Cuando Macri critica a Alberto por la cuarentena también desnuda diferencias con su aliado Horacio

- Publicidad-

Las explicaciones del ex presidente Mauricio Macri sobre su viaje al Paraguay parecen una fuerte crítica dirigida contra el gobierno de Alberto Fernández por las restricciones estrictas y “dañinas” que dispuso sobre la cuarentena desde el 20 de marzo. Pero terminan siendo severas observaciones contra el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que respalda y sostiene la misma cuarentena, desnudando profundas diferencias en este punto.

Macri sabe que Rodríguez Larreta acompañó las medidas de Alberto Fernández y que las conversa a diario en charlas telefónicas con el Presidente. Según trascendió de las filas del PRO a La Nueva República, Macri y Larreta discutieron a viva voz en algunos encuentros por zoom en el principio de la cuarentena. Macri le advertía que iban a ser ruinosas esas medidas para la economía, pero Larreta defendía el cuidado sanitario.

El dilema entre la economía y la salud estuvo presente en el núcleo duro de Juntos para el Cambio. Esas discusiones determinaron la suspensión de esos encuentros por mucho tiempo. Sin embargo, ahora retomaron el diálogo y se juramentaron trabajar “juntos” para preservar la unidad de la coalición opositora. Pero tienen opiniones e intereses políticos diferentes, que se bifurcan en estos tiempos de Covid 19.

Rodríguez Larreta tiene un proyecto presidencial que lo obliga a salir indemne de la crisis del coronavirus y mantener una relación razonable con el poder central para no sacrificar su gestión en la Ciudad y lograr el giro de los ATN que Alberto retacea. Macri necesita mantener su vigencia, demostrar que no sólo se dedica a sus largas partidas de bridge, y se apoya en el electorado opositor crítico de Alberto.

De ese modo, lo que parece una crítica de Macri a Alberto termina siendo una advertencia a Horacio. “Son medidas muy dañinas. Hay que volver a la calma, a confiar en los profesionales de la salud y retomar con cuidado la normal actividad, empoderando a la gente”, dijo Macri. ¿A quién se lo decía, al Presidente o a su aliado?

Las medidas que se tomaron en la cuarentena fueron “coordinadas” y “consensuadas” entre el presidente Alberto Fernández, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, y el propio Horacio Rodríguez Larreta. Por eso, los dirigentes de Cambiemos que critican la cuarentena deben hacer malabarismos cuando se les dice que en la Ciudad también se dispuso una cuarentena estricta. No sólo eso sino que el jefe de gobierno porteño puso en valor ese atributo de “coordinación” y “trabajo en equipo” en las sucesivas conferencias de prensa en Olivos junto a Alberto.

Por ende, Macri sabe que tirando al bulto también le pega a Horacio. ¿Por qué lo hace? En el PRO el ex presidente aspira ahora a liderar la línea dura, la que se diferencia más de la corriente “dialoguista” que entiende que necesita tener buena relación con el poder, al menos mantener capacidad de diálogo y acuerdos.

Macri conoce muy bien el juego. Cuando él era jefe de gobierno, entre 2007 y 20015, Macri también era “dialoguista” y nunca hizo furibundas críticas al gobierno de Néstor o de Cristina Kirchner. Se lo recuerda como un opositor moderado.

En aquel momento, se excusaba, para justificar su moderación, en que seguía a pie juntillas los consejos de Jaime Duran Barba y de Marcos Peña que fueron luego bautizados como el “grupo festilindo”. No mostrar enojo, furia, conflicto, sino un espíritu de colaboración porque eso era lo que según las encuestas valoraba la gente. Dejaba el lugar de la severidad a otros partidos opositores.

Hoy Macri abandona el modo “festilindo” y busca representar, junto con la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y otros referentes duros de la coalición Juntos por el Cambio, a los sectores más indignados de la sociedad, a los sectores que quieren ir a la guerra contra el gobierno de Alberto porque están convencidos de que la intención de éste y de Cristina es “llevarse puesta la República”.

El propio viaje a Paraguay de Macri fue todo un gesto de diferenciación de los dialoguistas. Por un lado, se mostró como un líder, un ex presidente, que busca dejar sentado que mantiene la vigencia política y que no quiere que lo jubilen antes de tiempo. Evalúa ser candidato a diputado nacional por la Ciudad o por la provincia, según sea la ingeniería política que se decida en su momento. Y si juega electoralmente, siempre está latente un posible reintento presidencialista.

Por otro lado, la propia iniciativa de salir del país, para almorzar con un ex presidente como Horacio Cartés y para tomar un café con el presidente Mario Abdo es un desafío a la cuarentena que impulsan Alberto Fernández y el propio Horacio.

En tiempos de zoom y charlas virtuales, ¿cuál era la necesidad perentoria de gastar miles de dólares en combustible en un vuelo privado, tramitar un permiso judicial para salir del país, realizarse un hisopado por Covid antes de partir y luego de volver, retomar una cuarentena de 14 días a su regreso y mostrar una postal de reunión de jefes de Estado? Sin dudas, Macri está amagando con su intención de volver al ruedo.

Las persecuciones judiciales, quizás, lo impulsan a tomar esa actitud. ¿Qué mejor para desalentar las investigaciones judiciales que la perspectiva de un líder político que en poco tiempo podría tener fueros y en un tiempo más podría volver al poder, tal vez no como presidente pero sí como hombre fuerte de una coalición?

Con el ex presidente Horacio Cartes, Macri dijo que repasó una “agenda para salir de este momento de preocupación” y que lo mismo conversó con Mario Abdo. La Fundación FIFA no estuvo casi presente en las charlas. Era una agenda bien política. Y se encargó de darle mucha difusión a su gira “presidencial” justo el mismo día en que el presidente Alberto Fernández se reunía en forma virtual desde Olivos con los senadores y diputados del Frente para el Cambio? En política las casualidades no existen.

“Obedeció a una invitación de mi amigo el presidente Cartes para repasar una agenda de cómo hay que salir de este momento de preocupación que ha significado esta pandemia”, señaló Macri sin desconocer que con eso se pone en medio de la conversación política local e internacional.

El gesto no puede pasar inadvertido. “Hablamos de cómo salir del miedo, que ha llevado a la urgencia y a tomar decisiones apresuradas que pueden haber sido muy dañinas”, cuestionó nuevamente Macri a Alberto y a su aliado Horacio.

Además, se metió en los temas de relaciones internacionales, quizás uno de los pocos puntos fuertes de su gestión como presidente que puede exhibir, en los que estableció relaciones con el mundo, desde Estados Unidos a China.

“Solo le agregaría la importancia de que el Mercosur no pierda el dinamismo que tuvo durante los últimos años y que se avance en el tratado de libre comercio con la Unión Europea”, apuntó el ex presidente, sabiendo que con eso seguramente no se acercará a Alberto Fernández, aunque sí coincida con Rodríguez Larreta.

Últimas noticias

La Ciudad hará un seminario de abogados para evitar avances de Nación en emergencia como la pandemia

El procurador porteño Gabriel Astarloa lo encabezará el lunes, martes y miércoles; el foco será capacitar abogados por los...

Tras la designación de Rosatti, reabren la pelea por desalojar a Marchi de la administración de la Corte

Héctor Daniel Marchi conformó un fondo anticíclico de 100.000 millones de pesos y Rosatti buscaría imponer un administrador; la...

“Es desbolado”: la gestión de Manzur entra en parálisis y aparecen las primeras críticas al jefe de gabinete

Demoró algunos anuncios que se debían hacer esta semana. Le elogian que sabe de gestión pero le atribuyen cierto...

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted