Sarghini: «El Presupuesto 2022 es inconsistente en sus proyecciones de inflación, gasto y del tipo de cambio»

- Publicidad-

El diputado Jorge Sarghini, del bloque Consenso Federal, formuló un crítico análisis del proyecto de ley de Presupuesto 2022 enviado al Congreso por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y señaló que «es prácticamente imposible encontrar consistencia en un Presupuesto elaborado sobre la base a un contexto macroeconómico inconsistente». Y señaló que «el proyecto del Poder Ejecutivo para el ejercicio 2022 no la tiene».

Estos son los principales conceptos del análisis del economista que responde al bloque lavagnista:

* Cuando se elabora un Presupuesto, se realiza -en términos nominales-, un cálculo de recursos y un determinado nivel de gasto posible de ser financiado.

* Por lo tanto, es básico, contar con una proyección ajustada sobre el comportamiento futuro de las variables determinantes. Las más relevantes son el crecimiento económico, la inflación y el  tipo de cambio.

* El proyecto, enviado a la Cámara de Diputados del Congreso, estima para el año próximo un crecimiento del PBI de 4%, inflación según IPC de 33 %, y dólar a diciembre a 131,1 pesos.

* En 2022, aunque luce muy optimista, es posible un crecimiento cercano al 4% dado que si este año se aproxima al 8%, tendrá un arrastre estadistico para el año próximo del orden de 2.5 puntos. Cabe destacar que aún así el PBI «por habitante» de 2022 sería más bajo que el de 2019.

* En el mensaje del proyecto queda claro que el gobierno subestima el estancamiento que arrastra nuestra economía porque lo limita a «la crisis macroeconómica 2018/2019» y a los «efectos de la pandemia».

* La inflación prevista de 33% está claramente subestimada. Resulta muy difícil esperar una inflación mensual por debajo de 2,5 % con el ajuste de tarifas previsto, la emisión necesaria para financiar parte del déficit fiscal y  la inevitable actualización del tipo de cambio no lo contemplada en el proyecto.

* La estimación de la inflación es la principal inconsistencia y en consecuencia relativiza los cálculos nominales que presupone.

* Sucede que el oficialismo tiene un diagnóstico incompleto respecto a las causas de la inflación. El mensaje explicita esta falencia cuando afirma que la misma obedece al «shock de precios internacionales» y al «reacomodamiento de precios relativos» y al «de precios regulados por recuperación económica». Es tan erróneo el diagnóstico de quienes ven la inflación como un fenómeno exclusivamente monetario, como incompleto el de los que niegan todo vínculo.

* El tipo de cambio que se proyecta también es inconsistente, la situación cambiaria habla por sí sola. En el próximo año, ni cumpliéndose la improbable estimación oficial de inflación, será posible sostener una devaluación de «solo» el 28%, después que este año será de 25% con precios creciendo arriba del 45%.

* Hasta ahora el gobierno -sin éxito- ha venido utilizando como ancla inflacionaria las tarifas y el tipo de cambio, pero por los atajos no se puede ir todo el tiempo. En 2022, la realidad impondrá correcciones.

* A pesar de lo relativo de los números presupuestarios, si hipotéticamente el déficit fuera el previsto en el proyecto, sería casi imposible sortear las dificultades para financiarlo. Aún bajo el también  hipotético supuesto de lograr lo esperado de las fuentes alternativas (renovacion de vencimientos, emisión de deuda en el mercado local y préstamos de organismos internacionales), la magnitud de la emisión que
completa las necesidades de financiamiento tiene límites objetivos para poder concretarse. Tanto por las restricciones que impone la carta orgánica del BCRA, como por la insostenible expansión de la deuda remunerada del gobierno para esterilizarla.

* Será necesario, entonces, para cerrar el frente fiscal recaudar más impuesto inflacionario. Aumento de recaudación nominal y licuación real del gasto. No sólo habrá más inflación, será necesaria. Esto es lo grave.

* Las inconsistencias señaladas -en la macroeconomía y en el Presupuesto- serán una restricción insalvable para alcanzar el perentorio acuerdo con el FMI.

* Todo podría empeorar si se le incorporan al proyecto las modificaciones que anuncian algún sector del oficialismo. Todo podría mejorar, si después de la elección de noviembre, se da un giro hacia la dirección correcta.

Últimas noticias

Los enigmas del «Plan Massa»: las demoras con el campo, las señales en energía y los desafíos para sumar reservas y bajar el gasto

El agro espera un llamado del ministro que no llega y el sector energético celebró el desplazamiento del kirchnerismo....

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...
- Publicidad-

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted