La vida no nos da lo que merecemos, bueno o malo, sino lo que necesitamos transitar para protagonizarla

- Publicidad-

_________________

Por Analía Forti

_________________

Llevaba tiempo ya de vida y experiencias suficientes pero aún creía que en la vida se obtiene según se procede y esta creencia era la causa de muchos de sus enojos y sufrimientos. Solía escucharle decir “yo no le hago mal a nadie, trabajo todo el día, me esfuerzo, ayudo a todo el que puedo… y me pasan estas cosas… yo no soy mala persona no me merezco esto” y como al pasar acostumbraba a responderle “la vida no es por merecimiento”…y continuaba mi camino.

Un cierto día, en el que las mismas palabras fueron recitadas como siempre, percibí que no comprendía lo que trataba de decirle y fue entonces que pacientemente me senté y le dije: “La vida no es por merecimiento, no se trata de obrar bien y recibir buenas circunstancias ni de ser buena persona y entonces cruzarnos con otras buenas personas ni tampoco de obrar mal y que te sucedan solo cosas malas o ser mala persona y entonces rodearte de personas malas».

La vida no se trata de eso sino de experiencias y aprendizajes que nos llevan a evolucionar. No se trata de que todas las personas que están enfermas gravemente lo merezcan ni que aquellos que gozan de plena salud sean merecedores de ella. Sería un absurdo si la vida consistiera en un tablero de jugadas lineales donde hay buenos que ganan y malos que pierden. La vida es un misterioso y complejo proceso de evolución durante el cual cada ser humano tiene aprendizajes que transitar y sus circunstancias responden a los aprendizajes que necesita realizar.

Ni más ni menos. Te sucede en la vida lo que es preciso que te suceda, no lo que mereces. La vida no es por merecimiento. Nunca volvió a decir aquellas palabras y este cambio de perspectiva le permitió evolucionar. Ya no espera que lo difícil y lo doloroso no suceda en su vida ni juzga justo o injusto lo que le sucede. Ya no espera como un niño bueno el premio ni como un niño malo el castigo. Ahora acepta lo que es como aquello que es preciso que sea en su vida aquí y ahora. Cuando aceptó que no obtenemos lo que merecemos sino lo que necesitamos transitar, dejó de percibirse como una víctima de la vida y comenzó a protagonizarla.

Últimas noticias

Ganar el Mundial y un «verano exitoso»: la receta del Gobierno para capear la crisis y llegar a 2023

Buscan superar las malas noticias. En la Casa Rosada se resignaron a no poder torcer las expectativas económicas; procuran aprovechar...

En la crisis del Frente de Todos, Massa gana espacios en la AFIP, el entorno del Presidente y en el Frente Renovador

El presidente de la Cámara de Diputados quiere condicionar a Alberto Fernández; el desembarco de Michel en la Aduana...

Avión varado: las fuerzas de seguridad en alerta por posibles «objetivos humanos» del terrorismo iraní

Un ex funcionario de Seguridad advirtió que hay más alertas de posibles atentados que el Ministerio custodia. El silencio...

El avión iraní: Estados Unidos e Israel quieren determinar si hubo una operación de inteligencia y temen intentos de atentados

Los dos países expresaron satisfacción por la reacción de las fuerzas de seguridad, pero señalaron su preocupación; sospechan que...

En medio de los conflictos del avión y los mercados, Alberto Fernández buscó oxígeno con anuncios menores

El Presidente analiza medidas para frenar el dólar y la caída de los bonos, mientras busca recomponerse del ingreso...

«Sepa el Senado votar», el pedido de más de 20 asociaciones civiles para aprobar la Boleta Unica electoral

Luego de la aprobación del sistema de la Boleta Unica de Papel en la Cámara de Diputados, la vicepresidenta...
- Publicidad -

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted