La cuarentena pide una “sintonía fina”: tanta normalidad como sea posible y tanta protección como sea necesaria

- Publicidad-

La cuarentena necesita una “sintonía fina”. Es cierto que ahora estamos en la base de la “montaña” y estamos aún lejos, quizás, del pico de contagios de coronavirus. Pero también es cierto que las restricciones y el aislamiento se convirtieron en un calvario económico para todo el país. Luego de tanta capacitación ciudadana, existe margen y preparación para abrir algunos sectores, comercios, actividades e industrias que están innecesariamente cerrados.

No se entiende por qué se cierran comercios pequeños y medianos de rubros no esenciales de una avenida o un municipio y se permite abrir otro de similares características de una calle interior o de otra intendencia vecina. Habría que buscar tanta normalidad como sea posible con tanta protección como sea necesaria. Se podría cumplir el aislamiento social y protocolos estrictos. Más cuidados pero con cierta actividad.

En cambio, se abren grandes supermercados que comercializan los mismos rubros que los que aquellos comercios pequeños a los que cierran. Se favorece al denominado “capital concentrado” y a los grupos hegemónicos; y se perjudica a las pequeñas y medianas empresas, muchas de ellas familiares. El desorden en los anuncios, las contradicciones entre funcionarios, invitan a preguntarse si ésta es la cuarentena mejor pensada.

O si es la menos pensada. Un supermercado puede vender cuadernos, zapatos y pantalones. Un comercio pequeño, a dos cuadras de allí, tiene que cerrar sus persianas y no puede ofrecer su calzado ni sus artículos de librería. Definitivamente, esa idea no es compatible con el sentido común. Hace falta un equilibrio y hacer “sintonía fina”. ¿No había que favorecer a las pequeñas y medianas empresas?

Un día la “app Cuidar” debe ser obligatoria. Otro día deja de ser obligatoria. Si se pudo corregir ese desajuste por qué no pensar en corregir otros. No es cuestión de liberar todas las actividades, ni los teatros, cines o estadios de fútbol. Tampoco es necesario atestar al transporte público. Todo eso debe ser muy cuidado. Pero entre la cuarentena total y la normalidad, debería haber matices, grises, salidas intermedias.

¿No hay margen para abrir más comercios, Pymes o actividades profesionales si se mantiene el barbijo y la distancia social?¿Por qué en algunos lugares sí y en otros no si tienen la misma circulación viral?

El gobierno corre el riesgo de convertirse en un verdugo discrecional de muchos empresarios y comerciantes que están asfixiados. Seguramente, no quiere cargar sobre sus espaldas con muertos que nadie desea por el Covid 19. Pero no es necesario tampoco tanta sobreactuación ni acusar de “especuladores políticos” a quienes, si bien están de acuerdo con la cuarentena desde un principio, piden algo de sensatez.

Se puede también proteger a los sectores de riesgo, a los adultos mayores, a los que tienen patologías preexistentes, y a los barrios vulnerables. El Estado puede estar presente en las villas para aislar a los contagiados y separar a familias que viven hacinadas en uno o dos ambientes. Pero en otros lugares de la Ciudad se podrían contemplar mayores libertades. La propagación del virus en un barrio humilde o en un geriátrico no tiene por qué implicar el cierre de muchos otros rubros que podrían trabajar con protocolos de seguridad.

La cuarentena tampoco garantiza el Contagio Cero. Pero entre el costo de paralizar toda la economía y el una mayor actividad económica, con sistema de salud preparado para atender mayor demanda, es hora de flexibilizar algunos rubros más.

No hace falta “geolocalizar” a las personas y, si bien no tendremos la misma libertad que en tiempos normales, debemos procurar tanta restricción como sea necesaria y tanta libertad como sea posible. No se puede aprovechar la pandemia para controlar el miedo de la gente y adueñarse de sus almas para avanzar sobre sus necesidades, sobre sus trabajos y sobre su actividad económica. Otra vez: se debe buscar tanta normalidad como sea posible con tanta protección como sea necesaria.

 

Últimas noticias

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...

Tras el cambio de gabinete, el Gobierno se relanza con aumentos de salarios e ingresos y con emisión monetaria

Postales de un gobierno confundido. Medidas sanitarias, económicas, salario mínimo, AUH, planes sociales y créditos Pymes. Todo financiado con...

El decreto 622 incorpora los DEG del FMI al gasto, genera emisión y deuda con el BCRA que será un Pagadios

Explicación para niños sobre la medida que trae confusión. El DEG de 4334 millones de dólares servirá para hacer...

Los ganadores de las PASO confirman que ganó Cristina con el nuevo gabinete y críticas a Cafiero canciller

El programa de Unas Cuantas Verdades sobre el análisis del nuevo gabinete tuvo notas imperdibles con los ganadores y...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted