La historia secreta: Alberto conocía desde antes lo que Duhalde iba a decir sobre un posible golpe de Estado

- Publicidad-

Lo habían conversado entre ambos en Olivos el miércoles anterior. El presidente Alberto Fernández no se sorprendió por las declaraciones del ex presidente Eduardo Duhalde, que dijo el lunes último que no habrá elecciones legislativas el año próximo y conjeturó que habría un golpe de Estado si el Gobierno no termina con “estas políticas que no sirven para nada y se buscan políticas de consenso”.

Según fuentes muy cercanas a ambos, en diálogo con La Nueva República, Duhalde y Alberto Fernández se reunieron a solas en Olivos el miércoles de la semana anterior. Allí Duhalde le comentó sobre su información sobre la existencia de movimientos desestabilizadores en ciertos sectores ante el malestar por las políticas más combativas identificadas con el kirchnerismo duro.

De ese movimiento o malestar derivaba la hipótesis o información -muy bien no se aclaró- sobre un posible golpe de Estado. Duhalde cree firmemente en su información y no lo dijo como un aval a un golpe sino como la advertencia de un peligro para evitar que se consume. De hecho, al día siguiente dijo que estaba seguro de sus dichos.

También esas fuentes agregaron que Duhalde se había reunido con otros altos funcionarios previamente para informarlos, aún antes que al Presidente. Uno de ellos sería el ministro de Defensa, Agustín Rossi. Nadie confirma si Alberto o sus funcionarios le dieron crédito a las versiones que manejaba el ex presidente, que por otra parte es amigo del actual jefe del Estado y tiene excelente relación con Axel Kicillof.

En esa reunión de Olivos conversaron, entre otras cosas, de la necesidad de consensos para leyes de transparencia y anticorrupción. Duhalde se comprometió a hablar con todos los sectores políticos y sociales para generar coincidencias.

También conversaron sobre políticas productivas. Duhalde le informó sobre el convenio que iba a firmar esa misma tarde con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. En medio de esa charla, Duhalde le adelantó al Presidente que contaba con información confidencial sobre la intención de algunos grupos desestabilizadores para atentar contra la democracia y producir un golpe de Estado.

Ningún funcionario ni allegado a Duhalde precisó si esos grupos son militares, civiles, fuerzas de seguridad, o si son retirados o en actividad. Simplemente, aseguran que el ex presidente transmitió una información y que “Alberto sabía lo que iba a decir Duhalde”. No especifican si el Presidente avaló a Duhalde. Pero algunos conjeturan que el ex presidente dijo lo que Alberto no puede decir.

En rigor, Alberto no le respondió a Duhalde luego de semejante declaración. En cambio, el único que respondió del gabinete fue Rossi, que estaba previamente informado de las versiones duhaldistas. El ministro de Defensa se circunscribió a confirmar que las Fuerzas Armadas están subordinadas al Gobierno y a la Constitución.

El Presidente retuiteó un tuit de su secretaria legal y Tecnica, Vilma Ibarra, que decía textualmente: ““Esto va a estallar”. “Vamos a una guerra civil”. “Habrá golpe de estado”. Solo quieren condicionarnos, arrancar concesiones y reducir derechos. El gobierno, junto a los argentinos y las argentinas, está firme y atento para impedir que achiquen nuestra democracia”.

Otro de los funcionarios informados previamente por Duhalde sobre sus alarmantes versiones fue el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz. En realidad, en el entornó íntimo del Presidente no consideran que Duhalde haya buscado favorecer una desestabilización o amenazar al Presidente, sino todo lo contrario. Consideran que Duhalde, aliado de Alberto, buscó denunciar y advertir a sectores que podrían pensar una salida delirante para abortar cualquier desestabilización.

En ese sentido, muchos duhaldistas y albertistas consideran que Alberto le dio un tácito aval a Duhalde para que difundiera su denuncia si él estaba seguro de lo que estaba diciendo, porque eso disiparía cualquier intento. Pero la manera de presentarlo por parte de Duhalde fue lo que llevó al kircherismo puro a sospechar que el ex presidente quiere condicionar las políticas más combativas del Gobierno.

Porque Duhalde dijo que “estas políticas que no sirven para nada” y exhortó al Presidente y a la vicepresidenta Cristina Kirchner a “buscar políticas de consenso” porque si no podía venir un escenario apocalíptico. Esas “políticas que no sirven para nada” son: la reforma judicial con ‘clausula antimedios’; el DNU que declaró servicio público a la televisión paga, internet y telefonía fija y celular y el impuesto a las grandes fortunas. Evidentemente los K consideraron que Duhalde quiere tumbar esas supuestas conquistas que formula Alberto.

Es por eso que las declaraciones de Duhalde terminaron sumándole empatía al Presidente por parte del kirchnerismo puro y duro, que alienta y presiona a Alberto Fernández a abrazar las políticas más radicalizadas. La interpretación que hace ahora el diputado Máximo Kirchner, jefe máximo de La Campora, ante sus allegados, sobre los dichos de Duhalde, es la siguiente:

*Duhalde expresó la respuesta del Grupo Clarin al DNU que declaró servicio esencial a internet, la teve paga y la telefonía. Es otra extorsión del multimedio, según la visión de Máximo, para evitar una política de beneficio social.

*Alberto hace las cosas bien cuando las hace como Néstor Kirchner o como Cristina, dice Máximo, hijo de ambos. Y esto es cuando las hace con “hermetismo”, sin que antes se enteren los afectados ni los medios. Clarin se enteró por los diarios. Omite decir que otros afectados son Telefonica, Claro o las cooperativas del interior.

*El DNU es una gran idea porque partió de Cristina, su madre, y fue aplicada como la hubiera aplicado ella o su padre. De sorpresa y de prepo.

*Fue tan eficiente en el hermetismo que la cúpula del Enacom, el organismo regulador, se enteró por los diarios de la medida.

Tal vez, el efecto de las declaraciones de Duhalde, aunque no haya sido el deseado por él, haya sido el inmediato cierre de filas de La Cámpora y del kirchnerismo puro respecto de las últimas medidas de gobierno, que tuvieron un tinte radicalizado. Alberto endureció su discurso la semana última y aceleró esas medidas combativas a fondo porque, tal como adelantó La Nueva República, sufría un cuestionamiento interno del kirchnerismo duro acerca de la falta de celeridad en la gestión.

Duhalde buscó, con su denuncia sobre un posible golpe si no se aplicaban otras políticas de consenso, que Alberto se anime a abrazar la moderación. Pero el efecto final fue el respaldo contundente del kirchnerismo puro en las políticas más radicalizadas.

Últimas noticias

Germán Paats: “Es necesario un plan integral de capacitación en lo industrial, agro, servicios y turismo”

El presidente de la Fundación Barbechando, German Paats, aseguró que “no podemos eludir” la necesidad de formular un gran...

Eduardo Sancho: “Hoy en el cooperativismo se necesita capacitar más en las competencias laborales actitudinales”

El presidente de Fecovita adhirió a un plan de capacitación laboral masivo en el país con un consenso en...

Crisis y oportunidad: es urgente reemplazar el asistencialismo por una cultura del trabajo y de las exportaciones

* Por Pascual Albanese, Jorge Castro y Jorge Raventos CRISIS POLÍTICA Y OPORTUNIDAD HISTÓRICA. EN UN SISTEMA POLÍTICO ABSOLUTAMENTE PRESIDENCIALISTA,...

En Olivos, Cristina exigió cambiar urgente todo el gabinete y Alberto dijo que debía ser en noviembre

Esa discrepancia desencadenó la crisis institucional. El apoyo de gobernadores, CGT y movimientos sociales. La visita de Aníbal. ¿Y...

Cristina boicoteó el relanzamiento del FDT, pinchó su salvavidas para noviembre y fuerza a Alberto a romper

Por salvarse de la responsabilidad de la derrota de las PASO del domingo último, la vicepresidenta es capaz de...

Funes de Rioja: “La industria necesita formar gente en las nuevas habilidades que el mercado demanda”

El titular de la UIA apuesta a la cultura del trabajo, en pleno debate sobre cómo transformar planes sociales...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted