Alberto, los K y la oposición, trabados en narcisismos y suspicacias de los que alertaba Ortega y Gasset en 1939

- Publicidad-

Mientras la pandemia del coronavirus arrasa como un vendaval con la economía de la Argentina, el gobierno de Alberto Fernández y la oposición de Juntos por el Cambio no pueden conformar un diálogo y siguen trabados en diferencias, suspicacias y narcisismos personales, pese a los recientes encuentros entre ellos. Y ello es así porque en esas deliberaciones sólo hay reproches recíprocos y ningún acuerdo concreto sobre políticas con perspectiva de futuro.

El recordado filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset tendría una serie de lecciones para darles. Seguramente lo invitarían a Olivos y sólo se sacarían una foto. Y luego continuarían con sus peleas interminables sobre si expropiar o no al Grupo Vicentín o si sacarse o no una foto con empresarios, sin avanzar en nada, como un perro que se muerde la cola.

De vez en cuando conviene detenerse en las novedades que nos trae el pasado y los grandes pensadores. Cuando ni siquiera existía el peronismo, y gobernaban en la Argentina los conservadores, Ortega y Gasset nos hizo una radiografía perfecta de nuestra imbecilidad colectiva, que se contrapone a nuestra genialidad individual como argentinos. Nos hizo un scanner perfecto de nuestro fracaso como sociedad.

Luego de conferencias de 1939 en Buenos Aires, cuando el presidente era Roberto Ortiz en nuestro país, Ortega dejó una recomendación de oro que luego se editó en el libro “Meditación del pueblo joven”, y que hoy recobra una increíble actualidad. El filósofo brillante le estaba hablando al futuro, o sea a nosotros.

“¡Argentinos! ¡A las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos”, decía Ortega.

“No presumen ustedes el brinco magnífico que dará este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal”, analizó.

Los “grandes debates” que existen hoy en la política nacional, incluso puertas adentro de Olivos, se circunscriben a la conveniencia o no de reunirse con ciertos empresarios o con la oposición, o de expropiar tal o cual empresa. Nada que cambie el futuro ni que pueda dar paso a una épica de desarrollo. Hebe de Bonafini cruzó a Alberto Fernández por la reunión con el G-6 en el acto del Día de la Independencia.

Un sinsentido absoluto, que se terminó de redondear cuando el Presidente ocupó parte de su valioso tiempo, que debería estar dedicado a resolver las penurias de los pobres y de la clase media empobrecida por el Covid, en escribir una respuesta a la anacrónica presidenta de Madres de Plaza de Mayo, que así se manifestó complacida. “Seguiremos luchando”, dijo Hebe. ¿Contra quién? ¿Por qué causa? Nadie sabe.

Mientras tanto, Julio De Vido escribió un tuit de apoyo a Hebe de Bonafini desde su prisión domiciliaria. Y fue atacado por Juan Grabois, que lo culpó de hacer negocios durante su gestión con los mismos empresarios. Y De Vido lo zamarreó y lo denunció por pactar planes sociales con el macrismo. Una vez más, el perro se sigue mordiendo la cola. Cerca de Hebe dicen que esa carta fue consultada con Cristina.

Luego del acto del Día de la Independencia, Cristina Kirchner retuiteó una nota de Pagina 12 que era profundamente crítica de esos mismos empresarios. El entorno de la vicepresidenta dice que no fue una crítica a Alberto Fernández, sino un elogio a la “descripción y caracterización” que el periodista de Pagina 12 hizo de los empresarios.

Pero esos mismos empresarios son los que se reunían con Cristina cuando era presidenta y los mismos que hace dos semanas se encontraron a almorzar con Máximo Kirchner, Wado De Pedro y Sergio Massa. La demonización de los hombres de negocios se termina cuando deben hablar de inversiones, que por alguna misteriosa razón no terminan de llegar nunca. Quizás si escucharan a Ortega y Gasset comiencen a fluir algunos dineros para crear trabajo en lugar de pelarse por suspicacias y narcisismos.

En la misma coalición gobernante la senadora Anabel Fernández Sagasti, que tiene línea directa con Máximo y Cristina, desautorizó al Presidente que había dicho el lunes que se había “equivocado” con el anuncio de la expropiación de Vicentin. La senadora interpretó 24 horas después que “el Presidente ratificó que expropiar Vicentin es una vía que evita su colapso”. Nadie aclaró quien decía la verdad.

También en el kirchnerismo duro hay malestar por la reunión del Presidente con la oposición en la que no se llegó a ningún acuerdo porque sólo hubo reproches recíprocos por la palabra “odio” y por un comunicado opositor y se planteó una agenda sin profundizarla ni entrar en detalles. El enojo del kricherismo puro por esa reunión se contradice con un dato duro: Máximo K y Sagasti participaron de la misma charla. Desde el fondo de la historia, Ortega y Gasset parece gritarles en la cara a unos y a otros: “Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos”. Y ocúpense de las cosas.

Últimas noticias

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...

Tras el cambio de gabinete, el Gobierno se relanza con aumentos de salarios e ingresos y con emisión monetaria

Postales de un gobierno confundido. Medidas sanitarias, económicas, salario mínimo, AUH, planes sociales y créditos Pymes. Todo financiado con...

El decreto 622 incorpora los DEG del FMI al gasto, genera emisión y deuda con el BCRA que será un Pagadios

Explicación para niños sobre la medida que trae confusión. El DEG de 4334 millones de dólares servirá para hacer...

Los ganadores de las PASO confirman que ganó Cristina con el nuevo gabinete y críticas a Cafiero canciller

El programa de Unas Cuantas Verdades sobre el análisis del nuevo gabinete tuvo notas imperdibles con los ganadores y...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted