En 2019, el Estado alcanzó las 13 millones de ayudas sociales que le costaron 343 mil millones de pesos

- Publicidad-

La cultura del asistencialismo es el nudo gordiano del desequilibrio macroeconómico de la Argentina. Y también explica el déficit fiscal que termina siendo el motivo del crecimiento de la pobreza debido al aumento galopante de la emisión monetaria, del endeudamiento, de la presión tributaria y en definitiva de la inflación, todo lo cual asfixia a la economía y a la creación de empleo. Es imperioso deshacer ese nudo gordiano con políticas que sustituyan la cultura del asistencialismo por la cultura del trabajo, la educación y el esfuerzo para incluir en el sistema a al menos 12 millones de personas que hoy están excluidas.

En 2019, el gobierno de Mauricio Macri debió sostener a 12,8 millones de Becas y Ayudas Sociales, que en conjunto representaron un 1,6% del PBI, lo cual equivalió a $343.156 millones. Ese mismo año, el déficit fiscal primario cerró en 208.767 millones, que equivalía al 0,97% del PBI. En otras palabras, si hubiera habido “pobreza cero” y una política de promoción de la cultura del trabajo, la administración nacional hubiera tenido superávit fiscal de 0,63%, es decir de $135.117 millones.

Pero el problema no es atribuible a Macri, sino a una historia de 20 años de asistencialismo social populista que comenzó su punto de inflexión ascendente en 2008 durante la administración de Cristina Kirchner. Desde entonces se incrementaron exponencialmente los planes sociales y se creó la Asignación Universal por Hijo (AUH) de la mano del crecimiento de la inflación y la pobreza. Estos números demuestran la necesidad imperiosa de sustituir los planes sociales por trabajo genuino. Cuanto más se quiere combatir la pobreza pagándole a los pobres para que no trabajen, más pobres va generando el sistema y es un circulo vicioso interminable.

El dato sobre las Transferencias a Personas surge de un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), que dirige Marcos Makón, cuyo último corte fue el ejercicio de 2019. El año 2020 todavía no está cargado en la OPC y recién se podrá analizar en junio próximo cuando cierre la cuenta de inversión de la Comisión Revisora de Cuentas del Congreso.

Entre esas Becas y Ayudas Sociales se incluye la Asignación Universal por Hijo (AUH), que se distribuye entre más de 4 millones de niños de hasta 18 años. Más concretamente, la AUH insumió en 2019 el 0,6% del PBI, unos $ 128.684 millones. En tanto que otros planes sociales representaron el 0,4% del PBI, unos 85.789 millones. Si se suman ambos planes redondean 1 punto del PBI, o sea 214.473 millones de pesos, poco más que el déficit fiscal primario de ese año.

Cuadro 1

La otra ayuda social, que insumió el 0,6% del PBI, fueron las Asignaciones Familiares, que rondaron también 128.684 millones y que se les paga a los hijos de los trabajadores asalariados formales.

Según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el PBI de 2019 fue de 21,45 billones de pesos a precios corrientes, equivalentes a 440.000 millones de dólares a un tipo de cambio promedio de 48,3 pesos por dólar del final del gobierno de Macri. De allí se puede sacar el porcentaje de PBI que insume cada programa analizado en el informe.

En 2008, mientas tanto, las Becas y Ayudas Sociales totalizaban 6,7 millones de personas, la mitad de las que hubo en 2019. Es decir, que crecieron un 47% hasta llegar a 12,8 millones (Cuadro 1). A esta altura, se podría decir que el aumento de planes sociales determina la exclusión social creciente de los pobres y no la “inclusión social” como reza el relato populista para las políticas de subsidios.

En otras palabras, lo que determina ese incremento de planes sociales es el crecimiento de la pobreza, que en 2020 llegó al 42%, precisamente por estas políticas, y para la cual no hay mejor vacuna que seguir el camino contrario, el que siguió la Argentina en sus mejores años, el de la cultura del trabajo y la educación. El de crear hombres libres y empoderados, educados y capacitados, que adquieran la dignidad humana para trabajar y para sostener a sus familias con su esfuerzo y su progreso. Esa sería la verdadera salida progresista y no el populismo.

Cuadro 2

Por otra parte, si se toman todos los beneficios de Protección Social, contando jubilaciones y pensiones, en 2008 estas cubrían en total a 12,7 millones de personas, mientras que en 2019 alcanzaron a 21,3 millones de ciudadanos (Cuadro 1).

Desagregado, en 2008 había 3,8 millones de jubilados, 2,1 millones de pensionados, y 6,7 millones de planes sociales. En 2019, treparon a 5,3 millones de jubilados, 3,2 millones de pensionados y 12,8 millones de titulares de planes sociales, entre ellos la AUH que es una ayuda para sectores de bajos recursos.

Con el último dato disponible de 2019 de 21,3 millones de personas alcanzadas por las asignaciones sociales, sumados los 3,7 millones de empleados públicos (Nacion, provincias y municipios), el Estado sostenía a través de diversos ingresos a 25 millones de personas de una población de 45 millones de habitantes, de los cuales sólo 8 millones están en la formalidad y pagan casi la totalidad de los impuestos. La ecuación macroeconómica, con ese desequilibrio, no cierra por ningún lado. Es imperioso cambiar la cultura, rescatar al ser humano, para rescatar la economía.

Cuadro 3

Si se contempla que en 2020 sobrevino la pandemia del Covid 19 y se perdieron 2 millones de empleos y el Estado debió socorrerlos con ayudas como el IFE y el ATP, se concluirá que el desequilibrio resultó mucho mayor.

Las jubilaciones representaron en 2019 el 6% del PBI, las Pensiones 2,7% y las Ayudas Sociales el 1,6% restante, como lo muestra el Cuadro 2.

En el Cuadro 3 se puede apreciar que si se despeja el 0,6% de la AUH, el 0,4% del PBI que se asignó a programas sociales corresponde a planes como el “Salario Social Complementario”, “Hacemos Futuro” y el “Programa de Respaldo a Estudiantes de Argentina (PROGRESAR)”.

Todas las categorías aumentaron la participación de su gasto en la economía en el período 2008-2019 (Cuadro 2). Las jubilaciones se ubicaron en 2008 en 3,9% del PBI y las pensiones en 1,8% mientras que en 2019 treparon a 6% y 2,7%.

Esa suba respondió al aumento jubilatorio por la Ley de Movilidad de 2009, las moratorias previsionales y al incremento en las pensiones por invalidez (dentro del conjunto de pensiones no contributivas).

Con respecto a Becas y Ayudas Sociales, en 2008 era del 0,9% del PBI y en 2019 del 1,6% (Cuadro 2). El informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso explica que este fenómeno “estuvo asociado a un aumento en los niveles de cobertura, de la mano del surgimiento de nuevas políticas sociales, siendo la AUH la más relevante tanto en alcance como en términos presupuestarios”.

Informe completo de la Oficina de Presupuesto del Congreso

https://www.opc.gob.ar/evaluacion-politicas-de-gobierno/analisis-de-la-proteccion-social-durante-2008-2019/

En otro orden, durante la última década las transferencias monetarias a personas y hogares se consolidaron como instrumento de política social y crecieron de 39 a 47% del gasto de la Administración Pública Nacional. Por las moratorias previsionales, las pensiones por invalidez y la Asignación Universal por Hijo (AUH) ganaron peso relativo las prestaciones no contributivas y semi-contributivas.

Otras conclusiones del informe fueron:

*Desde 2008 las transferencias crecieron del 6,5% del PBI al 10,3%, unos 2,2 billones de pesos. En 2017, llegaron a un pico de 11,3%. (Cuadro 2)

*El número de beneficios creció de 12,7 a 21,3 millones entre 2008 y 2019. (Cuadro 1)

*La cantidad de hogares que recibieron ayudas económicas aumentó de 2,5 a 6,6 millones.

*Los menores de 18 años fueron los principales destinatarios.

*En el periodo 2008-2019 el seguro de desempleo cubrió en promedio 9% de los desocupados.

*Las moratorias previsionales implican un gasto del 2,6% del PBI. 3,6 millones de personas han logrado acceder a los beneficios de la Seguridad Social a través de la moratoria previsional.

*El subsistema no contributivo es el que mayor cantidad de beneficios brinda, con un total de 10,1 millones en 2019, pero con un gasto de 2,1% del PIB.

Últimas noticias

El decreto 622 incorpora los DEG del FMI al gasto, genera emisión y deuda con el BCRA que será un Pagadios

Explicación para niños sobre la medida que trae confusión. El DEG de 4334 millones de dólares servirá para hacer...

Los ganadores de las PASO confirman que ganó Cristina con el nuevo gabinete y críticas a Cafiero canciller

El programa de Unas Cuantas Verdades sobre el análisis del nuevo gabinete tuvo notas imperdibles con los ganadores y...

Tras el golpe de palacio, Cristina impuso a sus ministros y Alberto resignó a sus principales funcionarios

La crisis de poder no fue superada. Ganó Cristina Kirchner. Permanecerán en el gabinete Eduardo Wado De Pedro como...

Fabiola Yañez le pidió a Alberto autoridad sobre Cristina Kirchner: “Hacé con ella lo que tengas que hacer”

En la resolución del gabinete del gobierno de Alberto Fernández apareció una persona muy importante en la vida del...

Clima de ruptura en la Casa Rosada: si Alberto Fernández echa a Cafiero, pierde; si no, pierde Cristina Kirchner

¿Qué se negocia en las últimas horas de la crisis? Con su carta, la vicepresidenta dejó al Presidente en un...

Germán Paats: “Es necesario un plan integral de capacitación en lo industrial, agro, servicios y turismo”

El presidente de la Fundación Barbechando, German Paats, aseguró que “no podemos eludir” la necesidad de formular un gran...
- Publicidad-

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted