El desprecio por la vida nos llevó a “Ciudad Gótica” y ahora hay que ir a la “sociedad ética”

- Publicidad-

Ciudad Gótica fué descripta como el infierno que habiendo estallado a través del pavimento edificó una ciudad. Sus rascacielos y el humo de sus fábricas arrojaban sobre ella una sombra que la mantenía en un crepúsculo perpetuo. Como si el mismísimo infierno hubiera brotado del concreto y hubiese crecido en manos de la delincuencia y la corrupción, así es hoy nuestra Sociedad Gótica en la que hombres mueren a manos de otros hombres, sin sentido, sin criterio, sin vestigios de humanidad alguna. Cruelmente. Vanamente. Cuando la muerte pierde valor inevitablemente se deprecia también la vida y una sociedad que depreda y aniquila a su miembros, sean mujeres, ancianos o niños, es sin dudas una sociedad que ha iniciado el derrotero de la decadencia moral, política y social. Asistimos cada día a un nuevo teatro de la crueldad que despoja al individuo de su vida y de todo proyecto de felicidad . Tristemente no se trata de un film nuestra existencia y por tal no hay en el libro personaje alguno que como Batman encarne la justicia y la verdad para salvar a Ciudad Gótica de la violencia. Nosotros debemos ser los bastiones del retorno a los valores y así enfrentar la violencia social recurriendo a la construcción de sujetos éticos que tengan respeto por el semejante y sientan una compasión que les desacostumbre el alma y la psiquis al horror del maltrato deshumanizante. Combatir la anestesia moral que favorece el maltrato y lo naturaliza invisibilizando las secuelas del espanto que hemos construido como sociedad, requiere de una ética humanista que tenga en cuenta derechos esenciales como lo es el derecho a la vida y una ética estatal que propenda a la justicia como poder autónomo capaz de decir lo justo y aplicar sanciones efectivas a quienes se arroguen el derecho divino de acabar con la vida un hombre. La diferencia entre una Ciudad Gótica y una Sociedad Ética son sus miembros y sus valores que los harán elegir gobiernos que los representen en sus principios y harán así cierta aquella expresión que reza “vox populi, vox Dei” (“la voz del pueblo es la voz de Dios”) que solo se hace real cuando la voz de ese pueblo expresa los valores del respeto al ser humano y a su derecho inalienable de la vida. Analia Forti

Últimas noticias

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...

Juan Guido presentó a Buenos Aires Tech Cluster, que trabaja para que “el primer trabajo pueda ser en la tecnología”

La clave es cambiar la percepción de que los trabajos para sectores vulnerables sólo pueden ser manuales.  El presidente de...

Emotivo apoyo de Juan Vacarín, detenido en San Martín, en apoyo por el proyecto de la cultura del trabajo

Desde la Unidad 48, adhiere al Movimiento por los Valores de la Argentina. Juan "Cubo" Vacarín, detenido por robo...

Tras el cambio de gabinete, el Gobierno se relanza con aumentos de salarios e ingresos y con emisión monetaria

Postales de un gobierno confundido. Medidas sanitarias, económicas, salario mínimo, AUH, planes sociales y créditos Pymes. Todo financiado con...

El decreto 622 incorpora los DEG del FMI al gasto, genera emisión y deuda con el BCRA que será un Pagadios

Explicación para niños sobre la medida que trae confusión. El DEG de 4334 millones de dólares servirá para hacer...

Los ganadores de las PASO confirman que ganó Cristina con el nuevo gabinete y críticas a Cafiero canciller

El programa de Unas Cuantas Verdades sobre el análisis del nuevo gabinete tuvo notas imperdibles con los ganadores y...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted