El 2021 sorprendió a los peronistas unidos y vacunados ¡Un grito de corazón: vivan los privilegios!

- Publicidad-

Para un peronista no hay nada mejor que un peronista. El 2021 encontró a los peronistas unidos y vacunados. El presidente Alberto Fernández logró, en medio de tantas grietas, sostener la unidad del peronismo: todos los presidentes justicialistas que aún tienen vida fueron vacunados en el “vacunatorio VIP” del Hospital Posadas: Eduardo Duhalde, Cristina Kirchner, Alberto Fernández y el ex candidato presidencial Daniel Scioli. Un grito de corazón: ¡Vivan los Privilegios!

A los amigos todo, a los enemigos ni vacunas. Sólo faltó María Estela Martínez de Perón, que ya cumplió 90 años, pero vive en Madrid, alejada del partido de Perón. De los gobernadores peronistas bonaerenses, sólo faltó Carlos Ruckauf, alejado ahora de las filas partidarias. Los demás estuvieron todos: Felipe Solá, el propio Scioli y Axel Kicillof, que se vacunó en un hospital de su provincia.

Por fuera del circuito del Posadas, otros dos peronistas de relevancia fueron vacunados sin hacer la cola: Fernando Galmarini, ex secretario de Deportes, y Marcela Durrieu, ex diputada y ex concejal. Son los padres de Malena Galmarini, presidenta de Aysa y esposa del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Jorge Ferraresi, hombre de Cristina, ex intendente de Avellaneda y actual ministro de Desarrollo de Vivienda y Habitat, también puso el hombro por la causa literalmente.

El peronismo parece responder a la máxima de Juan Domingo Perón en aquel discurso del 11 de noviembre de 1953 cuando explicaba la unidad continental y decía: “Pienso yo que el año 2000 nos va a sorprender o unidos o dominados”.

El gobierno de la “Argentina unida” de Alberto Fernández logró el objetivo, pero en versión pandemia: el 2021 sorprendió a los peronistas unidos y vacunados. Unidos detrás de la victoria de la causa de los privilegios. Los dedos en V simbolizan la “Victoria” y la letra P los “Privilegios”.

El Gobierno te cuida. Lo importante es la salud. El gobierno del modelo inclusivo, nacional y popular, con visión social e igualitaria comenzó a vacunar a los que tienen el poder antes que a los pobres y a los viejos.

La derecha liberal en Chile vacunó en dos semanas a 3 millones de personas, entre ellos 1,8 millones de mayores de 65 años, el 16% de la población. El progresismo de izquierda nacional y popular inclusiva vacunó en dos meses a 700 mil personas, el 1,5% de la población. Y sólo a los políticos mayores de 65 años. Y a sus hijas, esposas, o colaboradores jóvenes bien posicionados con alfombra roja.

De los ministerios de Salud y de Economía, cuesta encontrar funcionarios jóvenes que no se hayan vacunado, pese a que la prioridad la tenía supuestamente el personal de la salud y los adultos mayores, cariñosamente llamados “viejos”.

Todavía más del 40% del personal de la salud no se vacunó. En la Ciudad todavía faltan multitudes de médicos vacunarse. Pero el Hospital Posadas envió personal especialmente entrenado para vacunar en su casa al ex presidente Eduardo Duhalde, a su esposa Hilda “Chiche” Duhalde, a sus hijas María Eva y Juliana, y al secretario privado Carlos Mao. El Posadas estaba bajo las directivas del ex ministro de Salud, Ginés González García, que había sido también ministro con Duhalde.

Si el recordado Ramón Carrillo resucitara y pudiera ver a Ginés en acción, volvería a meterse en la tumba. El ministro de Salud de Perón cuidaba a las madres, a los niños, defendía al niño por nacer y fundó los mejores programas de maternidad. Ginés impulsó el aborto legal y se dejó sorprender por el Covid que se llevó a 51.000 vidas, la mayoría de ellas de adultos mayores de 65 años.

Pero a no dudarlo, Ginés cerró una grieta peronista. De la derecha peronista el Posadas no hizo distinción y pasó a la izquierda. Por eso, además de Duhalde, también Ginés vacunó Carlos Zannini, procurador del Tesoro y mano izquierda de Cristina Kirchner, y a Jorge “Topo” Devoto, íntimo amigo de la vicepresidenta.

Sin distinciones, también se inoculó al peronismo histórico en cabeza del ex intendente Hugo Curto (Tres de Febrero) y del legendario Lorenzo Pepe. Todos pudieron evitar felizmente la cola, los turnos y todos los tramites engorrosos y decadentes que tienen que hacer los pobres para sobrevivir en el país.

Del Ministerio de Salud, la única que no se inoculó fue Carla Vizzotti, tal vez su único mérito clave para haber sido designada ministra en reemplazo de Ginés, además de negar que supiera el Vacunatorio VIP. Todos los demás funcionarios, de todas las edades, se inmunizaron para poder seguir sirviendo a la causa del pueblo y ahora tienen una causa judicial impulsada por el fiscal Eduardo Taiano.

El entorno de Alberto Fernández también se vacunó en pleno. Julio Vitobello, secretario general de la Presidencia; Juan Pablo Biondi (48), vocero presidencial, y Marcelo Martín (51), segundo de Biondi, se vacunaron por ser parte de la “burbuja presidencial”. También el fotógrafo presidencial Esteban Collazo, de 33, y Nicolás Ritacco, de 27, secretario privado de Alberto. Si todo el entorno de Alberto se vacunó en el Posadas, por fuera del protocolo del pueblo, cuesta creer que el Presidente no sabía nada…

El canciller Felipe Solá, el diputado Eduardo Valdes y el senador Jorge Taiana se vacunaron en la misma tanda que el periodista Horacio Verbitsky, quien destapó el escándalo en radio “El Destape”. Jorge Neme, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de Cancillería, también recibió el pinchazo.

El ministro de Economía, Martín Guzman, no parece haber aprendido en la Universidad de Columbia que las leyes están para ser cumplidas como ocurre en los EE.UU. Le dio luz verde a varias vacunadas y vacunados: Melina Mallamace, de 32, jefa de asesores, Maia Colodenco, de 38, y Vera Voskanyan, de 32, de su equipo de prensa. De su equipo de “esenciales y estratégicos” también se inmunizó Sergio Chodos, de 51, y Pablo Salinas de 38, asesor y secretario privado.

Daniel Scioli y Carlos Zannini fueron parte de la fórmula presidencial de 2015 del peronismo. Se vacunaron ambos en el Posadas. Ahora, uno es embajador en Brasil y el otro procurador del Tesoro, o sea defiende los intereses del Estado en los tribunales.

Otro embajador, el de Paraguay, Oscar Domingo Peppo, de 62, también debió ahorrarse el turno para vacunarse. Fue además gobernador de Chaco.

Sanitarista, precavido y especialista en medicina preventiva, Ginés González García llevó a todo su equipo del Ministerio de Salud a inmunizarse. Mejor prevenir que curar.

El primero fue Lisandro Bonelli, de 44 años, pero también Judit Díaz Bazán, de 58, subsecretaria de Calidad, Regulación y Fiscalización, Marcelo Ariel Guille, de 43, empleado, Mauricio Alberto Monsalvo, de 40, subsecretario de Gestión Administrativa, Martín Horacio Sabignoso, de 44, secretario de Equidad en Salud; Arnaldo Medina, de 58, secretario de Calidad, Claudio Miguel D’Amico, de 55, empleado del PAMI; Héctor Barrionuevo, de 63, director nacional de Salud Mental y Adicciones; Patricia Gallardo, de 47, directora del Instituto Nacional de Lucha contra el Cáncer; Mariano Alberto Fontela, de 53, subsecretario de Integración de los Sistemas; Andrés Joaquín Leibovich, de 68, subsecretario de Política, Regulación y Fiscalización; Horacio Insúa, secretario privado, y Eugenio Daniel Zanarini, de 70, superintendente de Servicios de Salud, el que reparte el dinero de las obras sociales sindicales.

Pero no termina allí. Analía Rearte, directora de Epidemiología, Juan Castelli, director nacional de Control de Enfermedades Transmisibles, y María de los Ángeles Domínguez, empleada del Ministerio. Llamó poderosamente la atención que Carla Vizzotti, la flamante ministra, haya negado conocer el “Vacunatorio VIP” porque su núcleo de colaboradores íntimos se vacunó en pleno: Juan Pablo Saulle, coordinador logístico de la Secretaría de Acceso a la Salud, que comandaba la propia Vizzotti, Analía Aquino, asesora en la misma Secretaría de Acceso a la Salud, y Alejandro Costa, subsecretario de Estrategias Sanitarias, que participaba todas las mañanas junto a Vizzotti del anuncio del parte diario de Covid enunciando las cifras de la pandemia y la evolución del Covid. Sólo faltó vacunarse a la Payasa Filomena.

Incluso se vacunaron Carlos Ariel Gilardi, de 44, jefe de Planificación Estratégica, Yael Morichetti, empleada en el Ministerio, y Carlos Alberto Avella, empleado en el Ministerio de Salud. Pero Gines González García también se ocupó de otros amigos además del delator Verbitsky. Uno de ellos fue José Corchuelo Blasco, de 75, exdiputado nacional y exministro de Salud de Chubut. Otros fueron Marcelo Duhalde, ex funcionario de Ginés en otra gestión, y Hugo Curto, intendente de Tres de Febrero, que concurrió con su señora esposa, Filomena Marta Burgo. Lo mismo hizo Carlos Zannini, que se vacunó junto a mujer Patricia Alsúa, de 62 años.

Creer o reventar, cierto periodismo siempre tiene algunos privilegios: además de Verbitsky, Gabriel Michi, de 53, del canal kirchnerista C5N de Cristobal López, se vacunó porque tenía que hacer una cobertura de gran peligrosidad en Manaos, por lo cual intentó hacer creer que era  justificado pasar por encima de miles y miles de empleados de la salud, mayores de 70, docentes, personal de seguridad y personas de riesgo.

Hubo turnos especiales también para empresarios vinculados al peronismo. Seza Manukian, de 77, Florencio Aldrey Iglesias, Lourdes Noya Aldrey, Matilde Noya Aldrey, Dolores Noya Aldrey, y Félix Eulogio Guille, padre de uno de los funcionarios de Salud antes mencionados. Así es como el peronismo, tanto los empresarios, los ex presidentes, ex funcionarios, dirigentes, los funcionarios, los hijos, las esposas, y las amantes nos sorprendieron en 2021 unidos y vacunados.

Últimas noticias

Si la inflación no baja del 5% en junio, habrá cambios: los nuevos roles de Martín Guzmán y Sergio Massa

El 14 de julio es el Día D. Si la inflación no da señales positivas, habrá una reestructuración del...

Ganar el Mundial y un «verano exitoso»: la receta del Gobierno para capear la crisis y llegar a 2023

Buscan superar las malas noticias. En la Casa Rosada se resignaron a no poder torcer las expectativas económicas; procuran aprovechar...

En la crisis del Frente de Todos, Massa gana espacios en la AFIP, el entorno del Presidente y en el Frente Renovador

El presidente de la Cámara de Diputados quiere condicionar a Alberto Fernández; el desembarco de Michel en la Aduana...

Avión varado: las fuerzas de seguridad en alerta por posibles «objetivos humanos» del terrorismo iraní

Un ex funcionario de Seguridad advirtió que hay más alertas de posibles atentados que el Ministerio custodia. El silencio...

El avión iraní: Estados Unidos e Israel quieren determinar si hubo una operación de inteligencia y temen intentos de atentados

Los dos países expresaron satisfacción por la reacción de las fuerzas de seguridad, pero señalaron su preocupación; sospechan que...

En medio de los conflictos del avión y los mercados, Alberto Fernández buscó oxígeno con anuncios menores

El Presidente analiza medidas para frenar el dólar y la caída de los bonos, mientras busca recomponerse del ingreso...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted