En el conteo de votos, la reforma judicial se aprobaría en el Senado pero no tiene los números en Diputados

- Publicidad-

Los bloques aliados no la acompañan. El gobierno de Alberto Fernández no tiene el número necesario de votos en el Congreso para aprobar la reforma judicial. Si bien el Frente de Todos aceleró la marcha en el Senado para sancionarla el jueves próximo, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, le informó a la Casa Rosada que entre sus aliados no puede conseguir los 129 votos necesarios para darle sanción.

“No están los votos que se necesitan”, confiaron a La Nueva República fuentes parlamentarias y gubernamentales. Además, se suma un escollo insalvable: el protocolo para las sesiones virtuales caducó hace dos semanas y la oposición no está dispuesta a prorrogarlo para leyes institucionales y que no tengan directa relación con la emergencia de la pandemia del Covid. No hay manera de sesionar entonces.

Es por ello que Massa y distintas voces oficialistas denunciaron que Juntos por el Cambio se opone al funcionamiento del Congreso, pero en JxC ni se inmutan.

El Banderazo multitudinario del lunes último tuvo consecuencias negativas para el principal proyecto de la vicepresidenta Cristina Kirchner. Un día después, se conoció que el Interbloque Federal que preside el diputado lavagnista Eduardo “Bali” Bucca, que tiene 11 miembros, no acompañará la iniciativa.

Por otra parte, el Interbloque Unidad Federal, que lidera José Luis Ramón, tiene 8 miembros pero al menos dos de ellos no están dispuestos a apoyar la reforma judicial. Se trataría de Beatríz Avila, de Tucumán, y de Antonio Carambia, de Santa Cruz. Estos dos diputados también rechazaron la extensión de la moratoria para Cristóbal López. No acompañarán excesos del kirchnerismo.

“Si bien no se han expresado sobre la reforma judicial las deducciones que se hace son a partir de que las últimas tres votaciones claves en diputados votaron junto a la oposición, situación que llamó mucho la atención”, dijo un diputado del Interbloque Federal que tiene una mirada objetiva.

El bloque de Ramón suele votar en sintonía con el Frente de Todos, al punto tal que algunos diputados lavagnistas los llaman el “bloque de Massa”, porque tienen una fuerte influencia del presidente de la Cámara baja.

Con todas esas deserciones se le haría muy cuesta arriba a Alberto Fernández conseguir la reforma judicial para Cristina Kirchner. Esto es así porque el Frente de Todos tiene 119 diputados y necesita al menos diez más para sancionar el proyecto. El bloque de Juntos por el Cambio tiene 116 bancas; todos votarán por el rechazo y está en mejores condiciones de conseguir aliados. Cristina Kirchner, con sus atropellos, consolida la unidad de la principal bancada opositora.

El oficialismo debe conseguir obligatoriamente al menos diez votos adicionales del universo de 22 diputados provinciales que habitualmente negocian con el Gobierno. Ese universo está compuesto de los 11 diputados del Interbloque Federal, 8 de Unidad Federal, dos de izquierda -Romina del Pla y Nicolás del Caño- y una diputada del Movimiento Popular Neuquino, Alma Sapag. El movimiento neuquino es oficialista de todos los gobiernos nacionales como política permanente.

Si al menos dos diputados de Unidad Federal se caen, sólo quedarían seis. De los tres restantes, el Gobierno podría contar con la diputada del MPN porque muy probablemente los dos de izquierda se opongan. Tendría siete bancas.

En ese caso, llegaría a 126 votos y debería lograr que al menos seis diputados opositores se ausenten de la sesión o se abstengan para que el rechazo al proyecto de reforma judicial sólo tenga 125 votos. Esos seis abstencionistas quedarían expuestos en sus provincias. Entramos en el terreno de las alquimias.

Luego de la marcha contra el Gobierno en todo el país, el diputado Alejandro “Topo” Rodríguez dijo que Consenso Federal no apoyará el proyecto porque no tiene consenso general para semejante reforma institucional y porque no hay un acuerdo político. Rodríguez es la mano derecha de Roberto Lavagna, que asesora a Alberto Fernández en temas económicos en forma frecuente, aunque no siempre es escuchado.

La diputada Graciela Camaño, también lavagnista, había dicho antes que la reforma judicial era “inoportuna” y Bali Bucca había señalado que rechazaba el aumento de miembros de la Corte Suprema y que no iba a dar trámite exprés a la reforma judicial. Los lavagnistas comenzaron a hablar cuando comenzó a correr el rumor del Frente de Todos de que estaba negociando la reforma de algunos artículos para convencerlos.

Los cuatro diputados cordobeses que integran el mismo Interbloque Federal, que dependen del gobernador Juan Schiaretti, de buen trato con Alberto, también dijeron que no apoyarán un proyecto que no tenga un previo consenso. Es decir, lo rechazarán. Además, el diputado socialista santafecino Luis Contingiani también dijo que lo rechazará porque no existe un consenso previo.

De ese modo, por más que Cristina Kirchner logre aprobar la reforma judicial en el Senado, aunque con reformas, el trámite en Diputados será mucho más complicado y probablemente se empantane. En ese caso, si no consigue los números, el Presidente no se prestaría a ir a una sesión a perder y el proyecto quedaría dormido. El mal clima en las provincias, con marchas en todo el país, pegó en la línea de flotación del plan de búsqueda de impunidad de Cristina Kirchner para sus causas de corrupción.

 

 

 

 

 

Últimas noticias

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted