La pandemia es un momento histórico que requiere del ejercicio de una libertad con responsabilidad

- Publicidad-

Tenemos hoy más preguntas que respuestas y en esto reside la mayor frustración. ¿Hasta cuándo?, nos preguntamos. Y no hay respuesta. No la tenemos. Nuestra omnipotencia ha sido puesta en jaque. Somos vulnerables. Nos vemos compelidos a restringir el ejercicio de nuestra libertad en pos del ejercicio de la responsabilidad individual y colectiva.

Nos frustra la restricción y sin embargo, sabemos que no hay opción. Esto aumenta la frustración y la demanda de una solución. La conciencia de otredad, nos muestra que cada quien no puede vivir en la individualidad, en el sí mismo, en el ejercicio exclusivo de su propio deseo de manera ilimitada, irrestricta, anómica.

Ser humanos es ser conscientes y responsables. No es posible renunciar a la responsabilidad, ella es compañera ineludible de la libertad humana. La libertad como valor para ser ejercida de manera virtuosa, debe ejercerse de manera responsable.

La humanidad transita hoy un momento histórico que requiere del ejercicio de una libertad con responsabilidad. Es un tiempo que requiere de virtudes tales como la templanza y la prudencia. Una circunstancia no elegida que nos interpela, que irrumpió en nuestras vidas y ante la cual respondemos desde ese ser humano único e irrepetible que somos.

Todos estamos transitando la misma circunstancia pero esa circunstancia no nos atraviesa a todos del mismo modo. Nuestras historias personales son diversas y también nuestras circunstancias individuales.

Esas historias de las cuales provenimos condicionan el modo en que respondemos ante esta situación de distanciamiento social, de ejercicio restringido de la libertad de circulación, de encierro. Algunos consiguen adaptarse y logran aún encontrarle aspectos positivos, en tanto otros solo consiguen hacer foco en lo negativo y anticipar todo tipo de fatalidades venideras.

Algunos pueden posicionarse ante esta situación como ante una oportunidad de crecimiento interior, en tanto otros, solo pueden sentirse en caída libre a un abismo de incertidumbre.

Sin embargo y tal como Fiódor Dostoievski (un hombre que vivió gran parte de su vida en la miseria, padeció la cárcel y recurrió a la escritura como sublimación de su sufrimiento), dice en su libro «Memorias de la Casa Muerta», dando una definición antropológica maravillosa: “Sí denostado y degradado, el hombre sobrevive, entonces el hombre es un ser que se acostumbra a todo”.

Últimas noticias

Si la inflación no baja del 5% en junio, habrá cambios: los nuevos roles de Martín Guzmán y Sergio Massa

El 14 de julio es el Día D. Si la inflación no da señales positivas, habrá una reestructuración del...

Ganar el Mundial y un «verano exitoso»: la receta del Gobierno para capear la crisis y llegar a 2023

Buscan superar las malas noticias. En la Casa Rosada se resignaron a no poder torcer las expectativas económicas; procuran aprovechar...

En la crisis del Frente de Todos, Massa gana espacios en la AFIP, el entorno del Presidente y en el Frente Renovador

El presidente de la Cámara de Diputados quiere condicionar a Alberto Fernández; el desembarco de Michel en la Aduana...

Avión varado: las fuerzas de seguridad en alerta por posibles «objetivos humanos» del terrorismo iraní

Un ex funcionario de Seguridad advirtió que hay más alertas de posibles atentados que el Ministerio custodia. El silencio...

El avión iraní: Estados Unidos e Israel quieren determinar si hubo una operación de inteligencia y temen intentos de atentados

Los dos países expresaron satisfacción por la reacción de las fuerzas de seguridad, pero señalaron su preocupación; sospechan que...

En medio de los conflictos del avión y los mercados, Alberto Fernández buscó oxígeno con anuncios menores

El Presidente analiza medidas para frenar el dólar y la caída de los bonos, mientras busca recomponerse del ingreso...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted