRIGO WALSH. COORDINADOR DE LA DIVISION DE CAMBIO CLIMÁTICO DE LA ASOCIACIÓN ARGENTINA DE INGENIERÍA SANITARIA Y CIENCIAS AMBIENTALES

Buen día! Muy buenos días y felicitaciones por esta iniciativa transversal y gracias por la invitación. Veo varias caras conocidas y creo que lo que voy a plantear está muy en sintonía con cuestiones que ya se han planteado con anterioridad.

Creo que esta pandemia, esta situación muy muy puntual y muy extraordinaria que nos ha servido para generar una suerte de reflexión muy profunda, respecto de los desafíos que tiene hoy la sociedad global. En primer lugar, el tema ambiental, el tema los desafíos socioambientales que surgen hoy en día, han surgido con mucha fuerza a partir de la pandemia. Es una verdadera llamada de atención para todos nosotros sobre esta crisis ambiental. Una conciencia que, debo decir la verdad, hace dos décadas, no estaba tan instalada en la agenda colectiva.

Hoy en día, las cuestiones por ejemplo como el calentamiento global, de hecho estamos viviendo hoy unos días de temperatura extraordinaria como hace 60 años no ha tenido la Región Metropolitana, las cuestiones ligadas a la biodiversidad y a las especies y a los espacios naturales, esto es algo que por ejemplo la irrupción de la pandemia nos hizo reflexionar y hay serias discusiones en torno a la relación entre especies, entre la transmisión de zoonosis o de enfermedades entre especies, y esto producto de la fuerte expansión y el crecimiento de la actividad humana.

Vinculado a ésto, con el agua, con el manejo del agua y la verdad es que lo que planteo antes José Luis Lingeri respecto de las oportunidades en este caso, creo que hay un enorme campo de acción referido al manejo del agua, al manejo sostenible del recurso hídrico. Algo que aparece en la agenda, muy vinculado también a este desafío del calentamiento global.

La transición energética, hoy en día, todo el mundo está planteando la necesidad de migrar desde una matriz energética en funciones fósiles a una matriz mucho más diversificada.

Este, por un lado, es uno de los desafíos. Otros de los desafíos que surgen hoy y que está muy vinculado a esta crisis o este debate, esta introspección fuerte que tenemos en materia ambiental, está ligado al trabajo. Quiero rescatar algo que mencionó antes, creo que Jorge Castro, refiriéndose a la aceleración de los tiempos, del teletrabajo y demás, a partir de la pandemia.

Claramente hoy el mundo del trabajo, tiene un desafío importante con la inteligencia artificial, con la informatización, la automatización y esto nos desafía de una manera sumamente importante. Y pone también creo yo, en tela de juicio, el modelo industrial que creo que en algunos casos muchos están anhelando, o sueñan de alguna manera, con cierta nostalgia, recuperar ese modelo industrial que emplea 5000, 6000 personas en una empresa, en una fábrica. Creo que con este contexto, vamos a tener otro tipo de escenario. Y esto, a ver… Arari plantea este desafío hacia el futuro con, digamos un segmento importante de la población fuera del sistema. Fuera del ámbito laboral, y le da un término, una denominación bastante llamativa. Habla del precariado. Y esto, realmente es un fuerte desafío respecto del modelo de producción, los sistemas de educación y preparación para el empleo, y algo que también lo mencionó Fernando Vilella al principio y surgió en otras presentaciones y ésta situación y este desafío ambiental, también nos obliga a replantear, cuestiones vinculadas a qué tipo de ocupación del territorio vamos a tener de aquí a futuro. No solamente en Argentina. En la región y en el mundo. Y me pregunto en este sentido, con la inteligencia artificial, el teletrabajo, el trabajo a distancia, la informática, ¿es tan lógico, es tan viable la concentración en grandes aglomerados urbanos, llámese AMBA, llámese Gran Rosario? ¿Qué tan sostenible es esto?

¿Entonces, cuál es el desafío? Ahora, quiero ir hacia las oportunidades, o hacia la coyuntura. Qué se puede hacer a partir de esta crisis, o de esta situación de coyuntura, donde además en la Argentina intervienen otro tipo de factores, ligados, bueno a un montón de cuestiones como la alta inflación, el estancamiento de la economía, y demás.

Pero quiero ir un poco por las oportunidades, un nuevo paradigma en materia de desarrollo sostenible, cuidado al ambiente y la búsqueda de alcanzar esas metas que la comunidad global ha planteado a través de los objetivos de desarrollos sostenibles, denominados ODS, que van de manera transversal incorporando temas como el trabajo, el acceso al agua, la educación, la igualdad, una cantidad de cuestiones, la seguridad alimentaria, una cantidad de cuestiones que están en línea con este objetivo del desarrollo sostenible.

Y en esta materia, haciendo un poquito de historia… y uno mira hacia atrás, aunar en una suerte de diagonal virtuosa de buscar salir de la crisis ambiental y poder resolver de alguna manera o salir de manera superadora, este desafío desde el punto del trabajo, mirando un poco la historia, qué es lo que hizo Roosevelt con el New Deal en Estados Unidos en la década del 30. Viendo situaciones de crisis ambiental, la zona, el oeste de Estados Unidos tuvo 10 años en los años 30 de sequía continua. Año tras año, sequía con pérdida de suelos y una crisis socioambiental enorme. El famoso fenómeno del Dust bowl o fenómeno de la palangana de polvo, en lo que era Texas, el centro oeste de Estados Unidos. Una mezcla de situaciones climáticas y mala praxis agropecuaria.

Bueno, parte del Green Deal, del New Deal, de Roosevelt, estaba encaminado a aunar trabajo, generación de trabajo y recomposición ambiental. Un programa de empleo, con la forestación de 200 millones de ejemplares, justamente brindando servicios ecosistémicos, recuperación de suelos, recuperación de actividad agropecuaria, además generando trabajo y habilidades. Algo similar con la creación de la Autoridad del Valle del Tennessee. Con la mirada para ese momento absolutamente innovador de un manejo integrado de recursos hídricos, manejo de cuenca, buscando beneficios en lo laboral, en la generación de inversión, inversión con efecto multiplicador.

Esto fue casi un siglo atrás. Década del 30 del Siglo XX. En nuestro contexto actual, en la Argentina actual, me parece que hay una oportunidad, y me parece que hay una coyuntura que nos permite con un poco de imaginación, pensar en esta agenda hacia el futuro, con las necesidades y la potenciación del trabajo. Y quiero tomar tres ejemplos. Y podríamos tomar más. La verdad es que María Paula mencionó el turismo y estoy viendo que en muchos lugares del interior del país empiezan a aflorar, movimientos de turismo rural, movimientos vinculados a la generación de tradiciones, un efecto motorización con el turismo de localía. Me parece que acá también hay una oportunidad interesante.

Pero en el campo de las energías renovables por un lado, me parece que hay un enorme campo que está ligado a la transición energética, y a estos desafíos de ir hacia un futuro con una matriz diversificada, nuevas alternativas y una enorme oportunidad para la generación de empleo en ese contexto.

El sector forestal, que lo mencionó Fernando Vilella y yo creo que aquí también hay un papel, hay un rol, hay un círculo virtuoso de aunar servicios ecosistémicos, generación de trabajo y de capacidades a escala local, por ejemplo con un programa de forestación que tendría además beneficios en lo que es secuestro de carbono además, de servicios ecosistémicos, por ejemplo en un lugar que frecuento bastante seguido, el sudoeste bonaerense en donde hay serios problemas de erosión, sequía y por qué no, con un programa activo en este sentido y ya hay sectores a nivel local que están planteando esquemas en este sentido. De generación de servicios ecosistémicos, mano de obra y beneficios adicionales.

Ya hubo programas en ese sentido. El Programa Sudoeste Bonaerense en algún momento avanzó mucho. Si mal no recuerdo estuvo ACREA, APRESID y distintos organismos o ONGs como TNC vinculado a eso.

Claro, la macro no ayuda a veces. No tenemos la estabilidad necesaria para que muchos de estos esquemas funcionen. Ahí también hay que trabajar.

El otro campo donde creo que hay enorme potencial para generar y aunar en esta mirada virtuosa sostenibilidad, empleo, capacitación y una salida legítima y razonable a futuro, es agua y saneamiento. Lo mencionó José Luis Lingeri. En nuestro país, el sistema cloacal, llega hasta la vereda. Pero lo que es instalaciones internas, y yo, además de la instalación interna estamos hablando de la formación de plomeros, la formación de instaladores, maestros mayores de obras, trabajo concreto. Que en muchos casos las habilidades para eso están, pero no son suficientes para los desafíos del Siglo XXI.

Hoy, el manejo del agua, implica reuso, reutilización, racionalidad, recuperación de agua de lluvia. Hay una cantidad enorme de cuestiones que requieren capacitación y tienen oportunidades de gestionar trabajo en ese contexto.

Es irónico pero nuestro país, en muchos de estos campos, energías renovables, agua, saneamiento. Tenemos una cantidad enorme de postgrados y de formaciones universitarias y formaciones de perfil teórico. Pero no necesariamente cuando bajamos al campo real, al campo concreto, hay falta de mano de obra, hay falta de gente para estos trabajos. Y les hago una simple pregunta. ¿Quieren instalar un sistema fotovolcaico off sreen en algún lugar? Van a encontrar la teoría a montones en los sitios web, en las universidades.

Pero instaladores, les van a decir, dentro de dos meses se los puedo colocar. No me dan las manos. Aquí hay un campo de trabajo que creo que es digno para explorar a futuro.

Entonces acá, esto es un poco por la posición, tomé solamente tres ejes o tres ámbitos donde creo que se pueden llegar a plantear estas oportunidades. En estos tres campos. Debe haber muchísimos más como algunos ya plantearon. Y esto es el enorme desafío.

Para ir cerrando, en este sentido, por las oportunidades. Me parece que tenemos una posibilidad sumamente interesante, a partir del contexto global, saliendo de la pandemia y en donde esta conciencia global respecto del desafío y de las enormes agendas que tenemos por delante, tratar de aunar en una discusión inteligente sobre el futuro socioeconómico de nuestro país, y qué hacer con el trabajo, vincular esta dimensión.

A mí me llama la atención por ejemplo, y dejando de lado la discusión en torno a la posición que tiene el actual titular del Fondo Monetario Internacional, con los temas respecto de los negocios en China, sus cuestionamientos de cuando estuvo en el Banco Mundial, Kristalina Giorgieva es una economista ambiental.

Me parece que ahí hay un esquema en donde ir a plantear por ejemplo en estas negociaciones con el Fondo, salir de la lógica binaria y bipolar que tenemos en la Argentina, Fondo sí, Fondo no, multinacionales, los malos de la película, los buenos de la película, pensar en esa diagonal superadora. Esa diagonal de salida hacia el futuro. El mundo hoy está discutiendo cómo entrar en esto de la economía verde y aunar sostenibilidad, bajo carbono, neutralidad con generación de empleo.

Eso es un campo para explorar en función de todos los beneficios y los potenciales que tienen nuestro país en ese contexto.

Yo creo que los desafíos de este siglo, los desafíos del Siglo XXI necesitan las herramientas, la lógica, los instrumentos de gestión y por sobre todo una mentalidad del Siglo XXI donde incorporemos estas variables. No nos va a servir de nada, francamente creo afrontar estos desafíos de un mundo interdependiente que enfrenta desafíos realmente importantes desde el punto de vista del calentamiento global, si vamos a ir con la cabeza de 1940, 1950 e instrumentos del pasado. Tenemos que pensar en esta nueva lógica. Cómo generar empleo a partir de estos desafíos. Con otra cabeza. Y para terminar y no quitar digamos más tiempo de los expositores, yo quiero recordar, y alguien lo mencionó antes. Algo que yo tuve la oportunidad de participar aunque sea tangencialmente en una mesa ambiental, fue el fenómeno, el proceso del diálogo argentino. Ese fenómeno que llevó adelante la Iglesia con Naciones Unidas allá por el 2002 si mal no recuerdo, 2002 al 2004 que realmente había como una suerte de voluntad de poner sobre la mesa y llegar a algunos consensos en este sentido. Me parece que eso es algo para tratar de recuperar en el marco de estos desafíos, este contexto y estas oportunidades a futuro.

No quiero quitarles más tiempo pero quería compartir estas reflexiones con ustedes y nuevamente reiterar gracias Mariano por la invitación y ojalá que ésto se pueda seguir para enriquecer un tema absolutamente de actualidad en estos días que vivimos.

MARIANO OBARRIO: Al contrario! Gracias a vos Juan. Mencionaste la experiencia del New Deal de Franklin Roosvelt. Mencionaste la autoridad del Valle del Tennesee. Roosevelt tuvo un programa dentro del New Deal que se llamó Los Cuerpos de Conservación Civil que justamente lo que planteaban era la incorporación de millones y millones de jóvenes a través del estado de los Estados Unidos en conjunto con las Fuerzas Armadas, creaban capacitaciones justamente en habilidades y competencias vinculado a lo ambiental. Vinculado a la forestación, vinculado al mejoramiento de tierras, al mejoramiento de los ríos. Es uno de los programas más recordados por la sociedad norteamericana que hoy hablás con algunas de las personas, en Estados Unidos y pueden llegar a recordar con lágrimas en los ojos que sus tíos o sus abuelos o sus padres recuperaron desde el punto de vista humano, con los cuerpos de conservación civil a través de proyectos de medio ambiente. Y esos trabajadores, después eran contratados por empresas privadas porque sabían que habían pasado por el Cuerpo de Conservación Civil.

JUAN WALSH: Yo tomaría ahí algo, y también, pensando en la suma positiva. Algo que mencionó uno de los primeros oradores. No recuerdo ahora quién fue pero mencionó y creo que con buen tino, si hay algo que se generó en los últimos años fue creación de nuevas universidades. Yo creo que ahí hay un potencial para generar esa masa crítica de formadores para salir al campo y generar estas capacitaciones.

Vos mencionaste algo, tomando la experiencia de Roosvelt, tomando la experiencia del New Deal en Estados Unidos, cosas que hoy uno los mira y dice… cuánta claridad mental en este contexto, no? En ese momento nació el servicio de conservación de suelos en Estados Unidos. Algo que en el resto del mundo hoy estamos planteando y muchas universidades, muchos colegas vinculados a la agronomía y demás, están pensando y empatizando cómo ir hacia un manejo del suelo. Pensando en la producción de alimentos, pero recuperando la capacidad productiva del suelo. Ayer en La Nación salió un artículo, un comentario sobre una experiencia en la patagonia austral vinculado a esto.

Otra cosa que mencionaste, y eso también fue parte del New Deal. El rol de las Fuerzas Armadas en ésto. Yo no sé si no será la hora de que nuestro país, dejemos un poco esa lógica de pensar que las Fuerzas Armadas se circunscribe a un período histórico de cuatro, cinco años, seis años, 1976-1983 circunscribiéndolo del resto del contexto social. Y si no hay una oportunidad o no hay un caso ahí de pensar un poco en este esquema por ejemplo de un programa de forestación. Universidad + movilización por ejemplo en lo que es logística, transporte, asistencia en este contexto, para un programa masivo de forestación. A nivel de las áreas urbanas por ejemplo en lo que es, si yo tengo la experiencia trabajando con alguna sociedad de fomento en el conurbano, en ésto de ir fortaleciendo las instalaciones internas, el trabajo de conexión a la red cloacal, no como sucede hoy que cada uno se conecta como sabe, puede, porque además tiene un costo, sino viendo cómo a partir de formación de capacidades a nivel local, Sociedades de Fomento y demás, ir generando otra escala en eso. Entonces, me parece que ahí hay mucho para hacer. Colegios Profesionales. Universidades. Me parece que es tener la voluntad de aunar estos componentes. Alguien mencionó recién en la Patagonia la Fundación Cruzada Patagónica. Hay un montón de organizaciones de este tipo que están trabajando en el campo.

MARIANO OBARRIO: Espectacular! Perfecto! La verdad, Juan Walsh espectacular todo. Creo en la integración por eso hablamos siempre de la integración de los recursos del Estado Nacional, de las provincias, de los Municipios, del sector privado, del sector educativo porque acá hay que hacer una gran integración. Y poner a la Argentina en una situación de gran escuela de oficios vinculado al futuro productivo de la Argentina. Creo que la integración entre todos estos sectores, vos mencionaste varios, y creo también que las Fuerzas Armadas tienen también un papel que cumplir porque, bueno, lo han cumplido históricamente, tradicionalmente en la Argentina. Tienen presencia en todo el territorio. Deberían tenerla más todavía, en territorios olvidados, territorios abandonados, y porque además son un recurso que tiene la Nación. Es un recurso realmente importante que tiene la Nación y en muchos casos está ocioso.

Además por ejemplo, gracias a las Fuerzas Armadas, se han, bueno, digamos, aminorado, atenuado mucho de los efectos de la pandemia. Con todo el trabajo que hicieron en este propio Gobierno. El gobierno de Alberto Fernández, las Fuerzas Armadas atendiendo a los sectores más vulnerables, en materia de alimentación y hasta en materia también de cuidados y de vacunación. Con lo cual, eh, es un recurso. Tiene más de 150.000 agentes del estado que están en el presupuesto nacional, las universidades es otro recurso, los clubes de barrio, digamos todos los edificios, las instalaciones que tiene el Estado. Todo eso, es un recurso ocioso que muchas veces nos olvidamos que tenemos para la posibilidad de generar muchas escuelas de capacitación laboral.

CIERRE

Últimas noticias

Hoja de ruta con el FMI: el Gobierno prevé firmarlo en enero y aprobarlo en el Congreso en febrero de 2022

El Presidente enviaría en diez días el plan plurianual al Parlamento y se aprobaría en la tercera semana de...

Dos gobiernos piensan más que uno: llegó la hora de un “gabinete en las sombras” formado en la oposición

Es hora de una oposición activa y proactiva. Un gabinete en la sombra como en Gran Bretaña, Nueva Zelanda,...

Juntos por el Cambio apoyará el acuerdo con el FMI pero quiere que Cristina Kirchner asuma el costo

En el frente opositor desconfían de que la vicepresidenta haya cerrado filas con Alberto Fernández. ¿Cómo actuarán en el...

Todos son parte del problema: Cristina asustada empodera a Alberto y la oposición no capitaliza su triunfo con ideas

La carta significa un apoyo al Presidente frente al acuerdo con el FMI y el mensaje de que no...

Carolina Losada: “Hay que bajar impuestos, cambiar la ley laboral, bajar el gasto y acordar con el FMI”

La senadora electa de Juntos por el Cambio, Carolina Losada, Carolina Losada, anticipó que cuando asuma la banca el...

Macri amagó con presentarse en 2023 y profundizó las internas con Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y la UCR

En una reunión de la Fundación Pensar, el ex presidente advirtió que todos los candidatos deberán competir en las...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted