Subestimar la cuarentena y el riesgo de contagio es cruzar el límite de la prudencia y la mesura

- Publicidad-

La subestimación como actitud suele resultar peligrosa, porque al infravalorar hay algo de lo subestimado que es devaluado y desestimado. Esa actitud omnipotente implica en ocasiones cierto riesgo, ya que lo subestimado podría tener cualidades, recursos, características, fortalezas y capacidades que fueron subestimadas en base a una simple suposición infundada.

Subestimar a personas, situaciones, circunstancias, actividades o cualquier cuestión de la que se trate, nunca es una actitud prudente. Dejaré fuera el análisis de aquello que implica en cuanto a valores como seres humanos subestimar a un semejante.

Centraré la cuestión en el peligro que conlleva toda subestimación. La subestimación de la peligrosidad de cierta conducta, de una enfermedad, de un síntoma, del uso de las palabras, de las consecuencias de los actos propios. La subestimación de riesgos, de la respuesta de otro, la subestimación de sí mismo.

Subestimar, es cruzar el límite de la prudencia que nos orienta a conducirnos con mesura. No subestimar ni subestimarme, sino valorar en su justa medida aquello de que se trate.

Quien subestima desestima y no siempre con suficiente fundamento, conocimiento ni certeza. En ocasiones un sentimiento de omnipotencia impulsa a posicionarse por encima del riesgo, en otras una certeza de superioridad cegadora impide valorar en la justa medida aquello que se nos presenta.

Sentirnos omnipotentes nos evita la conciencia de vulnerabilidad, nos empodera desde un lugar tan frágil como la desestimación del potencial de aquello otro en cuestión. Nos negamos a quedar impotentizados y nos volvemos omnipotentes.

Subestimamos. Desestimamos. Infravaloramos. Devaluamos. Descalificamos. Subestimar la contagiosidad del virus, no nos vuelve valientes. Desafiar las leyes que establecen restricciones para evitar la propagación de los contagios, no nos vuelve libres sino transgresores, anómicos, socialmente irresponsables y falsamente omnipotentes.

Subestimar, suele ser una actitud que entraña peligros, porque no hay en ella prudencia ni mesura. La libertad no es un derecho absoluto y por tal debe ser ejercida con responsabilidad y ajuste a la ley. La subestimación, puede tener peligrosas consecuencias.

Últimas noticias

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted