ALBERTO FERNANDEZ SE GARANTIZA LA “PAZ SOCIAL” CON UN PACTO CON HUGO MOYANO Y UN ACUERDO POLÍTICO CON LA CGT

- Publicidad-

Por Mariano Obarrio.-

La paz social parece garantizada por algunos meses, tal como necesita Alberto Fernández para reestructurar la deuda con el FMI y con los acreedores privados sin grandes conflictos internos. El Presidente no sólo acordó con la CGT que dirige Héctor Daer negociaciones salariales paritarias razonables, sino que formuló un pacto de no agresión con el jefe del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, para que la calle se mantenga ordenada mientras se buscan herramientas para recuperar la economía.

Solo le faltaría al Presidente lograr una desaceleración en la suba de los precios, algo mucho más complejo que hacerle un pedido de “esfuerzo” a los empresarios, aplicar el programa de Precios Cuidados o sancionar la ley de góndolas para que las Pymes puedan vender en los supermercados.

Con los sindicatos de la CGT, el acuerdo político que también gestiona el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, consiste en que las paritarias salariales de este año no sobrepasen la pauta del 23 al 26,5%, que fueron los niveles que alcanzaron los docentes y los camioneros, respectivamente.

“Moyano firmó un aumento del 26,5 % por seis meses lo que anualizado supera la inflación pasada y mucho más la prevista para este año. Lo mismo hizo Armando Cavallieri (mercantil). O sea paz social a cambio de no aplicar suma fija que es el planteo del gobierno. Paz social vs. reventarte el plan antiinflacionario y mensaje negativo para los acreedores externos y el FMI”, dijo a La Nueva República alto dirigente del PJ.

Pero también Alberto Fernández y Moroni alcanzaron un acuerdo de “convivencia pacífica” con Hugo Moyano y su familia, que incluyó el nombramiento de dos funcionarios en el Ministerio de Transportes y la intervención de un sindicato “ultra K”, el de recolección de residuos en Córdoba, que estaba enfrentado con el jefe camionero.

Como adelantó La Nueva República, la semana última, el ministro Moroni, íntimo amigo de Alberto, dispuso la intervención del Surrbac en Córdoba y el interventor será Alberto Ricardo Ramón Símon, un hombre leal a Moyano según las fuentes sindicales y oficiales. El Sindicato Unico de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (Surrbac), había obtenido personería gremial de manos de Néstor Kirchner en 2010 cuando el entonces ex presidente se peleó con Moyano. La decisión tuvo el aval de quien era entonces la presidenta, Cristina Kirchner.

Néstor Kirchner “inventó” el Surrbac para molestar al camionero ya que ese nuevo sindicato era una escisión del moyanismo. Alberto Fernández, ahora, se lo devuelve con moño y Moyano podrá digitar las elecciones y la obra social mediante su interventor. “Es un triunfo simbólico para Moyano que ahora podrá decir que tiene poder en el Ministerio de Trabajo”, dijo a La Nueva República un fino analista del peronismo.

El compromiso de Moyano, a cambio de estas señales, es no alterar la paz social. Luego de no poder imponer a Guillermo López Del Punta en diciembre último, como ministro de Transportes, Alberto Fernández designó allí a Mario Meoni, hombre cercano a Sergio Massa.

Pero Moyano siguió insistiendo y ahora logró nombrar en ese ministerio a Guillermo Montezanti como secretario de Planeamiento y Julián Obaid, ex asesor de Facundo Moyano, titular de la Junta de Seguridad en el Transporte, ambos de la consultora de López del Punta.

Todo este acuerdo se terminó de anudar en una reunión hace tres semanas en la Casa Rosada. Luego de una reunión con el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, alias Wado, Moyano y Alberto acordaron todos estos puntos. Pero además el jefe camionero le adelantó al Presidente que quiere dirigir la CGT, que hoy dirige Héctor Daer. En ese punto no coincidieron, porque Alberto Fernández asegura que la central obrera tiene que seguir en manos de Daer.

El Presidente está conforme con el apoyo que el mundo sindical –lease Daer, los gordos y los independientes- le está teniendo en este momento complicado mientras se negocia la deuda, tema que Alberto quiere superar para comenzar a anunciar políticas. En cambio, la presencia de Moyano en la CGT no le garantizaría al Presidente una estabilidad permanente en la relación entre el Gobierno y el movimiento obrero en el mediano y largo plazo.

Últimas noticias

Tras la designación de Rosatti, reabren la pelea por desalojar a Marchi de la administración de la Corte

Héctor Daniel Marchi conformó un fondo anticíclico de 100.000 millones de pesos y Rosatti buscaría imponer un administrador; la...

“Es desbolado”: la gestión de Manzur entra en parálisis y aparecen las primeras críticas al jefe de gabinete

Demoró algunos anuncios que se debían hacer esta semana. Le elogian que sabe de gestión pero le atribuyen cierto...

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...
- Publicidad -

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted