RECUPERAR EL RITUAL DE LA MESA FAMILIAR PARA RESTABLECER LOS LAZOS, LOS AFECTOS Y LA IDENTIDAD DE LAS PERSONAS

- Publicidad-

 

Por Analia Forti *

Dentro de las múltiples transformaciones que ha tenido la familia como institución básica de la sociedad, la cultura de la comensalidad y la mesa familiar es quizás una de las que mayor impacto causan en el proceso de socialización de los hijos.

Esa comensalidad, que implica compartir en compañía de otros la comida, es un espacio de construcción de identidad, de comunicación cotidiana, de solidaridad, de tarea en equipo, de encuentro y es además facilitador de la empatía.

Cuando una familia se reúne alrededor de una mesa para almorzar o cenar, el alimento es la excusa para reunir a los miembros de la familia. Aquellos que han estado inmersos en sus actividades individuales, absortos en sus propias problemáticas y tareas, llegados esos momentos se reencuentran alrededor de esa mesa con los demás integrantes de la familia.

Los disruptores, dispersores e interruptores, tales como el celular y cualquier otro dispositivo electrónico como así también el televisor, deberían quedar fuera de ese espacio de la mesa familiar donde se propicia el compartir con otros la comida, el encuentro y la comunicación cara a cara.

En ese espacio de la mesa familiar y a través de la comensalidad, aprendemos a colaborar con otros a los que tenemos en cuenta, a los que registramos en sus estados anímicos y en sus necesidades. Servimos al otro una bebida o algún alimento, ayudamos a cortar sus alimentos a quien lo requiera por su etapa evolutiva o por alguna circunstancia de salud, respondemos a las demandas de algún miembro que nos solicita algo. Somos con el otro.

Observamos si se alimenta en exceso o escasamente, la elección de alimentos que realiza, si su comunicación es fluída o se encuentra ensimismado. Preguntamos al otro sobre sus actividades y dificultades del día, hablamos sobre sus logros, le brindamos reconocimiento y apoyo, nos solidarizamos si ha tenido que atravesar situaciones difíciles.

Nos escuchamos, nos miramos, nos acompañamos. Colaboramos en esa tarea conjunta de poner la mesa para nuestra reunión familiar. Cada uno hace su aporte, alguien cocina, alguien se ocupa de colocar en su lugar los utensilios necesarios (platos, cubiertos, copas), alguien convoca a sentarse para iniciar ese momento compartido. En la comensalidad, en ese espacio compartido de la mesa familiar, el escenario como metáfora es el mantel (que cubre la mesa y los abarca a todos) saliéndose así de la individualidad del comer aislados, en bandejas y en diferentes ambientes de la casa, en distintos horarios y momentos sin estar los unos con los otros.

Recuperar el ritual de la mesa familiar, invita a transformar hábitos de comunicación dentro de la familia e instaurar conductas colaborativas dentro de esa tribu familiar. Si sabemos que todos nos reunimos en la cena, ese momento será un encuentro esperado, en el cual habrá diálogo sobre las novedades familiares, expresión de sentimientos, deseos, proyectos y también dificultades. Allí estarán todos reunidos alrededor de la mesa familiar, sabrá cada día que ese momento es el del reencuentro con esos otros miembros de la tribu y se volverá un encuentro esperado.

Tal como el zorro le dice al Principito: “Hubiese sido mejor regresar a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, ya desde las tres comenzaré a estar feliz. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. Al llegar las cuatro, me agitaré y me inquietaré; descubriré el precio de la felicidad! Pero si vienes en cualquier momento, nunca sabré a qué hora preparar mi corazón. Es bueno que haya ritos.

La comensalidad es uno de los ritos que en las familias se han perdido y ya nadie prepara su corazón para participar de ese encuentro alrededor de la mesa familiar. Regresar a él, es recuperar la esencia de lo familiar. La cercanía, la unidad, la solidaridad, lo compartido, el encuentro cotidiano.

*Consultora Psicológica

 

Últimas noticias

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...

Compañía Sud Americana de Dragados, presente en la Rural como aliado estratégico de la agroindustria en la Hidrovía

La Compañía Sud Americana de Dragados, filial local del grupo internacional Jan De Nul, líder en obras de dragado,...
- Publicidad-

Debe leer

-Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted