Las 15 mentiras de Alberto Fernández para justificar que el aborto pretende mejorar la salud pública

- Publicidad-

El presidente Alberto Fernández argumentó con un enorme cinismo y falsedad que el aborto “no debe ser visto como un problema religioso sino de salud pública” porque hay supuestamente “miles de mujeres que mueren en los abortos clandestinos” y por lo tanto hay que “garantizar desde el Estado que tengan un aborto seguro”. El Estado así se coloca al frente de la eliminación de las vidas humanas.

Fernández le estaba contestando al jefe del bloque del Frente de Todos, José Mayans, que había dicho el día anterior que el envío del proyecto al Congreso era “inoportuno,  chocante e inaceptable”. No deja de ser una virtud poder resumir tantas mentiras en un solo párrafo. Pasamos a enumerarlas:

1-El aborto NO es un conflicto religioso, más allá de que la Iglesia y la mayoría de los cultos religiosos estén en contra. Es la violación del primer derecho humano, que es la vida de la persona humana, a la que se elimina en el propio vientre de su madre. Un plan macabro de por sí. Un Presidente que defiende los derechos humanos, no puede violarlos. Es un contrasentido.

2-Muchas veces se ha dicho que cuando el Estado viola derechos humanos es muchísimo más grave que cuando lo hace un delincuente común o un terrorista. El Estado no debe cuidar a una religión determinada, sino garantizar el valor humano de la vida. Es un derecho humano y no un dogma religioso.

3-El homicidio no sólo está mal porque los Diez Mandamientos ordenan “no matarás”, sino porque es terminar con la vida de otra persona y cercenarle el derecho fundamental a vivir. La Constitución y el Código Penal protegen la vida, no sólo la Biblia. El Presidente juró por hacer cumplir la Constitución. Una ley no puede reformar la Constitución, y él lo sabe. Los bebés aún no nacidos son personas humanas que tienen ese derecho, a la vida. Además son indefensos, inocentes, no tienen voz.

4-Los abortistas invocan la libertad de las mujeres para eliminar a un bebé que le ocasione problemas económicos, sociales y psicológicos. Alberto Fernández dijo en la cuarentena que la salud y la vida estaban antes que las libertades económicas, sociales y psicológicas de la gente, y de hecho la salud mental quedó dañada en muchas personas. Se destruyó la economía de todo un país por no conceder la libertad en nombre de la VIDA. El derecho a la vida de los bebés está por encima del derecho a cualquier libertad económica, social o psicológica mal entendida de sus padres. Alberto está preso de sus palabras.

5-Si el Presidente se quiere ocupar de la salud pública, puede ocuparse de 73 causales de muerte de las mujeres que están antes que el aborto ilegal. Además, el aborto garantiza miles de muertes de bebés, y eso no es salud pública sino todo lo contrario. La salud nunca puede ser la eliminación de una vida humana sana.

6-Si el problema es la salud pública, hoy la prioridad es atender a los enfermos del Covid, superar la pandemia, que reveló el estado calamitoso de nuestro sistema sanitario. El Gobierno no tiene dinero para girar a las obras sociales sindicales, con el sistema a punto de quebrar, y sin embargo quiere ofrecer gratuitamente abortos a las mujeres, prácticas que pagarán todos los ciudadanos con sus impuestos, aún los que aman la vida. Hoy no están los recursos disponibles en el Presupuesto. Y los gobernadores no podrían afrontarlos en sus provincias, que además en su mayoría son provida, porque consideran al aborto un tema de porteños progres.

7-Si se trata de un problema de salud pública, para luchar contra el aborto clandestino el Estado tiene todas las herramientas. Capacidad investigativa, poder de denuncia, jueces para ordenar el cierre de las clínicas y poder de policía para detener el delito. Nunca la solución puede consistir en que el Estado ocupe el rol que desempeña un delincuente o un médico clandestino.

8-El ejercicio ilegal de la medicina es muy grave, el delito de aborto está tipificado en el Código Penal para esos médicos y está condenado en la Constitución. Las mujeres no deben ir presas: muchas veces no son conscientes de lo que están haciendo en su desesperación ante problemas familiares, psicológicos, económicos o de violencia machista. Pero es el “Estado presente” el que debe asistir, contener y ordenar ese desarreglo; para eso está: para garantizar el orden. Por lo tanto, esos médicos sí deben ser encarcelados porque cometen un delito a sabiendas y lucran con la muerte de otros. Sin embargo, no se conoce ninguna iniciativa o programa para investigar y cerrar esos centros clandestinos que el Estado dice querer combatir. No hay médicos abortistas procesados, ni presos ni condenados. ¿O será que la intención es legalizarles el negocio a los delincuentes?

9-El Estado clausuró infinidad de negocios por violar la cuarentena y judicializó a muchos ciudadanos que violaron el artículo 205 del Código Penal, a los que se acusó de propagadores del Covid por sólo caminar por la calle sin permiso. El Estado denunció a un surfer que llegaba de vacaciones y a un remero que se entrenaba solo en medio del Río de la Plata. Sin embargo, el Estado se declara impotente para encontrar y cerrar clínicas clandestinas, como si sus víctimas o los familiares de éstas no pudieran denunciar cómo y dónde funcionan o el Estado no supiera investigarlas.

10-Si el problema es el futuro de esos bebés no deseados, el Presidente tiene a mano la reforma pendiente de la ley de adopción que en la Argentina funciona muy mal. Miles de padres hacen fila para adoptar bebés y no hay niños. Muchos niños por nacer, que podrían ser adoptados y vivir con felicidad en una familia que los quiera y dé la vida por ellos, terminan en una bolsa de residuos, como NN, o en un basural. Son desaparecidos antes de nacer. ¿Y los derechos humanos? Se podría instrumentar la adopción desde el vientre o prenatal, pero nada de eso se discute. Se mira al negocio de ciertos sectores inescrupulosos de los laboratorios y fundaciones supuestamente ocupadas de la salud.

11-Si murieran miles de mujeres en abortos clandestinos, sus familiares deberían hacer denuncias a granel por mala praxis o por homicidio y el Estado investigarlas y detener a los responsables. Es sólo una decisión política, que no está. Preferible es legalizar el aborto, con lo cual aumentará exponencialmente. Si en los asaltos clandestinos mueren varones y mujeres, entonces habría que legalizar el robo a mano armada. Un delincuente podría ingresar a un banco y decir “hola, vine a llevarme toda la plata legalmente” y las víctimas no tendrían derecho a resistirse. No se le puede negar un derecho a un ladrón necesitado. Ni su libertad. Absurdo.

12-Si los bebes no son personas, ¿Por qué el Estado les concede la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Tarjeta Alimentar a una embarazada desde los tres meses? ¿Por qué quieren darle otros subsidios a las embarazadas por mil días, desde la gestación del bebé hasta los dos años de edad? Reconocen el derecho a proteger la vida de algunos bebés y les niegan el derecho a otros no deseados. O sea que el derecho humano de la vida es discriminatorio, el Estado define bebés de primera y bebés de segunda categoría, estableciendo un doble estándar, sin ningún derecho.

13-Si no son personas, ¿Por qué los propagandistas del aborto no muestran videos de abortos en la era de la imagen para promover cualquier idea? El márketing y la divulgación científica usan los videos, las imágenes, para poder informar a la gente de lo que promueven. No lo muestran porque la gente notará cómo esa inocente e indefensa persona trata de huir de la muerte que finalmente lo alcanza. En los abortos siempre muere un varón o una mujer. ¿Por qué se niegan a mostrar imágenes de algo tan positivo para la humanidad? Porque la estrategia propagandística es invisibilizar al bebé, a la persona y a la muerte que se le ocasiona. Ojos que no ven, corazón que no siente. El propósito: eliminar la culpa en las mujeres para que aborten, de eso se trata. Pero el arrepentimiento llega, antes o después. Y los problemas psicológicos y de salud también.

14-Si el aborto es sólo para mejorar la salud pública, podrían mostrar imágenes para promoverlos y así promover la salud pública, para que todos puedan conocer esa misma práctica medicinal, así como se muestran imágenes de operaciones de cerebro y de corazón y se pueden apreciar los avances de la ciencia y la capacidad de esos cirujanos. Pero no… no lo quieren mostrar. Ocultamiento de la realidad.

15-Las imágenes circulan en internet, puede verlas cualquiera. No se puede tener opinión formada sobre lo que no se ve ni se conoce. Y no se puede decir que es legal algo que no se puede mostrar, que es tabú, que está prohibido. El derecho a la información está negado. Muchas mujeres que han visto esas imágenes, horrorizadas por la evidente cacería humana, o por el latir del corazón de su bebé, han cambiado de opinión. ¿Por qué será? Porque descubren que la supuesta libertad que se les ofrece es un atentado a la vida de sus hijos.

Últimas noticias

Tras la designación de Rosatti, reabren la pelea por desalojar a Marchi de la administración de la Corte

Héctor Daniel Marchi conformó un fondo anticíclico de 100.000 millones de pesos y Rosatti buscaría imponer un administrador; la...

“Es desbolado”: la gestión de Manzur entra en parálisis y aparecen las primeras críticas al jefe de gabinete

Demoró algunos anuncios que se debían hacer esta semana. Le elogian que sabe de gestión pero le atribuyen cierto...

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted