La vida no nos da lo que merecemos, bueno o malo, sino lo que necesitamos transitar para protagonizarla

- Publicidad-

_________________

Por Analía Forti

_________________

Llevaba tiempo ya de vida y experiencias suficientes pero aún creía que en la vida se obtiene según se procede y esta creencia era la causa de muchos de sus enojos y sufrimientos. Solía escucharle decir “yo no le hago mal a nadie, trabajo todo el día, me esfuerzo, ayudo a todo el que puedo… y me pasan estas cosas… yo no soy mala persona no me merezco esto” y como al pasar acostumbraba a responderle “la vida no es por merecimiento”…y continuaba mi camino.

Un cierto día, en el que las mismas palabras fueron recitadas como siempre, percibí que no comprendía lo que trataba de decirle y fue entonces que pacientemente me senté y le dije: “La vida no es por merecimiento, no se trata de obrar bien y recibir buenas circunstancias ni de ser buena persona y entonces cruzarnos con otras buenas personas ni tampoco de obrar mal y que te sucedan solo cosas malas o ser mala persona y entonces rodearte de personas malas”.

La vida no se trata de eso sino de experiencias y aprendizajes que nos llevan a evolucionar. No se trata de que todas las personas que están enfermas gravemente lo merezcan ni que aquellos que gozan de plena salud sean merecedores de ella. Sería un absurdo si la vida consistiera en un tablero de jugadas lineales donde hay buenos que ganan y malos que pierden. La vida es un misterioso y complejo proceso de evolución durante el cual cada ser humano tiene aprendizajes que transitar y sus circunstancias responden a los aprendizajes que necesita realizar.

Ni más ni menos. Te sucede en la vida lo que es preciso que te suceda, no lo que mereces. La vida no es por merecimiento. Nunca volvió a decir aquellas palabras y este cambio de perspectiva le permitió evolucionar. Ya no espera que lo difícil y lo doloroso no suceda en su vida ni juzga justo o injusto lo que le sucede. Ya no espera como un niño bueno el premio ni como un niño malo el castigo. Ahora acepta lo que es como aquello que es preciso que sea en su vida aquí y ahora. Cuando aceptó que no obtenemos lo que merecemos sino lo que necesitamos transitar, dejó de percibirse como una víctima de la vida y comenzó a protagonizarla.

Últimas noticias

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...

Tras el cambio de gabinete, el Gobierno se relanza con aumentos de salarios e ingresos y con emisión monetaria

Postales de un gobierno confundido. Medidas sanitarias, económicas, salario mínimo, AUH, planes sociales y créditos Pymes. Todo financiado con...

El decreto 622 incorpora los DEG del FMI al gasto, genera emisión y deuda con el BCRA que será un Pagadios

Explicación para niños sobre la medida que trae confusión. El DEG de 4334 millones de dólares servirá para hacer...

Los ganadores de las PASO confirman que ganó Cristina con el nuevo gabinete y críticas a Cafiero canciller

El programa de Unas Cuantas Verdades sobre el análisis del nuevo gabinete tuvo notas imperdibles con los ganadores y...
- Publicidad -

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted