KICILLOF LE DIO LA RAZÓN A LACUNZA: PAGARÁ EL BONO CON LOS RECURSOS QUE DIJO QUE NO TENÍA

- Publicidad-

POR MARIANO OBARRIO

Uno de los grandes capitales de un político es la credibilidad, la palabra empeñada. Y más aún si es economista y renegocia deuda por un crédito no pagado. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, sufrió ayer un gran desgaste en su crédito entre los inversores y los economistas cuando anunció que finalmente pagará con recursos propios de la provincia el vencimiento del 26 de enero del bono BP21 de 250 millones de dólares, pese a que el 14 de enero había suspendido el pago para una renegociación porque decía que no tenía plata para pagarlo.

El 15 de enero, Hernán Lacunza, ex ministro de Economía provincial y luego nacional, de Cambiemos, que gestionó esa deuda, había desmentido a Kicillof y había dicho que la gestión de la gobernadora María Eugenia Vidal había dejado los recursos para pagar esos compromisos.

También faltó a la verdad Kicillof en el anuncio de ayer cuando culpó de esos vencimientos a la gestión de Vidal y a la del ex presidente Mauricio Macri. Se dedicó a hacer política sin tener la razón. El bono BP21 fue colocado por la gestión bonaerense de Daniel Scioli durante 2015, antes de dejar el poder provincial y de abocarse a la candidatura presidencial de ese año, que finalmente perdió contra Macri.

El vencimiento del BP21 de 250 millones de dólares tenía fecha el 26 de enero último y se postergó a la espera de la aceptación del 75% de los bonistas para prorrogarlo hasta el 1° de mayo para una mejor renegociación. Al no lograr la adhesión requerida, ni siquiera del 50%, el gobernador resolvió pagar el vencimiento para no caer en default. Kicillof se había ido a la pesca, como en el truco, y no tuvo suerte.

Un default le hubiera complicado la negociación al ministro de Economía Martín Guzmán, que anoche se reunió con la directora del FMI, Kristalina Giorgieva, en Roma, y en ese marco tiene encaminada la negociación para lograr un postergación de las amortizaciones de capital por dos o tres años y un estiramiento de plazos convenientes. La deuda que renegocia con el FMI es de 44.500 millones de dólares. Algunas versiones indican que la Casa Rosada presionó a Kicillof para que ayer, justo ayer, no cayera en default.

Kicillof dijo además que pudo hacer frente al bono BP21 por recientes incrementos en la recaudación provincial. Es decir, gracias a su corta gestión de casi dos meses. La solución para el pago ya la había propuesto Lacunza un mes antes. Había dicho en un tuit del 15 de enero que el gobierno de Vidal dejó en la caja “$ 33 MM”, es decir 33.000 millones de pesos. No era cierto que no había plata.

“Con los $33 MM de caja que dejó el gobierno anterior, la autorización de deuda por $ 67 MM y $ 8 MM de Letras más los recursos que proveen la ley impositiva provincial y de emergencia nacional, podrían cubrirse los vencimientos de enero para encarar una negociación integral”, escribió Lacunza hace casi un mes. El dinero que dice haber recaudado Kicillof ya estaba en la caja desde entonces. El 5 de febrero, en cambio, Lacunza escribió:

https://twitter.com/hernanlacunza/status/1225036824327991296?s=08

El pasado condena al gobernador a este tipo de descréditos. Tuvo desaciertos importantes, todos en el marco de negociaciones de deudas de distinto tipo que le dejaron experiencias olvidables. Los inversores y economistas, especialmente en Wall Street, recuerdan episodios muy significativos de cuando era ministro de Economía de Cristina Kirchner.

1-En julo de 2014, cayó en “default selectivo”. En un viaje raudo desde Venezuela, donde estaba con la ex Presidenta, el ministro tuvo un cruce feroz con el entonces presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, quien había diseñado una garantía de bancos nacionales para acordar la deuda con los “fondos buitres”. Pero Kicillof desmontó la operación con importantes bancos argentinos y cayó en default, lo cual agravó la situación con los fondos buitre.

2-En línea con el ex ministro de Planificación Julio De Vido, Kicillof dispuso la nacionalización de YPF y en aquel momento prometió que la Argentina no debería “pagar ni un peso” a Repsol; hoy se tramita un juicio en la Corte Suprema de los Estados Unidos por 1000 millones de dólares y la suma podría triplicarse. La nacionalización se produjo con un ingreso violento de funcionarios a la compañía en el cual expulsaron a funcionarios españoles de sus oficinas. Esa decisión generó un fuerte retroceso en la relación con España y con los Estados Unidos.

3-También se había puesto duro en la negociación del pago de la deuda de 5200 millones de dólares con el Club de París. Pero terminó pagando 4955 millones de capital, 1102 millones de intereses y 3633 millones de intereses punitorios: En total, 9690 millones. Casi el doble. El fuerte del ministro nunca fue la negociación.

No obstante, Kicillof sigue siendo el pollo de Cristina Kirchner, la vicepresidenta de Alberto Fernández, que sueña con que el gobernador sea candidato a presidente en 2023 y que su hijo Máximo Kirchner lo acompañe en la provincia de Buenos Aires como candidato a gobernador.

En este contexto, no es extraño que Guzmán haya puesto mucha distancia de Kicillof en la estrategia negociadora, más allá de que haya dicho que la renegociación de la deuda pública nacional era una “estrategia coordinada” con la provincia. De hecho, la Nacion informó desde un principio que no asistiría a la provincia para pagar el BP21. Le devolvió así gentilezas al kirchnerismo duro por declaraciones públicas de funcionarios K que contradecían y desafiaban al Presidente.

Finalmente, el tiempo –corto- le dio la razón a Lacunza. Kicillof tenía recursos para pagar el vencimiento el 26 de enero y de todas maneras resolvió postergar el pago: se tiró un “piletazo” que sorprendió en su momento incluso al gobierno de Alberto Fernández. Como dijo el periodista Héctor A. Huergo, de Clarín, en Twitter, el joven Axel destruyó el mito que quería construir, el de la herencia de la “tierra arrasada”. Y se jugó a conseguir la adhesión de los bonistas para reprogramar el bono bajo una amenaza de default. El gobernador quiso correr con la vaina a los tenedores. Pero terminó cediendo a la realidad, que es la única verdad.

Últimas noticias

Tras la designación de Rosatti, reabren la pelea por desalojar a Marchi de la administración de la Corte

Héctor Daniel Marchi conformó un fondo anticíclico de 100.000 millones de pesos y Rosatti buscaría imponer un administrador; la...

“Es desbolado”: la gestión de Manzur entra en parálisis y aparecen las primeras críticas al jefe de gabinete

Demoró algunos anuncios que se debían hacer esta semana. Le elogian que sabe de gestión pero le atribuyen cierto...

El Estado tiene 3,8 millones de beneficiarios de planes sociales que podrían recibir capacitación laboral

Sin embargo, no hay formación para los nuevos oficios del sector privado. Esos planes sociales cuestan hoy $479.826 millones,...

Tras la caida de Lorenzetti, el Gobierno celebra que Rosatti presida la Corte para bloquear a Rosenkrantz

Alberto Fernández quería a Lorenzetti, pero Rosatti es el mal menor al lado de Rosenkrantz. El Gobierno tiene causas...

Duhalde denunció que Zannini no aceptó denunciar ante los EE.UU. la ilegitimidad de la deuda de la dictadura

El ex presidente Eduardo Duhalde denunció que en 2020 le hizo llegar al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, la...

Gastón Vigo lidera el proyecto Akamasoa Argentina y confirma el cambio de los pobres cuando aprenden un oficio

De Madagascar a la Argentina, la obra del padre Pedro Opeka se replica en la ciudad de Lima, en...
- Publicidad-

Debe leer

- Publicidad-

También podría gustarteRELACIONADO
Recomendado para usted