2002: el día en que la SIDE descubrió un golpe de Estado de ex militares y ex montoneros contra Duhalde

-Publicidad -

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció hace pocos días la posibilidad de un golpe de Estado contra el gobierno de Alberto Fernández. Lo que nunca contó es que cuando le tocó ser presidente la SIDE que conducía Carlos “Gringo” Soria descubrió una supuesta conspiración compuesta entre ex jefes militares y ex cabecillas montoneros que pensaron en aprovechar el clamor de que “se vayan todos” de la crisis de diciembre de 2001 para invocar un “vacío de poder” y tomar el gobierno en sus manos.

La operación fue detectada por el director de Análisis Interior de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), Alberto Mazzino. En realidad, fue su agente Raúl Rosa el que recibió los primeros informes de una fuente A-1 (directa), apodada para la ocasión “Miguel el Travieso”. Con esa información, le elevó un parte a Mazzino y Soria, según revelaron a La Nueva República fuentes de aquel gobierno.

Duhalde había asumido la Presidencia de la Nación el 2 de enero de 2002 y designó a Soria como jefe de la SIDE. Soria era un dirigente de la primera línea del peronismo, oriundo de Río Negro. Años después, en 2015, fue electo gobernador y a las pocas semanas fue asesinado por su esposa en una pelea matrimonial.

La SIDE registró el 7 de enero una reunión entre la cúpula sobreviviente de Montoneros (que respondía a Mario Firmenich) y varios oficiales retirados del Ejército Argentino en una quinta de la Provincia de Buenos Aires. Rosa le pasó los nombres a Mazzino, pero la información quedó bajo el secreto de Estado y protegida por la confidencialidad.

El encuentro entre montoneros y los uniformados se hizo bajo la apariencia de “promover” la reconciliación entre quienes se habían enfrentado entre 1968 y 1982. “Pero el verdadero objetivo era la toma del Gobierno por la fuerza ante el supuesto vacío de poder. Sí, aunque no lo crean fue así, en 2002 el sistema democrático corría peligro por los efectos desintegradores de la explosión económico-social y porque a un grupo de setentistas trasnochados, tanto terroristas como militares represores del ejército, se les ocurría que debía ser así”, cuenta una fuente de aquel gobierno.

La imaginaria mezcla de colores entre verdes y rojos dio nacimiento a la “Operación Celula Gris” y así la llamaron secretamente en la SIDE. Mazzino razonó junto a Rosa: “Esto es una bomba de tiempo, no pueden reunirse estos tipos sin conocimiento o autorización de alguien de arriba de la fuerza”.

Comenzaron entonces a investigar al teniente general Ricardo Brinzoni, que había reemplazado al general Martín Balza durante el gobierno de Fernando De la Rúa en la Jefatura del Ejército, y al secretario general de la fuerza, el general Manuel Reimundes. La SIDE sabía que el 19 de diciembre funcionarios de De la Rúa sondearon a Brinzoni y Raimundes para saber si saldrían a la calle a frenar las protestas del estallido social de aquellos días. La respuesta de Brinzoni fue tajante: “Mientras yo sea jefe del ejército, ni un solo tanque sale a la calle para salvar un político, ustedes llegaron a esto, ustedes soluciónenlo”.

Pero luego de la caída de De la Rúa, que ocurrió el 20 de diciembre de 2001, el domingo 23 de diciembre las unidades militares recibieron una orden secreta: “Ante estado de conmoción social generalizado, ALERTA a toda las unidades con orden de acuartelamiento para ingresar en combate”. La orden se produjo a las 22:50 horas con listados de posibles detenciones. Nombres, apellidos, direcciones. Cargos políticos. Presidente, Gobernadores, vicegobernadores, intendentes, diputados provinciales, senadores provinciales, diputados nacionales y senadores nacionales, concejales, de todos los partidos y todos los colores, todos en ejercicio. En caso de ser ordenado, debían ser detenidos y conducidos a los cuarteles.

Paralelamente, la SIDE tenía información de movimientos desestabilizadores de izquierda desde mucho antes de 2001, que tenían como objetivo Brasil, México y la Argentina. ¿Podía llegar a buen puerto detener a todos los representantes políticos? En la SIDE comenzaron a sospechar que desde lo más alto de la cúpula militar querían proceder a la detención de los supuestos verdaderos causantes de la desgracia del país: todos los políticos en ejercicio del poder. Incluso, detectaron contactos entre altos mandos militares y altos empresarios nacionales.

Por eso, durante meses, la SIDE se abocó a investigar la “Célula Gris”. Mazzino le ordenó a Rosa conformar un grupo de trabajo, para informar diariamente a Soria y luego a Duhalde. Del grupo participaba también el director de Operaciones Especiales, Antonio “Jaime” Stiuso. Toda “la casa” se puso a disposición. El Presidente estaba al tanto de los movimientos.

Ese grupo de trabajo preparó una denuncia judicial en base al informe de “Miguel el travieso” y la elevó a Mazzino, que la derivó al director de Jurídicos de la SI, Hugo Gándara, a quien Mazzino apodó “yogurt”, sin demasiada inspiración imaginativa. La causa recayó en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 6 a cargo de Rodolfo Canicoba Corral. De ese modo, la SIDE podía trabajar legalmente, con autorización judicial, en seguimientos, filmaciones, fotografías, escuchas. Eso ocurrió desde el 9 de enero de 2002 cuando llegaron a la SIDE los oficios de la justicia ordenando todo.

“Fuimos descubriendo un combo muy particular. Personajes de todo tipo, pero con actividades proclives al plan trazado. Varios tenientes coroneles retirados, un trío de coroneles retirados, un general, otro general retirado del arma de inteligencia, varios civiles ex ERP y ex PRT, todos interconectados, con la loca idea de encarcelar a todo político que tuviera un cargo. Uno de los objetivos principales era la disolución del Congreso Nacional y de todas las Legislaturas provinciales. También el encarcelamiento de jueces. Había un capítulo aparte para los sindicalistas, ya que algunos comulgaban con el plan de la Célula Gris”, relató un funcionario que conoció años después los detalles de la operación.

Todos los días se hacían tres informes, uno a primera hora, otro entre el mediodía y las 17 y otro a las 22. “Todas las noches quedaba un integrante del equipo de guardia. Hacíamos lo que se denomina “escucha directa””, agregó otro funcionario que participaba de la pesquisa. Los informes eran remitidos al Señor 5 Carlos Soria y éste informaba al presidente Duhalde.

El viernes 8 de febrero de 2002, Mazzino recibió la información de que Rosa fue interceptado por una mujer, que lo había intentado sobornar en un restaurant, la noche anterior: le ofreció 100 mil dólares a cambio de que le diera la información que tenía la SIDE sobre la operación. Pero Rosa denunció de inmediato el intento a sus superiores.

La investigación prosiguió durante dos meses. Al promediar el mes de abril de 2002 Mazzino recibió una información inquietante. El “Gringo” Soria había ido a un casamiento del hijo de un empresario importante: era una gran fiesta con invitados de todo tipo, farándula, política, y militares… A Soria lo sentaron en una mesa con Brinzoni, el jefe del Ejército. En medio de la conversación, Brinzoni comenzó a adular a Duhalde frente a Soria. El Señor 5, impulsivo, irrumpió a los gritos: “¡Esuchame, zapallo! A vos y los tuyos les tengo todos los teléfonos pinchados y si siguen fragoteando los voy a meter en cana a todos, especialmente a vos”. Soria se retiró del casamiento.

Por supuesto, Brinzoni negó todo. Nunca se supo si estaba involucrado o no en la operación. Pero sí lo investigaban. Lo primero que hizo Soria fue llamar a Mazzino, que le contó a Stiuso y luego a Rosa. Soria era muy amigo de Elisa Carrió, una inconfundible opositora al peronismo, pero por esos días la líder del ARI dijo en sendos programas periodísticos que la República estaba en peligro porque algunos “apuestan al vacío de poder”. Célula Gris quedó en vía muerta.

Últimas noticias

Alberto Fernández apuesta a una resolución “política” del acuerdo con el FMI y sigue las negociaciones aislado en Olivos

En la Casa Rosada sobrevuela un moderado optimismo. El embajador Jorge Arguello difundió un newsletter que se viralizó entre...

Rogelio Frigerio sumará su firma al Plan Maestro por la Recuperación de la Cultura del Trabajo del MVA

Se sumará a Esteban Bullrich y Miguel Pichetto. El Movimiento por los Valores de la Argentina avanza en el...

Esteban Bullrich y Pichetto firmarán el plan de recuperación de la cultura del trabajo con 70 líderes de la sociedad civil

El Movimiento por los Valores de la Argentina avanza en el lanzamiento de una propuesta para crear un programa...

Bienes personales: el FDT impondrá 37 votos para subir el impuesto a patrimonios de más de $100 millones

Si bien perdió el quórum propio, el oficialismo estima que tendrá 37 votosm ¿Cómo impondrá su número en la...

Fin de año en paz: Alberto Fernández tuvo respaldo de los gobernadores y Juntos por el Cambio una foto de unidad

El Presidente firmó con 23 mandatarios el Consenso Fiscal y los invitó a una reunión por el acuerdo con...

Los consensos básicos del Movimiento por los Valores para un programa de reconversión a la cultura del trabajo

Más de 60 protagonistas de la sociedad civil, las empresas y los sindicatos, comenzaron a esbozar los lineamientos para...
-Publicidad-

Debe leer

- Publicidad -

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted