El desprecio por la vida nos llevó a “Ciudad Gótica” y ahora hay que ir a la “sociedad ética”

- Publicidad-

Ciudad Gótica fué descripta como el infierno que habiendo estallado a través del pavimento edificó una ciudad. Sus rascacielos y el humo de sus fábricas arrojaban sobre ella una sombra que la mantenía en un crepúsculo perpetuo. Como si el mismísimo infierno hubiera brotado del concreto y hubiese crecido en manos de la delincuencia y la corrupción, así es hoy nuestra Sociedad Gótica en la que hombres mueren a manos de otros hombres, sin sentido, sin criterio, sin vestigios de humanidad alguna. Cruelmente. Vanamente. Cuando la muerte pierde valor inevitablemente se deprecia también la vida y una sociedad que depreda y aniquila a su miembros, sean mujeres, ancianos o niños, es sin dudas una sociedad que ha iniciado el derrotero de la decadencia moral, política y social. Asistimos cada día a un nuevo teatro de la crueldad que despoja al individuo de su vida y de todo proyecto de felicidad . Tristemente no se trata de un film nuestra existencia y por tal no hay en el libro personaje alguno que como Batman encarne la justicia y la verdad para salvar a Ciudad Gótica de la violencia. Nosotros debemos ser los bastiones del retorno a los valores y así enfrentar la violencia social recurriendo a la construcción de sujetos éticos que tengan respeto por el semejante y sientan una compasión que les desacostumbre el alma y la psiquis al horror del maltrato deshumanizante. Combatir la anestesia moral que favorece el maltrato y lo naturaliza invisibilizando las secuelas del espanto que hemos construido como sociedad, requiere de una ética humanista que tenga en cuenta derechos esenciales como lo es el derecho a la vida y una ética estatal que propenda a la justicia como poder autónomo capaz de decir lo justo y aplicar sanciones efectivas a quienes se arroguen el derecho divino de acabar con la vida un hombre. La diferencia entre una Ciudad Gótica y una Sociedad Ética son sus miembros y sus valores que los harán elegir gobiernos que los representen en sus principios y harán así cierta aquella expresión que reza “vox populi, vox Dei” (“la voz del pueblo es la voz de Dios”) que solo se hace real cuando la voz de ese pueblo expresa los valores del respeto al ser humano y a su derecho inalienable de la vida. Analia Forti

Últimas noticias

Alberto Fernández apuesta a una resolución “política” del acuerdo con el FMI y sigue las negociaciones aislado en Olivos

En la Casa Rosada sobrevuela un moderado optimismo. El embajador Jorge Arguello difundió un newsletter que se viralizó entre...

Rogelio Frigerio sumará su firma al Plan Maestro por la Recuperación de la Cultura del Trabajo del MVA

Se sumará a Esteban Bullrich y Miguel Pichetto. El Movimiento por los Valores de la Argentina avanza en el...

Esteban Bullrich y Pichetto firmarán el plan de recuperación de la cultura del trabajo con 70 líderes de la sociedad civil

El Movimiento por los Valores de la Argentina avanza en el lanzamiento de una propuesta para crear un programa...

Bienes personales: el FDT impondrá 37 votos para subir el impuesto a patrimonios de más de $100 millones

Si bien perdió el quórum propio, el oficialismo estima que tendrá 37 votosm ¿Cómo impondrá su número en la...

Fin de año en paz: Alberto Fernández tuvo respaldo de los gobernadores y Juntos por el Cambio una foto de unidad

El Presidente firmó con 23 mandatarios el Consenso Fiscal y los invitó a una reunión por el acuerdo con...

Los consensos básicos del Movimiento por los Valores para un programa de reconversión a la cultura del trabajo

Más de 60 protagonistas de la sociedad civil, las empresas y los sindicatos, comenzaron a esbozar los lineamientos para...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted