La obsesión de Cristina por su impunidad y su mala praxis política y judicial aceleran su caída en desgracia

- Publicidad-

La desesperada búsqueda de la impunidad acelera su posible caída en desgracia. La obsesión y la mala praxis de la vicepresidenta Cristina Kirchner en su estrategia para garantizarse impunidad judicial profundiza en forma paradójica el desgaste político del Frente de Todos y agiganta la posibilidad de una derrota en las elecciones de medio término de 2021. Si eso ocurre, su debilidad política se acentuaría y por lo tanto más jueces se animarían a avanzar en las causas.

La vicepresidenta de la Nacion está en un laberinto. El nerviosismo queda al desnudo en el kirchnerismo por las declaraciones de sus laderos incondicionales. Pese a que hoy parece la mujer fuerte del Gobierno, está haciendo todo lo posible para lograr su debacle política. La multitudinaria marcha y Banderazo del 17 de agosto último fue la primera demostración de que la sociedad le marcó la cancha y le ganó la calle.

En medio de los contagios y los fallecidos de la pandemia del coronavirus, de la catástrofe económica, la inseguridad y las angustias sociales de la gente, la reforma judicial apareció como una alquimia inoportuna y desquiciada, alejada de todo sentido común, para lograr la impunidad de Cristina para la media docena de causas de corrupción en las que está procesada y con elevación a juicio oral.

El apuro por aprobar esa reforma, por parte de Cristina, desnuda sus preocupaciones principales. Fuentes de la intimidad del Senado dicen que no piensa en otra cosa que la reforma, la designación de Daniel Rafecas como Procurador, y en el avance de las comisiones investigadoras contra el gobierno de Mauricio Macri. Su agenda no tiene nada que ver con la recuperación económica, sanitaria y la inseguridad.

https://www.lanuevarepublica.com.ar/2020/08/19/cristina-no-consigue-los-dos-tercios-para-rafecas-y-este-no-aceptara-la-postulacion-si-cambian-las-reglas/

Ese apuro desesperado obedece a que aún el Gobierno goza de cierto capital político, que está perdiendo según algunas encuestas, y que debe hacerlo antes de fin de año porque el año próximo habrá elecciones y será un año parlamentariamente perdido: 1) en los años electorales, el Congreso no funciona. 2) en campaña esa reforma sería piantavotos y entraría en la discusión proselitista con la oposición, que se beneficiaría con los votos descontentos del peronismo y que rechazan la impunidad de ella.

Es ahora o nunca, es la consigna en el Gobierno. Es por eso que Cristina, con aval de Alberto, puso acelerador a fondo en la reforma judicial y la primera consecuencia fue un multitudinario Banderazo en todo el país. Aun así, luego de la masiva manifestación, ordenó aprobar el dictamen en las comisiones de Justicia y de Asuntos Constitucionales del Senado. Pura amenaza: aunque el Senado la apruebe, la reforma está hoy trabada en Diputados (Ver link abajo). Por aquel Banderazo, el segundo efecto es que varios bloques de diputados ya están advirtiendo que la rechazarán en el recinto.

https://www.lanuevarepublica.com.ar/2020/08/18/en-el-conteo-de-votos-la-reforma-judicial-se-aprobaria-en-el-senado-pero-no-tiene-los-numeros-en-diputados/

Luego de la caída del proyecto de expropiación de Vicentín, un fracaso en la reforma judicial sería políticamente muy costoso para la presidenta del Senado y para el Presidente de la Nación. Incluso, aunque la reforma sea sancionada en el Congreso, con pocos votos de ventaja en Diputados, lo más seguro es que el Poder Judicial la considere inconstitucional ante los planteos que lloverán en los tribunales. Las cámaras del crimen y del fuero comercial y civil han dado señales de ello. La intromisión en la Corte Suprema también sería rechazado por el máximo tribunal. La designación de su abogado Carlos Beraldi en la comisión consultiva reformadora fue una provocación.

Por lo tanto, el avance acelerado de Cristina Kirchner no hizo más que alejarla de sus objetivos reales. Tanto tirar de la cuerda, finalmente, puede servir sólo para desmoronar su propia toldería. Si fracasara la reforma judicial sería un problema en sí mismo para ella. Pero ello podría venir aparejado de otros efectos:

1- Una derrota electoral que le reduzca el número de diputados y senadores al Frente de Todos en 2021;

2- Quedaría enfrentada a todo el Poder Judicial, excepto a los jueces y fiscales de la agrupación K Justicia Legitima.

3- Muchos jueces que suelen olfatear las decadencias políticas se envalentonarían y avanzarían en las causas o las sentencias pendientes, acelerando su caída en desgracia.

El estilo confrontativo y crispado de la ex presidente suele resultarle contraproducente para sus propios intereses. En eso, su cintura política la suele traicionar: no puede contra su propia naturaleza. En la campaña de 2015, pretendió dirigir la campaña de su candidato presidencial Daniel Scioli a través de su discurso irascible y sus alfiles Carlos Zannini y Aníbal Fernández en la boleta del Frente para la Victoria.

Todo eso determinó el desgaste de Scioli y la derrota frente a un candidato, Mauricio Macri, que seis meses antes nadie daba como ganador.

Algo parecido está haciendo ahora Cristina con Alberto Fernández. Lo obliga a radicalizarse al máximo en sus políticas y le está haciendo perder el electorado de la moderación que precisamente Alberto le garantizó en las elecciones de 2019. Sin ese sector de votantes, el Frente de Todos está destinado al fracaso en 2021 y en 2023.

Y si el oficialismo no gana las elecciones, y encima la reforma judicial queda trunca en el Congreso o en los tribunales, la suerte de Cristina Kirchner quedará echada. Sólo dependerá para salvarse los procesos de sus propios abogados y de los buenos o malos argumentos de defensa judicial.

 

 

 

Últimas noticias

Los enigmas del «Plan Massa»: las demoras con el campo, las señales en energía y los desafíos para sumar reservas y bajar el gasto

El agro espera un llamado del ministro que no llega y el sector energético celebró el desplazamiento del kirchnerismo....

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted