Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

- Publicidad-

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan “Cubo” Vacarín, detenido por robo y recuperado a través del deporte y del aprendizaje de oficios, dio su respaldo al Movimiento por los Valores de la Argentina (MVA) para seguir construyendo el consenso en la sociedad civil de abajo hacia arriba para generar un gran proyecto de capacitación laboral sobre las necesidades y demandas del mercado y de la producción nacional y que llegue a todos los excluidos.

El apoyo del “Cubo” se produjo cuando le llegó el borrador del “Plan Director para la Recuperación de la Cultura del Trabajo”, que se transcribe más abajo. “Cualquier cosa que necesiten que pueda ayudar de acá no dudes en contar conmigo. Espero que te vaya bien, que Dios y María te guíen y que tengas bendiciones para este trabajo que están haciendo que es muy bueno”, me dijo el Cubo Vacarín. Le dije entonces que para el Movimiento sería muy bueno tener unas palabras suyas de aliento y mandó videíto.

“Soy un integrante del apoyo del Movimiento por los Valores de la Argentina, la verdad que le agradezco al “Coco” Oderigo por abrirme las puertas de este club. Enseñarme los valores del rugby, con esto estoy creciendo, siendo mejor persona”, dijo el Cubo. “Apoyo los valores del Movimiento para recuperar la cultura que tanto se necesita y que se perdió, para que todos puedan tener un trabajo digno”, señaló.

“Y algún día que yo recupere mi libertad pueda abrazarme con ellos como una familia. Todo mi apoyo y desde acá de la Unidad 48 de San Martín, de Esparta, a toda la gente del Movimiento y ¡sigamos adelante y a no bajar los brazos!”.

 

Para nosotros, los que integramos el Movimiento, el respaldo de “Cubo” es espaldarazo conmovedor porque se trata de un símbolo muy importante de Los Espartanos, un hombre que supo reconvertirse, pasar de la delincuencia a los valores humanos más trascendentes, y que sostiene que nuestro proyecto, completamente humanista de recuperación humana, es necesario para muchos hombres y mujeres como él, que no tuvieron las oportunidades y un día las encontraron en Los Espartanos y de la mano del increíble líder Eduardo “Coco” Oderigo, un gran hombre de la Argentina.

Apostamos a replicar estos ejemplos en toda la sociedad a partir de la conformación de un gran consenso de la sociedad civil, porque solos nadie puede, que pueda transformarse en una gran corriente nacional de trabajo y producción para la Argentina. Originado en los Valores que, como dice Cubo, hemos perdido y tenemos que recuperar.

El plan que consensuan decenas de personalidades de la vida económica:

https://www.lanuevarepublica.com.ar/2021/08/31/primer-documento-del-mva-sobre-un-programa-masivo-de-capacitacion-para-transformar-planes-sociales-en-trabajo-genuino/

 

PLAN DIRECTOR

“Para la recuperación de la cultura del trabajo.”

“La experiencia nos enseña que el crecimiento económico por sí solo no es suficiente. Debemos hacer más para empoderar a las personas gracias al trabajo decente y apoyarlas a través de la protección social…”

 

Ban Ki-moon

Secretario General de las Naciones Unidas

Día mundial de la justicia social, 2014

 

 

 

 

“A los pobres hay que ayudarlos con trabajo. El asistencialismo solo genera dependencia”…

“Hay que combatir el asistencialismo. El problema en muchos países, incluyendo Argentina, es que los dirigentes políticos se encargan de hacerles creer que el Estado les va a resolver todos los problemas”…

“El asistencialismo nunca ayudó a poner de pie a un pueblo, más bien lo puso de rodillas…”.

 

Padre Pedro Opeka

Asociación “Akamasoa” (Buen amigo)

Madagascar

 

 

 

 

INDICE

 

 

Título Pág.
1.    La importancia de un Plan Director para la recuperación de la cultura del trabajo 3
2.    Un breve diagnóstico y la razón de ser de este Plan Director 5
3.    El  Programa de Reconversión Laboral 8
4.    Particularidades 10
5.    Medidas organizativas 14
6.    Medidas operativas 17
7.    Diálogo político y social para la consideración de un marco normativo 19
8.    Seguimiento y evaluación del Plan Director 20

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. LA IMPORTANCIA DE UN PLAN DIRECTOR PARA LA RECUPERACIÓN DE LA CULTURA DEL TRABAJO

 

 

Objetivo

El Movimiento por los Valores para la Argentina considera imperativo elaborar este Plan Director para la recuperación de la cultura del trabajo, realizar su difusión y lograr consenso para su efectiva puesta en marcha, para que se convierta en la principal herramienta y directriz para hacer frente a los graves problemas ocasionados por el asistencialismo en nuestra sociedad.

Por un trabajo digno o decente

Según la Organización Internacional de Trabajo, el trabajo decente es el punto de convergencia de sus cuatro objetivos estratégicos: la promoción de los derechos fundamentales en el trabajo; el empleo; la protección social y el dialogo social. El trabajo decente dignifica y permite el desarrollo de las propias capacidades; es el trabajo que se realiza con respeto a los principios y derechos laborales fundamentales, el que permite un ingreso justo y proporcional al esfuerzo realizado, sin discriminación de género o de cualquier otro tipo, el que se lleva a cabo con protección social, e incluye el diálogo social.

Orientaciones básicas del Plan Director

Este documento responde a cuatro orientaciones básicas:

  1. Dar un giro cualitativo a las actuaciones desarrolladas hasta ahora por las autoridades nacionales, provinciales y municipales con responsabilidad en las áreas de: Trabajo, Empleo y Seguridad Social; Desarrollo Productivo; Desarrollo Social; Ambiente y Desarrollo Sustentable; Educación; Salud; Desarrollo Territorial y Hábitat; Obras Publicas; Ministerio de Turismo y Deportes; Ministerio de Seguridad y Ministerio de Defensa, entre aquellos actores identificados con responsabilidad gubernamental primaria en la preparación y puesta en marcha de este programa.
  2. Ser de carácter Participativo, en el que los agentes gubernamentales mencionados precedentemente, así como el sector empresarial y actores de sociedad civil, estén llamados a brindar aportes significativos para el logro de los objetivos propuestos.
  3. Estar orientado a la obtención de resultados concretos y medibles, en el que se combinarán acciones inmediatas de carácter preparatorio y de puesta en marcha del Programa de Reconversión Laboral; así como otras correspondientes al seguimiento, dirección y control, a mediano plazo.
  4. Ser, por último, un Plan global, que integra medidas operativas, organizativas y de coordinación institucional entre las distintas agencias y niveles de la administración pública, así como con todos los actores involucrados.

Finalmente, el Plan prevé la necesidad de impulsar el adecuado marco  normativo enmarcado en un fluido diálogo parlamentario, así como en el diálogo social con empresarios, sindicatos, ONGs y otras organizaciones de la Sociedad Civil. Del mismo modo especifica las acciones oportunas para su seguimiento y evaluación.

 

 

 

 

 

  1. UN BREVE DIAGNOSTICO Y LA RAZON DE SER DE ESTE PLAN DIRECTOR

 

 

La cultura del asistencialismo es el nudo gordiano del desequilibrio macroeconómico de la Argentina. Y también explica el déficit fiscal que termina siendo el motivo del crecimiento de la pobreza debido al aumento galopante de la emisión monetaria, del endeudamiento, de la presión tributaria y en definitiva de la inflación, todo lo cual asfixia a la economía y a la creación de empleo. Es imperioso deshacer ese nudo gordiano con políticas que sustituyan la cultura del asistencialismo por la cultura del trabajo, la educación y el esfuerzo para incluir en el sistema a al menos 12 millones de personas que hoy están excluidas.

Así, se podrá reducir la pobreza, minimizar los márgenes de inseguridad y resolver el déficit fiscal que generan las asignaciones sociales, para reducir el gasto, la emisión, la inflación y los impuestos. En consecuencia, se logrará mayor competitividad y productividad en la economía.

Es necesario crear un consenso de abajo hacia arriba para recuperar la cultura del trabajo, mediante un plan masivo de capacitación laboral, actitudinal, física y sanitaria, dirigido a todos los beneficiarios de los planes sociales. Las empresas y los sindicatos deben determinar las competencias y perfiles laborales que demandará la economía del futuro, de la Cuarta Revolución Industrial y de acuerdo con esta demanda conformar planes de formación laboral en todo el país y con todos los recursos públicos y privados.

La idea central, la viga maestra, es recuperar la economía al mismo tiempo que recuperamos al ser humano. Con programas macroeconómicos adecuados, pero dándole a los nuevos trabajadores cultura del trabajo, dignidad, educación y libertad.

La libertad de poder elegir un oficio, aprenderlo, y poder insertarse en un sistema de empresas pujantes y competitivas, con creación de riqueza genuina en los sectores más competitivos del país: alimentos, agroindustria, minería, energía, tecnología, servicios, logística, y muchas más. También se debe apuntar a los grandes objetivos estratégicos como grandes planes de forestación, vivienda, escuelas, mejoramiento del medio ambiente y la prevención del cambio climático.

Debe ser un programa que garantice una segunda oportunidad y esta debe ser para todos: para las empresas, los trabajadores y los sectores excluidos. Todos la merecemos.

 

Debe considerarse la creación de una gran Agencia a nivel nacional, en la que las cámaras empresariales y los sindicatos diseñen, identifiquen y cuantifiquen las demandas de distintos tipos de trabajo y habilidades para luego organizar la manera de desarrollarlos y capacitar a las personas. Debe ser un programa de integración entre distintos sectores, con proyección hacia el interior del país.

Y en esa misión educativa pueden entrar todos los sectores, empresas, ONGs, sindicatos, la Nación, provincias, municipios, sectores educativos y todos los sectores y organismos que tienen incumbencia. Demandará, eso sí, alinear todos los aportes con un objetivo común.

En la elaboración y desarrollo de este Programa de Reconversión debe subrayarse la necesidad de una mirada de largo plazo, no considerar meramente situaciones de la coyuntura.  Habrá que mirar estratégicamente cómo llevar adelante el proceso para sacar a la gente de la urgencia de hoy y ayudarla a que se encarrile y forme parte del proceso productivo de la Argentina.

Producto de esta pobreza y de la falta de cultura del trabajo tenemos un problema demográfico y debemos pensar una argentina productiva, competitiva que mire hacia el interior y desarrolle cada una de las regiones del país, con una distribución demográfica más equitativa y no concentrada en Buenos Aires.

Se necesitan acuerdos trascendentes, con humildad de parte de todos los sectores políticos y de los dirigentes que conducen los destinos del país.

Este Plan y su correspondiente Programa de Reconversión Laboral, conllevan asimismo un compromiso a ser asumido por los gobiernos y los distintos actores involucrados de la sociedad civil: disminuir el fuerte asistencialismo vigente, formar integralmente a nuestro hombres y mujeres para hacer frente a las distintas necesidades del mercado laboral, crear empleo de calidad y combatir la precariedad en el trabajo.

Al tomar esta decisión consensuada para dar un cambio cualitativo a futuro, se persigue el firme compromiso de luchar por recuperar los derechos a un trabajo digno que un porcentaje importante de los habitantes de nuestro suelo ha  perdido en los últimos años.

El extendido asistencialismo implementado por los distintos gobiernos no ha logrado contrarrestar, sino que por el contrario ha acrecentado o por lo menos enfrentado como un mero espectador, los efectos de las situaciones de subempleo, desempleo y pobreza.

Así las cosas, y para poder llevar adelante semejante empresa, como lo es el cambio de un paradigma basado en el asistencialismo por otro en el que el trabajo digno emerge como principio de solución a uno de nuestros graves problemas sociales, se hace necesario contar con un andamiaje jurídico que se acompañe de medios para garantizar su efectivo cumplimiento.

Finalmente, se reitera y destaca que, para asegurar la eficacia de este Programa de Reconversión Laboral, se hace imprescindible el consenso generalizado sobre la urgente necesidad de su implementación.

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. El PROGRAMA de RECONVERSION LABORAL

 

 

Objetivo General

La herramienta que empleará este Plan Director para lograr sus objetivos será un Programa de Reconversión Laboral, mediante el que se buscará contribuir a la formación laboral, técnica y actitudinal de los titulares de todas las asignaciones sociales y a su incorporación en el mercado de trabajo, a través de un programa integrado entre distintos actores del Gobierno, el sector empresarial y la sociedad civil; propendiendo a una sociedad más educada, con mayores niveles de empleabilidad y menor gasto social.

Objetivos Específicos

  1. Favorecer la desconcentración de grandes centros urbanos  y  descomprimir aquellas  urbes sumidas en la pobreza, logrando un desarrollo demográfico equilibrado.
  2. Repoblar el interior empobrecido con jóvenes y adultos dispuestos a reinventarse en grandes planes de formación laboral que le ofrezcan un nuevo horizonte.
  3. Capacitar a 10 millones de personas excluidas del sistema que están en la informalidad para darles herramientas de trabajo. Apostar a la inclusión social.
  4. Mejorar la ecuación macroeconómica: sustituir el gasto en asignaciones sociales por ingresos de mayores  aportes laborales y más actividad económica, inversión y consumo. Eso se logra con más trabajadores en el sistema.
  5. Garantizar a las empresas la empleabilidad y cultura del trabajo para sus trabajadores.
  6. Promover reformas macroeconómicas que faciliten la inversión y la creación de empleo para que esos jóvenes capacitados tengan inserción laboral.
  7. Facilitar el distanciamiento social para prevenir o mitigar posibles futuras pandemias.

 

En síntesis y como propuesta de valor:

Proveer educación y capacitación técnica a titulares de planes sociales desempleados y sin estudios o con estudios incompletos, considerando las necesidades concretas de las empresas adheridas y aprovechando los recursos subempleados u ociosos del Estado. A través de esta sinergia, se busca mejorar la calidad de la oferta de fuerza de trabajo y reducir el número de beneficiarios de planes sociales liberando recursos contribuyendo a hacer más sostenible el equilibrio fiscal.

Actores involucrados

  1. Estado: gobierno federal, gobiernos provinciales y municipales
  2. Empresas
  3. Sindicatos
  4. Organizaciones de la Sociedad civil (OSC)

 

 

 

 

 

  1. PARTICULARIDADES

 

 

 

Una Agencia Nacional que coordine un plan integrado

 

Para alcanzar este objetivo, se considera necesario crear una “Agencia Nacional de Reconversión Laboral” (ANRL) que congregará a todos los sectores involucrados mencionados, para desarrollar programas integrados de capacitación laboral sobre el desarrollo de diversas cadenas de valor a lo largo y ancho de nuestro territorio.

 

Para rescatar la economía, es necesario recuperar al ser humano

 

De ese modo, se mejorará el capital humano y la empleabilidad de grandes franjas de beneficiarios de planes sociales que hoy no pueden ser absorbidos por el mercado de trabajo por su nula o baja calificación laboral  y/o la falta de educación.

Pero al mismo tiempo se les dará independencia, libertad y dignidad a todos los que quedaron en la Argentina “presos” del drama de la exclusión social y educativa.

Se recompondrán los lazos sociales y se superará la “grieta”, porque todo el programa obligará a todas las partes a generar una integración virtuosa en pos de un objetivo estratégico y nacional. Porque creemos que “la mejor vacuna contra la pobreza es la cultura del trabajo” y porque sostenemos que “para rescatar la economía debemos recuperar al ser humano”.

La necesidad del “distanciamiento” obliga a pensar un plan de capacitación laboral con migración al interior

 

Grandes planes de forestación, construcción de viviendas, escuelas, granjas comunitarias, hospitales y cárceles. La crisis sanitaria también ofrece una oportunidad. Es el momento de conjugar la necesidad de organizar un gran plan de capacitación laboral para beneficiarios de asignaciones sociales, que recupere la cultura del trabajo y del esfuerzo, con la necesidad estratégica de descomprimir los grandes centros urbanos y desarrollar las economías del interior poblando todo el territorio.

La mejor vacuna contra la pobreza es la formación y la educación en todos los niveles. Y la mejor manera de prevenir las pandemias es la desconcentración de grandes focos de infección. El AMBA, que es apenas un punto en el mapa de la Argentina, concentra el 40% de la población del país y es el mayor foco de contagios de coronavirus y de posibles futuras enfermedades.

A grandes problemas grandes soluciones.

El Movimiento por los Valores de la Argentina, promueve un consenso entre las organizaciones de la sociedad civil para discutir un gran programa de reconversión laboral basado en la premisa: “El mejor plan social, económico y de seguridad es la cultura del trabajo y la educación”.

¿Por qué no animarse a soñar con desarrollar el interior argentino? Fijemos el Norte y luego busquemos los mejores instrumentos.

Hoy el Estado sostiene a 21,3 millones de personas con asignaciones sociales y sólo 8 millones tributan. De ellas, 13 millones de ayudas sociales directas insumen ingresos equivalentes al déficit fiscal.

No podemos seguir de brazos cruzados

Las tragedias de todos los días en la Argentina nos desnudan la crisis terminal de pobreza y marginalidad que son peor que una pandemia. Y la mejor vacuna contra esta pandemia es la educación y la cultura del trabajo y del esfuerzo. No podemos seguir de brazos cruzados ante esta decadencia cultural que es la causa de la tragedia económica.

La única manera de salir de este laberinto es por arriba. Por eso creemos que “El Mejor Plan Social, Económico y de Seguridad es la Cultura del Trabajo y la Educación”. La  sociedad civil debidamente empoderada, deberá trabajar proactivamente junto a la clase política en una agenda de reconstrucción.

La recuperación de la economía y de la producción debe partir de la recuperación del ser humano, su dignidad y su autoestima. Un Estado que otorga dinero a las personas para que permanezcan  en su casas, sin generar contraprestación alguna,  negándoles la posibilidad de que progresen como seres humanos, es un Estado que evade una de sus responsabilidades fundamentales , que es generar las condiciones necesarias para que el conjunto de sus ciudadanos pueda  trabajar dignamente.

Recuperar la economía, rescatar al ser humano y “volver al pago”

El Estado tiene que promover personas, libres y empoderadas, que puedan pensar en su futuro con esperanza y herramientas para su progreso. Y solamente así es un país que progresará económicamente. La economía es el conjunto de actividades de los seres humanos que la conforman. Vamos por el rescate de ellos, porque serán ellos los que la harán crecer. Para recuperar la economía hay que rescatar al ser humano.

El Movimiento por los Valores de la Argentina cree en un Estado que pueda aplicar herramientas ortodoxas y heterodoxas en función de esa estrategia. Que alumbre un gran programa nacional y masivo de formación en oficios de alta calificación laboral que ponga el acento en el desarrollo del interior de nuestro país.

Grandes programas de capacitación según demandas estratégicas

Este programa debe promover oficios, habilidades y competencias que necesitarán la economía, la producción, la situación sanitaria y los recursos naturales de un país en plena era de “cuarta revolución industrial” y de recuperación del medio ambiente para luchar contra el cambio climático.

Por eso la formación de oficios debe vincularse a las necesidades del futuro, que ofrece miles de actividades por hacer para un país que tiene todo por hacer y en el que aún no se conocen muchas de esas necesidades. También debe vincularse esa formación a la solución de problemas humanos urgentes como la falta de vivienda y de escuelas para revertir la pobreza.

La formación de competencias laborales debe ocurrir al mismo tiempo que se encaran las soluciones de fondo: la recuperación de la producción, la economía, la vivienda, el medio ambiente y las pandemias de la actualidad y las que puedan venir en el futuro. Y aprovechar íntegramente el territorio nacional para producir una revolución demográfica, una dinámica de la “vuelta al pago”.

La formación de esas competencias debe contemplar la inserción laboral dentro de un proyecto estratégico productivo y social, donde interactúen el Estado, el sector privado, los trabajadores y la sociedad civil.

Para recuperar la economía, hay que recuperar al ser humano y reconstruir los lazos sociales, la familia y la educación. Y recuperando su dignidad, su capacidad creativa, recuperaremos un orden económico, fiscal y monetario porque reduciremos gastos al mismo tiempo que recuperaremos ingresos. Es todo junto y al mismo tiempo. Sin una cosa, no se puede la otra.

La pobreza, un laberinto del que hay que salir por arriba

La Argentina tiene al año 2021:

  1. 18,7 millones de pobres (40,9%)
  2. 4,8 millones de indigentes (10,5%)
  3. 56,3% de los niños son pobres.

 

 

 

 

  1. MEDIDAS ORGANIZATIVAS

 

 

 

  1. Se creará la Agencia Nacional de Reconversión Laboral (ANRL). La ANRL se contactará con los sindicatos y OSC para diseñar distintos programas de capacitación laboral y actitudinal en el marco de una “estrategia de desarrollo de cadenas productivas” de alto valor agregado y determinarán las necesidades de RRHH para llevarlas adelante.
  2. El Gobierno oficiará de vínculo, nexo y facilitador para integrar a cada uno de los actores. Buscará espacios físicos en municipios a través de la relación con los intendentes y con empresas y sindicatos. Destinará espacios físicos de organismos y dependencias del Estado. También hará el seguimiento de los proyectos junto con las partes.
  3. Los ministerios de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; de Desarrollo Productivo y de Desarrollo Social, se vincularán con empresas y cámaras del sector privado para diseñar una “matriz productiva” o “estrategia de desarrollo productivo” por regiones y por cadenas de valor de acuerdo con los recursos naturales, capacidad instalada, potencialidades y ventajas competitivas del país.
  4. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social arbitrará la manera de que las Cargas sociales patronales (aportes y contribuciones que las empresas deberían pagar por el concepto de sumar a su planta permanente) serán absorbidas en partes proporcionales al percentil correspondiente entre el SINDICATO brindando las prestación SOCIAL DE LOS BENEFICIOS de sus nuevos afiliados, por el término de 12 meses y por el ESTADO NACIONAL aportando el porcentual correspondiente PREVISIONAL, para que durante el periodo de prueba el trabajador tenga ya sus aportes jubilatorios cumplidos en el periodo trabajado. Las VACACIONES proporcionales Y EL SUELDO ANUAL COMPLEMENTARIO SERA RESPONSABILDAD DE LA EMPRESA durante todo el año del periodo de prueba.
  5. El Ministerio de Desarrollo Social identificará los perfiles de titulares de planes sociales que se incorporan a los programas y aportará el conocimiento técnico del seguimiento a través de tutores y funcionarios especializados en la materia, además de otros recursos necesarios para el programa.
  6. La ANSES dispondrá las normas correspondientes para que los titulares de los planes sociales cumplan con contraprestación laboral o en formación educativa. Los titulares deberán elegir un oficio o capacitación dentro del listado diseñado por el sector productivo.
  7. El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, la AFIP, la ANSES también podrán formalizar a los trabajadores para que a cambio de su remuneración puedan inscribirse en una categoría nueva de aportantes y se incorporen al sistema.
  8. El Ministerio de Educación brindará terminalidad educativa para los beneficiarios del plan que no finalizaron el nivel primario o secundario, según los casos. También pondrá a disposición espacios físicos de escuelas y universidades como lugares de capacitación. Además, otorgará el diploma de graduación de los alumnos. Esto servirá de fuerte incentivo para los jóvenes, que deben sentir que esos diplomas son logros personales importantes.
  9. El Ministerio de Turismo y Deportes organizará la actividad física, competencias, educación deportiva para mejorar el estado físico de personas que llegan de sectores vulnerables. Se podría instituir un módulo de 4 o 6 horas semanales de actividad física.
  10. El Ministerio de Defensa y el Ministerio de Seguridad podrán poner a disposición capacidad logística, transportes, materiales, herramientas, vehículos, aviones y espacios físicos para que sean usados por los beneficiarios en sus actividades formativas.
  11. El Ministerio de Salud atenderá a todos los beneficiarios del plan y hará un censo sanitario (tratamientos oftalmológicos, odontológicos, enfermedades crónicas, adicciones y falta de alimentación).
  12. El Ministerio de Desarrollo Productivo podrá organizar con diversos capacitadores unidades productivas de insumos básicos (ropa de trabajo, material de construcción, carpintería, etc.) capacitando a los mismos beneficiarios del plan. También podrá organizar nuevas empresas bajo la modalidad de cooperativas de alto valor agregado para distintas áreas de producción. En ese sentido, se puede incorporar la experiencia de cámaras como Coninagro, que nuclea a cientos de cooperativas en todo el país.
  13. Los Ministerios de Desarrollo Productivo y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, se ocuparán de insertar a los nuevos trabajadores calificados en el sector privado, con empresarios que sabrán que esos recursos humanos serán confiables y cumplirán los compromisos para sus actividades.
  14. Las empresas y cámaras del sector productivo identificarán sus necesidades y demandas en materia de perfiles, competencias y habilidades laborales según sus metas de producción. De ese modo, determinarán la cantidad de personas y los oficios que necesitan (programadores, operarios, ventas, repositores, operadores de máquinas, mecánicos, entre otros).
  15. Las OSC diseñarán los programas de capacitación actitudinal o habilidades blandas (hábitos de trabajo, presentismo, presentación personal, trabajo en equipo, compromiso, relaciones interpersonales). Serán las encargadas de darles “sostenibilidad” y consistencia a la recuperación de la cultura del trabajo. No solo hay que recuperar las capacidades duras sino las blandas, las que hacen al hábito constante del trabajo en generaciones que tuvieron una pérdida de esa cultura. A su vez podrán capacitar a otros capacitadores privados o públicos para que puedan capitalizar ese aprendizaje.
  16. Los sindicatos y las empresas aportarán capacitadores especializados, y podrán aportar espacios físicos y recursos diversos. Además, darán la capacitación técnica de un año cursando en forma diaria de lunes a viernes jornadas de 4 horas diarias.

 

 

 

 

 

  1. MEDIDAS OPERATIVAS

 

 

 

Esta tragedia nacional económica se revierte, únicamente, con una epopeya laboral, educativa, productiva y habitacional y se necesita encarar este plan director y su programa de reconversión, privilegiando medidas y acciones operativas en toda la extensión del territorio patrio:

  1. Se preverá construir o mejorar 5,8 millones de viviendas dignas para los 24 millones de pobres e indigentes. Se considerará capacitar para ello a decenas de miles de beneficiarios de planes sociales en la construcción.
  2. Se preverá construir 24.000 escuelas con capacidad para 500 alumnos cada una para educar con educación de calidad a 12 millones de niños no escolarizados con jornada completa. Se considerará capacitar docentes para atender esa necesidad y garantizarles sueldos dignos.
  3. Se buscará triplicar la cantidad de árboles en el interior del país, con capacitación para miles de nuevos trabajadores en la forestación. Para mejorar el clima y posicionar al país en la lucha contra la emisión de gases de efecto invernadero.
  4. Granjas comunitarias: tomando el ejemplo de Israel se podrán fundar granjas y emprendimientos agropecuarios cooperativos que se inserten en la cadena de valor de las economías regionales. Eso atraería gente del conurbano hacia el interior.
  5. Fertilización de suelos y manejo del agua. Se considerará el diseño de estrategias de riego y de mejoramiento de tierras anegadas, obras hidráulicas y prevención de inundaciones. Se preverá capacitar a miles de nuevos trabajadores en esa actividad.
  6. Producción de alimentos. Se preverá diseñar nuevas cadenas de valor de alimentos con capacitación laboral y creación de cooperativas y nuevos empresarios.
  7. Desarrollo de la minería. Se deberá explotar la potencialidad de la actividad para capacitar trabajadores y crear nuevas industrias vinculadas a la tecnología como la del litio, mineral del cual la Argentina es la segunda potencia mundial.
  8. Desarrollo de la energía. Se analizará el diseño de todas las cadenas de valor de la energía convencional, no convencional y las energías renovables como la solar o la eólica, con potencialidad para miles de nuevos trabajadores capacitados.
  9. Desarrollo de la tecnología. La cuarta revolución industrial impondrá miles de empleos que no conocemos y para los cuales habrá que formar nuevos trabajadores, técnicos y expertos.
  10. Desarrollo de la logística y servicios. Se capacitarán miles de trabajadores en estas áreas estratégicas de todas las cadenas de valor.
  11. Desarrollo Industrial y nuevas industrias. Se impondrá el diseño de un plan integral productivo para definir las prioridades y ventajas competitivas de país para potenciar la industria existente y las futuras industrias.
  12. Cuidado de personas. Cada vez más prevalecerá una actividad de cuidado, que requerirá de personas idóneas y capacitadas para atender tanto a niños como a adultos mayores necesitados de asistencia ante la necesidad laboral de sus familiares.
  13. Construcción de unidades penitenciarias equipadas con infraestructura educativa, cultural y deportiva para la resocialización de los reclusos mayores y menores, porque ellos también deben ser formados en la cultura del trabajo y recuperados como seres humanos sin por ello dejar de cumplir la pena. El número surgirá de un estudio de expertos.
  14. Disposición de tierras fiscales para la capacitación laboral y la creación de unidades productivas bajo la forma de cooperativas que desarrollen la agroindustria, alimentos y todos los productos derivados de los recursos naturales.

 

 

 

 

  1. DIÁLOGO POLÍTICO Y SOCIAL PARA LA CONSIDERACION DE UN MARCO NORMATIVO

 

 

Es de trascendental importancia que este Programa de Reconversión Laboral se sustente, no solamente en el necesario consenso, sino en un plexo normativo convenientemente actualizado a sus necesidades y particularidades.

Las diferentes comisiones legislativas con el asesoramiento ad hoc de los actores de la OSC con incumbencia en la materia, habrán de proponer las normas que deberán ser tratadas por ambas cámaras y promulgadas por el PEN.

Junto al diálogo político, el diálogo social con los sindicatos, empresarios, ONGs y actores de las OSC deberá tener un lugar central para la determinación de las políticas multisectoriales necesarias, un diálogo social que debe ser efectivo, dar lugar a acuerdos sociales y servir para dar impulso a la puesta en marcha, ejecución y éxito de este Programa de Reconversión Laboral.

 

 

 

 

 

  1. SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN DEL PLAN DIRECTOR

 

 

El seguimiento y evaluación de este Plan Director se realizará en el seno de la Agencia Nacional de Reconversión Laboral.

Para ello, una vez puestas en ejecución las medidas organizativas y operativas incluidas en este Plan Director, se las catalogará y priorizará en un calendario, en el que se especificarán los indicadores que  facilitarán el seguimiento del Plan Director. Dicho calendario o cronograma se consensuará entre los agentes estatales, las empresas, organismos sindicales, las OSC y el resto de actores que han participado en la concreción de este Plan Director.

Periódicamente, la Agencia Nacional de Reconversión Laboral confeccionará y pondrá a consideración de las autoridades y actores pertinentes, un informe de evolución del Plan / Programa de Reconversión, para su discusión y análisis.

Las distintas medidas organizativas y operativas serán objeto de seguimiento, y evaluación de su impacto a efectos de adaptarlas, en su caso, en función de los resultados que se vayan obteniendo.

En plazo a determinar, se realizará un estudio sobre las variables que se consideran más relevantes, a fin de  desarrollar una lista de indicadores que permitan medir la concreción de los objetivos establecidos.

Transcurrido el primer bienio, la Agencia Nacional de Reconversión Laboral  elevará un informe de evaluación del Plan Director a las autoridades nacionales pertinentes, con copia a los actores y agentes implicados en este documento,  para conocimiento y formulación de las respectivas propuestas y recomendaciones.

Últimas noticias

Claudio Loser: “El FMI puede extender los plazos de pago; bajar la sobretasa es más complejo”

El ex director del FMI para le Hemisferio Occidental es pesimista en cuanto a que la Argentina pueda bajar...

Javier Milei: “Los planes sociales y el empleo requieren una solución integral y no se soluciona por un decreto”

El candidato a diputado por la Libertad Avanza pronosticó que "la Argentina va a una de las grandes crisis...

Leandro Santoro: “El plan social formará parte del salario del trabajador hasta que el empleador lo efectivice”

El candidato a diputado del Frente de Todos por la Ciudad explicó la medida anunciada ayer por el presidente...

Planes sociales: un obispo dijo que la educación está “estallada” y que los credos pueden formar en valores morales

El obispo de Avellaneda, Marcelo Margni, explicó la exhortación del papa Francisco en IDEA para recuperar la "dignidad del...

El Gobierno recibió con frialdad el pedido del papa Francisco de dejar de “vivir de subsidios sociales”

En el Coloquio de Idea, el Santo Padre dijo que "no se puede vivir de subsidios". El mensaje generó...

El “plan puente” de Massa incentiva a Pymes por no pagar aportes, pero no enfatiza la formación laboral

Hoy los problemas son de capacitación laboral y actitudinal para el trabajo, que no son abordados por el...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted