ALBERTO NO NEGOCIARÁ UNA QUITA AL FMI, COMO PRETENDE CRISTINA, Y SE AFERRA AL «TEOREMA DE BAGLINI»

- Publicidad-

Por Mariano Obarrio

El presidente Alberto Fernández no negociará una quita en la deuda de 44.500 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional, como reclama la vicepresidenta Cristina Kirchner, que denunció el fin de semana pasado que el organismo había inclumplido su propio estatuto por haberle prestado tanto dinero al gobierno de Mauricio Macri para, según acusó, “financiar la fuga de capitales”.

“No vamos a pedir una quita al FMI”, aseguró a La Nueva República un funcionario de estrecha llegada al Presidente. Esa es la postura oficial y definitiva. El ministro de Economía, Martín Guzmán, negocia con la directora gerente del FMI, Kristalina Giorgieva, y con la misión del organismo que está en Buenos Aires en estos días sobre parámetros más moderados y razonables.

Según trascendió, la negociación gira en torno a la posibilidad de establecer un período de gracia de tres años y una refinanciación de los vencimientos a diez años, a cambio de metas fiscales y de quita a los bonistas privados.

Durante el fin de semana, Cristina puso a prueba a Alberto desde Cuba donde presentó su libro junto al presidente de ese país, Miguel Díaz-Canel. Dijo que el FMI incumplió el estatuto sobre los préstamos para la fuga de capitales y que entonces era necesaria una “quita en la deuda con el FMI”. Incluso pidió investigar la deuda que tomó Macri. Luego el Fondo la desmintió y ella publicó el estatuto para afirmar su postura.

Con cintura política y discursiva, Alberto no desautorizó a su vicepresidenta y dijo que sus dichos eran “pertinentes”, y que él mismo lo había dicho en campaña. Aunque se diferenció con sutileza al pedir una negociación “sensata” para que “se comprometa con el crecimiento de la economía”. Es cierto que el Presidente criticó al FMI durante la campaña, pero no lo hace ahora que está en el Gobierno y en plena negociación. Ahora no pedirá una quita porque sabe que es un objetivo imposible. Sí, plazos de gracia y extensión de pagos.

El Presidente se aferra al «Teorema de Baglini». Las propuestas son más responsables cuanto más cerca se está del poder y más radicalizadas e insensatas cuando se está lejos del poder o en la misma campaña.

En la Casa Rosada lo explicaron ahora con otras palabras. “Cuando dijo que era pertinente lo que dijo Cristina, Alberto se refería a un tema mayor: la corresponsabilidad de todos los actores en la crisis de la deuda. Y es lógico que sea tema de debate. Pero las negociaciones técnicas seguirán transitando por las mesas de trabajo entre las partes. Al final del camino se verá qué tipo de acuerdo”, dijo otro funcionario que tiene relación con el equipo económico.

Pasó algo parecido con el debate sobre los “presos políticos”. Todo el kirchnerismo reclama a viva voz, aunque Cristina se preserva, que en la Argentina no puede haber más “presos políticos”. Es un mensaje al presidente para que firme los indultos a los presos por causas de corrupción como Milagro Sala, Amado Boudou y Julio De Vido.

El Presidente asegura que “no existen los presos políticos”, sino las “detenciones arbitrarias” porque fueron resueltas tras un proceso judicial, aunque cuestionado por la defensa de los acusados y procesados, pero con las garantías del debido proceso. Los presos políticos en el mundo son otra cosa. Son detenidos por causas políticas, sin proceso, y a disposición del Poder Ejecutivo y por lo general se detienen en las dictaduras. Tiene razón Alberto Fernández: no son presos políticos. Y el carácter arbitrario de las detenciones debe resolverlo o no la Justicia.

Con estas afirmaciones, el kirchnerismo pondría al gobierno de Alberto a la altura de una dictadura, algo inaceptable para el Presidente.

En este sentido, el propio Fernández dijo en una nota con Infobae que no dispondrá el indulto para ningún detenido ni mucho menos intervendrá ante la Justicia para que los liberen. El Presidente tiene ante sí una fuerte presión del kirchnerismo por los temas económicos y judiciales.

Pero, pese a que le hace guiños al kirchnerismo con algunas declaraciones, busca cumplir con el “Teorema de Baglini”. Plantear cosas razonables y sensatas cuanto más cerca del poder se está -es Presidente- y dejar los fanatismos irreductibles, o las posturas radicalizadas, para cuando se hace campaña o se esta fuera del poder.

Pese a las presiones del kirchnerismo, el Presidente teje relaciones con al FMI y con los países poderosos de Europa, Italia, Alemania, España y Francia y con los Estados Unidos. El embajador Jorge Arguello conversa con todos los estamentos de poder en Washington. Alberto impulsa a Gustavo Beliz como candidato a presidente del BID y procura el apoyo de la Casa Blanca, algo que se definirá entre marzo y agosto. Y acordó una reunión con Jair Bolsonaro para pedir democracia en Venezuela.

Cristina y los suyos pueden sospechar que Alberto está incumpliendo pactos de la campaña y que están a las puertas de una traición ideológica.

Entre las balas del fuego amigo, Alberto necesita cumplir con el kirchnerismo pero también quiere respetar el “Teorema de Baglini”, enunciado en 1986 por Raúl Baglini que se inspiraba en una ironía real del ex diputado mendocino: dice que “cuanto más cerca se está del poder más responsables, razonables y sensatos tienen que ser las propuestas y cuanto más lejos se está del poder más irresponsables son los enunciados”. Cristina Kirchner desafía ese teorema y lo desconoce. Alberto lo sufre y trata de cabalgarlo.

Últimas noticias

2002-2022: tras 20 años, Cristina replica a Néstor; Massa no quiere ser Remes Lenicov sino una reencarnación Lavagna

Asombrosas similitudes de problemas, nombres y situaciones, pero con un final abierto y que puede ser totalmente diferente. 20...

Massa acordó con Cristina Kirchner la salida de Darío Martinez de Energía y sería reemplazado por otro K: Federico Bernal  

En la Casa Rosada hay clima de distensión. Massa le concedió el área de Energía al kirchnerismo y prepara...

Guiño a los mercados: Massa insinúa un ajuste con impronta lavagnista, alivio fiscal, divisas y gestos a la industria y al campo

  Con los nombramientos de Cleri, Setti y Marx, se anticipa un ajuste ortodoxo y señales al FMI; Madcur y...

En Mendoza, el Movimiento por los Valores comenzó a vincular a las empresas con los futuros trabajadores

En dos encuentros y otros tantos almuerzos, el MVA explicó el proyecto de recuperación de la cultura del trabajo...

Alberto Fernández relanza su gobierno: Massa toma el control casi total de la economía y el financiamiento y dejó varios heridos

Negociaciones secretas por gobernabilidad y calma cambiaria. En una frenética jornada, Massa le quitó a Beliz el crédito internacional, retuvo...

Compañía Sud Americana de Dragados, presente en la Rural como aliado estratégico de la agroindustria en la Hidrovía

La Compañía Sud Americana de Dragados, filial local del grupo internacional Jan De Nul, líder en obras de dragado,...
- Publicidad-

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted