La inseguridad, producto de un garantismo ideológico, falta de valores, de ideas y de recursos materiales

- Publicidad-

Sólo basta repasar varios hechos de los últimos tiempos para entender que la catástrofe nacional es la inseguridad, que provoca múltiples temores. Delincuentes impunes y libres, con la pasividad y el garantismo que los presenta como víctimas de una situación socio cultural de angustia y los justifica por la pobreza creciente.
La búsqueda de la seguridad en este aspecto sólo engendra inseguridad crónica donde abundan cambios de conductas, alarmas, cámaras de video y llamados permanentes para saber donde y como estamos.
La inseguridad es la percepción de que uno mismo es vulnerable pero también es una sensación de inestabilidad que amenaza la autoestima y produce nerviosismo y malestar que contagia al por mayor. Además promueve estados de timidez, paranoia y aislamiento social, o alternativamente, puede estimular conductas compensatorias, como la agresividad, la arrogancia y cierto grado de aislamiento social y familiar.
A la inseguridad ante el delito de salideras, motochorros, grupos armados, arrebatadores, violadores y demás tipificaciones penales se contraponen fuerzas de seguridad que no tienen la instrucción, ni a veces los medios, para enfrentar el flagelo. Dispersos y coaccionados por defensores de derechos humanos pierden la autonomía y la eficacia, sometiendo su vocación a la permanencia en el cargo y en la vida.
Se suma a la cadena de la debilidad ciudadana la inseguridad sanitaria que nos condena convivir improvisando contra la permanente amenaza de un virus fatal y aun desconocido. Las inversiones se encuentran encerradas por la inseguridad jurídica y los jueces por la inseguridad política. Así también se suceden las inseguridades en los proyectos por falta de programas serios y la estabilidad del valor del trabajo por la multiplicidad de factores que hacen imprevisible la semana que viene.
El tratamiento podría ser comprometerse desde todos los sectores a abandonar la convicción del “yo argentino” y el culto al “no te metas” instalados desde décadas en la mentalidad de muchos argentinos.
En estos tiempos de cansancio mayúsculo y tolerancia minúscula, el cansancio ante la inseguridad puede conducir a la perdida de derechos y libertades. El miedo puede provocar hambre de autoritarismo en las personas donde sólo cambia el escenario pero la obra es la misma. La frustración de esperanzas genera impotencia y canaliza la ansiedad en forma de deseo de dar con los culpables y de castigarlos haciendo justicia por mano propia, porque no hay seguridad en las manos ajenas de la ley y el orden.
En el refranero popular se dice que “a seguro lo llevaron preso” y creo que es uno de los pocos lugares donde está a resguardo de la supuesta comunidad civilizada.

Últimas noticias

Alberto Fernández apuesta a una resolución “política” del acuerdo con el FMI y sigue las negociaciones aislado en Olivos

En la Casa Rosada sobrevuela un moderado optimismo. El embajador Jorge Arguello difundió un newsletter que se viralizó entre...

Rogelio Frigerio sumará su firma al Plan Maestro por la Recuperación de la Cultura del Trabajo del MVA

Se sumará a Esteban Bullrich y Miguel Pichetto. El Movimiento por los Valores de la Argentina avanza en el...

Esteban Bullrich y Pichetto firmarán el plan de recuperación de la cultura del trabajo con 70 líderes de la sociedad civil

El Movimiento por los Valores de la Argentina avanza en el lanzamiento de una propuesta para crear un programa...

Bienes personales: el FDT impondrá 37 votos para subir el impuesto a patrimonios de más de $100 millones

Si bien perdió el quórum propio, el oficialismo estima que tendrá 37 votosm ¿Cómo impondrá su número en la...

Fin de año en paz: Alberto Fernández tuvo respaldo de los gobernadores y Juntos por el Cambio una foto de unidad

El Presidente firmó con 23 mandatarios el Consenso Fiscal y los invitó a una reunión por el acuerdo con...

Los consensos básicos del Movimiento por los Valores para un programa de reconversión a la cultura del trabajo

Más de 60 protagonistas de la sociedad civil, las empresas y los sindicatos, comenzaron a esbozar los lineamientos para...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted