El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

- Publicidad-

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones, un 1,14% del PBI

El total de beneficios sociales que administra la Nación alcanza hoy los 11,8 millones, sin contar las jubilaciones, y el indice la pobreza del 45% engloba a 19 millones de personas. El propósito anunciado por el presidente Alberto Fernández de “transformar los planes sociales en trabajo genuino” podría focalizarse en 3,82 millones de personas que reciben planes sociales y podrían estar en condiciones de capacitarse y trabajar.

Sin embargo, en el Gobierno no existe ningún plan dirigido a conformar programas de capacitación vinculada a las necesidades reales y las demandas de competencias del sector privado en el marco de la revolución tecnológica y de la Cuarta Revolución Industrial.

Esos beneficiarios le cuestan al Estado nacional a los valores de 2021 unos 479.826 millones de pesos, que equivalen a 1,14% del PBI, según un relevamiento de La Nueva República.

Para ello, sería necesario diseñar un programa masivo e integral de capacitación laboral con el consenso de todos los sectores de la vida econpomica nacional para recuperar la cultura del trabajo.

Como primer universo, ese programa podria dirigirse a 1.000.000 de personas inscriptas en el programa Potenciar Trabajo. También podría aplicarse a al menos un millon de personas que perciben 4,4 millones de Asignaciones Universales por Hijo (AUH) según la cantidad de hijos que tengan.

El programa Potenciar Trabajo tiene un presupuesto vigente para 2021 de 111.900 millones de pesos y la AUH una partida de 242.250 millones. En total insumen 354.150 millones de pesos, lo que equivale a un 0.84% del PBI. Cada punto del PBI son aproximadamente 420.000 millones de pesos.

Los datos surgen de un estudio de Idesa (Instituto para el Desarrollo Social Argentino), que preside el economista Jorge Colina (ver cuadro adjunto). Esta cuenta no contempla los beneficiarios de programas sociales de provincias y municipios, sino solo los asignados por el Estado nacional.

De todos modos, para salir de la cultura del asistencialismo y pasar a la cultura del trabajo en forma integral, se podrían incluir en el universo a capacitar a los beneficiarios de otros planes sociales que perciben beneficios por ser publacion vulnarable en el sector informal de la economia y necesitan del sostenimento del Estado sin insercion en el sector privado.

Por ejemplo, el plan alimentario del Ministerio de Desarrollo Social tiene 1,7 millones de beneficiarios e insume 114.250 millones de pesos, un 0,27% del PBI. Lo perciben quienen tienen ingresos insuficientes o no los tienen por falta de trabajo y capacitación laboral.

El Minsiterio de Trabajo cuenta con los programas Acciones de Empleo (jefes y jefas) para 65.000 beneficiarios y Acciones de Capacitación para 55.000, con 6137 millones y 5289 millones, respectivamente. Un total de 11.429 millones, un 0,03% del PBI.

La Anses distribuye, además de las AUH, jubilaciones sin aportes por la moratoria previsional por 3,5 millones de personas y Pensiones no Contributivas (PNC) por discapacidad para 1,1 millones de beneficiarios, de los cuales no todos tienen una discapacidad total demostrada como se verificó en recientes notas periodisticas. En ese sentido, sería una urgente revisión del padron de beneficiarios de ese programa.

Los jubilados sin aportes tienen un presupuesto de 1,051 billones de pesos y las PNC de 213.130 millones de pesos. La suma da 1,26 billones de pesos, lo cual implica 3 puntos del PBI. Las jubilaciones sin aportes no pueden ser incluidos, a priori, en programas de capacitación porque son personas que no tienen edad de trabajar.

El total de jubilaciones con o sin aportes totaliza 5,3 millones de personas y los pensionados 3,2 millones, pero esta población no podría ser universo de capacitacion laboral y los ingresos son fijos porque no se pueden modificar esas prestaciones.

En resumidas cuentas, el universo total al cual podría ir dirigido un gran programa de capacitación laboral, si sólo se cuentan los programas de la Nación, es el siguiente:

*Programa Potenciar Trabajo (Desarrollo Social): 1.000.000 de beneficiarios; 111.900 millones de pesos.

*Plan Alimentario del (Desarrollo Social): 1,7 millones de beneficiarios; 114.250 millones de pesos.

*Programa Acciones de Empleo (jefes y jefas, Ministerio de Trabajo): 65.000 beneficiarios; 6137 millones de pesos

*Acciones de Capacitación (Trabajo) para 55.000; con 5289 millones de pesos.

*Asignación Universal por Hijo (Anses): 4,4 millones de beneficios (muchas pesonas cobran más de uno por la cantidad de hijos); 242.250 millones. A un promedio de 4 hijos por familia, al menos 1 millón de padres o madres podrían sumarse al programa de capacitación laboral.

*Pensiones no Contributivas (PNC) por discapacidad para 1,1 millones de beneficiarios (Anses); 213.130 millones de pesos. En este caso habría que discriminar quienes lo pueden desarrollar y quienes no por sus condiciones de incapacidad.

De ese modo, sin contar las PNC, la Nación podría focalizar los programas de capacitación laboral y de cultura del trabajo en 3,82 millones de personas para comenzar. Esos beneficiarios le cuestan al Estado nacional a los valores de 2021 unos 479.826 millones de pesos, que equivalen a 1,14% del PBI.

Ello sin contar que el conjunto de administraciones nacional, provinciales y municipales tienen 3,9 millones de trabajadores y muchos de ellos podría incorporarse al sector privado con una capacitacion laboral para dejar a las plantas de empleados públicos más liberadas y con la dotacion más eficiente.

¿Qué es el programa Potenciar Trabajo?

El Programa “Potenciar Trabajo” unificó a los programas Hacemos Futuro y Salario Social Complementario en una única iniciativa. Según el Ministerio de Desarrollo Social, apunta a “mejorar el empleo y generar nuevas propuestas productivas a través del desarrollo de proyectos socio-productivos, socio-comunitarios, socio-laborales y la terminalidad educativa”.

Los titulares del programa podrán optar por cumplir su contraprestación con su participación en proyectos socio-productivos, socio-laborales y/o socio-comunitarios o a través de la terminalidad educativa. En realidad, las capacitaciones que se brindan en el marco de este programa resultan insuficientes y en muy pocos casos terminan en una inserción laboral plena en el sector privado.

Últimas noticias

Claudio Loser: “El FMI puede extender los plazos de pago; bajar la sobretasa es más complejo”

El ex director del FMI para le Hemisferio Occidental es pesimista en cuanto a que la Argentina pueda bajar...

Javier Milei: “Los planes sociales y el empleo requieren una solución integral y no se soluciona por un decreto”

El candidato a diputado por la Libertad Avanza pronosticó que "la Argentina va a una de las grandes crisis...

Leandro Santoro: “El plan social formará parte del salario del trabajador hasta que el empleador lo efectivice”

El candidato a diputado del Frente de Todos por la Ciudad explicó la medida anunciada ayer por el presidente...

Planes sociales: un obispo dijo que la educación está “estallada” y que los credos pueden formar en valores morales

El obispo de Avellaneda, Marcelo Margni, explicó la exhortación del papa Francisco en IDEA para recuperar la "dignidad del...

El Gobierno recibió con frialdad el pedido del papa Francisco de dejar de “vivir de subsidios sociales”

En el Coloquio de Idea, el Santo Padre dijo que "no se puede vivir de subsidios". El mensaje generó...

El “plan puente” de Massa incentiva a Pymes por no pagar aportes, pero no enfatiza la formación laboral

Hoy los problemas son de capacitación laboral y actitudinal para el trabajo, que no son abordados por el...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted