Vamos por todo: se apropian de Diego, denuncian a Larreta, van por sus recursos y controlan la Justicia

- Publicidad-

Crónica del plan de radicalización. Luego del desborde del velorio de Diego Maradona, el presidente Alberto Fernández decidió “ir por todo”. El papelón internacional lo llevó a doblar la apuesta, instigado por la vicepresidenta Cristina Kirchner. Primero la Casa Rosada culpó del fracaso del operativo a la Ciudad de Buenos Aires por represión policial en el operativo de Avenida de Mayo y 9 de Julio, pero ayer directamente le hizo una denuncia penal al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La presidenta del Senado logró darle media sanción por 42 votos a 27 al proyecto de Ley del Ministerio Público que reduce el requisito de los dos tercios de los votos del Senado para nombrar y remover al Procurador General de la Nación y a los fiscales de a pie. Antes Cristina consiguió mediante un decreto y sin los dos tercios de los votos necesarios prorrogar las sesiones virtuales en el Senado.

Esta prórroga busca supuestamente que no asistan los senadores para prevenir el Covid, pese a que Alberto citó anteayer a un millón de personas al velorio de Maradona y ayer prorrogó la cuarentena diciendo que “no hay que bajar los brazos porque la pandemia no terminó”.

En forma simultánea, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, convocó ayer a una sesión especial para el lunes 30 de noviembre con el fin de sancionar una ley que le quitaría más recursos a la Ciudad, unos 60.000 millones de pesos para la seguridad. El jefe del Gabinete, Santiago Cafiero, negocia con Ricardo Lorenzetti para que la Corte Suprema no le dé la razón a Rodríguez Larreta en su recurso de amparo contra el decreto 735 que le sustrajo hace dos meses la primera parte del dinero destinado a la seguridad porteña.

El ministro del Interior, Eduardo De Pedro, hizo esta semana un informe que enumera todos los giros que el gobierno de Mauricio Macri le hizo a la Ciudad desde 2016 por supuesto favoritismo político. La guerra contra Rodríguez Larreta, el principal candidato presidencial de Juntos por el Cambio para 2023, está lanzada sin retorno. Podrían presionarlo en breve con ese listado para que devuelva partidas o deje de recibir otras que le corresponden.

Asoman las elecciones de 2021 y en medio del duelo por la muerte de Diego el Poder Ejecutivo envió al Senado el pliego de Alejo Ramos Padilla para convertirlo en juez electoral de La Plata, y una diputada presentó un proyecto de ley para votar por correo el año próximo. Cuando el país miraba por televisión la muerte del Diez, un grupo de mapuches atacaron a golpes a Diego Frutos hasta desfigurarlo en Villa Mascardi y el Ministerio de Seguridad no observó ninguna irregularidad.

Sólo habló de Rodríguez Larreta, y éste reaccionó ayer con su estilo moderado: dijo que la Policía de la Ciudad actuará siempre cuando exista violencia. Y lamentó que Alberto “haya politizado la situación” de desborde. El vicejefe porteño Diego Santilli dijo que el velatorio lo organizó el Gobierno nacional y dijo que “judicializar es apoyar a los violentos” que de otro modo estos avanzaban sobre la Casa Rosada.

El viceministro de Seguridad porteño, Alejandro Dalessandro, dice que recibió a las 12 de anteayer la orden de la Nacíon de interrumpir la cola de gente que quería ver a Maradona y que debía cortarla en Avenida de Mayo y 9 de Julio. El velorio debía terminar a las 16 en punto por voluntad de Claudia Villafañe. La ministra de Seguridad nacional, Sabina Friederic, negó esa orden y dijo que la Ciudad reprimió con balas de goma sin ningún motivo.

En rigor, fue Cristina Kirchner quien comenzó con el desborde de gente. Cuando ingresó en la Casa Rosada para saludar el féretro de Maradona y a su familia hizo cerrar las puertas al público y detuvo el incesante paso popular por delante del féretro. La gente lo interpretó como un cierre definitivo y allí comenzaron las avalanchas sobre la reja de la Casa Rosada. Un rato antes, la Policía Federal con megáfonos avisaba que las puertas se iban a cerrar a las 16, por pedido de Claudia Villafañe.

Cristina llegó a las 14.40 del jueves a la Capilla Ardiente. La Policía Federal (no la porteña) cuidaba el perímetro de la Casa Rosada y comenzó a arrojar gases para calmar a la gente cuando la situación se hizo ingobernable. Los gases los tiraron afuera de la Casa Rosada, entre la puerta de ingreso de Balcarce 50 y la reja perimetral.

Sin embargo, los periodistas y todos quienes estaban dentro del palacio de gobierno sintieron los gases lacrimógenos. La vicepresidenta fue avisada y fue llevada al Ministerio del Interior en forma urgente. El Presidente fue llevado a su despacho en el primer piso del palacio. En Avenida de Mayo y 9 de Julio, ya la Policía de la Ciudad enfrentaba a las hordas enardecidas y controló la situación.

En esos minutos de furia que Cristina estuvo en la Capilla Ardiente, antes de retirarse a la oficina de Wado, la ex presidenta convenció a Claudia Villafañe extender el velatorio hasta las 19. No lo habían logrado ni Alberto, ni Santiago Cafiero, ni Máximo Kirchner ni Miguel Cuberos, subsecretario general de la Presidencia.

En medio de los desmanes, con el visto bueno de Claudia y la Presidencia en el despacho de De Pedro, la Casa Rosada decidió informar que el velorio se extendía hasta las 19 con el ánimo de distender el clima y abrió las puertas para reanudar el saludo popular al féretro. Cristina y Alberto ya no estaban en la Capilla Ardiente.

Cuando se abrieron las puertas, la multitud ingresó como una estampida por Balcarce 50 y estuvo a punto de voltear la valla que la separaba del cajón de Maradona. Dalma y Giannina se abrazaron al ataúd.

Para entonces, el ex jefe de la barra brava de Boca Juniors Rafael Di Zeo ya había ingresado en Balcarce 50 por la puerta principal de la explanada, que ingresa al Salón de los Bustos. El mismo ingreso que usan los presidentes para entrar al palacio. Nadie lo paró pese a que estaba toda la custodia presidencial.

¿Quién le abrió la puerta para dejarlo pasar? Nadie lo informó.

En medio del caos de 300 barras que ingresaban por Balcarce 50 al grito de “Maradoooo”, la seguridad presidencial tomó el féretro y lo llevó a las corridas a otro salón, el de los Pueblos Originarios. Los “barrabravas” habían tomado la Casa Rosada y el Gobierno debía encontrar urgente un relato para salvar el papelón mundial.

En el Salón Pueblos Originarios se refugió toda la familia de Diego. Luego de informar la postergación del fin del velorio, Wado de Pedro, instigado por Cristina, a quien le responde políticamente, escribió un tuit donde le pedía a Larreta “frenar esa locura de represión” de la Policía de la Ciudad.

La postergación del final de la ceremonia hasta las 19 duró tan sólo unos minutos porque el caos impuso la necesidad de cortarlo allí y poner en marcha el cortejo fúnebre hacia el Cementerio Jardín de Bella Vista que sería a las 17,30.

Se había resuelto hacerlo por vía terrestre para que los barras que no ingresaron al palacio pudieran saludarlo al paso. Pero la idea original era llevar al féretro en un helicóptero de la Policía Federal.

Santilli y Dalessandro se enfurecieron con el tuit de Wado, con quien tantas veces coordinaron la cuarentena por el Covid. Dijeron a sus colaboradores que “el Gobierno quiso sacar un rédito y ahora nos culpa a nosotros para salvarse del papelón, cuando no tuvimos ni un herido de balas de goma y ellos tiraron gases en la Casa Rosada y organizaron el velorio”. El relato oficial fue escalando.

Fue replicado al día siguiente, el viernes 27, por Friederic y por Alberto. Por la tarde de ayer, se informó la denuncia del Poder Ejecutivo Nacional a la Ciudad por intimidación pública, abuso de autoridad y abandono de persona.

Minutos después, ayer viernes, Massa comunicó la sesión especial del lunes 30 de noviembre para sancionar la ley que buscará despojar de todas las partidas de seguridad a la Ciudad antes del fin del período de sesiones ordinarias. La secuencia fue así: hace dos meses Alberto firmó el decreto 735 por el cual le quitó el 1,18% (36.000 millones de pesos) de parte de la coparticipación que Macri le había agregado a Larreta por la transferencia de la Policía a la Ciudad.

Macri le había transferido la Policia de la Ciudad la Policía con un 2,1% de coparticipación para atender los gastos. Luego del 1,18 que le quitó Alberto, que son $36.000 millones, Rodríguez Larreta presentó un recurso por inconstitucional ante la Corte Suprema. Ese recurso no se resolvió y el Gobierno negocia con Ricardo Lorenzetti, que quiere ser presidente de la Corte el año próximo.

La respuesta del Gobierno al amparo porteño fue doblar la apuesta: el Senado votó un proyecto de ley que le quitará el 0,9% de coparticipación que le quedaba a la seguridad porteña, que son $ 24.500 millones. Esa partida la retendría el Ministerio de Hacienda de la Nacion y la giraría por goteo cada tres meses a la Ciudad.

De ese modo, la seguridad porteña pasaría a ser casi como un ministerio del Poder Ejecutivo, con lo cual es una abierta violación a la autonomía porteña y al federalismo. Para colmo, ese monto sería negociado año a año en el Presupuesto nacional. La Ciudad sabe que los giros se retrasarían y mientras tanto debería financiar la seguridad con recursos propios.

De hecho, el faltante de dinero en la Ciudad en estos días, con el primer recorte, llevó a Larreta a profundos ajustes y a un impuesto de 1,2% sobre el consumo con tarjeta de crédito. La guerra está lanzada contra Larreta.

Mientras se votaba la nueva ley de Ministerio Público y se anunciaba que Diputados tratará la ley del aborto el 10 de diciembre sin debate en comisiones, Massa informó de este avance contra su amigo Rodríguez Larreta. Hoy el macrismo debate si el “dialoguismo” de Larreta sirvió para algo. Alberto también dobló la apuesta luego de la orden de Cristina a Wado.

El jefe del bloque del PRO, Cristian Ritondo, denunció en Twitter que “una vez más, el oficialismo en cita irregularmente a sesión especial de un viernes para un lunes tras haber cerrado la mesa de entradas”. Y aseguró que “quieren reducirle aún más la coparticipación a la Ciudad como si lo que ya le han quitado no fuera inconstitucional; pretenden modificar la elección del jefe de los fiscales con un proyecto de una gravedad institucional extrema”.

Y concluyó que “la mezquindad política tuvo ayer su pico cuando ante la falta de organización, y de comunicación de las autoridades Nacionales, se produjeron desmanes y ahora pretenden ensuciar al gobierno de la Ciudad. No queremos ser Venezuela pero hacen todo para parecernos cada vez más”.

Un grupo de partidos liberales denunciaron a Alberto Fernández por el fracaso del velorio y le atribuyeron incumplimiento de deberes de funcionario público. La denuncia recayó en el juzgado federal de Sebastian Ramos. La formularon Yamil Santoro y Antonio Fratamico, dirigentes de la coalición Republicanos Unidos, fuerza liberal liderada por Ricardo López Murphy y Darío Lopérfido.

Al terminar el día de ayer, Alberto Fernández pidió nuevamente como en estos ocho meses de cuarentena que “no hay que bajar los brazos” porque la “pandemia no terminó” y en Europa “hay una segunda ola”. Dijo que el país deberá seguir cuidándose de todas las formas que él recomendó durante el ASPO y el DISPO pero que él no cumplió al convocar a un millón de personas a despedir a Maradona ni al reunirse con Evo Morales en la Quiaca hace tres semanas.

Ahora su nuevo objetivo es cumplir con la “epopeya” de un operativo gigantesco de vacunación desde enero. Hasta febrero pretende 10 millones de vacunados, hasta marzo 13 millones. La vacuna será una herramienta electoral y un motivo para la épica gubernamental. También necesita mostrarles a los sectores verdes la media sanción del aborto como regalo de Navidad.

En enero comenzará el año electoral del Presidente y necesita ordenar el Ministerio Público para que la Justicia no avance en las causas contra Cristina, asegurarse los recursos de su contrincante, Larreta, articular el plan de vacunación y mantener viva la llama de la epopeya de la vacunación contra el Covid para salvar vidas mientras por otro lado sanciona el aborto de vidas humanas.

Pero no hay ninguna medida económica ni productiva en la agenda parlamentaria. Seguramente, en breve comenzará a circular la foto de Alberto Fernández poniéndole la bandera de Argentinos Juniors y los pañuelos de Abuelas y de Madres al ataúd de Maradona. Esa era la foto que buscaba.

Últimas noticias

Germán Paats: “Es necesario un plan integral de capacitación en lo industrial, agro, servicios y turismo”

El presidente de la Fundación Barbechando, German Paats, aseguró que “no podemos eludir” la necesidad de formular un gran...

Eduardo Sancho: “Hoy en el cooperativismo se necesita capacitar más en las competencias laborales actitudinales”

El presidente de Fecovita adhirió a un plan de capacitación laboral masivo en el país con un consenso en...

Crisis y oportunidad: es urgente reemplazar el asistencialismo por una cultura del trabajo y de las exportaciones

* Por Pascual Albanese, Jorge Castro y Jorge Raventos CRISIS POLÍTICA Y OPORTUNIDAD HISTÓRICA. EN UN SISTEMA POLÍTICO ABSOLUTAMENTE PRESIDENCIALISTA,...

En Olivos, Cristina exigió cambiar urgente todo el gabinete y Alberto dijo que debía ser en noviembre

Esa discrepancia desencadenó la crisis institucional. El apoyo de gobernadores, CGT y movimientos sociales. La visita de Aníbal. ¿Y...

Cristina boicoteó el relanzamiento del FDT, pinchó su salvavidas para noviembre y fuerza a Alberto a romper

Por salvarse de la responsabilidad de la derrota de las PASO del domingo último, la vicepresidenta es capaz de...

Funes de Rioja: “La industria necesita formar gente en las nuevas habilidades que el mercado demanda”

El titular de la UIA apuesta a la cultura del trabajo, en pleno debate sobre cómo transformar planes sociales...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted