Además de Larreta, en 2023 se anotan Patricia Bullrich, Pichetto y Cornejo como candidatos por JxC

- Publicidad-

Mauricio Macri no se terminó de bajar. La oposición se rearma y en Juntos por el Cambio (JxC) proliferan los posibles candidatos presidenciales que se anotan para desalojar al gobierno peronista-kirchnerista de Alberto Fernández en 2023, para lo cual antes deberán competir internamente contra el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que hasta hoy es el mejor posicionado. En ese sentido, aunque no lo explicitan por ahora, se anotan Patricia Bullrich, Miguel Pichetto y Alfredo Cornejo como figuras que, según imaginan algunos, podrían competir en una gran PASO entre todos.

No sería la primera vez. En 2015, la alianza Cambiemos dirimió su candidatura presidencial en las PASO entre Macri, del PRO; Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, y Ernesto Sanz, de la UCR. “Que florezcan mil flores, es muy bueno que JxC demuestre que tiene una competencia interna, muchos candidatos y dinamismo para ganarle al peronismo en 2023”, dijo a La Nueva República un allegado a Miguel Pichetto, que se desempeña como uno de los miembros de la Auditoría General de la Nación (AGN).

Nadie está en condiciones de asegurar, además, que el ex presidente Macri se jubilará y resignará sus aspiraciones presidenciales. Es posible que espere la evolución del escenario político: el gobierno de Alberto Fernández y la gestión porteña de Horacio Rodríguez Larreta tienen grandes desafíos por delante y podrían desgastarse.

Por ahora descartó presentarse como candidato en 2021 en Capital Federal y le dio un respaldo contundente a Patricia Bullrich, la presidenta del PRO nacional. Al menos eso aseguran sus allegados: no competirá este año.

En el frente opositor aseguran que el jefe de gobierno de CABA tiene que atravesar tres años muy duros; el Frente de Todos lo eligió como blanco: además de quitarle por ley los recursos de la coparticipación otorgados por Macri en 2016, lo que obliga a Larreta a entrar en la pelea política y judicial en la Corte Suprema, algunos K preparan denuncias contra la Ciudad por supuestas irregularidades administrativas.

En este contexto no se puede descartar ningún candidato alternativo en JxC que aparezca en este tiempo como el Cisne Negro. Y es por ello que comenzaron a anotarse muchos postulantes. Patricia Bullrich preside el PRO a nivel nacional y comenzó a armar una estructura en todo el país con el aval de Macri.

Esa suma de dirigentes pretende beneficiar a cualquiera sea el candidato presidencial de JxC. Pero el armado lo hace la ex ministra de Seguridad, caminando por el interior y presidiendo actos y reuniones políticas.

De paso, Bullrich se prueba el traje de la popularidad con la gente. Al presentar el libro “Guerra Sin Cuartel”, la ex ministra tiene una excusa perfecta para hacer actos políticos durante tres años, con discursos, como lo hacía Cristina Kirchner con su libro “Sinceramente”. En uno de esos actos, en Villa Gesell, tuvo un episodio en el que un escuadrón de policías bonaerenses se le cuadró frente a ella en posición de firmes y le hizo saludo uno, saludo dos. Y en otra recorrida en la Costa, un admirador de condición humilde le gritó “sos la Angela Merkel argentina”.

Patricia Bullrich niega por ahora cualquier aspiración nacional. Su foco es la Ciudad de Buenos Aires para 2023. Pero cuando suele conversar con dirigentes de la alianza señala que en 2023 JxC “tiene que ser Cambiemos y no ‘Sigamos’”.

Se trata de una expresión de ironía para señalar que durante el gobierno de Mauricio Macri se cometieron errores y se continuaron muchas políticas de gasto público del kirchnerismo que le valieron a Macri la desgracia de no haber podido solucionar el problema de la inflación y la pobreza, que eran sus mayores promesas. Y responsabiliza por eso al ex jefe de Gabinete Marcos Peña.

En secreto, si bien responde ciegamente a Macri, Bullrich considera que Rodríguez Larreta eran junto a María Eugenia Vidal, Carolina Stanley, Peña y Mario Quintana los artífices de que Macri no llevara adelante políticas de cambio de fondo. Apostaron a la continuidad de políticas kirchneristas pero con cosmética más prolija: se expandieron los planes sociales, no se abordó una reforma previsional, no se apostó a la cultura del trabajo, se alimentó a los piqueteros K como Juan Grabois y Emilio Pérsico, no se reprimían los piquetes en la Ciudad y se establecieron acuerdos de transferencias a gobernadores que luego traicionaron a Macri. “Tenemos que ser Cambiemos, no Sigamos”, dice Bullrich en la intimidad.

Bullrich será candidata a diputada por CABA en 2021 donde descuenta un resonante triunfo porque el electorado porteño rechaza abiertamente al gobierno kirchnerista. Quiere incorporar a figuras como Roberto Cachanosky, para hablar de economía, y al bailarín Maximiliano Guerra para hablar de temas sociales.

Así las cosas, Bullrich quedaría posicionada más allá de que antes deberá hacer un acuerdo con Larreta, Carrió, la UCR y el peronismo para conformar la lista. “Igualmente si no hay acuerdo, Patricia va a unas PASO”, señalan sus laderos.

Con un similar discurso duro, Miguel Pichetto, ex senador del kirchnerismo y ex candidato a vice de Macri, también considera que Rodríguez Larreta está atrapado en una moderación dialoguista producto de acuerdos de “gobernabilidad” con el gobierno de Alberto Fernández o de su buena relación con Sergio Massa, que finalmente terminan desdibujando su perfil opositor. Sin embargo, esos acuerdos no le evitaron el ataque de Alberto Fernández a los fondos de la Ciudad.

Además, Pichetto sabe que Rodriguez Larreta no puede adoptar un tono más radicalizado contra el Gobierno porque no tiene ese estilo y porque debe gobernar un distrito complejo con fuertes ataques de los K. Precisamente, el kirchnerismo identifica a Larreta como el adversario a vencer y entonces le enfoca todos sus cañones. El kirchnerismo lo ataca y Larreta teme adoptar una posición más dura para evitar que esos ataques se intensifiquen y le impidan gobernar.

Pichetto, además, busca convertirse en un referente clave de JxC. En febrero lanzará una corriente interna de Cambiemos con una confederación de partidos, que se llamará algo así como Alianza Republicana Federal, donde se nuclean a los partidos conservadores de varias provincias, el autonomismo y sectores de la democracia cristiana, entre otros. Además, pretende incluir a varios peronistas anti K.

“Pichetto se va a convertir en el referente de ese sector que debe aportarle a la alianza votos de centroderecha que está perdiendo por las políticas de Larreta y su alianza con Martín Lousteau, un aliado de Enrique “Coti” Nosiglia, el operador todoterreno del radicalismo”, dicen en el peronismo de Cambiemos.

“En ese contexto, Pichetto piensa anotarse para candidato a presidente y en 2021 irá como candidato donde el conjunto lo necesite, tanto en el lugar como en el distrito que mejor convenga”, señalan cerca del ex senador peronista. Una posibilidad es que vaya por la provincia de Buenos Aires a las elecciones en una lista que integrarían, posiblemente, María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Emilio Monzó, Elisa Carrió y otros. En la provincia deberán poner todo para vencer a Cristina Kirchner, Axel Kicillof, y a un candidato como Sergio Berni, que encarnará una versión derechosa del kirchnerismo.

El radicalismo aportaría como candidato al presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, que siempre tuvo intenciones de postularse en forma nacional. Sin embargo, todavía no lo definió del todo. Otro radical que se menciona es Lousteau, pero éste tiene intenciones de ser jefe de gobierno porteño, para lo cual debería competir contra su propio aliado, Rodríguez Larreta, que postularía a María Eugenia Vidal para la sucesión.

Lousteau gana cargos para su gente en el gobierno larretista, pero no tiene la certeza de que eso le sirva para lograr el respaldo del jefe de gobierno. En rigor, Larreta lo necesita de aliado para sumarlo a la interna presidencial, con miras a 2023. El apoyo en las sombras de Nosiglia, para la política, tiene un valor importante.

Últimas noticias

Germán Paats: “Es necesario un plan integral de capacitación en lo industrial, agro, servicios y turismo”

El presidente de la Fundación Barbechando, German Paats, aseguró que “no podemos eludir” la necesidad de formular un gran...

Eduardo Sancho: “Hoy en el cooperativismo se necesita capacitar más en las competencias laborales actitudinales”

El presidente de Fecovita adhirió a un plan de capacitación laboral masivo en el país con un consenso en...

Crisis y oportunidad: es urgente reemplazar el asistencialismo por una cultura del trabajo y de las exportaciones

* Por Pascual Albanese, Jorge Castro y Jorge Raventos CRISIS POLÍTICA Y OPORTUNIDAD HISTÓRICA. EN UN SISTEMA POLÍTICO ABSOLUTAMENTE PRESIDENCIALISTA,...

En Olivos, Cristina exigió cambiar urgente todo el gabinete y Alberto dijo que debía ser en noviembre

Esa discrepancia desencadenó la crisis institucional. El apoyo de gobernadores, CGT y movimientos sociales. La visita de Aníbal. ¿Y...

Cristina boicoteó el relanzamiento del FDT, pinchó su salvavidas para noviembre y fuerza a Alberto a romper

Por salvarse de la responsabilidad de la derrota de las PASO del domingo último, la vicepresidenta es capaz de...

Funes de Rioja: “La industria necesita formar gente en las nuevas habilidades que el mercado demanda”

El titular de la UIA apuesta a la cultura del trabajo, en pleno debate sobre cómo transformar planes sociales...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted