Para poner legisladores «celestes» en el Congreso en 2021, será clave no repetir las torpezas de 2019

- Publicidad-

Hay que identificar liderazgos y frentes políticos que los necesiten. Luego de la sanción en el Senado de la legalización del aborto, y de las deserciones y las traiciones de diputados y senadores próvida, el mundo celeste comenzó a debatir sobre una alternativa electoral para 2021 que sume representación de diputados y senadores celestes en el Congreso. Como en 2019, algunos empiezan a imaginar la fundación de partidos políticos celestes o a intentar promover frentes o partidos que fracasaron hace dos años por una mala estrategia.

Es muy necesario hoy identificar liderazgos provida, que abarquen una agenda más amplia que el aborto, y que sean apetecibles para las fuerzas políticas mayoritarias.

Fundar un partido político en un eje monotemático, aunque sea loable como la defensa de las Dos Vidas, es definitivamente un gran error. Que incluso resta representatividad a los celestes y divide a la oposición. Por lo tanto sería la mejor manera de no sacar muchos diputados, y menos senadores, y ser funcionales a los frentes verdes rabiosos.

En las elecciones de 2021, la agenda de la campaña electoral estará totalmente volcada a discutir los grandes temas que dejó la pandemia y que seguramente estallarán: la vacunación, las 43.000 muertes por Covid (hasta hoy), la cuarentena, la pobreza, la inflación, los avances sobre el Poder Judicial y la economía en general. También se podrá colar la cuestión de la seguridad, cada vez más urgente en un país con el 50% de pobres y excluidos y una guerra de pobres contra pobres.

Para el gran público, seguramente, la sanción del aborto en el Congreso habrá quedado como un asunto tapado por otras urgencias del momento. Y es por eso que el Gobierno se apuró a sancionarlo antes de comenzar la campaña electoral.

¿Qué lugar puede tener en esa agenda un frente político que se conforme exclusivamente con el eje en el aborto? Un lugar marginal.

¿Cuál es la salida entonces? La conformación de una agenda de un conjunto de valores esenciales que hoy están ausentes y demandados por el 70 por ciento del electorado: el respeto a la ley, la propiedad privada, la creación de empleo, el resurgimiento de las Pymes, la mala representatividad del sistema electoral, las listas sábanas, la inseguridad, la sustitución de planes sociales por la educación y la cultura del trabajo…

La realidad indica que constituir un partido político lleva meses y quizás años, porque requiere de una enorme cantidad de requisitos legales que no son fáciles de cumplir, impugnaciones y cuestiones burocráticas.

Esos frentes celestes que se presentaron en 2019 tuvieron que “alquilar” partidos políticos que son sellos de goma, como el PCP, Unite u otros, que luego se pagan con los fondos públicos que otorga el Estado para las campañas y a la impresión de boletas y terminan en manejos oscuros de dinero. Es decir, volvieron a entrar en la lógica corrupta del Estado nacional para presentar fuerzas.

Incluso, el frente NOS, supuestamente celeste, boicoteó la conformación de listas de diputados nacionales en todo el país y concentró sus energías en una elección presidencial como si fuera posible colocar a Juan José Gómez Centurión como Presidente próvida en un escenario de polarización extrema como el que disputaban Mauricio Macri contra Cristina Kirchner. Una ensoñación inocente o malintencionada.

La realidad demostró que Gómez Centurión sacó el 1,71% de los votos con el agravante de que antes eliminó todos los intentos de conformar listas legislativas celestes competitivas, con lo cual en el Congreso prácticamente no ingresaron nuevos celestes y en cambio sí muchos verdes por las listas de los partidos mayoritarios.

De hecho, Cynthia Hotton iba a ser candidata a diputada por la provincia de Buenos Aires y por un «error» de los apoderados del partido de Centurión no pudo presentar la lista en la Justicia Electoral el día mismo de la inscripción. Un papelón.

En cambio, Hotton fue invitada a ser compañera de fórmula de Centurión y aceptó con el consuelo de que «el Señor lo habrá querido así». El único señor era Gómez Centurión. Pero a poco de comenzar la campaña, antes de las PASO, ya estaban peleados e hicieron campaña por separado. No se pusieron de acuerdo, precisamente, en la distribución de los fondos para la campaña que el Estado para los frentes.

Las consecuencias están a la vista. Mala praxis política de Gómez Centurión y de NOS. O mala intención. O complicidad con el macrismo para no competir en la categoría de diputados y senadores contra Juntos por el Cambio y así dejarle la cancha libre al macrismo, mientras que él como candidato presidencial se posicionaba en soledad en una campaña que sabía que no tendría ningún destino práctico.

Por mezquindad pura, Centurión también envió a uno de sus laderos a la Democracia Cristiana y en una reunión -de la que participé- vetó mi propia candidatura a diputado nacional que la DC me había ofrecido por el distrito porteño. La idea de esa «lista corta», sólo para diputados, era competir sólo en las elecciones legislativas y llamar al electorado provida a poner valores en el Congreso y dejar liberado al elector para que pudiera elegir entre la disputa polarizada entre Macri o Cristina.

Finalmente, la DC conformó una lista corta muy débil, que no supo hacer campaña, y obtuvo el 0,9% de los votos porque la mayoría de la gente ni se enteró que existía.

El esquema original vetado por Centurión replicaba el de Amalia Granata como candidata a diputada provincial en Santa Fe: una «lista corta» que pudo colarse en medio de las fuerzas mayoritarias por no disputar la gobernación y por ser Amalia una figura reconocida. La gente la respaldó para la banca y seguramente hubiera sacado menos votos si intentaba ser gobernadora frente al PJ o Cambiemos.

En un intento de subirse al carro de los triunfadores, Centurión quiso convocar luego a Granata para que ella respaldara su campaña presidencial y ella rechazó la invitación porque entendía, con claridad, que la candidatura presidencial de Centurión era inviable y totalmente perjudicial para los próvida, como lo fue.

Por lo tanto, la mejor salida posible es conformar liderazgos celestes reconocidos que puedan hablar de todas las cuestiones urgentes de la agenda política, económica y social, y negociar con fuerza los lugares necesarios en las listas de candidatos de los partidos mayoritarios, aquellos que pueden aceptar toda esta gama de valores humanos que debemos proteger. La experiencia de Javier Milei, en ese sentido, puede ser exitosa y marcar el camino: habla de todos los temas, más allá de cómo lo haga, y además es un convencido de la lucha provida.

La inteligencia estará en identificar esas fuerzas políticas y esos los liderazgos, que puedan ser de interés por una amplia gama de temas que esgriman, y luego tener capacidad negociadora para hacer que esos liderazgos se conviertan en necesarios para esas fuerzas políticas que hoy están desgastadas.

Últimas noticias

El Gobierno invita a Cristina Kirchner a ser parte de las decisiones y se descongela el hielo en el Frente de Todos

Uno de los ministros más duros del albertismo fue elogioso con la vicepresidenta. Gestos amigables, tensiones en baja y...

Una jueza de Salta le aplicó un «bozal legal» a un exdiputado por criticar a una médica que hace abortos

Andres Suriani fue condenado a no emitir sus opiniones en contra del aborto porque fue considerado como "violencia de...

Juan Diego Etchevehere: «En Paraná, la Rural comenzará hablar del protagonismo que debe tener la sociedad civil»

El director de la sección Entre Ríos de la Sociedad Rural explicó cómo será el encuentro "Protagonistas de una...

Inflación 6%: el paper secreto que Martín Guzmán hizo circular en la Rosada para «tranquilizar la economía»

El documento plantea los principales lineamientos para bajar la inflación gradualmente. "No será un efecto inmediato o de única...

Los amagues de Macri para competir en 2023 enardecieron la pelea interna en el PRO con Larreta y con Bullrich

Larreta y Bullrich sienten malestar por la irrupción del ex presidente y por sus fotos con dirigentes de otros...

Alberto Fernández espera el discurso de Cristina Kirchner en Chaco: ¿Se puede romper el Frente de Todos?

El Gobierno deslizan que la vicepresidenta busque irse de la coalición. En La Cámpora dicen que solo buscan un...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted