El desprecio por la vida nos llevó a «Ciudad Gótica» y ahora hay que ir a la «sociedad ética»

- Publicidad-

Ciudad Gótica fué descripta como el infierno que habiendo estallado a través del pavimento edificó una ciudad. Sus rascacielos y el humo de sus fábricas arrojaban sobre ella una sombra que la mantenía en un crepúsculo perpetuo. Como si el mismísimo infierno hubiera brotado del concreto y hubiese crecido en manos de la delincuencia y la corrupción, así es hoy nuestra Sociedad Gótica en la que hombres mueren a manos de otros hombres, sin sentido, sin criterio, sin vestigios de humanidad alguna. Cruelmente. Vanamente. Cuando la muerte pierde valor inevitablemente se deprecia también la vida y una sociedad que depreda y aniquila a su miembros, sean mujeres, ancianos o niños, es sin dudas una sociedad que ha iniciado el derrotero de la decadencia moral, política y social. Asistimos cada día a un nuevo teatro de la crueldad que despoja al individuo de su vida y de todo proyecto de felicidad . Tristemente no se trata de un film nuestra existencia y por tal no hay en el libro personaje alguno que como Batman encarne la justicia y la verdad para salvar a Ciudad Gótica de la violencia. Nosotros debemos ser los bastiones del retorno a los valores y así enfrentar la violencia social recurriendo a la construcción de sujetos éticos que tengan respeto por el semejante y sientan una compasión que les desacostumbre el alma y la psiquis al horror del maltrato deshumanizante. Combatir la anestesia moral que favorece el maltrato y lo naturaliza invisibilizando las secuelas del espanto que hemos construido como sociedad, requiere de una ética humanista que tenga en cuenta derechos esenciales como lo es el derecho a la vida y una ética estatal que propenda a la justicia como poder autónomo capaz de decir lo justo y aplicar sanciones efectivas a quienes se arroguen el derecho divino de acabar con la vida un hombre. La diferencia entre una Ciudad Gótica y una Sociedad Ética son sus miembros y sus valores que los harán elegir gobiernos que los representen en sus principios y harán así cierta aquella expresión que reza “vox populi, vox Dei” (“la voz del pueblo es la voz de Dios”) que solo se hace real cuando la voz de ese pueblo expresa los valores del respeto al ser humano y a su derecho inalienable de la vida. Analia Forti

Últimas noticias

Los enigmas del «Plan Massa»: las demoras con el campo, las señales en energía y los desafíos para sumar reservas y bajar el gasto

El agro espera un llamado del ministro que no llega y el sector energético celebró el desplazamiento del kirchnerismo....

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted