Macri y Espert: encuentro secreto en el que refirmaron que serán candidatos en 2021, pero en alianzas diferentes

- Publicidad-

La rosca política comenzó de lleno en plena pandemia. El ex presidente Mauricio Macri recibió al ex candidato presidencial de Despertar, José Luis Espert, en su casa y con distanciamiento social. Conversaron durante dos horas según trascendió de fuentes allegadas a los participantes del encuentro que se fue difundiendo entre las filas de ambos como secreto a voces. Conversaron largo y tendido sobre la gestión de Macri al frente del gobierno, se analizaron cada una de las medidas, hubo reproches mutuos, pero amables, y se analizó la actualidad del gobierno de Alberto Fernández.

El ex presidente, uno de los líderes de Juntos por el Cambio, se mostró preocupado por la persecución que considera que está ejerciendo la vicepresidenta Cristina Kirchner focalizada sobre su persona tanto en causas judiciales, la mayoría de ellas sobre supuesto espionaje ilegal, como en el plano de la desactivación de políticas que él mismo había iniciado, como la suspensión de las inscripciones de las Sociedades de Acciones Simplificadas (SAS) con un trámite de 24 horas. El Senado le dio media sanción a una ley para suspenderlas por seis meses y reformularlas.

Pero no pudieron faltar en la conversación, en la que compartieron café y té, las referencias al futuro de ambos; y allí las elecciones de 2021 se llevaron un rato largo de conversación. Los dos quedaron convencidos de que no irán a una alianza entre ambos para el año que viene, pero no descartaron ir conversando la posibilidad de unir fuerzas para las presidenciales de 2023, aunque para eso falta mucho.

Espert le confirmó a Macri su intención de ser candidato a diputado nacional por Despertar en representación de la provincia de Buenos Aires, por cuanto tiene domicilio en San Isidro. Quiere reconstruir el arco liberal que había dejado la Ucedé, entre otras fuerzas. Macri le dio casi seguridad de que se presentará como candidato a diputado nacional por la lista de Juntos por el Cambio y su distrito, histórico, es la Ciudad de Buenos Aires. Por lo tanto no competirán entre sí, directamente.

Para Macri, la candidatura a diputado tiene varias utilidades. Por un lado, sería el regreso formal a la política activa y la necesidad de tener un triunfo bastante seguro en el distrito porteño para comenzar a volver a una posible carrera presidencial, en el caso de que así se lo proponga. Pero depende de muchos factores: uno de ellos es el acuerdo o no que pueda tejer con el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que también quiere ser candidato a presidente y que ahora ya no estaría dispuesto a ceder su lugar a otro desembarco de Macri.

Por otro lado, el ex presidente necesita tener una banca de diputado, en lo posible vitalicia, para tener fueros parlamentarios y defenderse de las causas judiciales que motoriza el kirchnerismo con evidentes denuncias de los propios funcionarios del gobierno de Alberto Fernández y de Cristina Kirchner, como las que realiza casi semanalmente la interventora en la AFI, Cristina Caamaño. Macri siente que la ex presidenta se puso en la cabeza meterlo preso o al menos armarle un sinfín de procesos judiciales en los que sea imputado como el jefe de una asociación ilícita.

De hecho, ella en el Congreso impulsa la investigación en comisiones bicamerales de seguimiento de organismos de inteligencia, de la deuda contraída por el gobierno macrista, de la fuga de capitales, y de la influencia sobre la causa AMIA y sobre el ex director de la Unidad Especial AMIA, Mario Cimadevilla, que terminó peleado con el ministro de Justicia, Germán Garavano. También investiga el kirchnerismo la conformación de la mesa judicial que supuestamente, según ese sector, estaba dirigida a motorizar causas contra Cristina.

En el tránsito hacia una candidatura porteña Macri tendrá algunos obstáculos. Rodríguez Larreta también quiere instalar en el escenario a María Eugenia Vidal en el distrito porteño para que ella sea la sucesora como jefa de gobierno en la Ciudad desde 2023. También quiere darle su apoyo a Emilio Monzó para que comparta un liderazgo en la lista en la provincia de Buenos Aires junto a Diego Santilli, porque ambos tienen aspiraciones en la provincia para dentro de cuatro años.

Y se sabe que Macri no siente afecto por Monzó debido a las rebeldías de éste durante su gestión y porque lo considera muy cercano a Sergio Massa. Macri sabe que su propio ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el ex diputado Nicolás Massot, hoy son aliados clave de Monzó. Todas estas cuitas internas deberán ser conversadas y negociadas dentro del PRO. Además, también la presidenta del partido, Patricia Bullrich, tiene aspiraciones en la Ciudad, y podría apuntar a ser candidata a diputada para luego competir por la jefatura de gobierno porteño dentro de cuatro años.

Muchos allegados a Macri desconfían de estas nuevas reconciliaciones entre Rodríguez Larreta, Monzó y Vidal, reveladas la semana última cuando surgió la noticia de que la ex gobernadora había sufrido el contagio de Covid de su amigo Alex Campbell, que a su vez había estado con funcionarios de Martín Insaurralde. Esa cadena de conversaciones inesperadas, entre antiguos adeversarios internos y con peronistas moderados encienden las alarmas en el macrismo más puro.

Consideran que forman parte del armado de un ala dialoguista con el gobierno de Alberto Fernández y que podrían buscar en el futuro incorporar peronistas descontentos del Frente de Todos o peronistas que quedaron a mitad de camino en 2019 como fue el caso del ex gobernador de Salta Juan Manuel Urtubey. Sin embargo, Macri tiene su propia ambulancia de peronistas: se llama Miguel Pichetto, que también quiere sumar a los heridos peronistas, desencantados del kirchnerismo.

José Luis Espert le dejó en claro a Macri que no quiere una alianza con el macrismo al menos para las elecciones del año próximo. Quiere construir su propia base electoral, porque está convencido de que en las legislativas podrá consolidar un paquete de votos propios más cercano al número que le daban las encuestas antes de las presidenciales de 2019 y que se fue diluyendo por el lógico efecto de la polarización entre Alberto y Macri, que terminaron fagocitando a los candidatos del medio, fenómeno que también sufrió el ex ministro Roberto Lavagna. Sin embargo, ambos coincidieron en que deben seguir conversando porque nadie sabe si en 2023 pueden tener que unir fuerzas. En la política nada se puede descartar de antemano.

Para Macri, la candidatura de Esperte puede ser una buena noticia, porque le legitima un discurso más duro contra el Gobierno y más liberal ante los progresistas que lo condicionan dentro de su propio espacio político. Y le permite, quizás, recuperar votos perdidos en 2019 a manos de Lavagna, aunque sabe que el líder de Despertar también puede arrebatarle muchos votos liberales de la centroderecha. Sin embargo, las conversaciones fueron amables, y coincidieron en que ambos se necesitan, pero por ahora bien separados, contra el kirchnerismo.

Últimas noticias

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted