Cuando asoman las soluciones para no expropiar Vicentín, Alberto retrocede para calmar a Cristina

- Publicidad-

Luego de que la misma Casa Rosada informó ayer un acuerdo con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, anunciado en la quinta de Olivos, que podía “dejar de lado la expropiación” de Vicentin, el presidente Alberto Fernández retomó el discurso radicalizado y le habló a los sectores duros del kirchnerismo y a la vicepresidenta Cristina Kirchner, que suele enojarse con la moderación cuando surge alguna solución de consenso que no sea ir por todo. Por eso, Alberto reflotó la posibilidad de expropiar la empresa agroexportadora si el juez civil y comercial, Fabián Lorenzini, no acepta la intervención tripartita que propuso Perotti.

Lorenzini había desplazado al interventor Gabriel Delgado de la administración, lo relegó al papel de un simple veedor, y restituyó a Vicentín en la admnistración. Alberto y Perotti intentan ahora desplazar a Vicentin con una intervención tripartita dentro del concurso para retomar el management y evitar la expropiación.

Lo debe resolver el juez. Pero hay un sector del Frente de Todos que entra en pánico cuando se habla de otra cosa que no sea expropiar. Cristina quiere quedarse con la empresa, sin medias tintas. Y a ella le habló hoy el Presidente.

«No hay marcha atrás. El Estado se va a hacer cargo de la empresa por la herramienta posible; sea por intervención vía judicial o por la expropiación», dijo el Presidente, enojado y embretado entre el juez, la sociedad, el Congreso donde no tiene los votos para expropiar, y el kirchnerismo que lo presiona.

Alberto Fernández explora una salida alternativa superadora para Vicentín porque se quedó sin apoyo político en la Cámara de Diputados para sancionar la expropiación y sin respaldo en la calle para avanzar. Esa es una verdad. Pero también es cierto que el anuncio de anoche junto a Perotti buscaba aplacar los ánimos y diluir la magnitud del “Banderazo”, bocinazo y cacerolazo que se escuchó en la Ciudad, la Provinica, Córdoba, Santa Fe y otros puntos del país.

La repercusión del acuerdo con Perotti causó un triunfalismo en la oposición, que lo tomó como una victoria propia y una marcha atrás del Gobierno, Alberto Fernández quedó obligado a negar su retroceso y llevar calma a Cristina Kirchner y a La Cámpora, que son los abanderados de la expropiación de Vicentín, al punto de que el proyecto fue redactado por Ricardo Echegaray y Anabel Fernández Sagasti.

«Si el juez dice que no a la propuesta, sólo nos queda expropiar», dijo Alberto Fernández a la radio kirchnerista El Destape, la usina donde todos los funcionarios buscan instalar su discurso. Ayer se había dado luz verde a la conformación de una empresa mixta, público privada, con Vicentín adentro y participación del Estado. Perotti lo confirmó ayer mismo, lo repitió hoy, y el Presidente lo habló con asesores de su intimidad y con importantes dirigentes del agro y con el interventor Delgado, ahora confinado por el juez al rol de veedor del concurso. Delgado está angustiado porque sabe cómo entró al conflicto pero no cómo saldrá.

Luego de esa marcha atrás, el Presidente vuelve a poner primera. «Seguimos buscando los caminos para que el Estado se haga cargo de la cerealera Vicentin, resuelva los problemas y tengamos una empresa que nos permita ver como ese mercado funciona y se desarrolla», dijo, en otro mensaje a Cristina Kirchner.

Pero también matizó en la misma frase su afirmación con un mimo dirigido al campo: «Sigo diciendo que estoy dispuesto absolutamente a encontrar una solución alternativa». Alberto dice y se desdice en un mismo párrafo, como una forma de ambigüedad dirigida a satisfacer a los duros y a los moderados de su coalición. Estas ambivalencias serán una constante en su Gobierno.

«Valoro enormemente el esfuerzo de Perotti y espero que el juez nos dé la derecha», dijo Fernández. Un mensaje a los gobernadores del peronismo, que no quieren que Alberto ceda a la radicalización de Cristina.

«El propósito nuestro es que el Estado tenga la mayoría accionaria y se haga cargo de la empresa. Entre lo que tienen los bancos, lo que deben a los productores y a lo que por ahí podemos acceder comprando parte de las acciones con YPF, podemos llegar a más del 50%. El objetivo es controlar la empresa», dijo, como para agradar a los oídos de los amigos de La Campora.

Perotti explicó su proyecto mientras Fernández navegaba en aquel oleaje. «Le presentamos al Presidente y su equipo de trabajo una propuesta lo suficientemente sólida, que ya presentamos ayer al juez como la figura de una intervención que desplace a los actuales directivos de Vicentin, para inyectar recursos y rescatar la empresa, algo que sin el Estado, es imposible», precisó.

Alberto intentó llevar calma a los manifestantes del “Banderazo”. «No soy un necio. Sé que la palabra expropiación irrita a muchos sectores de la sociedad y que además le hicieron creer a la gente que es un invento chavista. Pero la expropiación está en nuestra Constitución Nacional desde siempre. No estamos atentando contra la propiedad privada; estamos rescatando una empresa en quiebra», intentó aclarar Fernández. Imposible la aclaración, ya la gente no cree en explicaciones confusas que van y vienen. Dicen que no le gusta expropiar, pero si es necesario va a expropiar. Mientras tanto, habla con todos para buscar salidas. Con todos y todas.

Últimas noticias

Los enigmas del «Plan Massa»: las demoras con el campo, las señales en energía y los desafíos para sumar reservas y bajar el gasto

El agro espera un llamado del ministro que no llega y el sector energético celebró el desplazamiento del kirchnerismo....

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted